Dinamarca: sin consentimiento explícito, es violación

El Parlamento de Dinamarca aprobó la nueva ley que califica como violación cualquier tipo de relación sexual sin consentimiento explícito previo entre las partes involucradas. La ley busca dar mayor protección a las víctimas de abuso sexual.

La ley, aprobada hace unas semanas y promovida por la primer ministra Mette Frederiksen, entró oficialmente en vigor el 1 de enero de 2021 y fue aprobada sin oposición ni abstenciones, fruto de una ardua lucha de supervivientes y de la presión de Amnistía Internacional.

«Que tengamos ahora una nueva ley de consentimiento significa un día revolucionario para la igualdad de género en Dinamarca».

Nick Haekkerup, ministro de Justicia.

Según el Ministerio de Justicia danés, en el país cada año 11.400 mujeres sufren una violación o un intento de violación y una investigación de la Universidad del Sur de Dinamarca calcula que en el año 2017 la cifra puede haber sido de hasta 24.000, pero la cantidad de denuncias y condenas es muchísimo menor. Se espera que esta ley proteja los derechos de supervivientes y garantice justicia.

Según la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, 1 de cada 10 mujeres de 15 años o más habría sufrido algún tipo de violencia sexual. Tan solo 12 países europeos reconocen que las relaciones sexuales sin consentimiento constituyen violación. El último en modificar su ley fue Grecia el año pasado, mientras que España y Países Bajos anunciaron su intención de seguir este camino.

La nueva normativa supone un gran avance respecto a la antigua legislación, en la que los fiscales debían demostrar que el violador había hecho uso de la violencia o atacado a alguien que no podía resistirse para poder calificar los hechos como violación. A partir de la aprobación de la ley bastará con que la otra persona no haya manifestado claramente su deseo de mantener relaciones sexuales.

La influencia sueca

El país vecino que cambio su legislación hace dos años fue una gran fuente de inspiración para la redacción de la ley. Luego de la modificación en la ley sueca en el año 2018, la condenas por violación aumentaron un 75% respecto a las interpuestas con la legislación anterior.

En el artículo 36 de la ley se deja en claro que «el consentimiento debe prestarse voluntariamente como manifestación del libre arbitrio de la persona considerado en el contexto de las condiciones circundantes».



¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Justicia por Evelyn

Evelyn Beatriz Hernandez Cruz, salvadoreña de 18 años, vivía con sus padres y su hermana en una comunidad precaria en Cojutepeque, estudiaba en el Centro Escolar y estaba de novia. Su novio la violó. Nunca pudo hablar ni denunciar el hecho porque la amenazaba con matar a su madre

El 6 de abril de 2016 fue al baño (una letrina, en realidad) por un fuerte dolor en el abdomen y sufrió un desmayo. Había tenido un parto espontáneo. Evelyn no sabía que estaba embarazada. 

Desde ese momento afronta una causa por homicidio agravado. El hospital al que llegó la denunció y la policía corroboró que en su casa estaba el cuerpo de un bebé de ocho meses fallecido por «neumonía aspirativa». 

La jueza de sentencia de Cojutepeque, Nury Velásquez, la condenó a mediados de 2017 a 30 años de prisión por homicidio agravado sin tener en cuenta el desconocimiento de la víctima de su estado. En El Salvador el aborto no es legal bajo ninguna forma y se castiga a las mujeres con penas de hasta 40 años de cárcel incluso si lo hacen por complicaciones en el embarazo. 

Los abogados de Evelyn apelaron esta sentencia y la Sala en lo Penal correspondiente resolvió en diciembre de 2018 que el Tribunal de Cojutepeque celebrase un nuevo juicio. El 14 de febrero de este año decidió que la víctima siguiera el proceso judicial en libertad junto a su familia, después de haber pasado 33 meses presa. 

El 15 de julio pasado, Evelyn debió enfrentarse a un nuevo juicio, pero esta vez por homicidio culposo. Su abogada Bertha Deleón explicó que la Fiscalía General de la República (FGR) decidió cambiar la tipificación del delito de «homicidio agravado» (con dolo y premeditación) a «homicidio culposo» (por negligencia), que tiene una pena que va entre los 10 y los 20 años. 

El análisis del Instituto de Medicina Legal no fue concreto sobre qué desencadenó la muerte del bebé. Sin embargo, la autopsia estableció que había meconio (el primer excremento que se expulsa después de parir, nocivo para el bebé) en los bronquios, lo que podría haberle causado la muerte.

Una situación que desespera

La criminalización de las mujeres que sufren abortos en El Salvador es moneda corriente y una de las más restrictivas del mundo. Según organizaciones de derechos humanos, al menos 16 mujeres están presas acusadas de homicidio tras sufrir abortos que en muchos casos fueron espontáneos.

Los distintos colectivos feministas de El Salvador lograron liberar cerca de 20 mujeres condenadas y encarceladas por haber sufrido, la mayoría, partos espontáneos que derivaron en la muerte de sus bebés. Desde 2016, el Congreso de El Salvador estudia una propuesta para despenalizar el aborto, pero el debate se estancó porque los partidos de derecha se oponen. 

Según el Fondo de Población de Naciones Unidas – UNFPA, en el año 2017 se registraron en El Salvador 19.190 embarazos en niñas y adolescentes entre 10 a 19 años de edad, es decir, 53 niñas o adolescentes embarazadas por día.

El mismo estudio afirma que ocho de cada diez embarazos son perpetrados por personas cercanas a las víctimas, entre estos padres, abuelos, hermanos, tíos, sobrinos, profesores, vecinos, dirigentes de iglesias, entre otros.

Según un documento de Amnistía Internacional, en 2011 la OMS indicó que «el 11% de las mujeres y niñas que se sometieron a un aborto ilegal en El Salvador murieron como consecuencia de ello. Muchas mujeres tienen miedo de pedir asistencia médica cuando sufren complicaciones relacionadas con el embarazo, lo que causa más muertes que se podrían prevenir.  Una encuesta realizada por un periódico en 2013 reveló que el 74% de las personas encuestadas en El Salvador estaban a favor del aborto cuando peligra la vida de la mujer».