Me vino la #MenstruAcción

Duele. Sangra. Toallita. Tampón. Copa. Ibuprofeno. Otro más. El primer día es el peor. No, el segundo es el peor. Me viene mucho. Me viene poco pero con dolor. Ni me doy cuenta cuando me viene, es un poquito de sangre. Tengo hemorragias. No me puedo levantar de la cama. Me duelen los ovarios. Estoy indispuesta. Me visitó andrés. Me duele la panza. Me siento mal. No puedo ir. No puedo moverme de mi cama.

¿Qué pasa si te viene y vivís en la calle? ¿Qué pasa si la plata sólo te alcanza para comprar un kilo de pan en vez de 8 toallitas? ¿Qué invento hacés para poder higienizarte? ¿Cuántas infecciones puede sufrir tu cuerpo? ¿Qué pasa si sos varón trans?

La campaña «MenstruAcción» instaló el debate sobre todas estas cuestiones, desde aquello que nos suena más conocido hasta eso en lo que nunca nos pusimos a pensar. El objetivo es visibilizar a la menstruación como un factor de desigualdad que se suma a la brecha salarial, la redistribución asimétrica del trabajo doméstico y otras tantas disparidades económicas.

La campaña se establece sobre tres reclamos centrales:

  • Eliminación del IVA sobre los productos de gestión menstrual.
  • Provisión gratuita de productos de gestión menstrual en escuelas, universidades, comedores, cárceles, espacios comunitarios y refugios para personas en situación de calle.
  • Investigación y acceso a la información para promover políticas públicas que tomen dimensión de los aspectos educativos, de salud, económicos y ambientales derivados del uso de los productos de gestión menstrual.

La menstruación es un hecho que presenta necesidades particulares: acceso a agua limpia, instalaciones sanitarias adecuadas, elementos de gestión menstrual, lugar para eliminación de los desechos y, especialmente, conocimiento y visibilización de la temática. Muchas personas carecen de los saberes, el apoyo y los recursos para manejar la menstruación.

La dificultad o la falta de acceso a productos de gestión menstrual también impacta en el derecho a la educación. De acuerdo con información recabada por el Banco Mundial, se estima que a nivel global niñas y jóvenes pierden entre el 10% y el 20% de los días de clase por causas relacionadas con la menstruación. Según el programa WASH de UNICEF, menstruar presenta retos particulares para las niñas y las adolescentes en edad escolar. En el caso de los niños trans es aún más difícil, ya que pocas veces son tenidos en cuenta en la información que las escuelas proveen sobre el tema. Esto viola derechos humanos básicos e interfiere con la Ley de Identidad de Género.

La falta de acceso a productos de gestión menstrual resulta en prácticas inadecuadas que, de acuerdo con UNICEF a través de su programa WASH, implican una violación del derecho a la dignidad de las personas que menstrúan. Esto es en especial problemático en el caso de personas de bajos recursos y de quienes se encuentran en situación de calle. La falta de medios para manejar correctamente la menstruación puede resultar en infecciones y daños a la salud física y mental a largo plazo, por practicarse formas de gestión menstruales antihigiénicas como el uso de paños viejos y desgastados o trapos, que pueden causar infecciones del tracto urinario, problemas de salud reproductiva y hasta infertilidad.

Este proceso también impacta en la economía. Las mujeres enfrentan diversas formas de desigualdad económica. En promedio, ganan 27% menos que los varones, tienen mayores tasas de precarización laboral y su tasa de desempleo duplica el 9% nacional. En Argentina, el 40% de las mujeres gana menos de $10 000 por mes y, según datos de marzo de 2017 para Buenos Aires, quienes menstrúan gastan hoy entre $700 y $1200 pesos al año en gestionar su período. El pago del 21% de Impuesto al Valor Agregado (IVA) en productos de gestión menstrual constituye un impuesto regresivo y desigual: no solo tiene un mayor impacto negativo sobre personas de bajos recursos sino también sobre un sector particular de la población.

FlyerUNO.jpg

Es importante instalar la iniciativa como debate público, socioeconómico y político. Una de las formas de apoyar la campaña es sumar firmas para que la #MenstruAccion se trate en el congreso este año en este formulario.

La menstruación debe dejar de ser algo que nos avergüence hasta nombrarla. No deja de ser un proceso natural propio del cuerpo humano.

Y no sólo de las mujeres…


Fuente:

Economía Femini(s)ta

La perra de Hiparquía

En el capítulo quinto de la segunda temporada de la serie catalana Merlí se hace referencia a la primera filósofa de la historia: Hiparquía. Sí, es inquietante enterarse de que existe una primera mujer filósofa (que no aparece en ningún plan de estudios de nuestro país, ya sea en la escuela secundaria o en la universidad) a través de una serie, pero así es.

