#Entrevista Potencia Tortillera: archivo del activismo lésbico

Este año se cumple una década desde que se conformó Potencia Tortillera, archivo documental digitalizado del activismo lésbico en Argentina. Desde su creación, en 2011, fueron variando sus integrantes, siempre desde distintos lugares del país e involucrando a distintas generaciones. Hoy lo integran gabi herczeg y fabi tron, de Neuquén y Santa Fe. En conversación con ellas, Escritura Feminista te invita a conocer un poco más su trabajo.


Escritura Feminista: Después de diez años de activismo, ¿qué reflexión hacen en relación a la potencia del archivo como espacio?

gabi herczeg: Después de todos estos años sigue siendo un espacio super potente en términos de poner a disposición cincuenta años de historia. Una historia que ha sido invisibilizada o narrada desde lugares que tienen que ver con la patologización, la criminalización o, en años más recientes, desde un relato más ligado a las políticas de la «diversidad», más asimilacionistas. Nos parece importante poder construir una genealogía.

También tiene que ver con algunas formas de los nuevos activismos donde todo parece empezar cuando yo llego. Y no es así. Llegar y que haya un espacio habitable tiene que ver con las otras que fueron haciendo camino. Quien empieza a pensarse tiene en el archivo un espacio donde se puede encontrar y encontrarse con otras.

fabi tron: Es un lugar de resistencia a la invisibilidad, a la que somos sometidas permanentemente. Porque no es casual que este año haya habido tanta insistencia en las acciones del 7M con la consigna: «Las lesbianas existimos y resistimos». Siempre nuestras causas fueron dejadas para después.

El archivo le permite a cada persona que entra hacer su propio recorrido y ver que hay cosas que ya fueron ensayadas por otras. Eso permite mejorarlas, criticarlas, rearmarlas, apropiarte de la creatividad de las otras. Eso es poderoso y marca una línea de continuidad en relación a esto de la genealogía.

E.F.: En algunas publicaciones mencionan que intentan correrse del centralismo porteño…

f.t.: En el momento en que se armó el archivo, toda la agenda del activismo estaba marcada por Buenos Aires. En ese momento había otros -pocos- grupos de lesbianas autónomas, al margen del movimiento LGTTB. Fueron años en que el eje estuvo hegemonizado por la cuestión de las leyes. Veníamos de la sanción de la ley de matrimonio igualitario y la ley de identidad de género disputándose. La intención entonces, al construir el archivo, fue mostrar toda esa riqueza dentro del activismo lésbico -sobre todo de zonas periféricas- que era poco conocida, a la que era más difícil acceder.

E.F.: ¿Cómo es la búsqueda de material para lograr esa mirada federal?

f.t.: Hay algunas organizaciones que conocemos, entonces sabemos dónde ir a buscar. Nuestra intención también es que las organizaciones o las activistas nos manden material aunque, en general, eso no sucede; entonces hacemos el relevamiento lo más completo y extenso posible. Seguramente siempre habrá cuestiones que quedan sin poder relevar.

E.F.: ¿Cuentan con archivo de diferentes provincias?

f.t.: Sí, nosotras tenemos una organización interna de quién releva qué y ese relevamiento se va haciendo por provincias. En el blog están etiquetadas cada una de las actividades según la provincia en la que se realizaron, entonces se puede hacer ese recorrido también siguiendo esa variable.

g.h.: Respecto a decir «activismo lésbico en Argentina» -al nombrar o definir el archivo-, es un límite que no tiene que ver con un sentimiento de patriotismo, sino con lo que es materialmente abarcable.

f.t.: Hasta hace un par de años había provincias que no tenían ningún registro porque no conocíamos activistas o porque las organizaciones que había eran solamente de gays. Y este es un archivo lesbiano entendiendo las múltiples formas de ser lesbiana que existen.

E.F.: ¿Cuáles son aquellos lugares donde es más difícil acceder a la historia de los activismos? ¿O dónde no se conocen registros?

f.t.: Hay lugares, sobre todo del NOA o de la Patagonia, en los que si no conocés una activista que esté ahí es muy difícil llegar. Todavía nos quedan muchísimas cosas por relevar de décadas pasadas, sobre todo anteriores a este siglo XXI. Y vos te vas dando cuenta de que hay tortas que la vienen militando desde hace bocha de años y que nadie las conoce.

Es una dificultad que probablemente sigamos teniendo. Si bien las redes permiten mayor accesibilidad, hay lugares que son super conservadores, lesbofóbicos y sigue siendo mucho más difícil activar o visibilizarse.

E.F.: ¿Desde qué espacios de producción surge el material que conforma la memoria lésbica en su archivo?

f.t.: A nosotras nos interesa rescatar una historia anterior a la década del ’10 y que se remonta a los ’70 con el grupo Safo, hasta donde conocemos.

También quisimos hacer un archivo en sentido amplio, registrando no solo acciones de organizaciones sino de partidos políticos que tuvieran ramas de disidencia o LGTTB+, donde hubiera lesbianas activando. O de sindicatos, de otros tipos de organizaciones sociales. En principio era acotada la idea de activismo que teníamos, luego fuimos ampliando los sentidos, incorporando artivistas. Incluso nuestra propia concepción de activismo fue cambiando.

g.h.: Me parece que plantearlo ya desde la definición «archivo digitalizado del activismo lésbico» tiene ese sesgo. Después, qué entendemos como activismo puede haber ido mutando y ampliándose a lo largo de los años. Pero me parece que en principio la idea era recuperar las experiencias de activismo.

