Verano en el museo

Artículo colaboración escrito por Helga Mariel Soto


Sigue la estación más calurosa en la ciudad y uno de los mejores planes es refugiarse en los museos, que tienen propuestas más que interesantes. 

«Las metamorfosis» de Madalena Schwartz. Fotografía: Helga Mariel Soto.

Hace algunos años que las nuevas muestras apuntan a recuperar relatos periféricos de la historia del arte, voces olvidadas y temas subestimados. Por eso es habitual que cada vez encontremos más muestras temporales que exploran estos tópicos. En la actualidad, hay dos exposiciones fotográficas en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) que tienen algunos de estos puntos en común y que permiten descubrir nuevos mundos al espectador. 

Por un lado, «Las metamorfosis» de Madalena Schwartz (1921-1993), fotógrafa brasileña que supo retratar a las travestis y transformistas de los años 70 en San Pablo y nos impacta con la belleza y sinceridad de sus imágenes. 

«Temporada Fulgor» de Foto Estudio Luisita. Fotografía: Helga Mariel Soto.

Estas fotos fueron tomadas durante la dictadura militar de los setenta y nos permiten ver qué es lo que pasaba en esos espacios de disidencia y expresión artística. Las fotografías combinan la vorágine de la noche con expresiones de cariño, comunidad y alegría. 

Además, la muestra se completa con un mapa de las zonas under y queer de San Pablo y con la exhibición de otros proyectos similares de Latinoamérica, como el Archivo Quiwa de Bolivia y el Archivo Trans Cuir de Colombia. También está presente el trabajo del Archivo de la Memoria Trans, proyecto argentino cuyo gran trabajo de recuperación y conservación fotográfica le valió varias muestras en diferentes partes del país y del mundo.

Quizás te interese leer: «Memorias familiares en el Archivo Trans», por Ale Funes

«Simbiología. Prácticas artísticas en un planeta en emergencia». Fotografía: Helga Mariel Soto.

La otra exposición del MALBA se denomina «Temporada Fulgor», de Foto Estudio Luisita, uno de los estudios de fotografía fundamentales en la historia del teatro de revista porteño, comandado por dos hermanas. Si no conocés su historia, te recomendamos ver el documental que cuenta su trayectoria, «Foto Estudio Luisita», disponible en la plataforma CINE.AR. 

En esta muestra nos encontramos con un breve recorrido por el trabajo de este estudio, incluyendo retratos de íconos de la farándula argentina como Carmen Barbieri y Moria Casán. Luisa y Chela acompañaron la carrera de diverses artistas desde los años 60 hasta los 2000 y podemos verlo en estas fotografías que son testimonio de una época, además de piezas de gran calidad técnica y con un toque de estética kitsch. La muestra exhibe también negativos, papeles y documentos del Estudio, permitiendo que los espectadores den una mirada al detrás de escena. 

«Simbiología. Prácticas artísticas en un planeta en emergencia». Fotografía: Helga Mariel Soto.

Estas dos muestras pueden verse hasta el 14 de marzo.

La tercera muestra recomendada es «Simbiología. Prácticas artísticas en un planeta en emergencia», en el Centro Cultural Kirchner (Ciudad de Buenos Aires). Los temas que toca son amplios y transversales a muchas disciplinas.

«Simbiología» aborda los diferentes debates en torno al ambiente, la humanidad, la ciencia, lo animal, la soberanía alimentaria y otros puntos que responden a discursos históricos pero también profundamente coyunturales. 

En esta exposición encontramos una amplia variedad de artistas, algunes consagrades y otres emergentes. Las técnicas también son heterogéneas: video instalación, fotografía, escultura y pintura, entre otras, utilizando un abanico enorme de materiales. 

A lo largo de dos pisos y varias salas encontramos piezas que nos sorprenden, nos angustian y nos llevan a la reflexión. Se puede visitar hasta el 26 de junio.


Están vendiendo la Costanera

La sesión comenzó el 2 de diciembre al mediodía. Dentro de los proyectos aprobados, se habilita la construcción de edificios en los predios públicos ribereños de Costa Salguero y Punta Carrasco, que suman 32 hectáreas. Otro autoriza a la empresa IRSA a construir un barrio con torres de 45 pisos sobre el humedal conocido como ex Ciudad Deportiva, ubicado en la Costanera sur y lindero con la Reserva Ecológica.

