#AbortoLegal2020: volvimos a las calles

El caso de 2018 fue la séptima vez que un proyecto de interrupción del embarazo llegó al Congreso. Hoy, dos años después, las personas gestantes continúan sometiéndose a la clandestinidad de aborto ilegal. El pasado miércoles se realizaron diferentes manifestaciones a lo largo de todo el país bajo las consignas «Es urgente» y «Aborto legal 2020».

El 4 de noviembre, bicicletas, rollers, motos y autos llenaron las calles de las principales ciudades de todo el país. Miles de personas se movilizaron: en Capital Federal desde Plaza de Mayo hasta el Congreso de la Nación; en otras capitales, las municipalidades y plazas fueron los puntos de encuentro. En las convocatorias se incentivaba a cumplir con el uso de barbijo y el distanciamiento social.

Fuente: Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Los tiempos legislativos se acortan: el 30 de noviembre terminan las sesiones ordinarias y desde las organizaciones feministas piden que la ley de aborto legal sea tratada antes de fin de año. El 20 de noviembre es el último día para que las comisiones de las dos cámaras emitan dictamen; de no presentarse y tratarse antes de esas fechas, el debate pasará al año que viene, a menos que sea incluido por el presidente de la Nación en sesiones extraordinarias.

llegamos para quedarnos

Para poder comprender cómo se llega a debatir una ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE), es necesario revisar la organización de las mujeres y las diversidades en los últimos años en Argentina y en gran parte del mundo. Se vuelve imposible separar los discursos en torno al debate de la legalización y despenalización del aborto de los relacionados con el feminismo, la violencia de género y la lucha de las mujeres.

Todo forma parte de un solo eje: el sistema capitalista/patriarcal y la desigualdad que este genera. Esta no es la primera vez que el debate por el aborto se instala en nuestro país: el derecho a una sexualidad libre, separada de la reproducción, aparecía ya en las feministas de la llamada «segunda ola» en las décadas del 70 y 80.

La historia del derecho a la interrupción del embarazo en Argentina se inicia en 1886 con la sanción del primer Código Penal, en el cual se penalizan todos los casos de aborto sin excepción alguna. Sin embargo, según datos brindados por la Fundación Huésped, con la primera reforma del Código en 1903, se establece la primera salvedad: los casos de tentativa de interrupción del embarazo no son punibles.

Quizás te interese leer: «Será Ley», por Micaela Minelli

El 6 de marzo de 2018 fue la séptima vez que un proyecto relacionado a la legalización del aborto ingresó a la Honorable Cámara de la Nación. Esta vez fue con la firma de 71 diputades, en su mayoría mujeres. Pero, a pesar del apoyo popular, la ley no fue aprobada por les senadores de nuestro país.

la espera se cobra vidas

El primero de marzo de este año, en el discurso de inicio de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, Alberto Fernández confirmó que presentará un proyecto propio de legalización de la interrupción legal del embarazo «que permita a las mujeres acceder al sistema de salud cuando toman la decisión de abortar». Sería la primera vez en la historia Argentina que un presidente enviaría al Congreso un proyecto de ley para legalizar el aborto.

En la actualidad las personas con capacidad de gestar continúan interrumpiendo embarazos en la clandestinidad. Los motivos que dio el presidente para posponer el debate fueron que quería que el Ministerio de Salud y el ministro Ginés González García estuvieran al frente de la discusión, algo difícil en tiempos de pandemia.

Después de dos reuniones canceladas, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, se reunió en el Congreso con referentes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito, quienes exigieron la «urgente» sanción de la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Massa propuso el armado de una mesa de trabajo con las autoridades de la comisión de Mujeres y Diversidades, Macha y Lospennato, para incorporar la interrupción del embarazo a la agenda parlamentaria.