E.F.: El Archivo de la Memoria Trans, por ejemplo, define su acervo como una memoria familiar…

f.t.: La construcción de la identidad trans o travesti es visible per se. Esto es algo que las lesbianas no tenemos. Tenemos que decir que somos tortas. A mí me parece maravilloso cuando veo estas fotos del Archivo de la Memoria Trans donde hay grupos, pero nosotras ni siquiera tenemos eso porque el closet ha sido un lugar tan fuerte que encontrar fotos de tortas juntas, sobre todo de décadas pasadas, es difícil. Justamente, no te sacabas la foto por miedo a qué iba a pasar con eso, quién la podía usar para qué. Entonces ahí hay una diferencia grande en el sentido de cómo podes armar un archivo u otro.

Consideramos el archivo no solo como un repertorio de acciones, volantes o documentos, sino también como un archivo de sentimientos. De ahí que empezamos a hacer posteos en memoria de compañeras que ya no están y así transitar ese duelo colectivamente. Son compañeras a las que hemos conocido y querido, entonces podemos reencontrarnos con nuestras muertas y también celebrarnos y celebrar las luchas. Ahí también hay algo muy potente, que nos empodera, en el sentido de politizar los afectos.

E.F.: Al existir el archivo en un espacio virtual, ¿qué reflexión pueden hacer sobre los discursos de odio que se instalan en este medio? ¿Se ven afectadas como activistas?

f.t.: Al principio del archivo, en posteos del blog tuvimos algunos comentarios de tipo discriminatorios, ofensivos, violentos, que nosotras en su momento decidimos dejar. Fue una larga discusión sobre si los borrábamos o no y decidimos dejarlos como muestra de la violencia lesbofóbica que existe. En este momento, eso no está pasando en relación al propio archivo.

E.F.: ¿Se puede decir que las nuevas generaciones traen nuevos espacios de producción de activismo?

g.h.: Es muy difícil generalizar o universalizar, como si la experiencia fuese la misma en diferentes contextos. Porque acá no solo las experiencias están atravesadas por lo generacional, sino que también hay lugares súper hostiles, conservadores. Están atravesadas por la clase, la racialización, hay un montón de cuestiones que se van cruzando. Entonces, en algunos lugares hay condiciones de posibilidad que hacen que estas nuevas expresiones o producciones aparezcan y en otras pareciera que estamos viendo un poco «más de lo mismo», pero ese «más de lo mismo» puede ser revolucionario. En un pueblo pequeño, en un lugar con fuerte impronta religiosa, conservador, donde se podrían generar las más variadas reacciones, incluso de gran violencia, el salir a jugar un picadito es ya ponerle el cuerpo y exponerse.

f.t.: Las nuevas generaciones están mucho más a full en relación a la apropiación de las TICs y eso también genera cambios en el activismo. Una expresión que me conmovió fue el flyer de un grupo de tortas muy jóvenes que armaron en Recreo (Santa Fe). Se iban a juntar en una plaza para el 7M y usaron la imagen de la plaza pero la intervinieron con la imagen de las tortas de la serie Sense8. Usaron una imagen de las tortas de la serie en una marcha del orgullo, donde una está en tetas. Entonces es eso: yo no puedo mostrarme, pero te muestro una torta acá.

g.h.: Todo lo que ponga a disposición otras existencias posibles está bueno.

f.t.: Sí, como una forma de visibilidad. Aunque ahora también es políticamente correcto en todas las series de televisión meter una torta, un gay, una trava, y tiene que ver con ampliar el mercado. Porque si te ves reflejada te vas a enganchar más. Entonces, sería para pensar: ¿hasta dónde se trata de una producción de activismo o es una estrategia para ampliar el mercado?

E.F.: ¿Cómo buscan abarcar las diferentes vivencias y existencias lesbianas?

f.t.: Todas las personas que hemos sido parte de este equipo de Potencia Tortillera en estos diez años hemos sido parte de otras organizaciones de activismo lésbico. Tenemos todas mucha trayectoria, tenemos marcadas posiciones dentro del activismo lésbico. Por eso a la hora de registrar en el archivo creo que intentamos ser lo más abarcativas posible. Y, en ese punto, ponemos lo que hacemos nosotras como archivo, lo que hacen nuestras amigas, las que son afines políticamente, las que no lo son tanto e, incluso, aquellas con las que hemos tenido enemistad. En ese punto tratamos de sortear esa barrera. 

g.h: Pero es difícil, justamente, porque hay diferencias que hacen más restringido el acceso a cierta información, porque nuestros circuitos de relaciones son otros.

E.F.: ¿Cómo es la representación de la sexualidad lésbica en el archivo (material que recupere prácticas/expresiones sexuales/eróticas)?

f.t.: Nosotras en los últimos años hemos tenido un fuerte interés en poder ir reflejando muchas de las acciones posporno, como una forma de representación de la sexualidad. Y eso lo vamos haciendo en la medida en que vamos encontrando el material. Luego, también hay producciones teóricas en relación a eso, performances, un poco de todo. De esa forma intentamos ser lo más abarcativas posibles.

g.h.: De todos modos, también es interesante repensar esa definición de «sexualidad lésbica» o «erotismo». En todo caso, toda forma de activismo lésbico puede entenderse como una práctica erótica, que involucra fuertemente la sexualidad. En ese sentido, la invitación es a recorrer el blog, a explorarlo y ver de qué manera aparecen esas expresiones.


Imagen de portada: Potencia Tortillera – Intervención callejera de Malas Como Las Arañas.


Alemania: el «stealthing» es ataque sexual

El Tribunal Regional Superior de Schleswig-Holstein, Estado del norte alemán, resolvió que quitarse el preservativo sin consentimiento durante el coito es considerado ataque sexual. Se trata del concepto identificado como stealthing que proviene del verbo ingles stealth y denota el «hacer una acción o movimiento con cautela».

