Nos siguen matando, seguimos gritando NI UNA MENOS

En la última semana, hubo cinco femicidios. Nos matan por ser mujeres, por ser niñas, por ser también disidencia. Todos los días muere una mujer en nuestro país, estamos en emergencia nacional. Sigue leyendo Nos siguen matando, seguimos gritando NI UNA MENOS

Voces en marcha

El #8M reunió a colectivos y agrupaciones de diversos sectores sociales que levantaron reclamos y consignas comunes, dando lugar a un Paro internacional de Mujeres que no sólo transcurrió sin incidentes sino que, además, pudo hacer sentir la voz de más de quinientas mil participantes que convergieron en los centros urbanos.

Las marchas feministas en Buenos Aires están repletas de colores. Desde los carteles en los que predomina el color negro en un reclamo de justicia por víctimas de violencia machista hasta las banderas rojas agitadas al compás de canciones de lucha entonadas por comisiones de género de partidos políticos.

Está abierta la invitación a vestir remeras violetas con las que unificarnos, y los brillos dorados iluminan las caras llenas de convicción de las autoconvocadas. Imposible olvidar la imagen de las banderas LGTBIQ+  al viento (cuyos tonos comparten con el emblema wiphala, el cual identifica a las mujeres de los pueblos originarios).

La pluralidad y el sentimiento de sororidad se perciben en un aire que, cada vez que tiene lugar, habilita la convivencia y el intercambio cultural entre identidades que, en algunos casos, sólo comparten un hacer: una acción social activa para construir un mundo sin opresión(es).

Uno de los colores que tiene trascendencia especial es, sin dudas, el verde: la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito lleva tantos años trabajando en la difusión de información respecto al tema que ha logrado convertir en un símbolo al pañuelo verde, infaltable en las movilizaciones feministas.

La campaña, que se define a sí misma en su sitio oficial como una alianza federal, tiene la adherencia de más de 305 grupos, agrupaciones y personalidades vinculadas a organismos de derechos humanos, ámbitos académicos, trabajadorxs de la salud y espacios culturales.


Notas relacionadas:

Cátedra libre sobre el aborto en la facultad de Medicina (UBA).

#Pañuelazo: contra la muerte y la desigualdad.

 

Cinco #GrandesMujeres de la ciencia olvidadas por los libros de historia

Como cada año, el 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer. Por décadas, la fecha fue bastardeada y su origen oculto bajo un manto de capitalismo descontrolado que buscaba vender tantas licuadoras y lavarropas como fuera posible para “homenajearlas en su día”.

El Día de la Mujer fue instaurado durante la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en Dinamarca en 1910, como consecuencia de las reiteradas exigencias de los distintos movimientos de mujeres desde hacía ya más de 50 años, como por ejemplo el derecho al sufragio.

Apenas un año más tarde, ocurrió la tragedia del incendio de una fábrica textil en los Estados Unidos donde 123 obreras (de entre 14 y 50 años) perdieron la vida al no poder escapar del edificio, ya que sus patrones las habían encerrado dentro. Este hecho fue clave en la historia de los derechos laborales de la mujer, y cementó la necesidad de un día dedicado a pensar y analizar la inequidad sexista en el mundo.

Un siglo fue más que suficiente para que se comercializara la fecha y se alivianara la carga histórica del reclamo que le dio vida. El feminismo moderno, ayudado por la tecnología de comunicaciones que expande el mensaje de forma masiva con facilidad, lucha para devolverle su significado original y adaptarlo al sexismo que nos ahoga hoy en día.

Así, podemos encontrarnos con las distintas movilizaciones de mujeres a lo largo del mundo que siguen protestando, a veces por las mismas consignas que han sido ignoradas durante décadas. El Paro Internacional de Mujeres, que se dará el jueves de esta semana, busca hacer notar la falta del brazo femenino en el mundo moderno para exigir políticas públicas que protejan a las mujeres de la violencia machista.

En honor a la fecha, desde Escritura Feminista presentaremos a cinco mujeres de la ciencia, cuyas contribuciones han sido clave para el desarrollo de la sociedad moderna, aunque sus nombres no aparezcan en los libros de historia que se enseñan en nuestras escuelas.


