#ParedesQueGritan: mujeres poderosas

Luna tiene 17 años y estudia la carrera de Psicología en la Universidad de Buenos Aires. Cuando estaba en el cuarto año de la secundaria, realizó un taller de serigrafía y su visión sobre el mundo cambió.

Recuerda que tenía una profesora de literatura con quien veía temas de género en el marco de la primera marcha de #NiUnaMenos. No entendía mucho de qué se trataba el movimiento feminista, e incluso expresa que “a veces asusta más cuando sos niña”, pero al empezar a hablar esta temática en el colegio, descubrió su interés por transmitir un mensaje que tuviese presente esta idea.

“Cuando llegó el momento de estampar, quise que ese poder que ahora tenía de reproducir una imagen en masa tuviese contenido”, explica. Es así que la artista se encontraba navegando en Internet cuando se topó con una frase en portugués: ¡Mujer empiece una revolución, ame su cuerpo! Desde entonces, sintió que era el camino para poder difundir el mensaje.

De esta manera se fundó el proyecto de #ParedesQueGritan. Luna explica que siempre vio su trabajo “como un método de militancia y no como un negocio”. En esta línea, relata que en un principio lo sustentó ella, aunque ahora el movimiento creció e intenta autoabastecerlo con la venta de remeras que contienen la frase.

“La idea es que se siga difundiendo con el simple objetivo de que las mujeres podamos querernos un poco más y desafiar al sistema capitalista que nos oprime constantemente desde que tenemos memoria”, remarca la creadora de la iniciativa.

Luna espera que cualquier mujer que se tope con uno de sus carteles en la calle note que es un mensaje positivo y pueda surgirle una sonrisa. Que, a través de esa sonrisa, pueda empoderarse un poco de eso que la sociedad le quita a las mujeres.

WhatsApp Image 2017-05-08 at 15.45.47WhatsApp Image 2017-05-08 at 15.45.50

Conoce más sobre #ParedesQueGritan haciendo click aca

Adopta una autora

“Adopta una autora” es un proyecto creado hace algunos meses por unas jóvenes españolas con el objetivo de promover las voces femeninas en la literatura, sin importar su época, raza, religión ni cultura.

«Mira los cánones. Mira los libros de texto. Mira las librerías. ¿A cuántas mujeres has estudiado en el instituto? Si vas a tu librería de cabecera, ¿cuántas mujeres ves con su nombre escrito en la portada? ¿Cuántas se esconden bajo siglas, bajo pseudónimos? Si preguntas por recomendaciones, ¿cuántas mujeres te dirán?», explicó Carla Bataller Estruch (@Carbaes), la creadora del sitio.

Es un hecho conocido que, a lo largo de la historia, hubo casos en que las mujeres debieron recurrir a pseudónimos masculinos para conseguir publicar sus obras y tener una mejor recepción sobre ellas. Incluso la aclamada J.K Rowling, escritora de la saga “Harry Potter”, tuvo que utilizar siglas en lugar de su nombre completo, ya que la editorial que publicaría su primera novela temía que no generara demasiadas ventas. Es por este tipo de ejemplos que se apela a una mayor visualización de las mujeres en el género literario.

46ba300189190493c5a69966fbc24963

La idea que se plantea en el blog “Adopta una autora” es que se seleccione a una escritora (preferentemente alguna cuyos trabajos no sean demasiados conocidos) para informarse e investigar sobre su vida y obra, y luego crear y difundir contenido sobre ella. Se estima que ya se han llegado a elegir unas 400.

El proyecto es de larga duración, es decir que puede llegar a durar años, y se pide que se realice una entrada o un video como mínimo cada dos meses, que pueden ser publicados en el blog o en otros medios como un canal de YouTube. Incluso, en caso de querer participar pero sin crear contenido, puede solicitarse ser un “colaborador” y leer textos, corregirlos, ilustrarlos, etc.

En el caso de Carla, ella se sorprendió y se enamoró de Octavia Butler, escritora estadounidense de ciencia ficción y ganadora de los premios Hugo y Nébula, sobre quien aún sigue investigando.

octaviabutler

Para quienes estén interesados en conocer a nuevas escritoras, en la página se ofrece un listado con aquellas que ya fueron seleccionadas y los links que te llevan a las entradas que le corresponden.