Quizás te interese leer: «Stealthing», atentado contra la protección, por Florencia La Valle

Esta resolución se dio después de anular un fallo emitido por el Tribunal del Distrito de Kiel en el que, en noviembre de 2020, se absolvió a un hombre acusado de quitarse el preservativo durante una interrupción del acto sexual sin que la persona que lo acompañaba lo advirtiera y de continuar el coito sin protección. Asimismo, la persona denunciante había señalado previamente y en repetidas ocasiones que solo deseaba tener relaciones sexuales utilizando protección. Sin embargo, el Tribunal de Distrito no consideró que la conducta del hombre fuera criminal y absolvió al acusado.

En esta nueva oportunidad, el 19 de marzo el Tribunal Superior concluyó que «si una víctima declara antes de la relación sexual que solo la acepta con condón, la penetración sin protección puede ser punible como agresión sexual, incluso si la víctima no nota la falta de condón durante la relación sexual», informó el Portal DW News. Por esto, el hombre será juzgado nuevamente.

Sexualidad y derechos humanos

El stealthing puede darse en cualquier relación sexual que implique penetración anal o vaginal. Incluso existen grupos donde se promueve la práctica y se comparten técnicas para efectivizar la acción no consensuada.

Quizás te interese leer: «ESI: la información es un derecho», por Karen Cuesta

Según detalla María Fernanda García, integrante del DeCyT Doctrina Penal Feminista (UBA), los Estados deben proyectar técnicas legislativas para abordar delitos sexuales, en línea con los estándares internacionales de derechos humanos. A nivel local, en el caso del Código Penal argentino, el artículo 119 es el encargado de regular las conductas que constituyen abusos sexuales en diversos grados, por lo que resulta la norma adecuada para ser aplicada.

Desde la perspectiva del stealthing, la libertad sexual se ve dañada en el mismo momento en que una persona modifica las condiciones iniciales del encuentro sexual sin obtener consentimiento explícito. Y al estar en juego la libertad sexual no solo es imprescindible que haya consentimiento inicial sino también que el acto se desarrolle de acuerdo a lo pactado cuando se aceptó.

Además, en esta práctica se observan patrones socioculturales de conducta sexistas. En ese sentido es que los estándares internacionales de derechos humanos deben contribuir al diseño de políticas públicas que tengan en miras la modificación de dichos patrones. La educación sexual integral dentro de las propuestas educativas, por ejemplo, tiene como objetivo promover actitudes responsables ante la sexualidad, prevenir los problemas relacionados con la salud en general, la salud sexual y reproductiva en particular y procurar igualdad de trato y oportunidades.


Fuentes: 

Imagen de portada: Adobe Stock


#Entrevista Ases & Arros Chile: dar lugar a la diversidad

Desde la Semana de Visibilización del Espectro Arromántico, que fue en febrero, nos seguimos preguntando acerca del contexto actual del activismo arro en América Latina. Una de las organizaciones de la región dedicada a visibilizar este colectivo es Ases & Arros Chile. Desde Escritura Feminista conversamos con sus integrantes.

Escritura Feminista: ¿Cuál es el objetivo de la comunidad? ¿Están en contacto con otras organizaciones?

Ases Arros Chile: En primer lugar, es poder crear espacios de encuentro entre distintas personas dentro del espectro Ase-Arro. Asimismo, tenemos el objetivo de educar acerca del espectro ase-arromántico, tanto a las personas ase-arro que se estén abriendo o que solo quieran conocer más sobre estas distintas realidades, pero también gente que no pertenece a estos espectros. Consideramos que la educación y la visibilización son sumamente importantes y necesarias para la aceptación y naturalización de nuestras experiencias también.

Desde 2020 estamos en contacto con organizaciones de América Latina, de todo el mundo y también con organizaciones LGBTIQA+ dentro de Chile. Precisamente estamos encaminades a establecernos de manera oficial como ONG y así podremos ser considerades en otros espacios también.

Quizás te interese leer: «Visibilidad Arromántica», por Ale Funes

E.F.: ¿Cuál es la forma de llegada que utilizan para informar a la comunidad sobre los espectros ase-arro? ¿Cómo evalúan las respuestas que reciben?

A.A.C.: Principalmente nuestra actividad ha sido online, aunque antes de la pandemia teníamos juntas presenciales. Tenemos varios espacios donde crear comunidad y que la gente pueda hablar entre sí. También tenemos varias redes sociales donde hacemos publicaciones informativas. Gran parte de nuestra actividad en redes se orienta también a involucrar a nuestra comunidad: todos los martes publicamos testimonios que nos envía la gente. En Instagram, todos los jueves publicamos una pregunta sugerida por la comunidad para que más gente la responda. También hemos participado de transmisiones en vivo que están abiertas a todo público, lives en Instagram y conversatorios.

En general la respuesta ha sido súper positiva, pocas veces hemos recibido algún comentario poco amable. Desde la curiosidad, las dudas propias del autodescubrimiento, incluso el agradecimiento. La gran mayoría de las veces nuestras interacciones han sido positivas y no solo de manera individual, sino también desde otras organizaciones, lo que nos ha ido permitiendo ampliar nuestra red poco a poco. Y estamos muy felices con eso, tenemos contacto con espacios relacionados al mundo queer y también a lo que es la salud y la salud mental en especifico.

E.F.: ¿Cómo es la representación actual del espectro arromántico en los medios de comunicación y producciones culturales en Chile y, si se puede hablar a nivel regional, en América Latina?

A.A.C.: Les mayores referentes que tenemos son del mundo anglosajón, en realidad. Y, aun así, no son muches. Muches son confirmades entre las sombras, que no se explicita en lo que es el canon, la serie, la película en sí, y eso claramente va contribuyendo a nuestra invisibilización y la invalidación de nuestra experiencia.