Hay que recordar que durante el año 2018 ya se realizaron mesas y comisiones de trabajo desde las cuales  se organizaron las exposiciones de 738 referentes a favor y en contra de la ley. También, que en 2019 se presentó un proyecto de ley que elaboraron desde la Campaña y aún tiene estado parlamentario. Por su parte, Massa sostuvo que el mejor momento para discutir el tema será cuando el presidente Alberto Fernández presente el proyecto e informó que ante la excepcionalidad de la pandemia las sesiones continuarán hasta febrero.

«Nos reunimos este jueves con el Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación para manifestarle que es urgente el tratamiento y la aprobación de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo. Reiteramos que la criminalización del aborto agrava el acceso la salud y que las complicaciones por abortos inseguros suman más demanda al sistema sanitario».

Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Accesos y dificultades

El Observatorio de Acceso al Misoprostol monitorea los precios de los medicamentos utilizados para interrumpir embarazos no deseados. El último informe de octubre registra el Oxaprost a un valor de $9620, lo que equivale a un aumento del 3,8% respecto al precio de septiembre, y el Misop 200 a $5860, con una suba del 4%.

Quizás te interese leer: «Hablemos de misoprostol», por Karen Cuesta

Por su parte, un estudio reciente del Instituto Guttmacher, organización comprometida con la salud y los derechos sexuales, calcula que durante la crisis sanitaria global, una disminución de apenas un 10% en el acceso a la atención en los países de ingresos bajos y medios causaría 3 millones de abortos en condiciones de riesgo, 15 millones de embarazos no deseados adicionales y 28 000 muertes de personas gestantes durante este año.

Además asegura que una disminución del 10% en el uso de anticonceptivos daría lugar a 49 millones de mujeres adicionales que presenten una necesidad insatisfecha de anticonceptivos modernos en los países de ingresos bajos y medianos. Para mitigar este impacto, el Instituto Guttmacher brindó recomendaciones para los Estados: que declaren los servicios de salud sexual y reproductiva esenciales, que dispongan del personal necesario, que pongan a disposición anticonceptivos sin receta y que exploren modelos de atención innovadores como la telemedicina.

Además de los riesgos y la muerte para las personas con capacidad de gestar, posponer el debate tiene detrás otro problema que es el contexto político: el año 2021 será año electoral, lo cual puede posponer un año más la discusión parlamentaria como ocurrió durante 2019. Las consecuencias de la pandemia y la crisis que arrastra el coronavirus son inevitables, pero los retrocesos en materia de salud sexual y reproductiva no lo son.


Fuentes:


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

La militancia de las socorristas

Aún con el rechazo del Senado al proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, el saldo del debate es positivo: permitió la circulación de información sobre formas seguras de abortar con medicamentos y visibilizó a las organizaciones que acompañan estas decisiones. ¿Quiénes son y cómo trabajan las Socorristas en Red?


«El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. Haga circular esta información».

Rodolfo Walsh.

Feministas que abortan

“Socorristas en Red” (SenR) es una articulación argentina que brinda información y acompaña a personas gestantes que deciden interrumpir sus embarazos. Surgió en el año 2012 como iniciativa de la Colectiva Feminista La Revuelta, de Neuquén. El objetivo inicial consistió en tejer una red con las experiencias de acompañamiento en el país. En la actualidad, difunden los trabajos de organizaciones de Chile, México y Uruguay.

Así como el aborto es una práctica milenaria que no nació con los pañuelos verdes, el acompañamiento de estas Socorristas del siglo XXI tiene su origen en sus predecesoras: las feministas italianas, francesas y estadounidenses de las décadas del 60 y 70 que mediante consejerías acompañaban a mujeres que necesitaban interrumpir sus embarazos. Las brujas no quemadas transmitieron sus saberes a sus hijas y nietas.

“Acompañamos abortos, creamos sensibilidades despenalizadoras y armamos feminismos arriesgados”, sostiene SenR. Además de los asesoramientos telefónicos, ofrecen encuentros cara a cara en espacios públicos, hacen seguimiento del uso de la medicación y el proceso del aborto y de los controles médicos post-aborto con profesionales amigables del sistema de salud.