El paquete impulsado por el gobierno de la Ciudad afectará a más de cien hectáreas del acceso al Río de la Plata, entre Costanera norte y Costanera sur. Con 36 votos a favor, del oficialismo y aliades, y 22 en contra, del Frente de Todos y el Frente de Izquierda, quedó aprobada la rezonificación de Costa Salguero; en tanto que el convenio con IRSA recibió 36 votos a favor, 20 en contra y 2 abstenciones. La medida se da pese a la negativa manifestada en las audiencias públicas y a las movilizaciones de organizaciones vecinales.

Descripción de imagen: listado del recuento final de votos por apellido. Afirmativos: Álvarez Palma, Arce, Blanchetiere, Bou Pérez, Cingolani, Cortina, de las Casas, Del Gaiso, del Sol, Ferrero, Fidel, Forchieri, García de Aurteneche, García de García Vilas, Garrido, González Estevarena, González Heredia, Gorbea, Guouman, Halperin, López, Méndez, Michielotto, Morán, Nosiglia, Ocampo, Peña, Reyes, Romano, Romero, Straface, Suárez, Thourte, Villafruela, Vischi, Weck. Negativos: Andrade, Barroetaveña, Bielli, Cámpora, de Mendieta, Fernández, Martín, Martínez, Montenegro, Morresi, Muiños, Neira, Pokoik, Roberto, Santoro, Segura Rattagan, Socías, Valdés, Velasco. Abstenciones: Abrevaya, Casielles.

Resistencia de vecines

En paralelo a la sesión, organizaciones ambientales, políticas y sociales que rechazaban las propuestas inmobiliarias protestaron en la puerta de la Legislatura. Entre los convocantes se encontraban el Movimiento La Ciudad Somos Quienes la Habitamos; Basta de Demoler; el Colectivo de Arquitectas en defensa de las tierras públicas y grupos de vecinos de los barrios de Núñez, Parque Chacabuco, Colegiales, Villa Ortúzar, Bajo Belgrano y San Telmo.

Quizás te interese leer: «Sin voluntad política, peligra la ley de Humedales», por Tatiana Fernández Santos

En el mismo sentido, meses atrás se llevaron adelante audiencias públicas para consultarle a la ciudadanía su opinión sobre dichos proyectos: el resultado fue que el 98% de los mil oradores se mostró en contra. Además, a las críticas se sumó un freno judicial en dos instancias que impidió la venta de los terrenos.

Entre noviembre de 2020 y enero de 2021, más de dos mil porteños se manifestaron en contra del cemento sobre la costa en la audiencia pública por la rezonificación. En noviembre, en tanto, el Frente de Todos y organizaciones sociales entregaron más de 53 mil firmas en apoyo a la Iniciativa Popular (IP) para crear un parque público. Al superar las 40 mil adhesiones, la Legislatura quedó obligada a debatir el proyecto cuando el Tribunal Superior de Justicia termine de verificar las firmas. La aprobación de este jueves no impide que la IP sea tratada.

Descripción de imagen: docenas de personas protestan al sol en la vía pública con carteles donde se leen consignas como «Basta de destruir nuestro barrio. Asociación Vecinos Bajo Belgrano», «Por una ciudad con vista al río para todas y todos, ¡ponele tu firma!» y «La Legislatura vulnera nuestros derechos por privilegios» (en el último, las letras S están reemplazadas por $).

Sesión con una legislatura vallada

Durante la sesión, el bloque UCR-Evolución en la Legislatura porteña pidió retirar del temario el convenio entre el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y la empresa IRSA para construir un nuevo barrio en la ex Ciudad Deportiva de Boca. El pedido fue realizado por el jefe del bloque, Martín Ocampo, quien argumentó que la iniciativa debe ser «mejorada» y requiere «seguir trabajando» en ella. Sin embargo, el pedido de Ocampo no prosperó, al no ser acompañada por el bloque oficialista Vamos Juntos (VJ).

Quedaron excluidos los acuerdos que contemplaban los permisos para construir en los predios de la calle 11 de Septiembre 1535, en Belgrano, donde estaba previsto una edificio de 53 metros, y el de la avenida Corrientes 3410, esquina Gallo, donde se iba a levantar un torre de 73 metros.