 

#1 Bárbara McClintock  (16 de junio de 1902 – 3 de septiembre de 1992)

Nacida en Estados Unidos, McClintock fue una citogenetista pionera, galardonada en 1983 con el Premio Nobel de Fisiología por sus descubrimientos en el campo de la genética. Su trabajo sobre la transposición de información genética en cromosomas, desarrollado entre las décadas de 1940 y 1950, fue ignorado hasta principios de 1970, cuando varones científicos llegaron a sus mismas conclusiones y validaron su investigación.

Mcclintock
Bárbara McClintock.

#2 Lise Meitner (7 de noviembre de 1878 — 27 de octubre de 1968)

Fue una doctora en física austriaca que, a pesar de la persecución del régimen nazi y la legislación misógina, realizó aportes de inestimable valor a la ciencia: fue la primera científica en articular una fisión nuclear. Su nombre fue omitido en todas las publicaciones oficiales, y el Premio Nobel de Química fue concedido en solitario a Otto Hahn en 1944, pese a haberlo ganado gracias investigaciones de 30 años conjuntas con Meitner.

Fue la única científica en negarse al recibir la propuesta de trabajar en la bomba atómica que acabaría con la Segunda Guerra Mundial.

lise meitner
Lise Meitner.

#3 Alice Ball (24 de julio de 1892 — 31 de diciembre de 1916)

Fue la primera mujer afroestadounidense en obtener un máster en Química en la Universidad de Hawái. Falleció con apenas 24 años de edad por una enfermedad, aunque no sin antes desarrollar un método para aislar los componentes activos del aceite de chaulmoogra, y así lograr una variante inyectable que fue el tratamiento más eficaz y recomendado para tratar la lepra hasta la década de 1940.

Alicia_Augusta_Ball
Alice Ball.

#4 Ada Lovelace (10 de diciembre de 1815 — 27 de noviembre de 1852)

Matemática y escritora británica, es considerada la primera programadora de computación. En la década de 1840, tradujo un artículo sobre la Máquina Analítica de Babbage y añadió un conjunto de notas propias cuya extensión triplicaba el contenido original. En ellas, describía un algoritmo diseñado para ser implementado en una máquina, el cual se considera el primer programa de computación escrito de la historia.

ada_lovelace_portrait
Ada Lovelace.

#5 Flossie Wong-Staal (27 de agosto de 1947; 70 años)

Bióloga molecular y viróloga nacida en China y emigrada a Estados Unidos en su juventud, es reconocida como la primera científica en clonar el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y determinar la función de sus genes, lo cual significó un paso esencial para demostrar que el VIH es la causa del SIDA. Durante la década de 1990 se enfocó en la terapia génica y hoy se desempeña como profesora de investigación en la carrera de Medicina (Universidad de California en San Diego).

1200px-Nci-vol-8247-300_flossie_wong_staal
FlossieWong-Staal.

 

Mujeres de ciencias, provenientes de países y contextos sociohistóricos distintos, comparten una característica muy particular: todas ellas fueron alentadas desde pequeñas por sus padres a perseguir sus ambiciones y saciar su sed de conocimientos.

En un mundo legislado para someter a la mujer mientras el varón recibe todas las oportunidades, el apoyo de las figuras adultas a una niña interesada en las ciencias es un factor determinante para su futuro.

Este Día de la Mujer, celebremos a quienes nos precedieron en el camino de liberación recordando a estas y tantas otras mujeres ocultas por la historia, y alentemos a nuestras niñas a vivir, estudiar y ser todo lo que sueñen, para allanarles el camino de la misma forma que grandes mujeres del pasado lo hicieron por nuestra generación.


Fuente:

Mujeres Con Ciencia

Ser ama de casa es un trabajo

Muchos prejuicios recaen sobre las amas de casa. “No hacen nada, solo cuidan a sus hijos”, y cientos de cosas más. Es un trabajo poco reconocido socialmente. Una ama de casa es, en la cultura occidental tradicional, la mujer que tiene como ocupación principal el trabajo en el hogar con quehaceres domésticos tales como el cuidado de los hijos, la limpieza de la casa, la compra de víveres y demás.

De acuerdo con datos de la Unión Intercontinental de Amas de Casa, en el mundo hay alrededor de 2000 millones de mujeres que trabajan en el hogar, por supuesto, sin retribución. En Europa existen 80 millones de mujeres en esa misma condición, mientras que en Argentina son aproximadamente 6 millones de mujeres.

En Argentina, el 1 de diciembre se celebra cada año el Día del Ama de Casa. Es el día en el que se homenajea a las amas de casa por la labor diaria que realizan. Su origen remonta al año 1958, cuando la Liga de Amas de Casa, una asociación creada para la defensa de los consumidores, decidió establecer un día en el que se conmemorase el trabajo de todas y cada una de las mujeres en su papel diario.

ama1.jpg

¿Mujeres protegidas?