E.F.: En un artículo publicado por AUREA -organización anglosajona- se hace referencia a la doble falta de representación de personas que se identifican como arrománticas: por un lado, cuando son representadas en industrias culturales de forma negativa por su orientación sexual, identidad de género u origen y, por el otro, cuando al intentar incluirlas en mensajes positivos solo se las tiene en cuenta dentro de la amatonorma. ¿Qué observación podrían hacer sobre este planteo?

A.A.C.: Hay algunos artículos sobre el espectro arro y la identidad arromántica en especifico, algunos mejores que otros, pero no hay figuras públicas o personajes a les que podamos hacer referencia. Poco a poco se empieza a visibilizar lo que es el espectro asexual, por ejemplo, pero no es la misma historia respecto de les referentes arro. Y es algo en lo que definitivamente se tiene que trabajar. Consideramos que no es casual tampoco. La amatonorma es muy fuerte y sabemos que esas narrativas son las que venden. Pero por eso es que nos parece tan importante combatir estas nociones e ir desarmando estas normas que nos afectan, no solo a la gente en el espectro arro sino a todes.

Sin duda, las representaciones de las relaciones interpersonales y el amor romántico en específico, el amor de «pareja» o «parejas» son usualmente muy normadas. Blancas, cis, hetero y normativas. Y eso alimenta a la falta de representación arro y viceversa, es un circulo vicioso. De nuevo, se sabe que estas historias venden. El problema de la falta de representación es que aún estamos en un paso muy básico. Es decir, como comunidad estamos un poco en búsqueda de referentes, pero como son tan poques se concentran todas las expectativas en lo poco que hay. Y así es imposible satisfacer a todes. 

No se muestra diversidad y el espectro arro es sumamente diverso. Entonces, un solo personaje no va a retratar todo lo que es la experiencia arro en sí. Y es necesario explorar y naturalizar distintas formas de sentir y de relacionarse.

Quizás te interese leer: «Naranja y media: ¿del amor romántico al poliamor?», por Marisol Andres

E.F.: ¿Crees importante que desde organizaciones como Ases & Arros Chile se trabaje desde un punto de vista interseccional?

A.A.C.: Sin duda hay que tener una perspectiva interseccional al abordar estos temas, al entender qué es lo relevante a la hora de representar distintas realidades, porque nuestras identidades no son divisibles, cada quien es parte de un todo y sus características interactúan y se influencian entre sí y no es posible desentenderse de eso. Entonces es necesario tener esta mirada interseccional, es necesario considerar las distintas formas de ser que, debido a las normas que hay, son ampliamente invisibilizadas. Todas las combinatorias posibles dan lugar a lo que es la diversidad.

E.F.: Además de los vínculos amatorios, ¿a qué situaciones de la vida puede afectar la falta de reconocimiento del espectro arromántico?

A.A.C.: Los dos grandes problemas que tenemos dentro de la comunidad arro es la patologización, por un lado, y la deshumanización, por otro. Y se pueden ver reflejadas en dos grandes contextos. Al interactuar con otres en la vida cotidiana, las experiencias arro son invalidadas (muchas veces por ignorancia, incluso desde una buena intención), son cuestionadas y eso se relaciona de manera directa con lo fuerte que es la amatonorma. Esto puede causar un sentimiento de exclusión y de no pertenencia, en especial cuando se tiene cierto rechazo al romance o cuando los espacios en los que la persona se desenvuelve priorizan estos vínculos románticos/amatorios/de pareja por sobre otros. Que es algo que se da mucho. Aquí es donde entran comentarios como que el amor está en todas partes, el amor romántico. O que amar románticamente es parte de la experiencia humana. Y estos comentarios, como decía, incluso pueden darse desde una buena intención, por ejemplo: «Ya encontrarás a alguien».

Pero pasan a ignorar lo que es la experiencia arro en sí: mucha gente arro no está buscando a alguien como para encontrarlo. Se trata de la noción de que es algo necesario en nuestras vidas, cuando no necesariamente es así. Hay gente que es plena, feliz y realizada con los vínculos que ya tiene y no necesita otros tipos de vínculos. 

Por otro lado, vemos lo que es patologización, específicamente al acceder a los servicios de salud. No muches profesionales saben de diversidad sexoafectiva y de género, qué decir de lo que es arromanticismo. Y así es fácil aludir a algún problema hormonal o vincularlo a un trauma. Viendo al arromanticismo como un problema que debe ser estudiado y resuelto, en vez de una realidad válida que ocurre.

Quizás te interese leer: «#CicloOrgulloLGBTIA+: espectro ase/arro», por Rocio Sileo

E.F.: ¿Qué esperan de los cambios que resultarán de la reforma constitucional, en relación al avance en el acceso a derechos humanos para el colectivo LGBTIQA+?

A.A.C.: Sabemos que estamos en un momento único de nuestra historia y tenemos la oportunidad de generar cambios importantes que marcarán un antes y un después para la sociedad chilena. Tener un marco constitucional que proteja los derechos humanos y se centre en el bienestar social en vez del bienestar económico, que es donde está el enfoque de la constitución actual. El proceso constituyente tiene posibilidades de verse desviado de la causa social que le dio origen pero esperamos lograr la representatividad que necesitamos y que al fin puedan escucharse las voces queer a la hora de redactar las bases de lo que será nuestro cuerpo legal, para eventualmente facilitar cambios sociales.

Sabemos que se ha armado un gran movimiento de organizaciones queer a favor de la ley de educación sexual integral, por ejemplo. Además de una mesa de salud cada vez mas grande enfocada en diversidad sexual y de género. También por primera vez existen candidates trans que están armando su camino político con el apoyo de diversas ONG. Queremos tener esperanza.