En la página web https://adoptaunaautorablog.wordpress.com/ se puede acceder a mayor información y al formulario de participación para comenzar con el proyecto.


 

Las redes que protegen

Cada vez más, la utilización de las redes es una forma de compartir y visibilizar hechos individuales que en otros medios de comunicación no aparecen. Estas historias, contadas en primera persona, tienen otra función importante y altruista: alertar a otras personas sobre los peligros que pueden aparecer en la vía pública, los modus operandi novedosos o incluso descripciones, tanto de los individuos que delinquen como de los autos que utilizan, las zonas predilectas o los horarios donde se debe tener mayor precaución. Las mujeres utilizan mucho esta forma de comunicación para poner sobre aviso a otras y así, protegerse entre ellas.

secuestro fmed

Muchas veces, Internet es la única vía de acceso para visibilizar las historias sobre «tentativas de delito», es decir, sucesos donde se dieron todas las condiciones para que se llevara a cabo la acción delictiva pero que, por causas ajenas a la voluntad del autor, no se concretaron. La proliferación de este tipo de información en las redes se dio, más que nada, por la deficiencia en el accionar de la policía ante estos casos, sumada a la desconfianza que genera acercarse para hacer la denuncia de un delito tentativo –ya que en muchos casos la fuerza de seguridad las desestima– aún cuando en el Código Penal está contemplado, a través de los artículos 42, 43 y 44.

jet ba

Esta vivencia fue publicada en Facebook por Pau Hutin Faccendini y tuvo gran alcance. Cuenta los pormenores de una noche que pudo haber terminado en tragedia y que, sin embargo, cayó en oídos sordos. «¿Que hace falta? ¿Que aparezcamos en una bolsa de consorcio para que reaccionen?». De acuerdo con los policías que ni les tomaron la denuncia, parece que sí, ya que según ellos «Nada cuadra para que se tome como delito; es más, invadieron propiedad privada al mirar el celular del chofer». Sin comentarios.

Así como conozco estos dos casos particulares, muchos otros se suben día a día a Internet. Consejo personal: abran los ojos y miren toda la información que pase por sus redes sociales, que quizás en una de esas pueden encontrar alguna información que les pueda salvar la vida. 


Identidad sexual y género: la mirada cinematográfica en XXY, de Lucía Puenzo.

¿Y si no hay nada que elegir?

Si de identidad de género hablamos, cabe destacar que partimos de la base común donde entendemos y compartimos que la noción de género, en palabras de Judith Butler, no es sinónimo de mujer u hombre, sino una construcción cultural de las sexualidades.

Cada individuo comienza a leer el mundo a partir de una perspectiva de género desde que tiene uso de razón, desde que puede recordar escenas de la vida cotidiana o incluso desde antes, por el contexto que lo circunda. Llega un momento en el que mamá, papá u otro familiar explica que la genitalidad es distinta “en los nenes” y “en las nenas”. Pero, ¿qué pasa con aquello que es excluido y condicionado? ¿Qué pasa con lo diferente, con lo más tabú de la sexualidad? ¿Qué ocurre con las resistencias al orden establecido?

En la cinematografía argentina, al igual que sucedía en tantos otros campos sociales, la temática sobre género no había sido jamás abordada del modo en que Lucía Puenzo se aventuró a hacerlo. Es por esto que resulta inevitable plasmar una puesta en valor de su filmografía, que abre interrogantes sobre dicha temática y su forma de abordaje, una crítica abierta a la imposición de definiciones sexuales y una invitación a la reflexión, hacia el respeto por las diversidades.

El cine y su aporte acotado sobre la diversidad sexual mostraban mayormente lo gay, trans y lésbico como algo que aparece bajo los estereotipos de otredad que les impone el sistema hegemónico heteropatriarcal: se impone la figura del bailarín gay, la lesbiana deportista, el peluquero travesti. Puenzo reivindica los derechos del individuo como dueño de su cuerpo y sus acciones, y es definitivamente una pionera, referente nacional y digna de admiración.

En el caso puntual de XXY, la directora condena la violencia física y simbólica que ejercen algunos discursos científicos, ciertas prácticas médicas, e interacciones sociales sobre las personas intersexuales. Esta violencia nace de la imposición de un determinado género y orientación sexual, que presenta al cuerpo intersexual como algo ininteligible, algo que necesariamente hay que corregir, delinear, moldear a imagen y semejanza de una sociedad incapaz de comprender que, quizás, no haya que elegir entre A o B.