No es un mito que las mujeres que trabajan fuera del hogar están más protegidas que las amas de casa. Hay una gran diferencia injusta en el tratamiento, pero hoy en día existen diferentes organizaciones que promueven un reconocimiento más amplio de las amas de casa como personas activas, y luchan por mejorar su realidad.

De acuerdo con la perspectiva de seguridad en el trabajo, es en el ámbito del hogar donde se produce la mayor cantidad de accidentes y no hay protección alguna.

Muchas dudas recaen sobre cómo el movimiento se compone hoy e incluso qué repercusión tendrá a futuro, no necesariamente como mujeres que limpiamos, barremos o cocinamos. Cada una debe ser reconocida por lo que es: ciudadanas, profesionales, luchadoras que participan de los grandes procesos. Hay que despojarse de todos los prejuicios que contiene esta profesión.

En Argentina, existe la Liga de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (LAC), una asociación civil fundada con el objetivo de fortalecer a las familias y las comunidades, fomentando el desarrollo de proyectos culturales, sociales y educativos. Entre ellas, figuran privilegiar el ámbito familiar como eje constitutivo de la vida de las personas y estimular el encuentro, el diálogo y los vínculos familiares.

¿Ser ama de casa es hacer nada?
Muchos prejuicios recaen sobre la figura de las amas de casa

Hoy por hoy, las tareas del hogar suelen repartirse entre los diferentes miembros de la familia, y no solo es la mujer quien se encarga de estas actividades como ocurría años atrás. De todas formas, no se ha logrado despojar esta idea de la sociedad: las mujeres continúan su lucha por la igualdad de derechos en todos sus ámbitos, y este es uno de ellos.

No es necesario ni obligatorio que sea la mujer quien realice los quehaceres, aunque todavía hay familias que consideran que es ella quien cocina, quien ordena, quien cuida los hijos, quien lava los platos y demás. No debe ser así pero, de todas formas, la mujer  que toma la decisión de encargarse de estas tareas debe estar protegida legalmente en caso de tener un accidente.

Es importante y necesario lograr el reconocimiento del valor social que tiene el trabajo que realizan día a día puertas adentro cientos de mujeres en sus hogares, del trabajo comunitario que tantas veces ha permitido a nuestro país enfrentar las crisis más difíciles y conquistar en la práctica la equidad en el trabajo remunerado que la ley nos otorga.

aMA-DE-CASA.jpg

¿Jubilación para amas de casa?

Desde el año 2006, en Argentina, las amas de casa cuentan con el beneficio de la jubilación, que les permite a aquellas personas que nunca realizaron aportes poder acceder a una jubilación. Además, se hace extensivo a los hombres que no tienen aportes, trabajan en negro o realizaron tareas domésticas.

A su vez, están encuadradas dentro de la ley 24.476, que corresponde a la «Moratoria permanente de autónomos», ya que la Jubilación de Amas de Casa es una jubilación de autónomos. Pueden acceder a este beneficio todas aquellas personas que, con la edad para jubilarse cumplida, no puedan acreditar 30 años de aportes.

Para realizar el trámite, hay que presentarse en la AFIP más cercana al domicilio con documento nacional de identidad y una fotocopia, y solicitar la clave fiscal. Luego, se contacta a un profesional que liquide el SICAM para adherirse a la moratoria, y poder continuar con el trámite. La jubilación de ama de casa representa un pago mensual que equivale siempre al haber mínimo vigente.

La existencia de este beneficio comprendió un aspecto fundamental para quienes integran este grupo, porque pudieron acceder a un beneficio que antes se les era negado aunque también forma parte de los derechos de protección y amparo del ciudadano.

Es importante llenar de legitimidad a este grupo social, que a pesar de todos los avances ideológicos que tuvo la sociedad, continúa desvirtuado y desprotegido.


Imagen destacada: anailustrada

Pintó el paro

Cada lunes este mes, el Centro Cultural La Toma de la ciudad de Rosario estará rodeado de mujeres de todas las edades para discutir y decidir las distintas actividades que se realizarán este 8 de marzo. Ese día es el paro internacional de mujeres, para platear nuestros derechos vulnerados, para pedir más igualdad, más políticas públicas y para visibilizar los femicidios. No se olviden que cada 29 horas, una mujer es asesinada.