«Vende – ZonaPro. Larreta remata la costanera», decían los carteles que legisladores y legisladoras del Frente de Todos (FdT) mostraron sobre sus bancas durante las casi seis horas de debate. «Creo que estamos en la sesión más importante que nos tocará en nuestros mandatos: estamos discutiendo cien hectáreas sobre la costanera», alertó Matías Barroetaveña, legislador del FdT, al inicio de su discurso.

«Hoy es un día muy triste para la Ciudad de Buenos Aires. El oficialismo de Larreta votó la pérdida de 100 hectáreas de espacios verdes y humedales sobre la costanera para seguir construyendo torres de lujo que luego quedan vacías por la especulación inmobiliaria».

Matías Barroetaveña, diputado del Frente de Todos.
Descripción de imagen: una persona de pie en la protesta lleva una máscara del rostro de Horacio Rodríguez Larreta con un $ dibujado en la frente y levanta sobre la cabeza un cartel impreso que dice «Basta de negociados inmobiliarios corruptos» (una letra S está reemplazada por un $).

Por su parte, el jefe del bloque VJ, Diego García Vilas, defendió los proyectos al afirmar que en Costa Salguero se está «poniendo a la ciudad en la primera fila de cara al río» y aseguró que «de las 30 hectáreas que suman Costa Salguero y Punta Carrasco, 25 se convertirán en parque público». Sobre el convenio con IRSA, remarcó: «Estamos recuperando 50 hectáreas, de 70 que hoy son privadas».

Futuras consecuencias

Días atrás, la ingeniera María Eva Koutsovitis, especializada en hidráulica, explicó la relación directa que existe entre las construcciones inmobiliarias impulsadas por el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, las inundaciones de los últimos días y la crisis climática actual. «Las megaobras de infraestructura ejecutadas por este gobierno fueron diseñadas con datos de lluvias de fines de los 90 y con criterios técnicos de hace casi un siglo», sostuvo a través de su cuenta de Twitter.

Quizás te interese leer: «¿Por qué necesitamos una ley de envases?», por Martina Storoni

«En la última década, se privatizaron cómo mínimo 150 hectáreas de superficies verdes absorbentes y en plena pandemia el GCBA modificó el Código Urbanístico para transformar en estacionamientos de autos los pulmones verdes de manzana. Nuestra metrópolis es una de las ciudades del mundo con menos superficie verde pública por habitante».

María Eva Koutsovitis.

En el mismo sentido, Koutsovitis advirtió que la ocupación del borde costero con mega emprendimientos inmobiliarios van a impedir que podamos mitigar adecuadamente los ascensos del nivel de río. «Se planifica en función de los negocios de las grandes desarrolladoras inmobiliarias sin ningún tipo de evaluación de impactos», aseguró.

La ingeniera remarcó a través de sus redes sociales que la Ciudad de Buenos Aires tiene un Plan Hidráulico completamente desactualizado con relación a los indicadores actuales de la crisis climática. «El negacionismo de la crisis climática por parte del poder político nos plantea destruir un pulmón verde», aseguró Koutsovitis, quien explicó que uno de los pocos humedales que la ciudad conserva se quiere destinar a construir un nuevo Puerto Madero en la Costanera sur. Según sus palabras, para evitar el colapso de la ciudad «necesitamos diseñar políticas hídricas integrales y transversales desde la perspectiva de la agenda climática y el paradigma de la democracia participativa ambiental».


Ofelia Fernández: líderes de la nueva generación

La revista estadounidense Time contó que Ofelia, a sus 20 años de edad, es la legisladora más joven de América Latina. La definieron como un ícono de la nueva generación y narraron su trayectoria para llegar a donde está hoy en la política argentina.

En la colección Líderes de la Siguiente Generación, que comparte las historias de jóvenes pioneres que cruzan límites y crean cambios en distintos ámbitos, se cuenta la historia de Fernández. Muchos nombres han pasado por esta lista: Greta Thunberg, Rosalía, Munroe Bergdorf, BTS, Emma Camp y más.