Imagen de portada: Adobe Stock


Visibilidad Arromántica

No identificarte con el romance está bien. Identificarte con el romance, también. ¿Sabés qué esta mal? Que los vínculos románticos sean la única forma de amar aceptada. Que la idea de felicidad de las personas se encuentre particularmente vinculada a la opción de enamorarse y que la vida en pareja sea una presión constante asignada al objetivo de vida ideal o de realización personal.

¿Qué es el arromanticismo?

Una persona que se identifica con el espectro arromántico puede sentir diferentes tipos de atracción hacia otres, aunque ninguna de estas se encontrará dentro del romance. Esto se debe a que existen distintos tipos de atracciones: sexual, romántica, estética, sensual, arromántica.

Ases & Arros Chile

Es decir que las personas arrománticas expresan el amor, la afectividad y el compromiso en vínculos con otras personas, pero sin incluir emociones románticas.

Quizás te interese leer: «#CicloOrgulloLGBTIA+: espectro ace», por Rocio Sileo

Al igual que el resto de orientaciones e identidades, una persona no «se vuelve» arromántica sino que lo descubre en algún momento de su vida. Es erróneo considerar que una personas comenzó o eligió ser arromántica, por ejemplo, luego de fracasar en una relación romántica.

El arromanticismo, entonces, se puede presentar en personas de todas las orientaciones sexuales e identidades de género. Dentro del espectro arromántico, a su vez, existen diferentes orientaciones: una persona puede identificarse como demi-arromántica (implica sentir atracción si previamente se ha establecido un vínculo) o gris-arromántica (experimenta con poca frecuencia la atracción romántica).

Este año, entre el 21 y el 27 de febrero se promueve la Semana de Visibilización del Espectro Arromántico. Esta iniciativa surge para dar visibilidad a uno de los grupos dentro del colectivo LGBTIQA+ y desde 2014 se organiza de forma internacional durante la semana posterior a San Valentín para cuestionar la amatonormatividad.

Como explica Chrysocolla Town en su blog, la amatonorma es «el supuesto socialmente aceptado de que todas las personas desean y necesitan de una relación amorosa, central y exclusiva para ser felices y plenas, y que esta relación es la más importante y valiosa en sus vidas, por sobre todas las demás».

Algunas organizaciones regionales que abordan el tema son Agrupación de Pluralidades Asexuales (en Argentina) y Ases & Arros Chile. Ambas están disponibles para contactarse, obtener información y conocer personas dentro del colectivo.

Quizás te interese leer: «#Entrevista a AgruPAs: visibilizar la diversidad», por Camila Cortez

¿Cómo se relaciona con la asexualidad?

Para comprender el siguiente concepto, debemos saber que la atracción romántica se define como alorromanticismo mientras que la atracción sexual es conceptualizada como alosexualidad. Ambas formas de atracción pueden darse con características de relación hetero, homo, bi, pan, etc.

Al igual que la sexualidad, el romance es un espectro. Que una persona experimente atracción romántica o sexual son posibilidades diferentes y que no se condicionan una a la otra: una persona puede identificarse como asexual-arromántica, asexual-aloromántica, alosexual-arromántica o alosexual-aloromántica. Estas ultimas categorías responden a la alonorma, llamada de esa forma para hacer referencia a aquello que se adapta a las normas establecidas socialmente (sí sentir atracción) y que como consecuencia son aceptadas de forma hegemónica.

Quizás te interese leer: «Naranja y media: ¿del amor romántico al poliamor?», por Marisol Andrés

Conocer de qué se trata el arromanticismo es importante al relacionarnos con otras personas, para no perpetuar la construcción de normas sociales que excluyan las vivencias de quienes no experimentan atracción romántica.


Fuente imagen de portada: ASAW


(De)construcción drag

La primera Drag Race producida en La Pampa se emitió durante el mes del orgullo 2020 y se puede ver en el canal de YouTube de la productora que la realizó, Megafón Audiovisual. «Disputa Santa» se presenta como un reality, formato tradicional de los concursos drag, pero también invita a talleristas que acompañarán a les participantes en la creación de su performance.

Sigue leyendo (De)construcción drag

Día de la visibilidad intersex

A través de diversas actividades, organizaciones civiles a nivel internacional visibilizan hoy, 26 de octubre, las demandas del colectivo intersex. El objetivo de esta manifestación es terminar con la discriminación contra las personas intersex y garantizar su derecho a la integridad corporal, la autonomía física y la autodeterminación.

En febrero de este año, en Buenos Aires, se realizó la II Conferencia Interamericana y del Caribe de Personas Intersex. A casi nueve meses del encuentro, Pauli, integrante de Potencia Intersex, reflexiona sobre cómo se fortaleció el movimiento en Argentina.

«En estos meses se dio un crecimiento interno del activismo en el país, junto a las coyunturas que se dieron con otras organizaciones de Latinoamérica».

Pauli, Potencia Intersex.

Quizás te interese leer: «Cuerpos perfectos: introducción a la intersexualidad», por Marisol Andrés

El 1 de octubre, en Ginebra (Suiza), treinta y seis Estados de diversas regiones del mundo pidieron al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que proteja de forma urgente a las personas intersex en su autonomía corporal y su derecho a la salud. Esta declaración no tiene precedentes, ya que logró sumar la adhesión de Albania, Alemania, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, Chipre, Costa Rica, Dinamarca, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Grecia, India, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, México, Nueva Zelandia, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Portugal, Reino Unido, Sudáfrica, Suecia y Uruguay.

