No estamos todas, falta Roxana Villalba

El 7 de diciembre de 2018, Roxana Paola Villalba (Lolo para sus conocides) perdió contacto con su familia y amigues. Ese día visitó a su mamá Alejandra y se quedó a dormir en su casa del barrio Don Orione en Florencio Varela. Al día siguiente, desayunaron juntas y Roxana le dijo que iría a lo de su novio Pablo Manson. Esa fue la última vez que se vieron. ¿Cómo es posible que una joven de 20 años de edad desaparezca sin dejar rastros?

A los pocos días, la joven fue al hospital para realizarse controles dado que es trasplantada hepática, pero luego tenía turnos los días 26 y 27 a los que ya no asistió. Roxana no tenía celular por lo que se comunicaban a través de las redes sociales; al principio, la joven veía los mensajes que su madre le enviaba y no respondía pero a las dos semanas dejó de conectarse.

Ante tanta incertidumbre, Alejandra comenzó a contactarse con su entorno pero nadie la había visto. Manson, quien entonces era su novio, tardó varios días en responder y cuando lo hizo dijo que no había ido a su casa porque estaban separades. Ante la Justicia declaró que elles no mantenían ningún vínculo.

Desde entonces, la familia comenzó una larga pelea contra la inoperancia policial y la justicia ineficaz. A los pocos días fueron a la Comisaría de la Mujer del Cruce de Varela pero no le tomaron la denuncia, hasta que pudieron realizarla en la Comisaría 3ra de Varela. Allí la caratularon como «averiguación de paradero». La policía recién indagó acerca de los detalles cuando la carátula cambió a «desaparición de persona» en la UFI N°4 de Quilmes mucho tiempo después.

Solidaridad y organización

Siempre son les vecines, con mujeres -muchas veces madres- a la cabeza, quienes deben organizarse para exigir las respuestas que el Estado no les brinda. Durante estos dos años, familiares y amigues de la joven se vienen manifestando frente a la Fiscalía UFI N° 4 de Florencio Varela, exigiendo su aparición con vida. Desde entonces en cada marcha, ya sea el 8M o el 3 de junio #NiUnaMenos, los carteles con las fotos de Roxana se hacen presentes y sus conocides siguen pidiendo avances en la causa.

Les vecines nunca dejaron de hacer movidas solidarias para reclamar la búsqueda y aparición de la joven. En la tarde del pasado 14 de marzo, se encontraron en el barrio Don Orione para pintar un mural en la calle Monserrat; anteriormente habían realizado una colecta para recaudar fondos y pinturas.

En la misma línea, las organizaciones no gubernamentales intentan llenar los vacíos que deja el Estado. Hace unos años, Red Solidaria creó Personas Perdidas, donde un grupo de voluntaries orienta a familias que buscan seres querides. En su página web hay un listado con imágenes e información de las personas que son buscadas actualmente en nuestro país. Según relevamientos del Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas, en 2018 en Argentina había más de 10 mil personas perdidas. 

Hay muchas Roxana(s)

«¿Cuándo desaparece realmente una persona? ¿Quiénes tiene que dejar de sentir su presencia? ¿Cuántas miradas buscando tu cara se necesitan para por fin encontrarte?», escribió la madre en una carta publicada en Facebook en diciembre pasado, a dos años de su desaparición.

Pero Roxana no es la única. María Cash, Sofía Herrera, Claudia Ferro y Nicolás Godoy son algunas de las cientos de personas que un día salieron de sus casas y con cuyo paradero nunca más se pudo dar. Por un lado, la fundación Missing Children dio a conocer que existen 115 menores desaparecides en nuestro país. Y, según la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX), hay 3.228 mujeres y niñas desaparecidas en Argentina.

Desde las organizaciones que trabajan con familiares de personas perdidas aconsejan siempre hacer la denuncia: es falso que la policía puede negarse a tomarla en las primeras 24 o 48 horas. Remarcan la importancia de hacerlo a la brevedad dado que la primera hora en la que alguien se pierde es la más importante, se la conoce como «hora de oro», porque es cuando hay testigos que recuerdan posiblemente cada detalle de lo que hayan visto.

Quizás te interese leer: «Ni una piba menos», por Florencia Barreiro Gardenal

Por su parte y con la intención de acompañar a las familias, en Argentina existe desde 2016 el Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas (SIFEBU), que depende del Ministerio de Seguridad de la Nación y en el que se registran todos los casos de personas perdidas y también los casos de personas halladas con identidad desconocida.