Vayamos ahora hacia la trama. Álex es una adolescente intersexual de 15 años, que creció viviendo como mujer para su entorno y tomando medicinas que suprimían sus rasgos masculinos por sentencia de sus padres, quienes a su vez decidieron dejar Buenos Aires apenas nació e instalarse en una cabaña situada a orillas de la costa uruguaya para que Álex creciera sin los prejuicios del entorno y más protegida. La intención parece quedar trunca.

El caso es que Álex no se identifica en un cuerpo con genitalidad «de mujer», y decide dejar de tomar los corticoides que evitaban la virilización, mostrando su resistencia a esta forma de control sobre su cuerpo, tanto por parte de sus padres como de una sociedad que exige definiciones y discrimina sin reparos. La película celebra el cuerpo intersexual, no como un estado transitorio sino como una forma legítima de corporeidad, haciendo una fuerte crítica cultural e invitación a la reflexión.

El relato de Puenzo señala lo problemático de la falsa idea de las “identidades puras” como algo cerrado y definido, sobre lo cual adherimos a la idea de identidad como una construcción social y, en las visiones de Freud o Stuart Hall, como un proceso de articulación, sobredeterminación, no habiendo lugar para totalidades suturadas. Un ser siempre en formación.

cineXXY.jpg

La idea que atraviesa esta historia de principio a fin es la posibilidad de someter a Álex a la castración, el impulso hacia una determinación de matriz binaria: ser mujer u hombre. Al respecto, la filósofa contemporánea Judith Butler invita, a través de sus escritos, a pensar el género por fuera del dato biológico, ya que el género, la sexualidad y las identidades se construyen en el discurso, se arman, y se delinean desde un orden dominante, con el fin de reproducir el orden establecido: una sociedad patriarcal- heteronormativa-monogámica.

“Dijiste que no rebanaba nada y ahora me decís que le gusta cortar dedos”, sostiene Álex en diálogo con su nuevo amigo Álvaro, cuyo padre es cirujano, en una fuerte crítica a la cirugía que busca amputar todo lo que entiende la medicina que “sobra”, que está fuera de los parámetros de la “normalidad” impuesta.

La escena clave de la apuesta de Puenzo tiene que ver con un padre reflexivo que empieza a comprender que sólo su hijx puede tomar una decisión al respecto. Acto seguido, Álex le dirige la mirada al padre y sostiene: “¿Y si no hay nada que elegir?

En cuanto a la estética, es menester destacar que la música original de los films de los Puenzo, tanto padre como hija, es composición de Andrés Goldstein y Daniel Tarrab, quienes, a rasgueado de guitarras logran imprimir una atmósfera de oscuridad, pesadez, incomodidad, padecimiento constante, sin hacer abuso del recurso. La banda sonora está presente cuando es realmente necesaria.

Por otro lado, la historia es narrada como un drama intimista y angustiante, a la vez sobrio, realista, elegante, sin sentimentalismos, con una fotografía en tonos azules que recrea la atmósfera de incomodidad constante de todos los personajes y del espectador que se angustia a la par por la situación.

La mujer como cineasta: el género desde la mirada femenina.

XXY se estrenó en 2007 y es la ópera prima de Lucía como directora, en un contexto político cultural de transformaciones clave en materia de género, de miradas cada vez más inclusiva, de despojo de tabúes, donde no es casualidad que el mismo año haya asumido en Argentina la primera mujer como Presidenta. Un contexto que reivindica los derechos de la mujer y los derechos humanos en general, una década que destaca a la mujer en los distintos campos sociales, en sus diversos roles y legados: la luchadora del cotidiano, la cineasta, la mandataria.

Tampoco es casualidad que hayamos sido pioneros latinoamericanos respecto de la Ley de Matrimonio Igualitario sancionada en julio de 2010, que en el plano de lo simbólico inauguró un paradigma que continuó con la ley de Identidad de género y el nuevo Código Civil, entre otras acciones que manifiestan un discurso de inclusión y equidad.

Es importante contemplar el trabajo de Puenzo como parte de una camada de mujeres realizadoras argentinas que hacen cine de autor. Entre ellas se encuentran Lucrecia Martel, Albertina Carri, Julia Solomonoff, Sandra Gugliotta, Ana Katz, Paula Hernández, y como puntapié inicial, la referencia de María Luisa Bemberg.