Ofelia asumió como legisladora porteña el año pasado pero su carrera de activismo comenzó en el secundario, a sus 12 años. Tal como describe Time, Fernández también es un ícono de la ola verde que lucha por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

Ante la propuesta del Frente de Todos de incorporarse al partido, Ofelia afirmó que dudó de si era la mejor decisión pero expresó que no quería ser responsable por cambios que no sucedían y entendió que era una gran oportunidad para representar a les jóvenes en la toma de decisiones.

«Cada vez que viajo o que me encuentro incluso en la propia capital con pibas, con pibes, me transmiten (… ) que les hice una invitación implícita a participar, a ser parte activa y tener agencia de decisión sobre sus propias vidas».

Ofelia Fernández para Time.

el trabajo de ofelia en la legislatura

La Legislatura porteña esta compuesta por 60 legisladores y ejerce el poder legislativo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. De elles, 17 pertenecen (junto a Ofelia) al bloque de Frente de Todos. Fernández es la más joven y no solo del bloque: según Time, también es la legisladora más joven de Latinoamérica.

Desde que asumió en diciembre de 2019, Ofelia fue autora de 86 y coautora de 344 proyectos que se presentaron en la Legislación para debatir. Para poner en contexto, alrededor de esa misma cantidad de proyectos presentados tienen sus compañeres de bloque que asumieron el mismo año, mientras que les legisladores de otros bloques tienen, en su mayoría, números bastante más bajos.

Odio en las redes

Ofelia comentó a Time que recibe odio constantemente en las redes sociales pero que eso no la detiene de luchar por lo que ella cree correcto. Expresó que estos mensajes no la enojan porque se recuerda a sí misma que el objetivo de estos trolls es que ella renuncie, para desanimar a cualquier niña o joven que se inspire en ella y tenga ganas de involucrarse en activismo estudiantil o político.

Uno de los mensajes típicos que recibe a través de Twitter es que no debería estar en ese cargo porque no terminó el secundario. Hay dos problemas con este argumento: Ofelia Fernández sí terminó el secundario en la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini y, además, el secundario completo no es una obligación para ejercer su cargo. Este tipo de comentarios tienen como único objetivo enviar odio y desanimar a cualquier persona sin estudios completos que quiera involucrarse en política partidaria, porque no estarían lo suficientemente preparades.

La Legislación tiene que estar compuesta por ciudadanes que representen a la Ciudad y Ofelia, desde su lugar, representa a sus votantes más jóvenes: las pibas y los pibes. No sorprende que reciba odio porque encarna una generación a la que las decisiones políticas le afectan pero que no tiene poder de decisión.

En este contexto de un desprecio sectorizado hacia Ofelia, más de 4000 funcionaries y figuras reconocidas condenaron los abusos como violencia política el pasado junio, en un documento titulado ​«Repudio a la violencia política contra las mujeres»​. Entre les firmantes se encuentran el jefe de gabinete presidencial Santiago Cafiero, la actriz y cantante Rita Cortese, el actor Arturo Bonin, la intendenta de Quilmes Mayra Mendoza y la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad Elizabeth Gómez Alcorta.


Fuentes:


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

A Ramona la mató la desidia estatal

El 3 de mayo, Ramona denunciaba que en la Villa 31 habían pasado 9 días sin agua, mientras las campañas de prevención de coronavirus recomendaban el lavado de manos como uno de los cuidados básicos para «combatir el virus». Dos semanas después, el 17 de mayo, Ramona murió por COVID-19. No, corregimos. A Ramona la mató el abandono del Estado, a Ramona la mató la extrema desigualdad, a Ramona la mató la violencia estructural. Pero su voz es imposible de callar. ¿Quién era Ramona Medina y cuáles eran sus reclamos y los de su barrio?

Ramona era una referente barrial y comunicadora social de la Garganta Poderosa. Ramona era una persona comprometida, lo fue hasta el último minuto. Ramona dirigía el área de salud en la Casa de las Mujeres y las Disidencias del barrio. Ramona tenía 42 años de edad. Ramona era esposa y madre. Ramona hacía trámites para personas con discapacidad.