«La principal demanda que existe, como siempre, es detener las mutilaciones genitales y el principal avance es que nos hemos unido bajo un proyecto de ley que elaboró Justicia Intersex, para proteger las características sexuales de las niñeces. Además, seguimos trabajando para saber qué pasa con las personas que ya hemos sido mutiladas, que fuimos expuestas y sometidas a diferentes formas de tratamientos de adoctrinamiento del sistema médico y político».

Pauli, Potencia Intersex.
Potencia Intersex (Instagram)

Como menciona ILGA Word (Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex) las personas del colectivo intersex nacen con características sexuales diversas —incluidos los genitales, las gónadas y los patrones cromosómicos— que no se corresponden con las nociones binarias sobre los cuerpos masculinos o femeninos. Hasta el 1,7% de la población mundial nace con tales características. Sin embargo, debido a que sus cuerpos son vistos como diferentes, les niñes y las personas adultas intersex son estigmatizades.

Quizás te interese leer: «5 series con personajes no binarios», por Juana Lo Duca

La intersexualidad no es una identidad de género, ni una orientación sexual o un tercer sexo. La intersexualidad refiere a una variación biológica y congénita con respecto a las características sexuales.

«La noción de variación es central para abordar la intersexualidad, puesto que refiere a aquellos cuerpos que varían respecto de los parámetros culturales de corporalidad “femenina” o “masculina”. Estas variaciones pueden manifestarse a nivel de los cromosomas, las gónadas, los genitales y/u otras características corporales».

INADI.

Las variaciones intersex a veces son mencionadas como «síndromes», «trastornos» o «aberraciones genéticas». El uso de estos conceptos deja ver que aún en la actualidad se continúa patologizando las corporalidades de este colectivo.

Sobre el acceso a derechos por parte del colectivo, Pauli destaca que la organización participa de los foros federales realizados en el marco de la elaboración del Plan Nacional de Igualdad en la Diversidad 2021-2023 que organiza el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad

«Esperamos ver cómo el Estado empieza a amparar y a acompañar en los distintos procesos de las personas intersex. Por un lado están estas firmas, por otro está el INADI y por otro los hospitales que continúan realizando prácticas quirúrgicas como las que nos sometieron a nosotres».

Pauli, Potencia Intersex.

Otro eje en el que el colectivo trabaja es un análisis territorial de las personas que son parte del activismo intersex. Desde allí se pretende evaluar cuáles son las necesidades urgentes.

Quizás te interese leer: «Glosario sobre género y sexualidad», por Martina Tortonesi y Rocio Sileo

En Potencia Intersex también se está trabajando en estrategias para desbinarizar la ESI:

«Pensamos distintas instancias para trabajar en la escuela media, porque la mayoría somos profes. Entonces buscamos herramientas para poder llegar hasta cuadernillos, actividades por materias. Nos preguntamos cómo entrar de la mano de la ESI para que la intersexualidad se vea en los colegios».

Pauli, Potencia Intersex.

Las organizaciones civiles del colectivo que hacen activismo en Argentina son NOA Intersex, Union Trans Intersex, Orquídea Intersex, Justicia intersex y Potencia Intersex. Pauli las nombra y destaca que se encuentran trabajando juntes, a través de asambleas, encuentros, cada vez más de forma continua y sólida.

«Para el Día de la visibilidad organizamos actividades de forma colaborativa, en el marco de la pandemia. Aunque no podemos poner le cuerpe en la calle, aprovechamos los recursos virtuales disponibles para producir información y sobre todo para ser visibles ese día».

Pauli, Potencia Intersex.

PROTESTA

El 26 de octubre de 1996, en Boston (Estados Unidos), integrantes de Intersex Society of North America (ISNA), Transexual Menace y otras organizaciones se unieron para protestar en la Convención Anual de la Academia Americana de Pediatría (AAP). En la orden del día de la jornada se excluyeron la exposición de Morgan Holmes sobre las injusticias éticas y legales de las intervenciones quirúrgicas a personas intersex y la presentación de Max Beck sobre el desarrollo y autonomía de les niñes y su supervivencia al trauma.

Holmes y Beck decidieron instalarse en la calle de ingreso a la convención, acompañades por otres activistas. Allí dialogaron con médiques y asistentes al evento sobre los padecimientos de las personas intersex a causa de las prácticas médicas nocivas, incluyendo cirugías y tratamientos innecesarios, realizados además sin consentimiento informado.



Fuentes:

Imagen destacada: Página 12


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Los medios hacia adentro

Este mes se cumplen 25 años desde la creación de la Plataforma de Acción de Beijing, propuesta para alcanzar la igualdad de género como derecho humano fundamental en todo el mundo. Entre las 12 esferas de especial preocupación que la componen, una de ellas se refiere a la mujer y los medios de difusión, por lo que nos preguntamos: ¿cómo se trabaja la perspectiva de género de los medios de comunicación en su interior? ¿La COVID-19 aumentó la desigualdad?

EL IMPACTO DE LA PANDEMIA

El Consejo de Género de la Federación Internacional de Periodistas realizó una encuesta durante julio, «COVID-19 y mujeres periodistas», en la que participaron 558 personas de 52 países, entre los que se encuentra la Argentina. Los resultados informaron que más de la mitad de las encuestadas reconocieron un aumento de las desigualdades de género en las empresas con consecuencias devastadoras en su conciliación de la vida laboral y privada (62%), las responsabilidades laborales (46%) y los salarios (27%).