Como parte activa de la Campaña Nacional por el Acceso al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, ante el rechazo del proyecto IVE en el Senado denunciaron:

“El 8A, el Senado de la nación con su votación alcanzada en la madrugada del 9A decidió más abandono, crueldad y desprecio para con quienes abortan en Argentina. Emitieron un voto que mantendrá intactos los femicidios de estado selectivos; un voto de muerte para las mujeres y otras personas con capacidad de gestar más empobrecidas, marginalizadas y vulnerabilizadas del país”. (Socorristas en Red)

35553337_797840553750322_7011133398861217792_n

Abortar en compañía

Como aporte al debate en el Congreso Nacional sobre legalización del aborto, SenR presentó en abril de este año el documento “Sistematización de acompañamientos a abortar. Año 2017”, que da cuenta del estado de la situación desde su experiencia:

  • Desde el año 2014, 14.752 mujeres fueron acompañadas en el proceso de aborto con pastillas y 405 fueron derivadas al sistema de salud para que se les garantizara el acceso a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), de acuerdo a las causales vigentes;
  • Un 72,9% de las personas entrevistadas tienen entre 20 y 34 años; un 15,4% tienen menos de 20 años y el 11,7% más de 35 años;
  • Un 57,2% de ellas ya tienen hijos;
  • Razones que las llevan a abortar: vinculadas a la maternidad (no quieren maternar en ese momento de sus vidas, ya son madres y no quieren volver a serlo; no quieren tener hijxs a futuro; tienen muchxs hijxs; no quieren tener hijxs con la persona de la que están embarazadas), el embarazo no es congruente con el proyecto de vida, razones económicas, se encuentran sin pareja, situaciones de violencia y/o salud;
  • En el año 2017, 4.783 mujeres fueron acompañadas en el proceso de aborto con pastillas y 161 fueron derivadas al sistema de salud para acceder a un aborto de acuerdo al sistema de ILE.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cómo hacerse un aborto seguro

En defensa del derecho a la información, a decidir, a controlar la propia salud y cuerpo, a la intimidad y la confidencialidad, y a la igualdad y la no discriminación, SenR tiene disponible en su sitio web información referente a la práctica del aborto mediante la combinación de Mifepristona y Misoprostol o sólo con Misoprostol (para aquellos países en los que la venta de Mifepristona está prohibida, como es el caso de Argentina). Ambos forman parte de la lista de medicamentos esenciales de la OMS.  

 

Información de interés:

Aborto: los ojos puestos en el Senado

El jueves pasado la cámara de Diputados dio media sanción al proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Ahora, el proyecto resta ser tratado en el Senado. ¿Qué dicen los números al momento?

Luego de la media sanción en Diputados, comenzaron las especulaciones sobre la fecha de tratamiento del proyecto en la cámara alta. Si bien inicialmente se pensaba que la sesión iba a ser en septiembre, hay posibilidades cada vez más firmes de que se realice en julio.

El objetivo es agilizar el trámite. Así lo expresaron los jefes de las dos bancadas mayoritarias: Luis Naidenoff (Cambiemos) y Miguel Ángel Pichetto (Justicialismo).

El proyecto será debatido en audiencias públicas en las comisiones de Salud, de Legislación General, y de Justicia y Asuntos Federales, presididas por Mario Fiad (Cambiemos), Rosa Iturrez de Capellini (Frente Cívico por Santiago) y Pedro Guastavino (PJ), respectivamente.

Segundo_Paro_Internacional_de_Mujeres_-_8M_-_Santa_Fe_-_Argentina_-_Melina_Medrano_-_21.jpg

Los números al momento

De acuerdo con el archivo de elaboración colectiva propuesto por Economía Femini(s)ta “Aborto Legal: contando porotos” los números indican que 27 senadores votarían a favor y 24 en contra. Aún hay 21 senadores que no hicieron pública su posición y Gabriela Michetti (presidente del Senado) se abstendría de votar en caso de empate.