Hiparquía, Hipárchîa o  Ἱππαρχία vivió entre los años 346 a. C. y 300 a. C. en Maronea de Tracia. Perteneció a la escuela de los cínicos junto a su esposo Crates de Tebas y su hermano Métrocles. En una época en la cual se legitimaba al ciudadano (hombre) libre de la polis, ella rompió con el esquema, fue contestataria y libertina. Se la considera, además de la primera filósofa, la primera feminista de la historia occidental.

¿Perros cínicos?

La escuela cínica a la que perteneció Hiparquía fue fundada por Antístenes. Además de ella, Crates y Métrocles, otro de sus filósofos más representativos fue Diógenes de Sinope, quien fuera su mentor.

El nombre de «cínicos» tiene dos orígenes diferentes asociados a sus fundadores. El primero viene del lugar donde Antístenes fundó la escuela y solía enseñar la filosofía, el santuario y gimnasio de Cinosargo, cuyo nombre significa kyon argos, es decir, «perro ágil» o «perro blanco».

El segundo origen tiene que ver con el comportamiento de Antístenes y de Diógenes, que se asemejaba al de los perros, por lo cual la gente los apodaba con el nombre kynikos, la forma adjetiva de kyon (perro). Por tanto, kynikos o «cínicos» los calificaría como «similares al perro» o «perruno».

Esta comparación viene dada por el modo de vida que habían elegido estos personajes, por su idea radical de libertad, su desvergüenza y sus continuos ataques a las tradiciones y los modos de vida sociales.

Otro Diógenes, no de Sinope sino de Laertes (o sea, «Laercio») se dedicó a escribir sobre los grandes filósofos de la historia en el libro “Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres”, en el que le dedica un capítulo a Hiparquía, la única mujer filósofa que figura en el índice:

“También Hiparchia, hermana de Metrocles, se dejó llevar por los discursos de Crates: ambos eran naturales de Maronea. Agradábale tanto la vida y conversación de Crates, que ninguna ventaja de sus pretendientes, las riquezas, la nobleza, ni la hermosura la pudieron apartar de su propósito, pues Crates era todas estas cosas para ella.

Aun amenazaba a sus padres con que se quitaría la vida si no la casaban con él. Finalmente, como sus padres rogasen a Crates que la removiese de su resolución, hizo este cuanto pudo, mas nada consiguió. Sacó, por último, todos sus muebles a su presencia, y le dijo: ‘Mira, este es el esposo y estos sus bienes. Consulta contigo misma, pues no podrás ser mi compañera sin abrazar mi instituto’.

Eligiólo ella al punto, y tomando su vestido, andaba con Crates, usando públicamente su matrimonio, y concurriendo ambos a las cenas”.

El rol de la mujer en la antigua Grecia

Hiparquía eligió el camino que quería seguir, aun cuando la quitase de toda zona de confort y la confrontara con el mandato que se tenía para la mujer en aquel entonces.

“Las cortesanas existen para el placer; las concubinas, para los cuidados cotidianos; las esposas, para tener una descendencia legítima y una fiel guardiana del hogar”. Texto atribuido por Foucault a Demóstenes, Contra Neera.

La ética griega es una ética viril, es una ética de y para varones libres. A la mujer se la excluye del ámbito público, que es el ámbito natural de la actividad del ciudadano. Además, hay una partición de deberes-funciones que tienen al hombre, el hogar o la descendencia como destinatarios naturales.

El privilegio exclusivo de los hombres griegos era el de poder amar simultáneamente o uno tras otro a un muchacho o una muchacha sin por ello comprometer su misma naturaleza o la legitimidad de su deseo. En el matrimonio, conocía una única esposa pero fuera de la estructura matrimonial, el hombre tenía permitido un campo vasto y complejo de obtención de placer.

Esto no sucedía con las mujeres. La búsqueda de placer fuera del matrimonio entraba en un circuito de reprobación moral y social. El matrimonio era el ámbito natural de procreación, y tomaba la relación sexual sólo en su función reproductora; de allí que el lugar del placer estuviera fuera de este, pero que fuera cosa de hombres obtenerlo, gozarlo y administrarlo. En las mujeres, el primer gran tema de interés debía ser ofrecerle al marido una descendencia legítima, sana y noble.

En este contexto, Hiparquía rompió el esquema de todas las formas posibles: ella escogió a su compañero de vida, a su esposo, a quien amaba desde la base del conocimiento y la ideología que compartían. Tanto es así que consumó su matrimonio con Crates haciendo el amor en un portal público.

Esto parte de la enseñanza cínica (y su desprecio por lo convencional), en la que cualquier acción suficientemente virtuosa como para llevarse a cabo en privado, no sería menos virtuosa en público.

Pintura mural que muestra el Cínico filósofos Cajas y Hiparchia. Desde el jardín de la Villa Farnesina, el Museo delle Terme, Roma
Pintura mural que muestra a Hiparquía y a Crates. Jardín de la Villa Farnesina, Museo delle Terme, Roma.

Tanto Hiparquía como Crates se destacaron por llevar vidas en todos sus aspectos de acuerdo con el principio cínico de anaideia (falta del sentido del ridículo). El discípulo de Hiparquía y Crates, Zenón de Citio, fue el fundador del Estoicismo, que abogaba por la igualdad de sexos y el amor libre.