Bemberg se destacó como directora de películas en temáticas referidas a la emancipación y reivindicación de la mujer. Su película “Camila”, cuyo estreno fue en 1984, causó sensación y es recordada como un clásico del cine nacional. Se trata de la historia de una joven de familia aristocrática que se enamora del sacerdote jesuita de su parroquia y deciden escaparse juntos. Basada en un hecho real, enmarcado en el segundo gobierno de Juan Manuel de Rosas, una mujer que cuestiona la violencia entre Unitarios y Federales, que de forma clandestina lee libros prohibidos por el rosismo y que tiene la valentía de vivir la historia de amor que ella eligió. ¿Elegir? ¿En esta sociedad? ¡Que tupé!

A propósito del estreno de su primer largometraje, la directora expresó: “Sabía que si mi película salía mal no iban a decir ¡qué bestia, la Bemberg! sino ¿No ven que las mujeres no sirven para hacer cine? Y ahí caían en la volteada millones de mujeres inocentes”. Ha sido firme activista sobre los derechos de la mujer y referente, sin dudas, para la siguiente generación de cineastas.

Especializada en la problemática femenina, los roles impuestos y el enfrentamiento a la sociedad patriarcal argentina, ayer, Bemberg estrenaba películas como “Señora de nadie”, “Yo, la peor de todas”, y “De eso no se habla”. Hoy, mujeres como Puenzo y Albertina Carri expanden el campo hacia las cuestiones de género, la identidad, la violencia física y simbólica, el abuso.

Definitivamente la mirada femenina en el cine ha sido un valiosísimo aporte para un mercado de industrias culturales argentinas que durante la última década le dio mayor impulso a la producción de obras que destacan la importancia de reconocer y respetar las diversidades, así como también los derechos del individuo como único dueño de su cuerpo.

Lucia-Puenzo-Goya-XXY-satisfecha_EDIIMA20140205_0095_4.jpg
Fotografía de la directora Lucía Puenzo

Sheila Daiana Castagna.

Donar vida en vida

Sólo un pequeño pinchazo basta para ser parte de algo enorme: salvar una vida.

¿Sabías que sos un ser poderoso? Sí, en tu sangre tenés un superpoder más grande que la visión de rayos X de Superman; es sencillo de usar y puede llegar a curar a alguien que va a agradecértelo para toda tu vida, una persona para la cual vos vas a ser siempre su superhéroe o superheroína.

La donación de médula ósea, a diferencia de lo que comúnmente se cree, no es un procedimiento ni muy complicado ni muy riesgoso. En realidad, es bastante simple: un acto voluntario, libre, gratuito y solidario, que se rige por los siguientes pasos:

  1. Donar una muestra de sangre en el Centro de Donantes más cercano, para poder inscribirte en el Registro Nacional de Donantes Voluntarios de CPH (médula ósea o sangre periférica) y así, de paso, también donás sangre. Es un pinchacito que sólo dura 15 minutos.
  2. Con tu autorización (consentimiento informado), se toma una pequeña muestra de la unidad de sangre que donaste para realizar el análisis de tu código genético (HLA). Los datos de HLA se ingresan a la base informatizada del Registro Nacional que, a su vez, integra una Red Internacional que agrupa a más de 28 millones de donantes en todo el mundo.
  3. Encontrar a tu «alma gemela», ya que las CPH sólo se donan si hay alguien que lo necesite y sea un 100% compatible con tu código genético (HLA).
  4. Si tu HLA resulta compatible con el de un paciente necesitado de trasplante de CPH en cualquier lugar del mundo, recibirás un llamado del Registro y, si reafirmás tu decisión de donar, te pondrán en contacto con un equipo médico para hacer efectiva la donación.
  5. Vos elegis, hay dos maneras de donar médula. Ambas son totalmente seguras y queda en vos elegir el método de donación, una vez que el médico evalúe tu estado de salud:

Sangre periférica: se trata de una práctica ambulatoria en la que se aplican 5 vacunas para facilitar la liberación de células, a fin de poder recolectarlas en un procedimiento llamado aféresis.

-Médula ósea (no es la médula espinal): Requiere de uno o dos días de internación y anestesia general. Se punza el hueso de la cadera y se aspiran las células.

Y ya está.