Quizás te interese leer: «Medios de comunicación: un museo del patriarcado», por Karen Cuesta

  • Más de ¾ de las encuestadas vieron aumentar su nivel de estrés y la mitad de ellas señalaron que la causa principal eran las tareas múltiples.
  • Más de ¾ de las encuestadas dijeron que el nivel de acoso (incluso en línea) y la intimidación no han aumentado durante la crisis.
  • Más de la mitad de las encuestadas dijeron que su salud se había visto afectada, lo que resultó para casi ¾ de ellas en problemas de sueño.
  • Más de la mitad de las encuestadas afirma que los sindicatos no han desarrollado ninguna estrategia específica para hacer frente a las desigualdades de género durante la pandemia.
  • Solo 4 de cada 10 mujeres periodistas afirmaron que recibieron equipo de protección de sus empleadores.
  • El 60% dijo que su empresa había proporcionado algún tipo de protocolo para el teletrabajo.
  • Un tercio de las encuestadas afirmaron que trabajaban principalmente desde casa y otro tercio en la oficina. El 15% ubicó su espacio laboral en el campo.

A nivel nacional, la Defensoría del Público publicó una encuesta realizada durante agosto sobre Impacto emocional y deterioro en las condiciones de trabajo. Participaron 568 personas de todo el país y entre ellas el 46% expresó que la labor periodística «empeoró» desde la declaración del estado de pandemia por la Organización Mundial de la Salud.

El análisis también dedica un apartado a la temática género y periodismo. Este menciona que, del total de personas que respondieron a la consulta de la Defensoría del Público, el 55,5% son mujeres, el 43,4% hombres y el 1,1% corresponde a identidades LGBTIQ+.

Quizás te interese leer: «Mundial Sin Sexismo: una propuesta para quebrar estereotipos», por Marisol Andrés

EDITORAS DE GÉNERO

Ahora bien, si la intención es garantizar la igualdad de género en roles de decisión, erradicar los estereotipos de género que comprenden la violencia simbólica y mediática y naturalizar una perspectiva de género transversal a todas las áreas y secciones, ¿cómo se componen los equipos de trabajo en los medios de comunicación?

Uno de los puestos de liderazgo adoptados en medios de comunicación de forma reciente, tanto a nivel nacional como internacional, son los nombramientos de editoras de género: Argentina, con un total de ocho cargos, es el país con más cantidad en Latinoamérica.

Con este tema como eje central, el lunes 14 se realizó un conversatorio virtual en el que Miriam Lewin, Defensora del Público, convocó a las editoras del país: Gabriela Weller (editora de género del Servicio de Radio y Televisión de la Universidad Nacional de Córdoba), Gabriela Pellegrini (Chaco TV), Susana Sanz (directora de Género y Diversidad de Radio y Televisión Argentina), Silvina Molina (Agencia Télam), Mariana Iglesias (Diario Clarín), Jessica Fabaro (periodista de TN), Belén Spinetta (investigadora de Comunicar Igualdad) y Julia López (editora de Unidiversidad, sistema de medios de la Universidad Nacional de Cuyo).

La pregunta que abrió el encuentro fue ¿cuál es el rol de una editora de género y cuáles son los avances y limitaciones que encuentran en su ejercicio?

«Como son medios chicos, cubrimos la diaria sin importar las secciones. Cuando aún no estaba en planes incorporar una editora especializada en género, el cambio social hizo que si se encontraban errores en nuestro producto, el público lo hacía saber».

Carmen Amador, editora de género del diario El Tribuno (Jujuy).

Para Carmen uno de los logros actuales es que colegas consulten «Che, este título me suena mal». Aunque una de las dificultades que plantea sobre la actividad es que trate de una persona encargándose de toda una edición, sumándole la responsabilidad de los errores que surjan.

«Me gustaría que en algún momento no hagan falta editoras de género porque es una responsabilidad profesional de todes les colegas que integran los medios».

Carmen Amador, editora de género del diario El Tribuno (Jujuy).

Esta última cita fue compartida por las integrantes del conversatorio.

«Ojalá no seamos necesarias pero por ahora no es así. Las periodistas especializadas en género podemos aportar contenido con perspectiva de derechos. Como discurso público, el periodismo tiene la posibilidad de legitimar y deslegitimar valores, reforzar o criticar órdenes sociales en su totalidad, visibilizar o negar identidades y disidencias. Podemos construir representaciones respetuosas de las personas de las que hablamos. Tenemos la capacidad de ampliar el concepto de ciudadanía».

Julia López, editora de UNIDIVERSIDAD de la UNCuyo.

Quizás te interese leer: «La política es cosa de minas», por Karen Cuesta

En cuanto a la elaboración de protocolos para prevenir y asistir ante situaciones de violencia se refirió Silvina Molina, editora de género y diversidades de la Agencia Télam:

«Es fundamental el trabajo en paralelo, entre lo que se publica y cómo se produce ese material internamente en los medios».

Y remarcó cuan trabajada está la foto publicitaria o la foto artística en relación a la igualdad de género, violencia, femicidios, pero no así la fotoperiodística: «En estos espacios todavía hay cosas que estamos pensando».

Belén Spinetta, integrante de Comunicar Igualdad y autora de la investigación Editoras de género en medios de comunicación de Argentina: Avances, disputas y tensiones en la construcción de un periodismo feminista, mencionó que los medios masivos se vieron obligados a ponerse a la altura, en un momento en que la cultura sexista y patriarcal ha sido profundamente cuestionada.

«Esto implicó el reconocimiento explícito, político y empresarial de la agenda del movimiento de mujeres y de la diversidad, a la vez que redundó un poco en la revalorización de quienes han empujando y lo siguen haciendo por un periodismo no sexista en sus lugares de trabajo».

Belén Spinetta, integrante de Comunicar Igualdad.

Imagen destacada: Naciones Unidas


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Derecho al trabajo estable y formal

El viernes pasado comenzó desde su hora cero con mensajes de festejo en la comunidad LGBTIQ+. La aprobación por decreto de un cupo mínimo del 1% de la totalidad de los cargos y los contratos en la administración pública nacional destinado a empleades trans-travestis es un aporte a la reparación histórica que la sociedad le debe a ese movimiento en Argentina.

La medida implementada por Nación también crea un registro con inscripción optativa en el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad y una Unidad de Coordinación Interministerial integrada por el mismo MMGyD, el Ministerio de Educación, la Secretaría de Gestión y Empleo Público de la Jefatura de Gabinete de Ministros y el INADI.

«La expectativa de vida hoy en nuestro país para las personas travestis y trans es de 40 años a partir de una cadena de exclusiones, de discriminaciones y de violencias que atraviesan toda la vida. Como Estado tenemos la obligación de generar las condiciones que garanticen el ejercicio pleno de los derechos y de igualdad de oportunidades».

Elizabeth Gómez Alcorta, ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad

Quizás te interese leer: «#Crónica Infancias libres, niñez trans», por Tatiana Fernández Santos

El decreto

A través del decreto 721/2020 se establece que los cargos de personal deberán ser ocupados, en un 1 por ciento como mínimo, por personas travestis, transexuales y transgénero que reúnan las condiciones de idoneidad para el cargo. Las personas alcanzadas pueden o no haber efectuado la rectificación registral del sexo y el cambio de nombre de pila e imagen, en referencia a la ley N° 26.743 de identidad de género.

No podrán establecerse requisitos de empleabilidad que obstruyan el ejercicio de los derechos al trabajo digno y productivo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo, sin discriminación por motivos de identidad de género o expresión. En ese sentido, se destaca que el requisito de terminalidad educativa no podrá resultar un obstáculo para el ingreso y la permanencia en el empleo.

«Si las personas aspirantes a los puestos de trabajo no completaron su educación, en los términos del artículo 16 de la ley N° 26.206 de educación nacional, se permitirá su ingreso con la condición de cursar el o los niveles educativos faltantes y finalizarlos. En estos casos, la Unidad de Coordinación, establecida en el artículo 7° del presente decreto, deberá arbitrar los medios para garantizar la formación educativa obligatoria y la capacitación de las personas travestis, transexuales y transgéneros con el fin de adecuar su situación a los requisitos formales para el puesto de trabajo en cuestión».

Boletín Oficial

Quizás te interese leer: «Existimos y resistimos: adolescencias trans II», por Rocio Sileo

El MMGyD en articulación con el Instituto Nacional de la Administración Pública capacitará a las autoridades y al personal del Poder Ejecutivo Nacional para asegurar que la inclusión en los puestos de trabajo se realice en condiciones de respeto a la identidad y expresión de género de las personas. Asimismo, se creará un registro de anotación voluntaria para personas aspirantes a ingresar a trabajar en el sector público nacional, adoptándose las medidas técnicas y organizativas necesarias para garantizar la seguridad y confidencialidad de los datos personales.

Las jurisdicciones y entidades deberán informar al MMGyD los puestos de trabajo vacantes y las ofertas de contratación de personal disponibles. Este mismo organismo se encargará de realizar un seguimiento de la cantidad de cargos cubiertos por cupo en relación a los cargos totales de la planta permanente y transitoria y el total de los contratos existentes del sector público nacional. La inscripción en este registro no se considerará requisito para el ingreso a un empleo.

La creación de la Unidad de Coordinación Interministerial tendrá como funciones:

  • Elaborar el Plan de Implementación.
  • Garantizar los mecanismos y procedimientos para el cumplimiento del cupo establecido.
  • Garantizar los espacios de educación necesarios para las personas que requieran completar los estudios obligatorios y las capacitaciones para el empleo y la formación laboral.
  • Promover mecanismos de acompañamiento para la permanencia en el empleo.
  • Proponer guías de actuación y capacitaciones específicas para las áreas de gestión de los recursos humanos, para la prevención de comportamientos discriminatorios y a fin de que se promueva el trato digno e igualitario.
  • Promover espacios de coordinación y participación de las entidades gremiales con representación en el sector público.
  • Promover instancias de participación de las organizaciones de la sociedad civil con competencia en la materia.

Este organismo estará integrado por dos representantes con rango no inferior a directore nacional, representantes del MMGyD, la Secretaria de Gestión, Empleo Público de la Jefatura de Gabinete de Ministros y el INADI. A su vez, el MMGyD podrá invitar a formar parte de dicha unidad a otros organismos de la Administración Pública Nacional en caso de considerarlo necesario para el cumplimiento de las funciones que tiene asignadas.

Fuente: Agencia Presentes

Ley Diana Sacayán

El 16 de agosto de 2018, el Frente Nacional por la Ley Diana Sacayán presentó en el Congreso de la Nación un proyecto de ley para instituir el cupo laboral del uno por ciento de los puestos de la administración pública nacional para personas travestis, transexuales, transgénero y masculinidades trans. La iniciativa fue presentada por la diputada nacional Mónica Macha (Unidad Ciudadana), ratificando que la inclusión laboral es uno de los reclamos más urgentes del colectivo travesti trans. A raíz de la marginalización en ámbitos escolares, este colectivo  atraviesa dificultades para acceder a trabajos formales y estables.

Quizás te interese leer: «Av. Amancay Diana Sacayán», por Micaela Minelli

En aquel momento, el proyecto tenía como referente la ley que había redactado, impulsado y militado Diana Sacayán en 2010 en Buenos Aires y que fue aprobada en 2015. Esa ley fue pensada para responder al contexto histórico de vulnerabilidad de la población travesti trans, ya que la mayoría enfrenta obstáculos estructurales para acceder al trabajo formal que parten de la estigmatización y de la violencia.


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app