Tuvieron al menos un hijo, Pasicles, educado y criado desde su nacimiento según los valores del Cinismo. Según Eratóstenes y Diógenes Laercio, Hiparquia no abandonó su vida de ejercicio durante todo su embarazo, y cuando nació Pasicles, lo lavaba en la concha de una tortuga con agua fría; en ningún caso cambió su austera dieta.

Hiparquía, la perra feminista

El intercambio dialéctico más famoso de Hiparquía, donde defiende su posición como mujer filósofa y cínica, se da con Teodoro el Ateísta quien cuestionó la presencia de una mujer en un simposio, a lo cual ella argumentó:

“Lo que pudo hacer Teodoro sin reprensión de injusto, lo puede hacer Hiparchia sin reprensión de injusta”.

A esto, Teodoro tiró de su ropa para avergonzarla en público, pero Hiparquía no mostró señal alguna de alarma ni perturbación, debido a que su falta de sentido del ridículo era inmutable. Teodoro le respondió:

“¿Eres la que dejaste la tela y lanzadera?”.

Y la respuesta de Hiparquía fue:

“Yo soy, Teodoro: ¿te parece, por ventura, que he cuidado poco de mí en dar a las ciencias el tiempo que había de gastar en la tela?”.

Se dice que Hiparquía escribió tres libros: Hipótesis filosóficas, Epiqueremas y Cuestiones a Teodoro llamado el Ateo. Por desgracia, no se conserva ninguno de ellos.

“Yo, Hiparquía, prefiero a la muelle labor femenina

la vida viril que los cínicos llevan;

no me agrada la túnica sujeta con fíbulas; odio

las sandalias de suela gruesa y las redecillas

Brillantes. Me gustan la alforja y el bastón de viajero

y la manta que en tierra por la noche me cubre.

No me aventaja en verdad la menalia Atalanta,

que el saber a la vida montaraz sobrepuja”. 

Epigrama de Antipatro (II a. C.) dedicado a Hiparquía, titulado “A las mujeres”.


Fuentes

Les queda poco tiempo

No más silencio. No más espera. No más tolerancia a la discriminación, el acoso o el abuso.

El tiempo se acabó.

La fundación «Time’s up» es una muestra de sororidad impulsada por más de 300 trabajadoras del cine, el teatro y la televisión estadounidenses que siguen sumando valor para denunciar los acosos psicológicos, físicos y económicos que viven en su trabajo, y que a su vez empoderaron a uno de los sectores más marginados, las mujeres del campo.

La Alianza Nacional de Campesinas, las mujeres del campo de Estados Unidos, fueron las encargadas de empoderarlas aún más a ellas, a las actrices hollywoodenses, quienes disponen del acceso necesario para difundir el mensaje y hacerlo llegar a más gente. Fue gracias a su carta y profundo mensaje que surgió «Time’s up».

Publicada originalmente el 10 de noviembre

«Queridas Hermanas,

Escribimos en nombre de las aproximadamente 700 000 mujeres que trabajan en los campos agrícolas y los galpones de empaque a lo largo y a lo ancho de los Estados Unidos. Durante las últimas semanas, hemos visto y escuchado con tristeza las noticias de las actrices, las modelos y los demás individuos que se han animado a denunciar la violencia de género que sufrían a manos de los jefes, los compañeros de trabajo y otras personas poderosas en la industria del entretenimiento. Desearíamos poder decir que nos asombra enterarnos de que esto es un problema tan dominante en su industria. Lamentablemente, no nos sorprendió, porque es una realidad que conocemos muy bien. Innumerables mujeres campesinas en todo el país sufren en silencio debido al hostigamiento y el acoso sexual generalizados que enfrentan en el trabajo.

No trabajamos bajo reflectores brillantes en un escenario ni en la pantalla grande.  Trabajamos en las sombras de la sociedad, en campos aislados y galpones de empaque fuera de la vista y fuera de la mente de la mayoría de la gente en este país.  Su trabajo alimenta las almas, llena corazones y difunde alegría.  Nuestro trabajo nutre a la nación con las frutas, las verduras y los demás cultivos que plantamos, recogemos y empacamos.

A pesar de que trabajamos en entornos muy diferentes, compartimos una experiencia común de ser presa de personas que tienen el poder para contratar, despedir, poner en la lista negra y amenazar nuestra seguridad económica, física y emocional.  Como ustedes, hay pocos puestos a nuestra disposición y denunciar cualquier tipo de daño o injusticia contra nosotras no parece ser una opción viable. Reclamar por cualquier cosa, incluso por acoso sexual, es impensable porque arriesgamos mucho, incluida la capacidad de alimentar a nuestras familias y preservar nuestra reputación.