En el mismo archivo desglosado puede observarse que los bloques que más votos a favor aportan son el Frente Para La Victoria (9) y el Partido Justicialista (7). Sin embargo, el Justicialismo aporta la misma cantidad de votos en contra y cuenta con 6 senadores indecisos.

Dentro de Cambiemos, el bloque de la UCR que cuenta con 12 bancas solo tiene confirmados 2 votos a favor: Pamela Verasay (Mendoza) y Luis Petcoff Naidenoff (Formosa). Se especula que podrían sumarse a ellos Eduardo Costa (Santa Cruz), María Belén Tapia (Santa Cruz) y Juan Carlos Marino (La Pampa).

También se pronunciaron a favor Oscar Castillo (Cambiemos Catamarca), Beatriz Mirkin (Tucumán Justicialista) y Fernando “Pino” Solanas (CABA – Proyecto Sur).

En contra de la norma se expresaron el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo y sus colegas de Cambiemos Esteban Bullrich, Gladys González, Silvia Giacoppo y Silvia Elías de Pérez.

Entre quienes aún no se manifestaron se encuentran Omar Perotti (PJ-Santa Fe), Ángel Rozas (Cambiemos-Chaco) y Laura Rodríguez Machado (Cambiemos-Córdoba).

Es esperable que, con el correr de los días, quienes hasta el momento han guardado silencio hagan pública su decisión. Sin embargo, todo hace suponer que tal como ocurrió en Diputados, el conteo va a estar parejo y el final estará abierto hasta el momento de la votación.


 

Aborto legal para no morir

Hace meses que se puso el foco en el debate para que sea ley la legalización del aborto seguro y gratuito.

Estamos paradxs ante un momento histórico fundamental, no sólo por la llegada que el movimiento feminista ha tenido en los últimos años a diferentes espacios, sino además por la unión de mujeres de todas las edades y las clases sociales, mujeres que vienen de diferentes ámbitos para confluir en una misma lucha.

Esta es la última de las consignas planteadas. Se pide “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”.

Como en otros momentos históricos, parte de la sociedad está en contra de que la ley se sancione: grupos amparados en las creencias religiosas y también los denominados “pro-vida”.

Sin embargo, estos grupos no contemplan el hecho de que el debate no gira entorno a la decisión personal de cada persona de aceptar el aborto o no , es decir, si se está a favor o en contra. El aborto existe, y es una problemática social. La pregunta es ¿qué hacemos con ello? La respuesta es legalizar el aborto.

En la campaña, en los testimonios y en cada marcha se aclara que se está a favor de la legalización, que no significa fomentar el aborto, como muchxs piensan, sino aceptar lo que existe en la clandestinidad, donde hay un mercado enorme y se mueren mujeres, hombres trans, adolescentes y niñxs todos los días.

Sobre todo, se destaca que la instancia del aborto es la última. Antes, se deben cumplir las consignas previas: la educación sexual integral –que se aparta del eje meramente biológico– así como también la llegada de anticonceptivos a todos los lugares donde hagan falta.

¿Qué implicancias tiene el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo?

En el artículo 1°, se establece que toda mujer tiene derecho a decidir voluntariamente la interrupción de su embarazo durante las primeras catorce semanas de gestación.

En el artículo 3°, se establece que cada mujer tiene derecho a interrumpir su embarazo sin restricción de tiempo en casos específicos: si su embarazo fuera producto de una violación; si estuviera en riesgo la vida o la salud física, social o psíquica de la mujer (considerada en términos de salud integral como derecho humano); o si existieran malformaciones fetales graves.

En el artículo 4°, se establece que previo a la realización del aborto se debe dejar expreso por escrito el consentimiento de la mujer.

En el artículo 8°, se alude a que en caso de que la interrupción voluntaria fuera a ser practicada en una adolescente de entre 13 y 16 años, se la considerará con la suficiente madurez para decidir y prestar el debido consentimiento. En caso de que fuera menor de 13 años, deberá ser acompañada por alguno de sus progenitores, pero de todas formas se tendrá en cuenta el consentimiento de la niña.