Cada lunes a las 19 hs. está pactada la asamblea general, pero dos horas antes las mujeres se agrupan en diferentes comisiones: organización, prensa y cultura, sindicatos, finanzas, territorio e internacional. Allí proponen ideas, las analizan y luego las plantean en la reunión para que todas puedan opinar, debatir y llegar a las decisiones finales.

Cabe destacar que no solo se organiza el día del paro sino también los días previos, y la jornada de lo que fue el 8F, un mes antes del gran paro.

Primero, las propuestas de cada grupo se exponen y se da el pie al gran debate. Muchas ideas vuelan por los aires porque solo hay un objetivo: hacernos escuchar y pelear por nuestros derechos, ya que las mujeres hoy en día estamos en un escalón más abajo. Por eso, se pactaron las diferentes actividades que son la previa del gran paro.

Desde la ciudad de Rosario, se organizó una actividad para el jueves 8 de febrero que se realizó en frente a los Tribunales a las 11 hs., con pintadas e intervenciones en la calle. Se eligió dicho lugar porque la justicia es uno de los ámbitos que más perjudican a la mujer. Esa justicia que, en cada femicidio, no está, no se la ve. Esta cegada.

Las mujeres se acercaron a la jornada con carteles, remeras y cosas identificativas sobre la violencia de género, el aborto y el reclamo de justicia. La intervención de las mujeres comenzó a las 12 hs. Una de ellas, vestida de «la Justicia» con los ojos tapados; a su lado, una larga fila de mujeres que leían frases y reclamos, papel en mano. La «Justicia» las agarraba y las tiraba al piso. Ni las veía, ni las escuchaba. 

Al mismo tiempo, otro grupo de mujeres pintaba la calle con la frase «#8M #NosotrasParamos» en color violeta. Cada chica que pasaba por el lugar podía unirse y dedicarle algo a esa justicia. Todas tenían algo para decir, para gritar y para reclamar. Luego comenzaron los cantos, y la intervención culminó con todas las pibas tiradas en el piso.

La actividad estuvo llena de mujeres, todas unidas por una misma razón: que nuestros gritos sean escuchados. También estuvieron presentes víctimas de violencia de género, que contaron sus casos. Fue una jornada movilizante y dejó claro que este 8 de marzo, las mujeres moverán el mundo, moverán la tierra, y no se callan más.

Solo resta seguir luchando en cada asamblea, en cada barrio y en cada espacio para que todas juntas podamos realizar el paro. Para aquellas que no puedan dejar sus lugares de trabajo ese día, se va a discutir la idea de que realicen algo distintivo, como por ejemplo vestirse de violeta.

Las mujeres que todavía no saben de las reuniones puede incorporarse y asistir a las asambleas en cualquier momento. Todos los lunes pueden acercarse, escuchar, informarse y debatir, porque todas juntas vamos camino al 8M.

Paramos porque todos los días hay un femicidio, paramos porque el aborto es un problema de salud, paramos porque queremos decirle basta al trabajo reproductivo no remunerado y paramos porque llegó la hora de no callarnos más.

Paradas frente al ajuste: primera asamblea de organización #8M

Al costado y al fondo de la estación Federico Lacroze del tren Urquiza, sede de la Asociación Mutual Sentimiento, se reunieron más de mil mujeres, lesbianas, trans y travestis el pasado viernes para dar lugar a la primera asamblea de Ni Una Menos del año y prepararse para el paro nacional de mujeres del próximo 8 de marzo.

“No nos echan sólo por sus políticas de ajuste, sino por organizarnos, por ser mujeres, por ser feministas”, dijo una de las mujeres despedidas por PepsiCo a mediados de 2017 en el desmantelamiento de la planta de Florida que dejó a 600 personas en la calle; el 70% de ellas, mujeres.

“Tenemos que generar una unidad antimachista y antineoliberal, el 8M tenemos que llenar de feminismo las calles”, exclamó más tarde una delegada sindical del Ministerio de Economía.

NUM
Asamblea #NiUnaMenos, 2 de febrero del 2018.

Todos los testimonios de la asamblea confluyeron en una misma urgencia: parar contra el plan de ajuste del gobierno nacional, que proyecta un país en el que no entramos todxs y precariza aún más a las mujeres.