Entendemos el dolor, la confusión, el aislamiento y la traición que ustedes deben sentir.  También llevamos a cuestas la vergüenza y el miedo que resultan de esta violencia, como un peso aplastante sobre nuestras espaldas. Pero, en lo más profundo de nuestros corazones, sabemos que no es culpa nuestra. Los únicos culpables son los individuos que deciden abusar de su poder para acosarnos, amenazarnos y hacernos daño, como lo han hecho con ustedes.

En estos momentos de desesperación, en que deben lidiar con el escrutinio y las críticas de extraños solo porque decidieron denunciar con valentía los hechos violentos que se han cometidos en su contra, por favor, sepan que no están solas.  Les creemos y estamos con ustedes.

En solidaridad,

Alianza Nacional de Campesinas

La Alianza Nacional de Campesinas es una organización conformada por trabajadoras y extrabajadoras agrícolas, junto con las mujeres que provienen de familias de trabajadores agrícolas.»

Texto original en inglés

Después de un 2017 con campañas fuertes como el #MeToo, el #NoesNo y diversas denuncias públicas, el 1 de enero de 2018 es la fecha de inauguración de esta organización que busca el cambio en la vida de las mujeres, tanto del ámbito del espectáculo como de todas partes.

Manifiesto de Time’s Up en español. Leé la versión original en inglés acá.

La difusión de esta organización fue realizada exclusivamente a través de las redes, donde actrices como Anne Hathaway, Reese Witherspoon, Jennifer Lawrence, Laura Dern, Emma Stone, Emma Watson, Amber Tamblyn y Dakota Johnson, entre muchas otras, se sumaron a la campaña publicando su apoyo a la causa.

capture-20180105-152155capture-20180105-152412

capture-20180105-153240.jpg

Los fondos que se recauden serán destinados a la defensa legal de quienes tienen empleos menos privilegiados. De esta manera, buscan proteger a víctimas con realidades laborales de mayor vulnerabilidad.

capture-20180105-153717.png

Por otro lado, este domingo se realizarán los premios Golden Globe y una de las consignas entre las actrices y las productoras del espectáculo hollywoodense es ir vestidas de negro.

¿Será que esta vez, cuando alguien les haga una entrevista, en vez de preguntarles por sus vestidos, les preguntarán cuánto donaron a Time’s Up? O, ¿cómo se siente participar en una causa feminista? ¿Qué significa Time’s Up para ellas? O, simplemente, cualquier pregunta más interesante que ¿Quién hizo tu vestido?


Traducción de la carta de la Alianza Nacional de Campesinas: Rocio Sileo.

Fuentes:

Página oficial de Time’s up 

Instagram de Time’s up

Twitter de Time’s up 

No puedo ver tanto desastre organizado

Bronca cuando ríen, satisfechos,
al haber comprado sus derechos.

capture-20171214-182924
“Tienen que tener cuidado los diputados de no atropellar a las fuerzas del orden”.

Bronca cuando se hacen moralistas
y entran a correr a los artistas.
Bronca cuando, a plena luz del día,
sacan a pasear su hipocresía.

 

DRCCaf_WAAInnrx.jpg
La policía de Patricia Bullrich le tira gas pimienta a la diputada del FPV Mayra Mendoza.

Bronca de la brava, de la mía,
bronca que se puede recitar.

 

capture-20171214-183250
«Al mismo tiempo, señor presidente y señores diputados, les quiero decir que dos diputados de nuestro bloque, la diputada Mayra Mendoza y el diputado Mario Martinez, están siendo atendidos en la enfermería porque fueron reprimidos por el cerco policial que se hizo para evitar que esta sesión funcione».

Para los que toman lo que es nuestro
con el guante de disimular.
Para el que maneja los piolines
de la marioneta universal.

DRBqmv6W0AAe5NA

Para el que ha marcado las barajas
y recibe siempre la mejor.
Con el as de espadas nos domina
y con el de bastos entra a dar y dar y dar…

 

DRBo_RRW0AI_jem

¡Marcha! Un, dos…
No puedo ver
tanta mentira organizada
sin responder con voz ronca
mi bronca,
mi bronca.

DRCaFiLXcAAXpve.jpg

Bronca porque matan con descaro,
pero nunca nada queda claro.

DRCeZCeX0AAoJVu.jpg
Bronca porque roba el asaltante
pero también roba el comerciante.
Bronca porque está prohibido todo,
hasta lo que haré de cualquier modo.

Bronca porque no se paga fianza
si nos encarcelan la esperanza.
Los que mandan tienen este mundo
repodrido y dividido en dos;
culpa de su afán de conquistarse
por la fuerza o por la explotación.

DRCB8TOXUAEHvUx

Bronca pues, entonces, cuando quieren
que me corte el pelo sin razón,
es mejor tener el pelo libre
que la libertad con fijador.

arton923471
“Un policía me tiró a medio metro. Tengo diez impactos de bala de goma. Estaba con mi cámara quieto y casi sin ver, recuperándome, y me dispararon a medio metro”. Pablo Piovano, uno de los mejores fotógrafos de la Argentina.