El sistema trabaja de manera interinstitucional junto a comisarías, fiscalías, juzgados y ONG tanto nacionales como provinciales. Reúne las estadísticas totales del país, lleva adelante mesas de trabajo con fiscalías especializadas como la PROTEX y todos los casos que llegan son retransmitidos de inmediato a nivel nacional, a través del Sistema Federal de Comunicaciones Policiales (SIFCOP).

Son muchas las mujeres que llevan más de una década perdidas y si bien la Justicia mantiene sus causas abiertas no logran dar con sus paraderos o detener a los culpables. Las pibas no se pierden, no se esfuman ni desaparecen; muchas veces son raptadas por la trata, otras veces son sometidas por parejas violentas e incluso secuestradas. Pero están, en algún lugar están y es responsabilidad del Estado, la Policía y la Justicia encontrarlas.

Al momento de desaparecer, Roxana vestía short de jean, remera blanca estampada y zapatillas Vans. Mide 1,62 m y tiene el cabello castaño oscuro, ojos marrones y tez morena. Ante cualquier información acerca de ella, contactarse a las páginas de Facebook e Instagram que difunden su búsqueda.


Las imágenes fueron tomadas de la página de Facebook de la búsqueda de Roxana.


Briana Reganzani: continua la búsqueda

Briana Reganzani, de 16 años, es buscada con ardor por su familia desde ayer a las 14 hs. cuando regresaba a su colegio,»Nuestra Señora de Lourdes», de la localidad bonaerense de Villa Madero, en la Matanza.

Briana se comunicó por teléfono con su madre, quien la llamó al salir de la escuela, y su última conexión en WhatsApp fue a las 14:07 hs., cuando intercambio mensajes con su novio. La joven llevaba el uniforme de su escuela: buzo y pantalón verdes.

Los padres de la adolescente aseguraron que no hubo pelea previa entre ellos o motivo alguno que justificara que ella quisiera huir de su casa. Además, contaron que una amiga suya advirtió que se habían cruzado con un auto rojo de gente sospechosa.

Cientos y cientos de casos de jóvenes desaparecidas se suman todos los días, y hoy como todos los días decimos BASTA. No se entiende ni hay palabras que expliquen lo que se siente cuando escuchamos «NO VOLVIÓ A CASA». ¿Donde está? La certeza de saber que no es lo mismo sin ella, la incertidumbre de no saber dónde está, y la esperanza que siempre se hace presente.

En las redes también la buscamos.

IMG_7928IMG_7929

 

Nos sumamos al pedido desesperado de la familia y los amigos de Briana, por su APARICIÓN CON VIDA. Que dejen de arrebatarnos nuestros sueños y nuestras vidas, que dejen de destrozar familias enteras.

Ante cualquier información, por favor comunicarse al 15 3757 7530.

FUENTE: El Intrasingente

«Ni una piba menos»

Nadia desapareció por segunda vez el pasado 3 de agosto, justo cuando tenía que declarar en Cámara Gessel. En ese momento, se encontraba bajo la tutela de un hogar de la Ciudad de Buenos Aires. Dijeron que se escapó. Sus docentes escribieron una carta abierta y exigieron justicia no sólo por ella, sino por muchas. El miércoles pasado, una marcha en el cruce de las avenidas Corrientes y Callao también reclamó justicia.  No sólo por ella, sino por muchas.

Ante el monstruo de la red de trata de blancas se erige una red de familias organizadas que busca desmantelarla, terminar con las desapariciones, los femicidios, y reclamar justicia por lxs que ya no están.

«Otra vez nos encontramos con la noticia más dolorosa. Nuestra alumna de 14 años, de 2do año del turno tarde, se encuentra nuevamente desaparecida.

Todos en la escuela habíamos comenzado las vacaciones de invierno con una sonrisa. Habíamos recuperado a Nadia. Nos enteramos de esa noticia el 12 de julio, después de buscarla junto a su mamá, amigos y organizaciones sociales del barrio durante 33 días.