Ramona cocinaba y vendía pan casero para cubrir los medicamentos y la dieta específica de su hija Guadalupe. Ramona era diabética insulino-dependiente. Ramona esperaba desde hacía cuatro años que se cumpliera la promesa de relocalización. Ramona era población de riesgo y pasó 12 días sin agua. Ramona era imprescindible. Ramona exigió hasta el cansancio y las lágrimas una respuesta del Estado.

Vamos a repetir su nombre hasta que quede grabado en la retina de todas y todos. Vamos a repetir su nombre porque el nudo que tenemos en la garganta ante la injusta partida de Ramona, cuya muerte se podía prevenir, no nos permite escribir de otra manera. Que cada argentino y cada argentina sepa quién era Ramona y qué fue lo que pasó. Que cada argentino y cada argentina conozca los reclamos y las luchas de Ramona. Que cada argentino y cada argentina sepa que las crisis y el coronavirus no afectan a todes por igual.

Ramona y su familia estaban en riesgo y ella lo sabía. Por eso, lo denunció mediante el escrito «No se puede vivir así» el 29 de abril de 2020. Si bien relató su situación particular, su historia refleja la de muchas otras familias. La familia de Ramona fue vulnerada por la desigualdad extrema, por el hacinamiento en el que le tocó nacer y vivir, por la falta de agua y por la ausencia de respuestas por parte de los gobiernos para atender a los efectos y las causas de esa desigualdad. Por la inacción del gobierno de la Ciudad de garantizar el derecho de acceso al agua ante los reclamos reiterados del Barrio 31.

«En mi familia esto golpea mucho más fuerte porque somos seis personas, cuatro en población de riesgo: mi marido Alexis, mis hijas Guadalupe y Maia y mis sobrinos Damián y Soledad.

Vivimos hacinados y eso complica los cuidados que tomamos con Guada, que desde los cinco meses fue diagnosticada con Síndrome de West y Síndrome de Aicardi, además sufre convulsiones refractarias y tiene 34 puntos por una operación de escoliosis que empeoran con la humedad».

Ramona Medina, 29 de abril de 2020.

Desidia y abandono

«Si hubieran individualizado y registrado a los grupos de riesgo cuando lo empezamos a pedir en informes que escribimos en el mes de marzo, y que están publicados en todos los diarios, tal vez hoy Ramona estaría acá», aseguró Nacho Levy, referente de la Garganta Poderosa, en una entrevista con A24. Desde que aparecieron los primeros casos de Coronavirus en el AMBA, las asambleas de los barrios populares denuncian y exigen respuestas por su situación de riesgo: la mayoría de las familias viven hacinadas y comparten baño entre dos, tres, cuatro o más familias.

El 20 de abril se confirmó el primer caso de Coronavirus en la Villa 31. Un mes después, ya hay casi 2.600 casos en los barrios populares de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de los cuales 1.665 corresponden al Barrio 31. El 30 de abril, la asamblea La Garganta Poderosa le pidió al Gobierno de la Ciudad una reunión por la situación en las villas: hacinamiento y falta de agua. Pero la reunión llegó junto al aumento exponencial de casos y tras el recibimiento de las asambleas en dos ocasiones por el presidente de la Nación, Alberto Fernández.

De acuerdo a la publicación de La Poderosa: «Las compañeras de Ramona exigieron la renuncia del Secretario de Integración Urbana y Social de la Villa 31, Diego Fernández, por haber desviado los 170 millones de dólares que bajó el Banco Mundial para la integración urbana del barrio». Según las declaraciones de Levy en la primera declaración pública de la organización tras la muerte de Ramona, el informe anual del Banco Mundial correspondiente a 2019 indica que esas obras hídricas para 46 mil personas avanzaron un 0% en los últimos 3 años.

Desigualdad extrema y violencia estructural

Ramona murió en un país con extrema desigualdad, donde el 10% de las familias más ricas posee el 31,9% de la riqueza total del país mientras que el 10% más pobre apenas accede al 1,6% de la riqueza. Ramona murió en un país donde, según el Indec, el 53% de los menores de 14 años son pobres: 1 de cada 2 niños y niñas vive en la pobreza.

Ramona murió en un barrio donde más de 40 mil personas viven hacinadas y donde muchas familias pasaron hasta 12 días sin acceso al agua potable. El barrio de Ramona está ubicado en la ciudad más rica del país, ciudad que cuenta con 150 mil viviendas ociosas.

Las más afectadas: las mujeres de los barrios populares

Como afirmamos en ediciones anteriores, no es casual que los primeros casos en los barrios populares hayan sido mujeres, ya que son las mujeres quienes llevan adelante los hogares y las tareas de cuidado pero también quienes organizan los comedores, quienes salen a buscar alimentos y quienes se exponen en las filas del cajero. En esta línea, Lilian Andrade, compañera de militancia de Ramona, denunció en entrevista con Página 12 cómo las mujeres se ven más expuestas ante el COVID-19.

«Ramona se tuvo que exponer ella primero y después tuvo que exponer su cuerpo porque al final siempre terminamos siendo nosotras, las mujeres, quienes no solamente sostenemos las ollas populares, los comedores y un montón de otras cosas más, sino también quienes terminamos poniendo el cuerpo y exponiendo nuestra salud para poder garantizar derechos básicos que no son garantizados y fue por todo eso también que ahora Ramona se vio expuesta al contagio».


Imagen y testimonios: La Garganta Poderosa

#MujeresEnPolítica Marina Hidalgo Robles

Escritura Feminista continúa el ciclo #MujeresEnPolítica con el objetivo de reivindicar la figura de las mujeres en la política, conocerlas, recorrer con ellas su camino profesional y los valores que fueron construyendo a partir de sus experiencias.

Marina Hidalgo Robles es precandidata a diputada nacional en CABA por el Nuevo Más y comparte la lista con Manuela Castañeira, la única mujer precandidata a presidenta. Además, es trabajadora social, referente de Las Rojas y trabaja en la Dirección de Niñez del Gobierno de la Ciudad. Mientras cebaba mates, nos contó su visión sobre la sociedad y nos habló de cómo se fue formando en la militancia y lo que significa para ella ser una mujer involucrada en la política.


Escritura Feminista: ¿Cómo te definirías?

Marina: Soy comprometida, peleadora y divertida, cuento muy buenos chistes.

E. F.: ¿Cuáles son tus principales valores? 

M: No me banco la injusticia y estoy convencida que cuando uno no se banca algo, tiene que hacer algo. Creo mucho en la solidaridad, no como voluntarismo sino como reconocimiento de los otros como iguales.

E. F.: ¿Cómo es tu formación profesional?

M: Soy trabajadora social, estudié en la UBA. Apenas empezada la carrera, conocí a un grupo de compañeras que hacían voluntariado en Santa Fe, en barrios que habían sido inundados a partir de las políticas de gobierno. Ahí empecé a hacer las primeras prácticas profesionales y como militante, hace doce años.

Además, hace diez años trabajo en la Dirección de Niñez del Gobierno de la Ciudad en un programa en el que acompañamos a niñas y adolescentes en situación de explotación sexual.

E. F.: ¿Qué es lo más importante en tu vida?

M: El amor en el sentido revolucionario, el amor como todo lo contrario a la indiferencia. No me imagino no trabajando y no militando en lo que hago, no me imagino mi vida sin eso. No me imagino dejar de dar la pelea para que las cosas sean distintas.

E. F.: ¿Por qué elegiste el camino de la política y la militancia?

M: Desde muy chica fue este mi camino. A los 6 años hice mis primeros volantes, que decían «Salvemos el mundo», porque usaban la esquina de mi escuela como basurero, tiraban cosas y las quemaban y nos entraba todo el humo, pero mi mamá no me dejó salir a repartirlos. Mis viejos me explicaron qué eran los partidos de izquierda, me enseñaron valores, me marcaron la diferencia entre pobres y ricos. Iba con ellos a las marchas del 24 de marzo.

La universidad marcó el principio de mi vida política. Ahí conocí al Nuevo Más, tuve mi primera experiencia con el Encuentro de Mujeres y empecé a encontrar en la militancia revolucionaria una forma de pelear las cosas desde lo profundo, de cambiar las cosas de raíz. Las formaciones teórica y política, más la práctica, me ayudaron mucho a estar organizada en un partido de izquierda. Es algo que hoy sigo eligiendo.

«Soy parte de una organización colectiva en la que hay una construcción entre todos y todas y, a la vez, cada uno tiene su lugar y brinda su aporte específico. Tomamos las cuestiones del feminismo, la lucha por los derechos de las personas LGBT y la clase trabajadora en general».

E. F.: ¿Qué significa ser candidata?

M: Es una responsabilidad y un desafío. De alguna manera, soy una de las que expresan públicamente la política que construimos todos los días y es una responsabilidad para con mi partido, pero también para con la gente. Es el desafío de hablar y problematizar con más gente, decirle que las cosas pueden cambiar si damos esa pelea, hacer que nuestras ideas lleguen a más lugares.

WhatsApp Image 2019-08-09 at 00.13.53

E. F.: ¿Tenés alguna referente?

M: En la militancia aprendí de mucha gente. Mi vieja me hizo así, zurda, con la educación que me dio, con la cosa de cuestionar todo. Si tuviese que nombrar a una persona, se me ocurre Ahed Tamimi, una piba palestina de 17 años que cuestiona la ocupación sionista, está dispuesta a defender a su pueblo, su libertad y su familia y estuvo presa por enfrentarse a los militares.

E. F.: ¿Estuviste involucrada en alguna polémica que te expusiera como figura pública?

M: Nosotros planteamos ideas muy polémicas y disruptivas, lo que genera mucho debate respecto del rumbo político, económico y social que queremos para el país. Por ejemplo, un sector antiderechos nos quiere impugnar la boleta porque tiene el color verde y un triángulo que marca una connotación clara de la pelea por el derecho al aborto.

No tuve ningún ataque ni persecución dirigido en particular hacia mí, pero las compañeras que nos presentamos de una manera más visible sufrimos a manos de los sectores a los que no les gusta que las mujeres estén al frente en la política. Ser mujer en una sociedad patriarcal tiene sus dificultades. De todas formas, yo, que vengo militando hace tanto tiempo, siento que es un buen momento para las mujeres.

E. F.: ¿Cómo se expresó ese sexismo, en tu experiencia?

M: Como todas las mujeres, sufrí acoso e insultos. Yo creo que las mujeres nos ganamos un lugar en la vida política y cuando se intenta descalificar nuestras posiciones políticas se desvía la cuestión al hecho de ser mujer, lo que refleja el miedo a un debate político. Nosotras nos instalamos como protagonistas de la realidad y eso lo hacemos valer.

E. F.: ¿Cómo ves el rol de la mujer en la política en el futuro?

M: Construimos un movimiento y es difícil darle marcha atrás, pero hay una batalla política importante que tenemos que dar. No creo en una condición biológica revolucionaria, no creo que porque haya mujeres al frente automáticamente el colectivo LGBT y las mujeres van a estar en mejores condiciones. Hoy tenemos una ley de cupos que obliga a todos los partidos a tener la mitad de las candidaturas con varones y la mitad con mujeres, pero todavía el cupo trans no se aplica.

«Es importante que seamos parte de la vida política y de las listas electorales pero eso no resuelve el problema si las listas están compuestas por mujeres que no defienden a las mujeres».

Además, llegó la marea verde que fue una cosa impresionante. Nosotras veníamos de la discusión de la reforma previsional en el Congreso, que fue una batalla campal. Después se hizo un pañuelazo en el Congreso, algo que nadie se imaginaba. Macri pensó que el movimiento de mujeres era domesticable y se le fue de las manos. La marea verde se venía gestando por abajo y donde vio una grietita, explotó.

El futuro lo veo con un debate y una pelea política muy grandes para ver hacia dónde se encamina toda esta fuerza del movimiento. Se cuestiona la maternidad y se cuestiona la base del patriarcadoEl derecho a aborto es una urgencia para las mujeres y las personas gestantes, que no deben ir presas o morir en la clandestinidad por decidir sobre sus cuerpos. Nosotras queremos también que toda esa fuerza siga un camino que vaya más allá de la pelea por el derecho a aborto y que se plantee dar vuelta toda esta sociedad patriarcal y capitalista.

WhatsApp Image 2019-08-09 at 00.13.35

E. F.: ¿Qué objetivos y metas tenés como representante de tu partido?

M: Tenemos un programa global en lo que refiere a las cuestiones de género. No queremos que la marea verde quede silenciada en la campaña electoral y por eso la ponemos como uno de los ejes centrales, aunque no como el único.