¡Marcha! Un, dos…
No puedo ver
tanto desastre organizado,


sin responder con voz ronca
mi bronca,
mi bronca.
Bronca sin fusiles y sin bombas;
bronca con los dos dedos en V.
Bronca que también es esperanza.
Marcha de la bronca y de la fe.


Escribir es difícil cuando te aborda una profunda tristeza e impotencia. La música no tiene edad, es verdad, pero la historia se repite. ¿Qué esperamos como ciudadanxs? ¿Qué esperamos como personas civilizadas?

Lxs invito a reflexionar, apagar todo un momento y pensar qué espera cada unx de nuestro país, ¿hasta cuando seguiremos así? No importa si los votaste o no, no importa si te arrepentís o no, no importa si te defraudaron.

Ahora pensá, ¿en qué casos se justifica la violencia?

En ninguno.

¿En qué casos se justifica la violencia del gobierno nacional hacia su propio pueblo?

En ninguno.

Pensá, ponete en el lugar del otro. ¿Qué pasaría si fueses vos, tus abuelxs, tus hijxs?

Abrí los ojos, mirá lo que sucede a tu alrededor y gritá de bronca.

Marcha de la bronca, Pedro y Pablo.


Fuente imágenes

Red Nacional de Medios Alternativos

¿Por qué leer a Margaret Atwood?

Es conocida por ser la autora de «El cuento de la criada» y la novela basada en hechos reales «Alias Grace» pero es importante hacer un repaso por su biografía, todas sus obras y su pensamiento, para poder entender por qué tenemos que leer a Margaret Atwood.

Margaret Atwood es profesora de literatura inglesa, cursó en diversas universidades como Victoria College, Radcliffe y Harvard. Considerada como la eterna aspirante al premio Nobel, este año ganó el premio de la Paz de los Libreros Alemanes en reconocimiento a su olfato político y calidad literaria.

El Gremio de los Libreros la describió como una escritora comprometida con la humanidad, la aspiración a la justicia social y la tolerancia. «A través de Atwood, descubrimos quiénes somos, dónde estamos y lo que nos debemos a nosotros mismos y a la convivencia pacífica», señaló el texto de los Libreros al entregarle el premio.

Atwood nació en Ottawa, Canadá, el mismo año que se desató la Segunda Guerra Mundial (1939). Quizá por eso su conciencia social, su compromiso con la humanidad. A sus 78 años recorrió diversos períodos históricos que le dan una visión profunda de la actualidad.

También se refleja en su elección por el género distópico para poder contar sus historias como sucede en The Handmaid’s Tale (El cuento de la criada), influenciada por 1984 de Orwell y escrita un año después.

La historia en la que un régimen totalitario, conservador y religioso toma el poder de una parte de Estados Unidos y establece que el cuerpo de las mujeres -fértiles- sólo sirve para procrear se convirtió en serie este año y se llevó numerosos premios Emmy, incluido el de mejor serie dramática.

Para saber más sobre la serie, podés leer nuestra reseña: The Handmaid’s Tale y el pecado de ser mujer.

En el prólogo de la última edición de «El cuento de la criada», Atwood desarrolla una serie de preguntas que le hacen a menudo sobre el libro:

«¿El cuento de la criada es una novela feminista? Si eso quiere decir un tratado ideológico en el que todas las mujeres son ángeles y/o están victimizadas en tal medida que han perdido la capacidad de elegir moralmente, no.  Si quiere decir una novela en la que las mujeres son seres humanos —con toda la variedad de personalidades y comportamientos que eso implica— y además son interesantes e importantes, y lo que les ocurre es crucial para el asunto, la estructura y la trama del libro… Entonces, sí. En ese sentido, muchos libros son feministas«.

Y continúa:

«¿Por qué son interesantes e importantes? Porque en la vida real, las mujeres son interesantes e importantes. No son un subproducto de la naturaleza, no representan un papel secundario en el destino de la humanidad, y eso lo han sabido todas las sociedades. Sin mujeres capaces de dar a luz, la población humana se extinguiría. Por eso las violaciones masivas y el asesinato de mujeres, chicas y niñas ha sido una característica común de las guerras genocidas, o de cualquier acción destinada a someter y explotar a una población».

«¿El cuento de la criada es una predicción? No, no es una predicción, porque predecir el futuro, en realidad, no es posible: hay demasiadas variables y posibilidades imprevisibles. Digamos que es una antipredicción: si este futuro se puede describir de manera detallada, tal vez no llegue a ocurrir. Pero tampoco podemos confiar demasiado en esa idea bienintencionada (…)».

«Tras las recientes elecciones en Estados Unidos, proliferan los miedos y las ansiedades. Se da la percepción de que las libertades civiles básicas están en peligro, junto con muchos de los derechos conquistados por las mujeres a lo largo de las últimas décadas, así como en los siglos pasados.