Pero sabíamos que no podíamos quedarnos tranquilos, Nadia no es la única, todas las semanas nos llegan noticias de que desaparece alguna de nuestras pibas. Es una realidad que llegó para instalarse en las escuelas. Si contamos los casos denunciados sólo por la Red de Bajo Flores, donde participan docentes de la zona, durante 2016 y lo que va de 2017 hubo 22 casos de alumnas desaparecidas de las escuelas públicas que están en la zona de Lugano, Soldati, Bajo Flores, entre otros barrios de la zona sur».

Así comienza la carta que escribieron  los docentes de la E. E. M. N° 1 DE 21 «René Favaloro» de Lugano, la escuela de Nadia.

Nadia Lizet Rojas apareció en Parque Patricios después de 32 días de no conocerse su paradero, cerca del ingreso a la línea H de subterráneo, con una bolsa de residuos en la mano. La menor de 14 años no volvió a su casa; fue llevada a un hogar de puertas abiertas que depende de la Dirección de la Mujer, un área del Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad de Buenos Aires. De ese mismo lugar volvió a desaparecer hace más de una semana.

La desaparición de Nadia se repite con el agravante de amenazas hacia su mamá Elena, las cuales hasta el momento no fueron investigadas, y de prohibiciones para la comunicación entre madre e hija. Todo sucede en el marco de la denuncia de la menor contra la red de trata con fines de explotación sexual que habría sido, según su relato, quienes la capturaron en su primera desaparición y, además, justo cuando ella se encontraba bajo la seguridad de un hogar del cual son responsables el juez Canicoba Corral y la ministra de Desarrollo Humano de la Ciudad, Guadalupe Tagliaferri.

No estamos todas

No estamos todas

La marcha que tuvo lugar el miércoles no fue sólo por Nadia, fue por todas las que no están:

–  Luna Ortiz, quien tenía 19 años cuando salió a buscar trabajo un viernes y no regresó. Al día siguiente apareció muerta, y la policía le dijo a sus familiares que fue por sobredosis. La misma policía que reprimió a sus familiares cuando exigieron justicia en Tigre.

«Fuimos a pedir justicia por Luna a todos lados. Hoy llegamos a la Ciudad con un corte porque cuando se trata de casos de familias pobres y sin recursos, los gobiernos no atienden nuestros reclamos, intentan ensuciar a la víctima como ocurrió con nuestra hija Luna y si buscan desanimarnos, no lo van a lograr». 

DCpKTSTXkAEdF0K

Georgina Díaz, quien fue hallada asesinada en el Delta del Tigre luego de estar desaparecida 13 días junto a su hijo de dos años, Thiago, de quien todavía no se sabe nada.

«Movilizamos en Tigre, vamos a todos lados y no logramos aún que el gobierno de la provincia hiciera caso a nuestro reclamo de que aparezca Thiago, quien estaba con mi hermana cuando fue asesinada», señaló Víctor, hermano de Georgina.

DGyOsXOXUAEBk1u.jpg

– Norma Cornejo, quien tenía 16 años cuando apareció ahorcada en el puente peatonal del Centro de Trasbordo del Km 29 en González Catán, el mismo día que fue inaugurado por el Presidente. La familia reclama justicia y el esclarecimiento del caso ya que sostienen que fue un femicidio llevado a cabo por el entonces novio de Norma.

«Mi hija no se suicidó, a mi hija la mataron. Él no tendría que estar libre, tendría que estar detenido», sostuvo la madre de la joven (Matanza Digital, 19/7).

Las sospechas se agravan por la manera en que la justicia encaró la causa: a la madre le negaron renocer el cuerpo de su hija, alegando que debía esperar los resultados de la autopsia, la cual realizaron dos días después (miércoles 19). Luego, ese mismo día, durante el sepelio de la joven, su familia le notó golpes en el rostro y en las manos.

El Estado es responsable

Sí, es el responsable de cuidar a su población, de velar por sus derechos, por una vida digna. Y es el responsable cuando esto no sucede, cuando las cosas se hacen mal. Cuando sus intereses son otros.

Hoy se llevó a cabo otra marcha por otra desaparición, la de Santiago. Con los organismos de Derechos Humanos a la cabeza de esta lucha contra otro monstruo.

Si el Estado mira para otro lado, hay que hacerlo voltear la cabeza, para que escuche y haga algo. Esa es la responsabilidad de todxs.