“El 80% de las mujeres no se jubila más y nos sacaron el 20% de la jubilación”, opinó Estela Díaz, secretaria de Género de la CTA de los trabajadores, en referencia a la Reforma Jubilatoria aprobada en diciembre por el Congreso. Luego, agregó: «La cantidad de mujeres que somos acá es una expresión de la situación difícil que estamos viviendo».

Según datos del INDEC de 2017, la desocupación fue más dura para las mujeres: en el primer trimestre se registró un 8,5% para los hombres, mientras que la desocupación femenina llegó a un 10,2%.

Mónica, delegada gremial del ferrocarril Sarmiento, explicó que “el saqueo del macrismo nos pega en todo sentido. Junto con los tarifazos impusieron la Reforma Previsional, la reforma laboral que se viene, la implementación de una cobertura universal para la salud, con la cual no va a haber ni aborto legal ni nos van a sacar las muelas gratis”. 

La seguridad durante la marcha fue otro tema de discusión que se repitió en más de una intervención, en referencia a la razzia que efectuó la policía tras la movilización del 8 de marzo de 2017. “Compañeras, no hay que olvidar que la primera presa política del macrismo fue una mujer: Milagro Sala”, recordó Estela Díaz mientras analizaba el contexto de represión vivido el año pasado.

No faltó el llamado a participar de la movilización prevista para el 22 de febrero, organizada por Camioneros y a la cual adhirió un sector de la CGT y las CTA de Hugo Yaski y Pablo Miceli.

Una militante travesti hizo referencia a la pobreza que vive la población trans: “El 8M no significa algo para nosotras porque ni siquiera somos trabajadoras. Pero acompañamos la lucha y los reclamos”. Además, llamó al arco feminista a movilizar el próximo viernes 9 de febrero en el marco del juicio por el travesticidio de Diana Sacayán.

Con intervenciones de 3 minutos y una lista de más de 80 oradoras (que no llegó a finalizarse), la asamblea se extendió hasta las 21 hs. y cada discurso nombró una problemática diferente para enriquecer el comunicado final de cara al 8M. Este viernes se realizará un segundo encuentro, a partir de las 17:30 hs.

La situación precaria de las mujeres con discapacidad frente a situaciones de violencia de género, la lucha de las Madres Amazonas que reclaman la tenencia de sus hijxs negada por el Poder Judicial tras denunciar a sus exparejas violentas, y las experiencias de mujeres organizadas para buscar a compañeras, amigas y familiares desaparecidas, fueron algunos de los temas tocados en la jornada.

 

Foto de portada: Página 12

¿Por qué marchamos?

Somos escritorxs feministas que, desde nuestro lugar, utilizamos todas las herramientas que tenemos a mano para comunicar nuestra esperanza de cambio y fuerza de lucha en pos de lograr un mundo igualitario y seguro para todxs.

No nos gusta que calles, ni que estés como ausente.
No soy princesa, vagabunda, ni garganta profunda.
No queremos tu «hociquito de ratón» y menos el concepto que impone.
Exigimos que la Real Academia Española deje de estigmatizarnos como el sexo «bello y débil».
Queremos justicia social, material, tangible, estatal, pero también simbólica y discursiva.
El 8 de marzo no es una fecha de celebración, sino de conmemoración.
De reflexión, de interiorización y, sobre todo, de organización y lucha.
Es sumamente necesario evaluar las condiciones en las que vivimos las mujeres en cada país, en cada Estado, en cada provincia, en cada municipio, en cada ciudad, para exigir al Estado que cumpla con los compromisos internacionales de derechos humanos de las mujeres, que incluyen, por supuesto, los derechos sexuales y reproductivos.

Reivindicamos el Día Internacional de las Mujeres con nuestro aporte y en plena lucha.

Texto y voz: Shei Castagna – Locutora Nacional
Fotos y videos: Flor Bareiro Gardenal, Vicky Ledesma
Edición: Karen Quevedo

UN GRITO ENSORDECEDOR: ¡Vivas Nos Queremos!

Las mujeres de Cañuelas marcharon por las calles de la ciudad en el marco del Día Internacional de la Mujer.

La tarde del miércoles, las calles de Cañuelas no fueron las mismas. Un colectivo de mujeres vecinas de la ciudad, de distintas organizaciones políticas y sociales, colmaron las calles y se hicieron sentir en un mismo grito: Vivas Nos Queremos.

