Mujeres y tecnología contra el VPH

Un grupo de científicas del Centro Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) encabezado por Silvina Arrossi ganó un subsidio internacional de Conquer Cancer, The ASCO Foundation, con el cual desarrollarán una aplicación que favorezca el acceso a la información de las mujeres sobre el VPH y a los tests necesarios para llevar a cabo los controles. Sigue leyendo Mujeres y tecnología contra el VPH

Lanzan una aplicación para denunciar casos de violencia

Esta semana se lanzó en la provincia de Buenos Aires una nueva función de la aplicación Seguridad Provincia que permite a toda persona víctima de violencia familiar o de género hacer la denuncia a través de un dispositivo móvil.

«Hasta ahora, las mujeres van a la comisaría y hasta tienen que enfrentar situaciones en las que en vez de tomarles las denuncias, la policía les sugiere que desestimen el caso», afirmó la gobernadora María Eugenia Vidal.

La provincia de Buenos Aires es el distrito con más cantidad de femicidios por año (90 en 2017), en un país donde una mujer muere por día. El Estado -tanto nacional como provincial- viene trazando un camino muy lento en cuanto a políticas de prevención y atención para las víctimas de violencia de género, y con esta iniciativa se intenta dar un paso en la cuestión asistencial.

Lo que se busca es destraumatizar la instancia en que la mujer debe realizar la denuncia, ya que existe una total falta de asistencia desde la policía que hace que la víctima se sienta desamparada y dubitativa al momento de ratificar los hechos. No se puede dejar lado, tampoco, la poca contención que se le brinda a la mujer como así también el protocolo de atención acartonado y desubicado.

Todavía no se conocen detalles sobre cuáles serán los pasos a seguir después que la mujer realice la denuncia (sólo se aclaró que tendrá cinco días para ratificarla).

Desde su puesta en funcionamiento hace dos semanas ya se recibieron 31 denuncias.

Además, se implementó un fondo de emergencia que permite a los municipios ayudar económicamente a la víctima y a la Red de Hogares de Protección Integral para asistir a mujeres que han sufrido violencia de género.  

 

Antecedentes

Existen aplicaciones de rastreo que se pueden descargar en celulares que tengan sistema Android o IOS, mediante las cuales se le puede enviar a contactos de confianza a elección la ubicación donde uno se encuentra, para que sigan el recorrido que la persona hace en caso de estar viajando.

No obstante, es un recurso que trae polémica ya que puede ser utilizado como mecanismo de control por una pareja celosa, e instaurar e incrementar el miedo y la dependencia en las mujeres de un sistema de cuidado y vigilancia continua que vele por su integridad física.

En la Ciudad de La Plata, hace un año, dos arquitectas crearon el Mapa de lo Efímero para visibilizar las situaciones de abuso, acoso, violación y demás situaciones de violencia contra la mujer. A través de una encuesta anónima, se puede relatar el hecho y puntualizarlo en la dirección donde sucedió.

Con esto no se busca crear un mapa del miedo sino, más bien, aportar de manera consciente y dar cuenta de la violencia que sufre la mujer en la ciudad.


Escrito por: Julieta Iriarte

Apps de rastreo: ¿solución o problema?

Esta semana, empezaron a circular publicaciones en Twitter sobre nuevas aplicaciones de rastreo y localización, con el fin de socializar información para que las mujeres podamos contar con algún resguardo mientras transitemos por la calle. Con estas nuevas herramientas de seguridad, ¿la tecnología nos brinda una solución, o aumenta la paranoia y el miedo a caminar por la vía pública solas?

Si bien en los celulares con el sistema operativo IOS, de Apple, ya viene instalada de fábrica una aplicación para localizar la ubicación del usuario, en general, los teléfonos no tienen la posibilidad de compartir nuestra posición con contactos seleccionados, a menos que haya una intervención de la compañía telefónica, solicitada previamente.

4608411436_d1514453d2_b.jpg

Las nuevas aplicaciones y sus facilidades

Companion Safety

Fácil de usar y práctica. Se ingresa y se inserta el destino del usuario. A continuación, se agregan personas, familiares o amigos, a los que contactar en caso de una emergencia. Además, cuenta con botones optimizados:
1) «¿Sintiendo nervios?» | Con un click, comunica el lugar en donde estés a tus contactos elegidos, para que sepan que estás atravesando una sensación de inseguridad allí.
2) «911» | Alerta a la policía local de la zona y envía ayuda al lugar donde estés con un  toque a la pantalla.

Localizador Familiar y Celular Life360 
Diseñada para compartir tu ubicación en el ámbito familiar, la aplicación permite visualizar la localización exacta de cada uno de los miembros del Círculo, mapa al que se accede mediante autorización de los integrantes. En sus últimas actualizaciones agregó:

  • Acceso rápido a botón de emergencia.
  • Opción de chat entre participantes del Círculo.

Life-360-650x276

La polémica

Atravesamos un día a día rodeados de violencia hacia las mujeres: desde los términos machistas utilizados por comunicadores en televisión, radio, prensa gráfica y redes sociales, hasta los acosos callejeros, abusos, violaciones y femicidios que ocurren cada 30 horas. La sensación de inseguridad constante está presente en cada «avisá cuando llegas», «tratá de no caminar sola», «no salgas vestida así». Con este tipo de programas para el celular, que se encargan de perseguir cada paso que damos, ¿estamos combatiendo el problema de raíz, o lo estamos haciendo crecer como miedo? ¿Conseguiremos algún avance a nivel social por saber la ubicación donde fue secuestrada una persona? ¿Dejarán de matarnos?

Es cierto que, ante la emergencia que padecemos, tratar de sacar provecho de la tecnología para buscar algún amparo, frente a la ausencia de políticas estatales efectivas para una transformación social, puede servir de consuelo y, ojalá, para evitar situaciones de violencia (llámese femicidio, robo, acoso, o cualquier otro tipo de crimen). Pero, por otro lado, también surge el siguiente planteo: ¿qué pasa con los novios y esposos «celosos» que quieran usarla para tener controlada a «su» mujer?

Con ánimos de ampliar la discusión, las preguntas quedarán abiertas. El problema es complejo y sus consecuencias fatales; sólo el debate a gran escala podrá ayudarnos a, por lo menos, acercarnos a su solución.

Por Juana Lo Duca