En el artículo 9°, se alude a las personas con capacidades restringidas o de personas declaradas incapaces judicialmente. Siempre se deberá prestar consentimiento acompañado por la normativa legal según corresponda a cada caso.

Los artículos 11° y 12° hacen hincapié en la derogación de los artículos 85 inciso 2, 86 y 88 del código penal, que indica penas de uno a cuatro años de prisión a las mujeres que se provoquen su propio aborto o consientan para que otro se lo realice, y a los profesionales de la salud que lo practicasen.

Hoy asistimos a la muerte de personas gestantes todos los días por las prácticas de abortos clandestinos. Sumado a eso, contamos los casos en los que son condenadas por una justicia patriarcal, sin perspectiva de género, que decide sobre sus cuerpos. Algunos ejemplos de ello salen a la luz, en un terreno que está en lucha.

Uno de los casos en los que la justicia no actuó en favor de la vida de la mujer es el caso de Ana María Acevedo. Su madre, Norma Cuevas, dio a conocer que le fue negado su derecho al aborto terapéutico, ya que Ana María, de veinte años de edad, padecía cáncer; a la vez, le negaron tratamiento oncológico por estar embarazada. En mayo de 2007, la joven murió en la provincia argentina de Santa Fe.

Otro caso es el de una niña de 12 años que fue violada, y a quien se le impidió el acceso al aborto legal después de una psicóloga de la ONG GRAVIDA se infiltrase en el hospital e impidiera la realización de la práctica. La justicia santafesina falló en favor de la profesional, mientras que el Colegio de Psicólogos la sancionó.

Estos son solo algunos ejemplos de los que vemos en la vida diaria. Ahí están, delante de nuestros ojos, y sin embargo todavía son negados. Es por esto que decimos, que pedimos, que gritamos:

Educación sexual para decidir.

Anticonceptivos para no abortar.

Aborto legal para no morir.


Fuentes:

Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito
Cosecharoja.org
Ley 25.673

La marea verde

La ciudad de Rosario se viste de verde cada martes. Desde las 14 hs., se puede encontrar en la Plaza San Martín hasta que el sol cae: el gazebo de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Allí se acercan miles de mujeres para obtener información, retirar su pañuelo verde y ayudar en lo que sea necesario. Durante la tarde se proyecta en una pantalla gigante el debate en el Congreso.

En el día de hoy, la convocatoria se realizó en ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) debido al mal tiempo. También se dio lugar a una muestra fotográfica de la Campaña Nacional a lo largo de los años, acompañada por poesía y música.

En este martes gris, las músicas rosarinas sumaron su apoyo a la ley de interrupción voluntaria del embarazo, antes y después de la transmisión en vivo del debate en el Congreso. Entre las artistas se encontraban Flor Croci, Evelina Sanzo, Euge Garralda, Valei, Magdalena Perone, Simo Piancatelli, Rocío Fernández, Majo Clutet, Flor Boccio, Ubuntia, Las Piba’, Neyen Morra, La Celia y muchas más.

Tal como lo hicieron las actrices y las escritoras argentinas la semana pasada, las músicas y las trabajadoras de la industria musical rosarina se sumaron a la Carta Abierta a Diputados/as para visibilizar su apoyo a la Campaña Nacional. Aquellas que aún no lo hubieran hecho, podían firmar la Carta en el lugar.

Los encuentros de cada martes están caracterizados por puestos donde pueden verse pines, calcos, folletos con el proyecto de ley y libros feministas, todos con la consigna del aborto, todos con el clásico logo de la campaña. Además, se dan intervenciones para aquellas que quieran realizar algún dibujo en alusión al tema.

Una de las oradoras que se destacó en el día de hoy fue Viviana Della Siega, referente de la Campaña Nacional de la ciudad.

“En Rosario, se aplica la Guía, emanada por el Ministerio de Salud de la Nación durante la gestión del Ministro Gollán, para los profesionales de la salud ante los casos de abortos no punibles contemplados por la legislación vigente: violación de cualquier mujer (no se requiere denuncia policial), riesgo de vida de la gestante, riesgo de salud de la gestante, entendiendo la salud en su concepción integral, tal cual lo establece la Organización Mundial de la Salud (OMS), biopsicosocial.

Por otra parte, el uso generalizado de Misoprostol ha disminuido el riesgo en los abortos que se realizan por fuera del sistema de salud”, relató Della Siega a quien escribe.

Durante la tarde, el silencio se hizo eco cuando comenzó hablar Norma Cuevas, la mamá de Ana María Acevedo, víctima de aborto clandestino. Exigió que la iglesia no se meta, exigió que no haya más mujeres muertas como Ana María, y exigió la legalización. Un dolor que se podría haber evitado, un dolor que no debe existir pero continuará si se siguen realizando abortos clandestinos e inseguros.

La joven murió en 2007, cuando tenía 20 años; estaba enferma de cáncer y embarazada, pero el Comité de Bioética del hospital Iturraspe de Santa Fe se negó a practicarle un aborto.

«Que salga la ley sería tener justicia para mi hija», afirmó Cuevas.

 

El martes pasado, en pleno debate nacional, casi 50 docentes santafesinos que conforman los equipos de Educación Sexual Integral (ESI) de la provincia desde hace casi diez años denunciaron la situación de precarización laboral en que desarrollan sus tareas.

El programa provincial se puso en marcha en 2009, tras sancionarse en 2006 a nivel nacional la ley que creó el Programa Nacional de Educación Sexual Integral, en pos de garantizar el derecho de los estudiantes de todo el sistema educativo a recibir educación sexual integral, tanto en establecimientos públicos como privados de todo el país.

La ley de educación sexual [en la provincia de Santa Fe] no se ha tratado por la oposición de sectores religiosos fundamentalistas que operaron sobre los/as legisladores.

De todos modos, me parece justo señalar que es una de las pocas provincias, si no la única, que ha mantenido el equipo que lleva adelante la ESI, mientras que en la  nación se han desmantelados los equipos”, contó Della Siega.

Los martes se convirtieron en un día especial. No es un día cualquiera, no es solo ir a ver el debate; es acompañar la lucha, es comprometerse para que el aborto sea ley. Sigamos la lucha en las calles, en el trabajo y en todas partes, levantemos el pañuelo verde. No podemos darle la espalda a las pibas que se mueren.

Como cada 8M, como cada 25 de noviembre, como cada Encuentro de Mujeres, como cada martes verde, sigamos luchando por nuestros derechos. Sigamos con esta marea verde que llegó para quedarse.

 

                            

 

Anticonceptivos para no abortar

El acceso a la anticoncepción gratutita es un derecho. ¿Cuáles son las leyes y los programas que deberían garantizarlo? ¿Cuáles son estos métodos y qué sucede en la actualidad?

En el año 2002, se sancionó la ley de salud sexual y procreación responsable (N° 25.673)  que establece garantizar el reparto gratuito de anticonceptivos. No fue sino hasta el año siguiente que, bajo la presidencia de Néstor Kirchner y con Ginés González García como Ministro de Salud, se implementó el Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable (PSSyPR).

La ley 25.673 reconoce que el derecho a la salud comprende la salud sexual y tiene como objetivos principales los siguientes aspectos:

A) Alcanzar el nivel más elevado de salud sexual y procreación responsable con el fin de que pueda adoptar decisiones libres de discriminación, coacciones o violencia;

B) Disminuir la morbimortalidad materno-infantil;

C) Prevenir embarazos no deseados;

D) Promover la salud sexual de los adolescentes;

E) Contribuir a la prevención y detección precoz de enfermedades de transmisión sexual, de VIH/sida y de patologías genital y mamarias;

F) Garantizar a toda la población el acceso a la información, la orientación, los métodos y las prestaciones de servicios referidos a la salud sexual y procreación responsable.