Lo único que es estrictamente necesario es tener entre 18 y 65 años, pesar 50 kg o más y gozar de buena salud.

Cédula transplante CPH
Vos también podés tener tu cédula de inscripción como donante de Células Progenitoras Hematopoyéticas.

El ejército de Alejito

«Alejito es un Guerrero que a los 5 años empezó a batallar contra el dragón de la leucemia y después de tres años de pelearla viajó a jugar al arco iris». Así resalta la descripción del grupo de Facebook creado por la comandante del ejército, la mamá de Alejito, Gabriela Peirano.

El miércoles 29 de marzo, el día en que su hijo cumpliría años, Gabriela organizó una convocatoria al Congreso para reclamar por un laboratorio de alta complejidad para la tipificación de muestras genéticas y, con las herramientas necesarias a mano, reducir el tiempo que transcurre entre que una persona manifiesta su decisión de donar hasta que ingresa a la nómina con su muestra sanguínea tipificada (tiempo que hoy en día puede llegar a ser de hasta 3 años).

Actualmente, hay  80.000 muestras demoradas, las cuales podrían ser compatibles con alguien que lo está esperando, que lo necesita, una persona como en su momento lo fue Alejito. Es hora de que, como ciudadanos, exijamos inmediatamente la incorporación de un laboratorio de alta complejidad en Argentina. Cada uno puede ayudar a la causa y no bajar los brazos, así como hizo Gabriela que, aunque su ángel ya desplegó sus alas, siguió en la Tierra luchando por los muchos otros angelitos que esperan la llegada de su superhéroe.


Fuentes:

Incucai

Hospital Garrahan

Para más información:

El ejército de alejito

Dar por más sonrisas

Thelma y Louise, un clásico feminista

Thelma y louise

Año: 1991

País: Estados Unidos

Director: Ridley Scott

Guión: Callie Khouri

Duración: 129 min.

Reparto: Susan Sarandon, Geena Davis, Michael Madsen, Brad Pitt

Género: Drama, policial, Road Movie

Dos intimas amigas, cansadas de la rutina, deciden irse por un fin de semana a una cabaña para divertirse y olvidar los problemas de sus vidas. En el transcurso del viaje, las protagonistas se verán marcadas por la tragedia consecuente a una noche de copas que tendrá, como fin, la decisión de huir hacia una nueva vida y luchar por liberarse de la opresión masculina.

Thelma y Louise fue una película controversial de principios de los ´90, por presentar a dos personajes femeninos principales, por lo que fue acogida como una película de culto por el movimiento feminista y por denunciar abiertamente el machismo impreso en la sociedad. Debido a esto, su rodaje se tardó varios años por la negativa de las productoras de filmar una película con un reparto secundario de hombres que son sometidos, en ocasiones, por mujeres que buscan tener el control de las situaciones.

ggg

 

La cinta comienza cuando Thelma (Geena Davis) decide aceptar, a pesar de la negativa de su estricto marido (Christopher McDonald),  la propuesta de su amiga Louise (Susan Sarandon) de recluirse por un fin de semana en la cabaña de su jefe. En la primera noche de la odisea, Thelma se ve amenazada por un borracho que quiere violarla a la salida de un bar country, por lo que su compañera, presa de la furia al revivir ante sus ojos lo que una vez fue su suerte, entra en acción y mata al hombre.

A partir de este punto, el FBI se encarga del crimen y emprende la búsqueda de las sospechosas y a su vez las amigas deciden apoyarse mutuamente e iniciar su escape hacia México, ya que se niegan a ir a prisión por defenderse de un intento de violación. Durante su huida como criminales se topan con varios personajes que fomentan su crecimiento personal y psicológico en la rebeldía por lo que reafirman su ideal de ser libres sin importar el precio que la libertad conlleve.

El largometraje, en sus primeros minutos, disimula ser una comedia que con el correr de la cinta muestra su verdadero propósito, a través del drama y la aventura,  que es la denuncia y la instalación de dos mujeres fuertes que arrasan con las barreras y  reglas sociales para ser felices y fieles así mismas, mediante la imposición de respeto hacia su persona.

Uno de los temas centrales de la obra, además de la libertad y el feminismo, es la amistad, ya que se ve reflejado en el comportamiento de las protagonistas el cariño y cuidado mutuo durante los eventos que atraviesa, que tiene como clímax el respaldo de una decisión fatal para emanciparse de la opresión. Otro elemento a resaltar, es que, a diferencia del cliché, ninguna de las dos se envidia, tratándose de una camaradería sincera entre dos mujeres.