En este clima de división, en el que parece estar en alza la proyección del odio contra muchos grupos, al tiempo que los extremistas de toda denominación manifiestan su desprecio a las instituciones democráticas, contamos con la certeza de que, en algún lugar, alguien —mucha gente, me atrevería a decir—  está tomando nota de todo lo que ocurre a partir de su propia experiencia. O quizá lo recuerden y lo anoten más adelante, si pueden.

¿Quedarán ocultos y reprimidos sus mensajes? ¿Aparecerán, siglos después, en una casa vieja, al otro lado de un muro?

Mantengamos la esperanza de que no lleguemos a eso. Yo confío en que no ocurra».

Nosotres también.

Fuentes

El cuento de la criada, Margaret Atwood, por Editorial Salamandra (2017).

ABC cultura

Ministerio de Cultura

#Recomendación: Stella Calloni en «El Alambique»

Este jueves 9 de noviembre a las 21 hs. se presentará un homenaje al último libro de la periodista y escritora entrerriana Stella Calloni, «MUJERES DE FUEGO, Historias de Amor, Arte y Militancia», durante el cual se recreará la original propuesta artística «Poesía y Canciones Suramericanas» de Stella y del trovador mendocino Gustavo Maturano.

¿De qué se trata Mujeres de fuego?

La periodista y especialista en política internacional Stella Calloni ofrece en su libro más reciente la posibilidad de asomarse a momentos de pasión y resistencia en Latinoamérica a través de los ojos de algunas de sus protagonistas.

En la obra, Calloni dialoga con la intelectual colombiana Gloria Gaitán, la luchadora comunista argentina Fanny Edelman, la líder comunista chilena Gladys Marín, la ex primera dama francesa Danielle Mitterrand, la escritora brasileña Nélida Piñón, la guatemalteca Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, la combatiente salvadoreña Nidia Díaz, la madre uruguaya Sara Méndez y la poetisa argentina Olga Orozco.

Además, completa esas miradas con tres grandes historias de amor, arte y militancia: las de Manuela Sáenz, Frida Kahlo y Rosario Castellanos, mujeres que dejaron «llamas a su paso«.

«Cada una de ellas, en mundos distantes, distintos, salió desde las honduras de los fuegos y rescoldos que caracterizan la vida de nuestra América. Cada una anduvo una vida por el mismo sendero que caminaron otros pies desnudos, con pasos menudos y desolados. Fueron capaces de entenderlo todo porque amaron a la humanidad, y por eso también fueron capaces, cada una de ellas, de esa entrega sin límites para darlo todo desde la lucha, la política, la literatura y la poesía», señala Calloni.

Mujeres de fuego refleja en una pequeña parte lo que ha sido la producción periodística de Stella Calloni, diseminada a través de infinitas crónicas, análisis y columnas en distintos diarios, agencias y periódicos de Argentina, México, Panamá, Nicaragua y otros países.

Dicho trabajo es también recogido en muchos otros libros, como Nicaragua: el tercer día; Panamá, pequeña Hiroshima; Los años del lobo; Operación Cóndor: Pacto criminal; Recolonización e independencia; Evo en la mira, Cia y Dea en Bolivia, entre varios más.

Calloni ha recibido 21 premios en reconocimiento a su actividad periodística y asimismo ha publicado tres libros de poemas: Los Subverdes, Carta a Leroi Jones y Poemas del Trashumante. En estos días, está terminando una novela sobre Pancho Ramírez, el caudillo de Entre Ríos.

Además, Calloni ha mantenido importantes diálogos con Fidel Castro, Hugo Chávez, Omar Torrijos, Monseñor Arnulfo Romero, Evo Morales, Yasser Arafat, Muamar Gadafi y más; algunas de sus entrevistas se encuentran publicadas en la biografía Stella Calloni íntima, que prologó el mismo Fidel Castro.

Por otra parte, Gustavo Maturano lleva treinta años transitando los caminos de la música y tiene 200 canciones dedicadas a los derechos humanos, la militancia, las raíces y los pueblos originarios, sin dejar de lado el amor, el barrio, el fútbol y los sueños.

Productor Artístico de propuestas como La Patria en Camiseta, Los Hombres de Sepia, Acordes a la Historia, estas y otras grandes propuestas dan una idea de su incansable trabajo en pos del canto y la música popular, comprometida, militante y contestataria.

Foto Stella Calloni

«El Alambique» se ubica en Griveo 2350, Villa Pueyrredón, CABA, y la entrada general es de $150. Se puede hacer reservas llamando al 45718140.

Para más información: info@teatroalambique.com

Facebook de «El Alambique» y el evento acá.

La gran verdad de «Big Little Lies»

La miniserie de HBO ganó cinco Emmys en la última entrega de premios que tuvo lugar el domingo pasado. Nicole Kidman recibió la estatuilla a mejor actriz con un discurso que ilumina un aspecto de la sociedad oscuro y oculto: la violencia doméstica.

«Es una enfermedad complicada e insidiosa. Está mucho más presente de lo que nos permitimos creer. Está llena de vergüenza y secretismo, y al reconocerme con este premio, el foco se hace todavía más grande. Así que gracias, gracias, gracias».

Big Little Lies es una serie basada en el libro de Liane Moriarty, que sigue la historia de tres mujeres, Jane, Celeste y Madeleine, quienes viven en Monterrey, una de las zonas más lujosas de California.

Pero no se queda ahí. Hay una muerte futura, y la historia se desarrolla entrelazando pasado y futuro de los habitantes de Monterrey y sus comentarios o, como se diría informalmente, «chusmerío» sobre los personajes principales. Además, se encuentra la presencia de los detectives que buscan resolver el caso.

También, hay un misterio alrededor de Jane (Shailene Woodley) y su hijo Ziggy de seis años, los nuevos en la ciudad, en el colegio, quienes están escapando de un pasado que los persigue. Jane se convierte en muy buena amiga de la carismática Madeleine (Reese Witherspoon) y de la hermosa Celeste (Nicole Kidman).

La miniserie tiene un reparto espectacular: dentro de los personajes secundarios (pero que tienen casi la misma importancia que los principales) están Alexander Skarsgård, quien también ganó un Emmy por su papel como Perry Wright, el esposo de Celeste; Laura Dern, otra ganadora del Emmy por su personaje como Renata Klein, una mujer fuerte y muy criticada debido a su posición como CEO de una empresa; Zoe Kravitz, Adam Scott, James Tupper, y Jeffrey Nordling.

Es destacable el trabajo que realizan lxs pequeñxs que actúan como hijxs, en especial Iain Armitage, como Ziggy Chapman, y Darby Camp, como Chloe Mackenzie, la hija menor de Madeline, encargada de musicalizar muchos momentos.

La miniserie de siete episodios tiene una estética muy cuidada, con escenarios espectaculares y una banda sonora que acompaña de la mejor manera cada momento, en especial cada inicio de episodio con Cold Little Heart de Michael Kiwanuka y las olas revueltas del pacífico al chocar con las rocas, una metáfora del ambiente que se vive en ese lugar.

Big Little Lies está dirigida por Jean-Marc Vallée y entre lxs productorxs ejecutivxs también se encuentran Nicole Kidman y Reese Witherspoon.

(!) Reflexión con spoiler


El final es una descripción gráfica de lo que significa «sororidad«: la unión de las mujeres que en un principio tienen sus diferencias, ya sea por una cuestión de egos, envidia o miedo. En ese momento cúlmine, dejan todo de lado, se olvidan de todo y sólo les queda luchar juntas por una causa en común.

Cumplen esa causa; de pronto, el océano revuelto se calma y esa última escena te saca una sonrisa que alivia la angustia acumulada durante los siete episodios en los cuales empatizás profundamente con los personajes.

Logran esa tranquilidad y esa paz que tanto buscaban, pero escondidas en una gran mentira de la cual nos hacen cómplices.

Y, al final, somos felices de ser cómplices.

«Ni una piba menos»

Nadia desapareció por segunda vez el pasado 3 de agosto, justo cuando tenía que declarar en Cámara Gessel. En ese momento, se encontraba bajo la tutela de un hogar de la Ciudad de Buenos Aires. Dijeron que se escapó. Sus docentes escribieron una carta abierta y exigieron justicia no sólo por ella, sino por muchas. El miércoles pasado, una marcha en el cruce de las avenidas Corrientes y Callao también reclamó justicia.  No sólo por ella, sino por muchas.

Ante el monstruo de la red de trata de blancas se erige una red de familias organizadas que busca desmantelarla, terminar con las desapariciones, los femicidios, y reclamar justicia por lxs que ya no están.

«Otra vez nos encontramos con la noticia más dolorosa. Nuestra alumna de 14 años, de 2do año del turno tarde, se encuentra nuevamente desaparecida.

Todos en la escuela habíamos comenzado las vacaciones de invierno con una sonrisa. Habíamos recuperado a Nadia. Nos enteramos de esa noticia el 12 de julio, después de buscarla junto a su mamá, amigos y organizaciones sociales del barrio durante 33 días.

Pero sabíamos que no podíamos quedarnos tranquilos, Nadia no es la única, todas las semanas nos llegan noticias de que desaparece alguna de nuestras pibas. Es una realidad que llegó para instalarse en las escuelas. Si contamos los casos denunciados sólo por la Red de Bajo Flores, donde participan docentes de la zona, durante 2016 y lo que va de 2017 hubo 22 casos de alumnas desaparecidas de las escuelas públicas que están en la zona de Lugano, Soldati, Bajo Flores, entre otros barrios de la zona sur».

Así comienza la carta que escribieron  los docentes de la E. E. M. N° 1 DE 21 «René Favaloro» de Lugano, la escuela de Nadia.

