#Crónica Infancias libres, niñez trans

Soy Luna

Colaboración de Tatiana Fernández Santos Sigue leyendo #Crónica Infancias libres, niñez trans

#Opinión: La salud mental en riesgo

Redacción: Sol [Asistente Terapéutica, estudiante de Psicología (UBA)].

Hace algunos días, se dio a conocer un decreto desde el Ministerio de Salud que derogaría la actual Ley Nacional de Salud Mental N° 26.657. Dicho decreto es una avanzada contra los derechos humanos en favor de los negociados farmacéuticos y las privatizaciones en el sistema de salud pública.

Si bien la ley actual de salud mental no rindió los frutos que se esperaban desde su reglamentación en 2013 -por falta de voluntad política y partidas presupuestarias-, vale la pena destacar que fue elaborada tras un largo debate con diferentes sectores afines a la salud mental. Sus aspectos progresivos fueron la clave para que la LNSM sea reconocida a nivel internacional como «modelo» por los organismos de protección de los derechos humanos.

El decreto pretende retroceder a un modelo manicomial monovalente, con una perspectiva biologicista y basado en el modelo médico hegemónico. Se plantea una modificación en la concepción de salud mental desde la noción de «Trastorno Mental» según la CIE 10 (Clasificación Internacional de Enfermedades N° 10), y se dejan de lado los aspectos históricos, psicológicos, sociales y económicos de la persona con padecimientos mentales.

Además, dentro de los puntos más preocupantes se plantea que la autoridad recaiga plenamente en la figura psiquiátrica del/a médico/a, dejando por fuera otras disciplinas como la psicología, la musicoterapia, la terapia ocupacional, el arte y los acompañamientos terapéuticos, entre otras. Todo esto, en detrimento de abordajes interdisciplinarios y en pos de más flexibilización laboral para lxs trabajadores de la salud mental.

borda_recortado

Este decreto comprende, también, la estigmatización de las personas usuarias tanto fuera como dentro de las instituciones, ya que apunta al retroceso con un modelo asilar y manicomial de encierro y marginación. A la vez, reinstala la lógica del modelo tutelar donde el equipo terapéutico, y otros actores ajenos a la salud mental, pueden ejercer derechos por sobre la voz y los intereses de la persona intervenida.

No extraña este intento de avanzada sobre la salud pública desde el gobierno de Mauricio Macri, dada su línea privatizadora y en favor de los grupos empresarios. Ejemplos y antecesores de este intento son el impulso al plan de la Cobertura Universal de Salud y la ley de ART.

En este marco, decenas de organizaciones, asociaciones y cátedras dedicadas a la salud mental repudian el decreto del gobierno, redactado a puertas cerradas de la comunidad experta, y exigen al Ejecutivo que no lo firme. Asimismo, ponen de relieve la importancia de cumplir con la Convención sobre Derechos de las Personas con Discapacidad y la gravedad de que este decreto se intente llevar a cabo sin la intervención del Congreso de la Nación.

 

Fuentes:

Centro de Estudios Legales y Sociales

CICOP. Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires

Decreto de la Ley de Salud Mental

Imágenes:

Borda

La palabra como arma: homenaje a Rodolfo Walsh en la EX ESMA

Nacido en 1927 en Río Negro, dedicó su vida a escribir con el objetivo de “dar testimonio en tiempos difíciles”, convencido de que la palabra es una herramienta de lucha más eficaz que el fusil. Su Carta de un Escritor a la Junta Militar, que le costó la vida, es sinónimo de valentía y compromiso. A 40 años de su desaparición forzada durante la última dictadura cívico-militar, el Museo Sitio de Memoria (ex ESMA) le rindió homenaje.

Rodolfo Walsh es (qué difícil hablar en pasado de alguien tan vigente) ejemplo de dignidad y entrega para algunos, y de periodismo comprometido para otros. Pero también, es el amigo que ya no está para Horacio Verbitsky, la imagen de un cuerpo fusilado y el recuerdo del cuento leído a escondidas en la ex ESMA para Martín Gras,  y el autor de Operación Masacre, la obra que cambió la vida del escritor Marcelo Figueras.

A partir de estos tres testimonios, se configuró la muestra que le rindió homenaje a 40 años de la desaparición de su cuerpo. Esta se presentó el lunes 21 de marzo y se extendió hasta el sábado 25. Ese último día, la clásica “Visita de las Cinco” que organiza el museo fue dedicada a honrar su vida. La muestra se elaboró a partir de tres piezas audiovisuales, y la exhibición de documentos y testimonios del juicio ESMA.