Por último, casi inmiscuido sin permiso, el punto G (sí, justo el G) de la ley anuncia «Potenciar la participación femenina en la toma de decisiones relativas a su salud sexual y procreación responsable». Empoderamiento.

En teoría, una amplia diversidad de métodos anticonceptivos debería poder conseguirse en hospitales públicos y centros de atención primaria, como preservativos, anticonceptivos hormonales inyectables, hormonales para lactancia, hormonales combinados y anticonceptivos hormonales de emergencia, dispositivos intrauterinos (DIU) y cajas de instrumental para su colocación.

Otro punto importante del programa es que a partir de los 14 años les adolescentes pueden realizar sus consultas, solicitar información y acceder a anticonceptivos sin la presencia de mayores.

Recién en el año 2006 se promulgó la ley nacional de anticoncepción quirúrgica (N° 26.130), que establece el derecho de todas las personas a acceder en hospitales y clínicas tanto públicos como privados a la ligadura de las trompas de Falopio y la vasectomía.

 

¿Qué sucede en la práctica?

Si bien es cierto que la oferta de métodos anticonceptivos no es igual para hombres y  mujeres, las últimas estadísticas que publicó el PSSyPR en 2016 marcan que las que ponen el cuerpo para entrar al quirófano (y el brazo para las inyecciones, la boca para tomar píldoras y las piernas para colocarse un DIU) son las mujeres. En el mismo año que se realizaron 12 976 ligaduras tubarias, tan solo se registraron 97 vasectomías.

Este número demuestra que ni los hombres consideran realizarse la intervención ni tampoco lxs medicxs la promueven.

En cuanto al PSSyPR, durante el macrismo peligró su continuidad al pasar a depender de la Dirección de Salud Comunitaria en 2016; se generaron despidos (que luego parcialmente fueron reincorporados).

Además, el acceso a anticonceptivos de forma gratuita y en todo el país no es algo que se cumpla, según lo denuncia Amnistía Internacional (sumado a los relatos de muchas jóvenes).

 

La segunda consigna de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto exige la aplicación efectiva en todo el país de la ley 25.673.  Esto implicaría tanto que no haya faltantes de anticonceptivos como que existan campañas de difusión sobre el derecho a la salud sexual. La no implementación de la ESI perjudica a los jóvenes que desconocen este (y otros) derecho, y evita que se informen sobre los diversos métodos anticonceptivos a los que pueden acceder.

Educación sexual para decidir.

Anticonceptivos para no abortar.

Aborto legal para no morir.

 

 

Línea de salud sexual: 0800-222-3444


Fuentes:
Ley 25.673
Ley 26.130
«La revolución de las mujeres no era solo una pildora», por Luciana Peker.
Amnistía

 

Pañuelazo en La Matanza

La ola verde llegó a La Matanza. La plaza de San Justo, centro administrativo y comercial del distrito, alzó el pañuelo verde el pasado martes 3 de abril, a poco más de un mes del primer pañuelazo en Plaza de Mayo y a días de que se trate el proyecto de ley presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto en Diputados.

Alrededor de 40 activistas y referentes de diferentes espacios políticos pasaron por el micrófono, montado en la esquina de Arieta e Yrigoyen, frente a más de 200 militantes, interesadxs y adolescentes que salían su jornada escolar con los uniformes, brillos en la cara y el emblemático pañuelo colgado de la mochila o como top. La jornada inició a las 5 y media y se extendió hasta casi las 8.

Desde los espacios políticos, se acercaron referentes del Partido Comunista, Plenario de Trabajadoras (Partido Obrero) y las agrupaciones Pan y Rosas, Mumalá, Mala Junta, Somos Patria, Juventud Peronista Descamisados. También se hicieron presentes mujeres despedidas del Hospital Posadas, la CTA Matanza, la Consejería Diversa “La Berkins” de Isidro Casanova y Furia Trava Noticias.