Como cada 8 de Marzo, al conmemorarse el Día Internacional de la Mujer, el Frente de Mujeres de Cañuelas, además de adherirse al Paro Internacional,  decidió acompañar la masiva marcha que se replicó en diferentes países, expresándose a través de cánticos y carteles como: “Cuando salgo a la calle quiero ser libre y no valiente”, “Basta de Femicidios”, “Vivas y libres nos queremos”, entre otras frases que  demostraban la necesidad de un cambio de paradigma en la sociedad.

Con más de 100  personas, la movilización tuvo su punto inicial en la Estación de Trenes y Colectivos de Cañuelas, continuando su recorrido por la Comisaría de la Mujer para concluir en el Juzgado de Paz, donde se leyó un documento que expresó la lucha que las mujeres están dando y los derechos que quieren que se cumplan. La intención de dicho recorrido fue mostrarle a todas las mujeres de la ciudad, cuáles son los lugares a los que tienen que acudir ante un caso de violencia de género.

Cabe destacar que no sólo se hicieron presentes mujeres, sino niños, niñas  y hombres que acompañaron el recorrido entendiendo que su participación es fundamental para que la sociedad cambie.

Documento del Frente de Mujeres de Cañuelas.

«Desde el Frente de Mujeres de Cañuelas sostenemos que la igualdad de género sólo puede darse en una sociedad donde haya procesos de inclusión social, desarrollo y crecimiento económico y que soñar con la igualdad en un país inequitativo, en un país sin justicia social es una utopía.

Es por eso que debemos recordar que las políticas de género con las que contamos hoy tales como la prohibición de expulsar a alumnas embarazadas y lactantes de los centros educativos, la ampliación de las personas alcanzadas por la jubilación (amas de casa), la Ley Nacional de Educación Sexual Integral, la Asignación Universal por Hijo, la tipificación de la trata de personas y protección a las víctimas, la erradicación de la oferta sexual en medios de comunicación, la Ley de matrimonio igualitario y Ley de identidad de género, entre otras son resultado de demandas colectivas pero también forman parte de un mensaje que aquel poder ejecutivo le daba al mundo sobre nuestra sociedad. Hoy el mensaje es distinto y somos testigos de los retrocesos que se efectuaron y que redundan en más violencia y más desigualdad como lo son el desfinanciamiento de cientos de consejerías y espacios de acompañamiento en barrios, municipios y universidades, la reasignación de 67 millones de pesos que estaban destinados al Consejo Nacional de Mujeres, el vaciamiento de los Programas de Salud y Educación Sexual, el quite del apoyo del Estado a los emprendimientos de la economía social, el despido de miles de mujeres del sector público y privado, la disolución del RENATEA, la suspensión de las moratorias provisionales a las mujeres sin aportes, entre otros.

Es por eso que hoy marchamos en contra del ajuste que precariza nuestras vidas como así también en contra de los despidos y la precarización laboral y exigimos la reincorporación inmediata de todos los compañeros y compañeras despedidas, el reconocimiento de los derechos de las trabajadoras de las economías populares, trabajadoras sin patrón y cooperativistas. Marchamos en contra del racismo y la xenofobia del gobierno nacional así como la violencia institucional que se profundizó hacia las mujeres migrantes y exigimos la anulación del centro de detención migratorio. Marchamos para exigir la ley de reparación histórica de las compañeras trans perseguidas, criminalizadas y torturadas por el Estado a través de los códigos contravencionales que continúan vigentes en 18 provincias. Marchamos en contra de la estigmatización del trabajador que ejerce en plenitud de derechos su reclamo salarial solidarizándonos con los y las trabajadoras de la educación y exigimos paritarias libres como así también la incorporación de las demandas de las mujeres a la discusión paritaria. Hoy, en otro aniversario del Día Internacional de la Mujer recordamos a aquellas mujeres que a lo largo de nuestra historia hicieron suya la lucha de todas y a aquellas otras que por diferentes motivos no pueden estar marchando con nosotras: por las mujeres originarias que se levantaron en contra del poder colonial y fueron cruelmente asesinadas, por las compañeras detenidas, torturadas y luego desaparecidas por las dictaduras cívico militares, por las que murieron por abortar, por las que asesinaron, por las presas políticas, por las perseguidas por luchar, por todas. Marchamos porque nos queremos vivas, porque nos queremos libres, porque nos queremos unidas, porque nos queremos fuertes, porque nos queremos solidarias, porque nos queremos profesionales, porque nos queremos cobrando salarios justos, porque nos queremos ocupando espacios políticos. Marchamos porque NOS QUEREMOS.