«Por eso los docentes decimos que el gobierno es responsable y queremos una respuesta. La segunda desaparición de nuestra alumna es responsabilidad de Agustina Señorans, a cargo de la Dirección General de la Mujer, de quien depende el refugio en el que Nadia estaba alojada. También de Guadalupe Tagliaferri, Ministra de Desarrollo y Hábitat de la Ciudad, organismo donde está alojada esta Dirección. Además queremos que el Ministerio de Educación nos reciba para tratar esta temática.

Al mismo tiempo exigimos que la justicia se ponga al frente de la búsqueda para que Nadia aparezca. La causa está alojada en el Juzgado Federal N° 6 a cargo del juez Canicoba Corral y la denuncia por su nueva desaparición la tiene la Comisaría N° 38 de la Ciudad.

Por último, repudiamos la violencia ejercida por algunos medios de comunicación quienes revictimizan a Nadia divulgando rumores acerca de su condición actual, que no ayudan a la causa y no respetan que es menor de edad y tiene derecho a la privacidad.

Queremos que Nadia aparezca sana y salva. Sus docentes queremos volver a abrazarla.

Nuestras pibas no se pierden, las desaparecen. Ni una piba menos».

Así finaliza la carta de los docentes de la «René Favaloro».

Fuentes:

Izquierda diario

Página 12

Cosecha Roja

Prensa Obrera

RED de docentes, familias y Organizaciones del Bajo Flores

RED de docentes, familias y Organizaciones de Lugano

 

Caso Anahí: continua la búsqueda desesperada por la joven de 16 años

Anahí Benitez, una joven de 16 años de Lomas de Zamora, desapareció el sábado 29 de julio por la tarde cuando salió a caminar. Tanto la familia como su novio apuntan a que se trata de una desaparición forzada y no pierden las esperanzas de que aparezca. Ese día tenía puesto un jean, una campera verde y unas zapatillas marrones.

A la par, las fuerzas de seguridad realizan desde el miércoles rastrillajes con drones en la zona de la Reserva Santa Catalina, pero hasta el momento no hay pistas contundentes de la joven. Se le perdió el rastro por completo.

Elías, su novio desde hace dos meses pero quien la conoce hace tres años, va a la Comisaría todos los días desde que desapareció. Incluso participa de algunos rastrillajes con la Policía, que dispuso de alrededor de 500 efectivos. Interviene también el Grupo de Rescate de la Policía y ocho perros entrenados.

Por su parte, el Ministerio de Seguridad de la provincia anunció que ofrecerá entre 300 y 500 mil pesos de recompensa para aquellos que aporten datos que contribuyan a determinar el paradero de Anahí.

Su novio comentó, a cinco días de su desaparición, que no encuentra razón por la que se podría haber ido y aseguró que, antes de que se le perdiera el rastro, la había visto muy contenta y feliz. Hasta había ido a conocer a la familia de su padre y le había dicho que se había sentido muy cómoda y a gusto.

También, agregó que es una chica sumisa pero intelectual, muy buena y pura, «buena gente y con un corazón grande como todo Lomas», y piensa que las posibilidades de que Anahí no haya desaparecido por voluntad propia son altísimas.

Nos sumamos a la ardua búsqueda y al intenso pedido de la familia por la colaboración de todo aquel que tenga hasta la más mínima información de la joven, porque todo sirve, todo suma, y pedimos que ante algún conocimiento o información se comuniquen al 1167116147.

FUENTE: Diario Popular.

El misterio de Maira Benitez

Maira Iris Benitez tiene 19 años, es madre de una nena de 3 años y es oriunda de la ciudad de Villa Ángela en Chaco. Por eso, poco se habla de sus 132 días desaparecida.

El viernes 16 de diciembre, Maira salió de su casa hacia un boliche bailable de la zona pero, esa noche, a diferencia de las anteriores, nunca más volvió.

Fue vista por última vez junto a Rodrigo Silva, principal imputado en la causa quien se encuentra hoy detenido, con una rotunda negativa a romper el silencio que, se cree, ha sido comprado por sectores poderosos.

Crónica de una dudosa investigación

El fiscal Sergio Ríos ordenó la búsqueda y detención de Silva después de 48 horas de realizada la denuncia por parte de Antonia Leiva Morán, madre de Maira y una luchadora incansable por la verdad.

Luego de horas eternas esperando que el detenido diera datos concretos acerca de lo sucedido con la joven, Silva habría solicitado que lo trasladaran hasta el campo por la zona del Lote 11, donde iba a marcar el lugar en el cual se encontraría Maira encerrada.