Angélica, trabajadora despedida del Hospital Posadas, opinó: “El aborto clandestino es un problema de salud pública, así como lo es el recorte estructural que se está haciendo en todo el sistema”, y agregó: “Siempre son los pobres los afectados”.

Representantes de la Consejería “La Berkins” recordaron que “no es solamente una problemática de mujeres, sino de todos los cuerpos gestantes” y denunciaron la anulación del Protocolo de Aborto No Punible en la provincia de Buenos Aires por parte de la gobernadora Vidal.

Un joven pidió el micrófono para hacer su descargo en contra del aborto, al que entendía como pecado, y acusar a las mujeres presentes de “endemoniadas”. A continuación, tomó la palabra Romina Pereyra, militante lesbiana y comunista, secretaria de Género de la CTA la Matanza, quien se preguntó: “¿Se violentarán tanto estos hombres cuando matan a las compañeras, cuando la cana persigue a las lesbianas, cuando una piba se muere por un aborto clandestino? Pero somos buenas y les damos lugar para opinar”.

La Campaña por el Derecho al Aborto, organizadora del evento, ofreció pañuelos hechos por la cooperativa feminista “Mestizas: mujeres de máquinas tomar” a contribución. La fiebre por los pañuelos llevó a que vendedores ambulantes y miembros de organizaciones políticas vendieran los propios a 50 pesos.

La Matanza es uno de los distritos de más peso político del conurbano y, por la población que concentra, se dice que es la quinta provincia. Las activistas del territorio le reclaman a la intendenta, Verónica Magario y al ex intendente, Fernando Espinoza, el haber adherido al Pacto de San Antonio de Padua en 2016, propuesto por el Papa Francisco e impulsado por Gustavo Menéndez, presidente del Partido Justicialista en la provincia.

El Pacto se trata de una serie de ejes hacia donde apuntar las políticas públicas, entre ellos, “proteger la vida humana desde la concepción”, lo cual se leyó como un claro posicionamiento en contra del aborto legal. Sin embargo, el pasado 8 de marzo, Magario se lució en la marcha por el Paro Internacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans con el pañuelo verde al cuello, lo cual podría significar un cambio de rumbo.


Foto de portada: Tamara González Maldonado

Voces en marcha

El #8M reunió a colectivos y agrupaciones de diversos sectores sociales que levantaron reclamos y consignas comunes, dando lugar a un Paro internacional de Mujeres que no sólo transcurrió sin incidentes sino que, además, pudo hacer sentir la voz de más de quinientas mil participantes que convergieron en los centros urbanos.

Las marchas feministas en Buenos Aires están repletas de colores. Desde los carteles en los que predomina el color negro en un reclamo de justicia por víctimas de violencia machista hasta las banderas rojas agitadas al compás de canciones de lucha entonadas por comisiones de género de partidos políticos.

Está abierta la invitación a vestir remeras violetas con las que unificarnos, y los brillos dorados iluminan las caras llenas de convicción de las autoconvocadas. Imposible olvidar la imagen de las banderas LGTBIQ+  al viento (cuyos tonos comparten con el emblema wiphala, el cual identifica a las mujeres de los pueblos originarios).

La pluralidad y el sentimiento de sororidad se perciben en un aire que, cada vez que tiene lugar, habilita la convivencia y el intercambio cultural entre identidades que, en algunos casos, sólo comparten un hacer: una acción social activa para construir un mundo sin opresión(es).

Uno de los colores que tiene trascendencia especial es, sin dudas, el verde: la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito lleva tantos años trabajando en la difusión de información respecto al tema que ha logrado convertir en un símbolo al pañuelo verde, infaltable en las movilizaciones feministas.

La campaña, que se define a sí misma en su sitio oficial como una alianza federal, tiene la adherencia de más de 305 grupos, agrupaciones y personalidades vinculadas a organismos de derechos humanos, ámbitos académicos, trabajadorxs de la salud y espacios culturales.


Notas relacionadas:

Cátedra libre sobre el aborto en la facultad de Medicina (UBA).

#Pañuelazo: contra la muerte y la desigualdad.