Mi cuerpo no quiere tu opinión

La Cámara de Diputados aprobó y giró al Senado el proyecto de ley que tipifica el acoso callejero como delito de violencia de género. La iniciativa busca incorporar este tipo de agresiones a la Ley de Protección Integral a las Mujeres, sancionada en 2009.

La norma fue impulsada por la diputada del FpV-PJ Diana Conti, y buscó modificar la Ley 26.485 sancionada años atrás. A su vez, se pretende y quiere añadir una línea gratuita, articulada con las provincias a través de organismos gubernamentales.

La creación de organismos gubernamentales y/o no gubernamentales, junto a la creación de líneas telefónicas gratuitas, que brindan contención y asesoramiento para quienes lo necesiten, es muy importante porque las víctimas, al fin y al cabo, siempre están desprotegidas. Aunque se reconoce que es un proceso lento, es necesario recalcar la importancia que tiene que existan lugares y/o organismos de resguardo.

Según un estudio realizado por la Defensoría del Pueblo bonaerense, se reveló que 8 de cada 10 mujeres sufrieron acoso callejero. Además, solo el 3% aseguró que realizó la denuncia policial. No solo nos trauman y asustan, sino que se cree fehacientemente que la denuncia no favorece a la víctima.

acoso-callejero-2.jpg

Estos resultados se obtuvieron tras colectar 300 testimonios a mujeres de diferentes edades y de las localidades de La Plata, Ezeiza, Esteban Echeverría y Lomas de Zamora, y se pudo establecer que el hostigamiento empieza en la preadolescencia.

Además, en el relevamiento se determinó que en el 60% de los casos el acoso fue verbal, mientras que en el 3,5% hubo contacto físico, y el 35% de esos ataques tuvieron situaciones tanto físicas como verbales.

Por nuestra parte, promovemos y apostamos a estas leyes que, día a día, nos ayudan a defendernos y resguardarnos de una sociedad y una realidad que nos agobian. Es de suma importancia que exista acompañamiento del Estado y diferentes organismos que contengan a las víctimas.

Nuevamente, apostamos a la hermandad, unidad que nos llevará a conseguir todos los derechos que merecemos y que, gracias a la lucha intensa, hoy por hoy, nos lleva a lograr este tipo de reconocimientos. Porque todos debemos gozar los derechos que merecemos y es imprescindible que así sea.

Nos hacemos eco al grito de «De camino a casa quiero ser libre, no valiente».

FUENTE: La Nación.

Del escenario a la corte

Esta semana, comenzó el proceso judicial que la cantante Taylor Swift inició contra el DJ David Mueller por acoso y como respuesta a la demanda del DJ en su contra.

Taylor Swift, quien ha sido señalada en las redes por ser un claro ejemplo de lo que se conoce como white feminism («feminismo» que pone el foco en mujeres blancas, cisgénero, heterosexuales, de clase media-alta, y que deja excluidas a otras mujeres y sus problemáticas), se enfrenta esta semana al DJ David Mueller, a quien denunció por acoso.

Todo comenzó en el año 2013, cuando Swift dio un show en el estadio Pepsi Center en Denver en el marco de una de sus giras. Antes de que comenzara el show, Mueller y su novia conocieron a la cantante en el detrás de escenaAl momento de tomarse una foto, Mueller agarró el glúteo de la cantante, lo que ella creyó que había sido simplemente un accidente y por lo que decidió correrse. Sin embargo, en declaraciones posteriores, Swift dijo que él continuó sujetando su glúteo aún cuando ella se movió y que incluso levantó su falda para hacerlo. En el momento, quedó perpleja por la situación y más tarde se la comentó a sus guardaespaldas, quienes confrontaron a Mueller y más tarde a su jefe en la radio KYGO, donde era conductor de un programa matutino.

taylor-swift-david-mueller-ftr
La foto que Taylor Swift presentó como prueba del acoso.

Mueller, quien luego de las acusaciones fue despedido de la radio, demandó a Swift en el año 2015 por tres millones de dolares, acusándola de haber inventado la historia del acoso que le costó su trabajo y dañó su imagen.

Un mes más tarde, Swift presentó una contrademanda donde mantiene sus dichos sobre lo ocurrido en 2013, y pide un dólar simbólico como reparación de los daños.

Mueller, quien fue el primero en declarar el día martes, dijo que su mano estaba tocando las costillas de la cantante, o tal vez su falda, pero no de manera intencional, y que luego de que los guardaespaldas lo confrontaran, los instó a que alertaran a las autoridades, cosa que no hicieron.

La madre de Swift, Andrea, fue una de las testigos presentadas por parte de los abogados de la cantante. Prestó testimonio el pasado miércoles y dijo:

«Entré al camarín y vi su cara, pude notar que algo estaba mal (…). Ella me dijo ‘mamá, un tipo me acaba de agarrar la nalga’. Yo quería llorar y vomitar al mismo tiempo».

Su madre también declaró que la decisión de no alertar a las autoridades fue en pos de preservar a su hija: «No quería que este evento definiera su vida». Ante la pregunta de si había buscado testigos de lo sucedido, dijo que creía en la palabra de su hija y, señalando a Mueller, agregó que él era quien la había acosado y que sabía que era cierto.

El turno de Swift de declarar fue este jueves. Ante la corte, dijo:

«Lo sentí agarrar mi glúteo debajo de la falda. Él se quedó pegado a mi mejilla desnuda mientras me alejaba de él. [Su mano] no me soltó».

Cuando el abogado de Mueller la acusó, diciendo que ella podría haberse tomado un momento para informar lo ocurrido, Swift respondió que «su cliente podría haberse tomado una foto normal conmigo». Además, ante la hipótesis de que tal vez ella se habría confundido al señalar al DJ como el responsable, sentenció: «No voy a permitir que usted o su cliente digan que yo tengo la culpa de lo que pasó».

Se espera que el juicio termine la semana próxima, pero se especula que el jurado podría tomarse bastante tiempo hasta dar su veredicto.

_97279535_542a9697-ea95-4583-a10d-b40b67e49b1e
Fanáticas en una oficina frente a la corte muestran su apoyo a la cantante.

La cantante declaró que la principal razón por la que lleva a cabo este juicio es para que otras mujeres que hayan pasado por situaciones similares se animen a hablar al respecto.

Fuentes consultadas:
ABC
BBC
The Guardian