También es notorio el cambio psicológico de las compañeras, ya que en un comienzo, las personalidades de Thelma y Louise eran casi opuestas, al ser la primera risueña e inocente y la segunda fuerte e independiente. Hacia el final de la historia, victimas de los sucesos, Thelma asume la fortaleza que mantenía escondida y Louise deja ver su lado más sensible. Estos cambios no solo se traslucen en las acciones, sino también en la elección del vestuario.

tyl2

La violación y la venganza son dos de los pilares fuertes del filme, ya que los personajes se encuentran reticentes en primera instancia a confiar en los hombres, aunque algunos de los intérpretes masculinos se destacan por demostrarles su buena voluntad y revertir la mala imagen que su inconsciente guarda.

Por un lado, Thelma encuentra liberación sexual, ya que decide engañar a su marido con un joven ladrón, con quien experimenta pasión y placer, llegando así, por primera vez al orgasmo y a la satisfacción que su cónyuge le negaba. Por otro, Louise, quien creía que no había un hombre que la pudiese enamorar, descubre lo contrario en manos de su novio, que no solo la asiste, sino que le propone matrimonio. Sin embargo, ambas se eligen a sí mismas y continúan con su viaje.

El final del filme es inesperado y emocionante, ya que hace reflexionar al público sobre el valor de la independencia y la lucha constante por la autonomía. Hubo varias críticas opuestas sobre el desenlace, que se distinguen entre quienes lo comprenden como el triunfo sobre el patriarcado o como la derrota ante un sistema abusivo. Sea cual fuere el mensaje que el espectador elija, la decisión última de la cinta es tomada por las dos amigas que deciden acompañarse y ser libres hasta el fin.

«Thelma y Louise» es una obra icónica, que no solo influenció a varias generaciones a reclamar igualdad y respeto, sino que también se instaló en la cultura popular, ya que en muchas series, películas e incluso canciones, se hace referencia a las protagonistas. Debido a esto y al elogio de especialistas, se trata de una cinta de culto feminista que no puede escapar, primeramente a ningún cinéfilo, y a ninguna persona que aprecie las historias profundas y liberadoras.

018-thelma-and-louise-theredlist

 

Visibilizando realidades

Después de luchar por los derechos de la mujer durante más de cincuenta años, la feminista y defensora de los derechos humanos Gloria Steinem crea una serie documental de dos temporadas, aprovechando las nuevas tecnologías para difundir los padecimientos de miles de mujeres alrededor del mundo.

“La raza humana es como un pájaro con dos alas, si una de ellas está rota el pájaro no podrá volar” – Gloria Steinem

A principios de 2016 el canal de television VICELAND de Estados Unidos comenzó a emitir una nueva serie documental titulada “Woman” (mujer), donde en cada capítulo se detallan las diferentes realidades de mujeres alrededor del mundo. Gloria Steinem, una de las representantes más importantes del feminismo en los Estados Unidos, es quien produce el programa y presenta cada episodio. “Solo quiero recordarles -y recordarme- esta noche, que esto es una revolución” y “Somos las mujeres de las que nuestros padres nos advirtieron” son dos de las contundentes y acertadas frases de Gloria, con las que comienza cada capítulo de esta serie documental ya nominada a un premio Emmy.

“En la intersección entre la violencia y la estabilidad, la opresión y el progreso, se encuentran las mujeres” comenta la descripción de la serie documental. La idea de Steinem al crear la serie, lo que intenta demostrar, es que, como dice en la introducción, “confrontando los problemas una vez marginados como cuestiones de mujeres se pueden destruir los grandes peligros del siglo XXI”. Por esta razón, y con un notorio trabajo de producción, cada capítulo de veintidós minutos se desarrolla en diferentes partes del mundo donde hoy las mujeres se ven atrapadas en situaciones de violencia de género que, a la vez, desarrollan y forman parte de problemas que transforman la realidad de miles de personas a nivel mundial.