Vamos por el derecho legal al aborto; la separación de la iglesia y el Estado, sumada al fin del financiamiento estatal a grupos religiosos para que se destine esa plata a las víctimas de violencia y a lugares de asistencia; el desmantelamiento de las redes de trata y explotación sexual, con oportunidades de capacitación y trabajo genuino y programas de vivienda y asistencia para las personas rescatadas de la trata, y persecución del delito para que los proxenetas y los funcionarios que amparan estas redes vayan presos.

En cuestiones de violencia, queremos luchar contra los femicidios y los travesticidios y trabajar en la destitución de los jueces que amparan la violencia. Respecto de la educación, proponemos educación laica, sexual y feminista que explique el problema de la desigualdad, el respeto por los cuerpos de las mujeres y las personas trans, la emancipación de los cuerpos.

Mientras sigan gobernando los empresarios, vamos a seguir jodidos. La idea es cuestionar quién gobierna, quién tiene el poder. Nosotros queremos que el poder lo tengamos las explotadas y los explotados.


Con limitaciones, comienza a funcionar la ley Brisa en CABA

Luego de la aprobación por unanimidad de la ley Brisa en el mes de septiembre, por fin se habilitó el sistema para resarcir económicamente a jóvenes cuyas madres hayan sido víctimas de femicidios.

Sin embargo, presenta limitaciones: podrán acceder a la reparación niños, niñas y adolescentes que residan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y el cobro corresponderá sólo cuando su padre biológico haya sido quien cometió el crimen.

La normativa, impulsada a partir del trabajo de la ONG La Casa del Encuentro, entró en vigencia en la Ciudad de Buenos Aires y se limita a brindar amparo económico a aquellos niños y adolescentes hasta los 21 años cuyo padre haya sido procesado o condenado como autor, coautor, instigador o cómplice del delito de femicidio contra su madre.

El monto a cobrar será igual a una jubilación mínima y se podrá recibir hasta la mayoría de edad, según expuso en un comunicado Guadalupe Tagliaferri, ministra de Desarrollo Humano y Hábitat.

Aún no se tienen certezas de cuántos jóvenes serán compensados por esta legislación, ya que al contemplar sólo los casos donde el padre haya sido el victimario se restringe el acceso a, por ejemplo, niños cuyas madres hayan perdido la vida en mano de sus parejas.

En el caso de Wanda Taddei, quien fue incinerada en febrero de 2010 por su pareja Eduardo Vázquez (exbaterista de la banda Callejeros), sus dos hijos no podrían acceder a la reparación ya que el músico no era su padre.

 

¿Por qué ley Brisa?

Se llama ley Brisa por el nombre de la hija menor de Daiana Barrionuevo, una mujer que en 2014 fue asesinada por su expareja, Iván Adalberto Rodríguez. La niña, junto a dos hermanos varones, quedó al cuidado de su abuelo quien se vio obligado a pedir ayuda de manera pública en medios de comunicación por falta de recursos para cuidarlos. Lamentablemente, la ley no la alcanzará porque la joven reside en la provincia de Buenos Aires.

 

Las cifras

Según indican las estadísticas, en CABA, desde 2008 a 2017, 59 menores de edad fueron víctimas de daños colaterales de femicidios. A nivel nacional, en los últimos diez años, 3320 menores han quedado huérfanos de madre.

 

Requisitos para iniciar el trámite

Para comenzar el trámite, se deberá acudir a la Dirección General de la Mujer, ubicada en Balcarce 262 (4° piso). Allí se le solicitarán los siguientes documentos:

– Partida de defunción de la madre.

– Partida de nacimiento del menor que acredite vínculo con la madre y el padre.

– Certificado que acredite domicilio real de los hijos y las hijas de la víctima al momento del femicidio, en CABA. La localidad donde ocurrió el crimen no afecta al pedido.

– Constancia de la autoridad judicial interviniente que acredite que el padre está procesado o condenado por haber participado de alguna forma en el femicidio de la madre.

Además, se puede acceder a mayor información contactando vía mail a infobrisa@buenosaires.gob.ar, o vía telefónica llamando al 4342-2042 interno 110/111.