El personal policial de la División de Investigaciones lo trasladó en forma conjunta con una comisión policial, pero al llegar al campo el detenido se arrojó a un pozo de ocho metros, el cual llamativamente se encontraba vacío, y a pesar de estar esposado, no sufrió ningún tipo de lesiones.

“No hay que tomarlo como víctima a Rodrigo Silva, como lo están queriendo hacer quedar, porque según dicen la policía lo torturó y por eso declaró que la tenía atada a Maira, como desestimando la causa, pero él algo sabe”, aseguró la hermana de la víctima.

Rastrillaje por la zona del Lote 11

Tras 40 días de búsqueda, se encontró un bretel y manchas de sangre en las paredes de la habitación donde el detenido habría llevado a la víctima la madrugada del 17 de diciembre, pero las posteriores investigaciones no encontraron coincidencias en las pruebas de ADN.

A su vez, la prueba de Luminol que debía realizarse en el domicilio del acusado no tuvo buenos resultados dado que se encontraba vencida, y el exjuez Costas, dueño del campo donde se realizaba la búsqueda y patrón del detenido, fue llamado a declarar recién un mes después de comenzada la investigación.

“Investigarlo a Costas es fundamental para saber quién protege a Rodrigo Silva, quien sostiene su silencio y por qué lo hace” expresa Antonia enfurecida, tratando de encontrar la causa por la cual se realizan tantas irregularidades.

Injusta Justicia

La causa llegó a estancarse debido a que el fiscal dejó de citar a nuevos testigos, a ordenar nuevos allanamientos y rastrillajes, y es por eso que actualmente se encuentra inhibido de la causa, con denuncias de imparcialidad por irregularidades en la conducción de la investigación.

La nueva fiscal del caso, Gisela Oñuk, comenzó a agilizar las citaciones y llamar a declarar a viejos testigos que se habían puesto en libertad. De esta forma, descubrió a un nuevo sospechoso, Luis Coria, acusado de cómplice y coautor de los hechos.

Asimismo, la fiscal llamó a declarar a una nueva testigo, que en 2003 fue violada por Silva en el mismo campo donde hoy se busca a Maira.

“Ella dice que a Maira le pudo haber pasado lo peor, no cree que mi hija esté con vida”, indicó la madre de la víctima y consideró que dicha estancia y su propietario, el exjuez Costas, tienen relación con la desaparición de la joven.

Con pericias casi finalizadas y búsqueda con equipamientos complejos sin resultados, los dos detenidos por el caso que moviliza a Villa Ángela se perfilan a ser juzgados únicamente por la privación ilegítima de la libertad.

De ser hallados culpables, recibirían una pena menor a la que estipula la sentencia por femicidio. Es decir, recibirían una condena menor a ocho años.

De todas formas, la familia solicita que el caso lo tome la Justicia Federal, ya que la Justicia local se niega a tomarlo como un caso de trata de personas, una decisión controvertida si se tiene en cuenta que se acaba de encontrar a una chica de Villa Ángela en un prostíbulo en Buenos Aires.

Un grito de ayuda

“Necesito que se investiguen los lazos que vinculan a Silva con personajes poderosos de nuestra ciudad, como los Costas y los Porro. Necesito que den la orden de movilizar, con personal y herramientas, todos los recursos para que se investigue cada rincón de la provincia. Mi hija en algún lado está” manifiesta Antonia en una carta enviada a NORTE, una de las principales cadenas comunicativas de Chaco.

Antonia Morán pide justicia por su hija

A su vez, instó a que la presidente del Superior Tribunal de Justicia, Maria Grillo, se pronuncie sobre el caso e inicie una investigación contra los funcionarios judiciales que han cometido irregularidades en la investigación.

«No sé a quién más recurrir. No sé qué puerta tocar. Quiero que no dejen de buscar a mi hija, quiero que la encuentren, como sea que se encuentre” finaliza su carta.

El pasado 16 de abril se realizó una marcha por justicia donde se concentraron familiares, amigos, vecinos y organizaciones en la plaza 25 de Mayo de Resistencia para reclamar por la aparición de la joven.

Este mes se cumplen cuatro de su desaparición, y la búsqueda ya se convirtió en un pedido desesperado de una madre que pasó el cumpleaños número 19 de su hija sin ella y una hija que cumplió 3 añitos de vida sin su madre.