Nadia Lizet Rojas apareció en Parque Patricios después de 32 días de no conocerse su paradero, cerca del ingreso a la línea H de subterráneo, con una bolsa de residuos en la mano. La menor de 14 años no volvió a su casa; fue llevada a un hogar de puertas abiertas que depende de la Dirección de la Mujer, un área del Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad de Buenos Aires. De ese mismo lugar volvió a desaparecer hace más de una semana.

La desaparición de Nadia se repite con el agravante de amenazas hacia su mamá Elena, las cuales hasta el momento no fueron investigadas, y de prohibiciones para la comunicación entre madre e hija. Todo sucede en el marco de la denuncia de la menor contra la red de trata con fines de explotación sexual que habría sido, según su relato, quienes la capturaron en su primera desaparición y, además, justo cuando ella se encontraba bajo la seguridad de un hogar del cual son responsables el juez Canicoba Corral y la ministra de Desarrollo Humano de la Ciudad, Guadalupe Tagliaferri.

No estamos todas

No estamos todas

La marcha que tuvo lugar el miércoles no fue sólo por Nadia, fue por todas las que no están:

–  Luna Ortiz, quien tenía 19 años cuando salió a buscar trabajo un viernes y no regresó. Al día siguiente apareció muerta, y la policía le dijo a sus familiares que fue por sobredosis. La misma policía que reprimió a sus familiares cuando exigieron justicia en Tigre.

«Fuimos a pedir justicia por Luna a todos lados. Hoy llegamos a la Ciudad con un corte porque cuando se trata de casos de familias pobres y sin recursos, los gobiernos no atienden nuestros reclamos, intentan ensuciar a la víctima como ocurrió con nuestra hija Luna y si buscan desanimarnos, no lo van a lograr». 

DCpKTSTXkAEdF0K

Georgina Díaz, quien fue hallada asesinada en el Delta del Tigre luego de estar desaparecida 13 días junto a su hijo de dos años, Thiago, de quien todavía no se sabe nada.

«Movilizamos en Tigre, vamos a todos lados y no logramos aún que el gobierno de la provincia hiciera caso a nuestro reclamo de que aparezca Thiago, quien estaba con mi hermana cuando fue asesinada», señaló Víctor, hermano de Georgina.

DGyOsXOXUAEBk1u.jpg

– Norma Cornejo, quien tenía 16 años cuando apareció ahorcada en el puente peatonal del Centro de Trasbordo del Km 29 en González Catán, el mismo día que fue inaugurado por el Presidente. La familia reclama justicia y el esclarecimiento del caso ya que sostienen que fue un femicidio llevado a cabo por el entonces novio de Norma.

«Mi hija no se suicidó, a mi hija la mataron. Él no tendría que estar libre, tendría que estar detenido», sostuvo la madre de la joven (Matanza Digital, 19/7).

Las sospechas se agravan por la manera en que la justicia encaró la causa: a la madre le negaron renocer el cuerpo de su hija, alegando que debía esperar los resultados de la autopsia, la cual realizaron dos días después (miércoles 19). Luego, ese mismo día, durante el sepelio de la joven, su familia le notó golpes en el rostro y en las manos.

El Estado es responsable

Sí, es el responsable de cuidar a su población, de velar por sus derechos, por una vida digna. Y es el responsable cuando esto no sucede, cuando las cosas se hacen mal. Cuando sus intereses son otros.

Hoy se llevó a cabo otra marcha por otra desaparición, la de Santiago. Con los organismos de Derechos Humanos a la cabeza de esta lucha contra otro monstruo.

Si el Estado mira para otro lado, hay que hacerlo voltear la cabeza, para que escuche y haga algo. Esa es la responsabilidad de todxs.

«Por eso los docentes decimos que el gobierno es responsable y queremos una respuesta. La segunda desaparición de nuestra alumna es responsabilidad de Agustina Señorans, a cargo de la Dirección General de la Mujer, de quien depende el refugio en el que Nadia estaba alojada. También de Guadalupe Tagliaferri, Ministra de Desarrollo y Hábitat de la Ciudad, organismo donde está alojada esta Dirección. Además queremos que el Ministerio de Educación nos reciba para tratar esta temática.

Al mismo tiempo exigimos que la justicia se ponga al frente de la búsqueda para que Nadia aparezca. La causa está alojada en el Juzgado Federal N° 6 a cargo del juez Canicoba Corral y la denuncia por su nueva desaparición la tiene la Comisaría N° 38 de la Ciudad.

Por último, repudiamos la violencia ejercida por algunos medios de comunicación quienes revictimizan a Nadia divulgando rumores acerca de su condición actual, que no ayudan a la causa y no respetan que es menor de edad y tiene derecho a la privacidad.

Queremos que Nadia aparezca sana y salva. Sus docentes queremos volver a abrazarla.

Nuestras pibas no se pierden, las desaparecen. Ni una piba menos».

Así finaliza la carta de los docentes de la «René Favaloro».

Fuentes:

Izquierda diario

Página 12

Cosecha Roja

Prensa Obrera

RED de docentes, familias y Organizaciones del Bajo Flores

RED de docentes, familias y Organizaciones de Lugano