Walsh2

Bajo el título Un cuento desaparecido, acercaron al público la historia de Juan se iba por el río terminado en 1977 y “siniestrado” en la ESMA; con La caída, reconstruyeron el secuestro de Walsh cerca de las avenidas San Juan y Entre Ríos; y, a partir de Papeles robados, detallaron el allanamiento de su casa luego de su secuestro.

Intentar cruzar el río: Su último mensaje

¿Quién fue Rodolfo Walsh? ¿Qué lo hace inolvidable? ¿Por qué se lo describe siempre tan presente, tan vivo? No es casual que, junto con su cuerpo, desaparecieran sus documentos y trabajos inéditos.

Lo peligroso de Walsh era su palabra: esa era su arma. Porque incluso cuando solo parecía contar ficción, subyacía en su obra un análisis de comportamientos individuales y colectivos de distintas épocas. Juan se iba por el río, dicen sus únicos dos lectores, no fue la excepción.

En el cuento, el protagonista es “el argentino derrotado del siglo XIX” que, sentado en un banquito frente al río, recuerda su pasado. Cuando percibe que éste comienza a secarse, decide cruzarlo. Mientras avanza, el río comienza a crecer de manera incontenible. Esa es la historia, ese es el final.

Martín Gras recuerda que Lilia Ferreyra, compañera de Walsh, preguntó si al final Juan había podido cruzar el río, a lo que su autor respondió: “No sabemos; lo importante es que se anima a cruzar, a intentar”. Tal vez esa respuesta nos hable más de él que de Juan, el personaje de su cuento.

Rodolfo Walsh es ejemplo de coherencia entre palabra y acción. Intentó con su palabra derrotar el silencio. Describir el terror, contar lo que otros callaban. Se jugó la vida en eso. Aunque no sepamos si cruzó el río, y que su temprana muerte nos haga pensar que no lo logró, sabemos que lo intentó. Esa es su conquista. Eso lo mantiene vivo.

 


Fuentes consultadas:

Imágenes extraídas de:

 

Represores: el calor del hogar no merecido

Ya son más de 50 los militares beneficiados con prisión domiciliaria desde la asunción del gobierno de Cambiemos. Entre explicaciones que no alcanzan, parece ser realidad el fin del “curro de los Derechos Humanos” que tanto prometió el Presidente en campaña.

De los cambios efectuados en distintas esferas estatales a partir de la asunción de Mauricio Macri en diciembre de 2015, no escapa la política de Derechos Humanos. Distintos juzgados federales han concedido la prisión domiciliaria a militares y policías condenados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar argentina.

Desde el Ministerio de Justicia, afirman que la decisión no es automática sino que depende del criterio de cada juez, y que aplica a presos mayores de 70 años con problemas de salud.

Además, el Ministerio de Defensa encabezado por Julio Martínez habilitó a los condenados por este tipo de delitos a ser atendidos nuevamente en Hospitales Militares. La medida dejó sin efecto la prohibición que había establecido su antecesor, Agustín Rossi, luego de la fuga de dos condenados (Gustavo De Marchi y Jorge Olivera) en 2013.

Escudados tras el objetivo de “cumplir la ley”, desde el gobierno aseguran que los juicios continuarán y que no habrá impunidad.

BJjzK3YEe_930x525

El CELS afirma que, si bien durante los gobiernos kirchneristas también se concedió este tipo de beneficios a muchos genocidas, en la actualidad la cifra representa al 41% de los condenados. Miembros de Cambiemos aseguran que la única diferencia con el gobierno anterior es que ellos no van a apelar las decisiones de los jueces ni a presionarlos para evitar que tomen este tipo de decisiones.

A la ola de prisiones domiciliarias, se le suma la denuncia de organismos de Derechos Humanos sobre el funcionamiento de lo que llaman una “cárcel VIP” en la Unidad 34 de Campo de Mayo, que no cumple con las condiciones elementales de seguridad. Allí se encuentran alojados más de 54 represores en un predio sin doble estructura de valla y con escaso personal penitenciario.

arton62791

Entre el discurso que pretende reavivar la teoría de los dos demonios y que minimiza el número de desaparecidos, los editoriales del diario La Nación que piden amnistía para torturadores y genocidas, y el intento de hacer movible el feriado del 24 de marzo, el gobierno nacional muestra señales más que preocupantes con respecto a su política de Derechos Humanos. Parece ser que la Memoria, la Verdad y la Justicia no están en su agenda.

 


Fuentes consultadas:

Imágenes extraídas de: