Libertad, igualdad y diversidad: 25 años de orgullo

En la primera marcha del orgullo, las máscaras cubrían los rostros de quienes se animaban a salir a las calles, porque en esos tiempos ser homosexual podía significar perder el trabajo. Hoy, 25 años después, la marcha es fiesta, legado y reclamo con nombre y apellido. Sin miedo, los colores y los testimonios le ganan a la ya pasada búsqueda de anonimato.

Si uno no tiene derecho a su propio cuerpo, ¿a qué tiene derecho?

Con la convocatoria de Carlos Jáuregui (primer presidente de la CHA) y César Cigliutti, el 2 de julio de 1992 se realizó por primera vez en Argentina la “Marcha del Orgullo Gay-Lesbiano”. Fueron 300 las personas que marcharon desde Plaza de Mayo hasta el Congreso de la Nación al grito de: “Respeto que caminan los gays y las lesbianas por las calles argentinas”.

La Comisión Organizadora estuvo conformada por las agrupaciones Gays por los Derechos Civiles (Gays DC), Convocatoria Lesbiana, Transexuales por el Derecho a la Vida y a la Identidad (Transdevi), Sociedad de Integración Gay Lésbica Argentina (SIGLA), Grupo de Investigación en Sexualidad e Investigación Social (ISIS), y Cuadernos de Existencia Lesbiana e Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM).

csd-2735009_1920.jpg

Esa primera vez, la consigna fue “Libertad, Igualdad, Diversidad”, propuesta por Jáuregui e inspirada en el lema de la Revolución Francesa. La declaración firmada por las organizaciones rezaba:

«Los derechos humanos y civiles de las personas gays y lesbianas y todas las otras minorías sexuales en la Argentina son violados. Así, un millón y medio de personas son discriminadas por la sociedad y el Estado. Aunque intentan educarnos para la vergüenza, los gays y las lesbianas de Argentina estamos orgullosos de nuestra forma de amar».

Asimismo, reivindicaba: «Seguiremos luchando por alcanzar una vida más digna, porque sin libertad sexual no existe libertad política». Era la época en que los edictos y las razzias policiales se llevaban por delante los Derechos Humanos de quienes optaban por una orientación sexual alternativa a la heterosexual.

CON ATRIBUCION 2
blmurch, LGBT Marcha del Orgullo 2010 (5165574274), CC BY 2.0

De Stonewall a la actualidad

El origen a nivel mundial de la marcha remite al allanamiento de Stonewall, un bar de Nueva York donde se produjeron manifestaciones espontáneas y violentas contra una redada policial que había ocurrido en la madrugada del 28 de junio de 1969. Un año después, unas diez mil personas se concentraron en la puerta del bar y marcharon desde la Quinta Avenida hasta el Central Park, en la que se conoce como la primera marcha del orgullo de la historia.

Actualmente en nuestro país, las marchas se realizan en noviembre en conmemoración de la creación del primer movimiento homosexual argentino, ‘Nuestro Mundo’, en 1967. Este año, el tema de la edición es: “Basta de femicidios a travestis, transexuales y transgéneros. Basta de violencia institucional. Orgullo para defender los derechos conquistados”.

Hoy, la marcha se ve resignificada en un contexto de incremento de la violencia policial hacia la comunidad LGBTIQ en nuestro país, a pesar de las leyes que la protegen. Una vez más, se actualiza la conocida consigna de Carlos Jáuregui: “En una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política”.

gay-1453594_1920.jpg

El puto inolvidable. Vida de Carlos Jáuregui

El sábado pasado se proyectó en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti el documental que reconstruye la vida y la militancia de Carlos Jáuregui. Participaron de la presentación y de la charla posterior: Gustavo Pecoraro (escritor, periodista y amigo personal de Jáuregui), Alejandro Modarelli (escritor, periodista e integrante de Gays DC), Marcelo Feldman (abogado y militante de Gays DC) y Alberto Masliah (productor de la película). Escritura Feminista dijo presente y te cuenta por qué recomienda verla.

Carlos Jáuregui tenía claro que los derechos se conquistan, no se mendigan ni se los espera de brazos cruzados. Con esa claridad, militó hasta sus últimos días e impulsó a cientos de personas discriminadas por su orientación y/o identidad sexual para que hicieran lo mismo. A 20 años de su muerte, resulta imprescindible rescatar su figura para conocer los inicios de una lucha que, con diferentes demandas, continúa.

El documental dirigido por Lucas Santa Ana hace un breve recorrido por la infancia en La Plata de quien fuera el primer presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) para luego centrarse en sus años de adultez: la militancia como forma de vida.

Sin recurrir al golpe bajo ni pretender construir la figura de un héroe contemporáneo, traza los hilos invisibles que permiten dar cuenta de los orígenes de los movimientos por los derechos humanos de las minorías sexuales en nuestro país.

jauregui3

Gustavo Pecoraro invita al espectador a recorrer con él los lugares más significativos en la vida de Jáuregui: las casas en las que vivió, las calles que recorrió y el departamento porteño de la calle Paraná donde se realizaron las primeras reuniones en las que gays, lesbianas y travestis diseñaron estrategias para visibilizar la persecución sufrida.

El impecable trabajo de archivo repone sus participaciones mediáticas, que permitieron hacer público el debate sobre homosexualidad en las décadas del ‘80 y ‘90.

A las voces en off que leen textos escritos por el propio Jáuregui se les suman los conmovedores testimonios de amigos y compañeros de lucha como Ilse Fuskova, Alejandra Sardá, Macerlo Ferreyra, Alejandro Modarelli y Cesar Cigliutti. Mención especial merece la coherencia demostrada al elegir a Karen Bennett, guitarrista y cantante trans, para la realización de la banda sonora.

La apuesta del film es didáctica. Importa que la gente conozca a quien también fue pionero de la primera Marcha del Orgullo, para enmarcar las conquistas recientes de la comunidad LGBTQIA+ dentro de toda una historia previa de lucha: años de militancia, personas que pusieron el cuerpo, la mente y el coraje en los años más difíciles. Dentro de esa historia, Carlos Jáuregui tiene un lugar protagónico.

El documental no ha tenido aún proyección comercial en salas que cobren entrada. Desde el año pasado, circula de manera gratuita por universidades, centros culturales y locales partidarios.

Su productor, Alberto Masliah, anunció que el 13 de junio abrirá el Festival Internacional “Amor” de Cine LGBT+ en Santiago de Chile y el 27 será proyectado en el marco de la fiesta World Pride en La Casa de América en Madrid. En Agosto llegará a  México.


Para conocer todas las fechas, está disponible la fan page El Pxto Inolvidable, Vida de Carlos Jáuregui.