El primer episodio presenta una investigación llevada a cabo por la producción y la corresponsal Isobel Young en la Republica Democrática del Congo, donde diferentes grupos armados intentan tomar el control de las tierras con riqueza mineral. Para esto, utilizan violaciones y mutilaciones como arma de guerra. 1.8 millones de mujeres han sufrido esta táctica y se ven desamparadas, sin ayuda del gobierno actual, que hace ojos ciegos ante la situación que se vive. En el Congo, las mujeres que han tenido relaciones sexuales sin estar casadas (han sido violadas) y los niños que han nacido de esas violaciones son excluidos de la sociedad y marginados a vivir en pequeñas villas lejos del pueblo. Esto causa que la única fuente de trabajo con la que cuenten sean las minas de minerales que están tomadas por los grupos rebeldes, los cuales venden lo obtenido para ganar  dinero, comprar más armas y continuar así la guerra. Es un ciclo que no termina y está altamente vinculado a las miles de violaciones que se producen cada año. He ahí la idea de Steinem de que aquellos problemas, años atrás tratados como “exclusivamente de mujeres”, son a veces la clave para terminar con situaciones mucho más amplias.

gallery-1462896174-hbz-woman-mama-masika

La serie cuenta con ocho episodios que se desarrollan en distintos países, con sus correspondientes temáticas. Republica del Congo: violaciones como arma de guerra. Colombia: mujeres en la FARC. Canada: la nación con más personas desaparecidas. Zambia: niñas novias. EE.UU: madres tras las rejas. El Salvador: femicidios. EE.UU: violaciones en la milicia. Pakistan: en las fronteras. Cada uno de estos episodios está compuesto por una introducción al tema narrada por Gloria Steinem, y una o dos historias protagonistas con testimonios directos. Las periodistas van al centro de la problemática; es así que Alice Speri (Colombia: Mujeres en la FARC), permanece una semana viviendo dentro de uno de los campos de la FARC, luego de tres días de viaje sin descanso para encontrarlo. Con casi un año de producción antes de lanzar la serie, entran en la vida de aquellas mujeres que en muchos casos lo han perdido todo, para poder mostrarle al mundo la realidad que ellas están viviendo. A su vez al finalizar cada capítulo se da información para poder ayudarlas mediante diferentes ONG.

Miles de mujeres están en estos momentos sufriendo violencia de género de formas que en nuestra sociedad son difíciles de imaginar. Violencia de género que, en estos casos, se expande más allá de las mismas mujeres, con consecuencias que afectan a toda una población. Incluso en la actualidad, cuando se ha avanzado notoriamente en la concientización acerca de la violencia hacia la mujer y su visibilización, sigue siendo tratado como un tema aislado del resto de las problemáticas que cada país debe afrontar. Estas series documentales vienen a demostrar lo contrario. Al llegar al último capítulo, se puede apreciar con más claridad el mensaje de Steinem: las mujeres son parte de la solución a los grandes problemas globales que se deben enfrentar en la actualidad.

 

Arma teatral

El que dijo que «una imagen vale más que mil palabras», puso en una frase una de las grandes verdades de todos los tiempos. Nunca deja de sorprender el ingenio de algunos para mostrar sin hablar, todo un mundo.

El camino hacia Plaza de Mayo era una caja de sorpresas, a cada paso, pancartas, bailes, canciones, eran esgrimidos como forma de lucha por todas las manifestantes. Arte en vez de cuchillos, arte contra la opresión machista, arte para buscar ese lugar que toda mujer merece, el de la igualdad. Porque una herida cura, pero cada melodía entonada, cada imagen atesorada, queda como un tatuaje, grabado en el alma.

Y esa es una consigna que el «Colectivo Fin de UN Mundo» conoce bien. Un circulo era su escenario para mostrar lo que vienen haciendo hace tiempo, transmitir con el cuerpo secretos a voces, estereotipos, conductas que la sociedad Argentina esconde, pero que deben ser expuestas y erradicadas. Enfrentar al público de manera visceral con la realidad, esa es su meta.

Al pasar junto a este pequeño espacio, la gente se quedaba en vilo, viendo, sintiendo, reconociendo cada una de las situaciones que todos los días se pueden ver en cada esquina, casa o patio. Quizás, quien dice, a algunos les abrió la cabeza, otros se vieron reflejados aunque sea un poco y decidan cambiar su accionar, una chicas no quiera ser más una vidriera que cualquier persona pueda juzgar y un hombre se una a la lucha por la igualdad. Si alguna de estas opciones se hace realidad, es un pasito más cerca del objetivo final: Hombres y mujeres caminando a la par.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.