Tener valor

A la memoria de Sandra y Rubén. Presentes.

Anoche casi no dormí. Hoy a las 9:45 a. m. tengo mi primera clase virtual como docente. Tomé horas en la materia Introducción a la Comunicación, en el 3° año de Secundaria. Muchas dudas dan vueltas en mi cabeza… Esto de la docencia, no sé… Pienso y me pregunto: ¿por qué está tan desvalorado el trabajo docente?

Lo del sueldo precario es una respuesta obvia, no voy a indagar sobre eso en mis pensamientos. Prefiero hacerlo en la calle y reclamarlo junto a nuestres pares docentes y alumnes en cada oportunidad. Creo que la desvaloración —si se me permite ese término— puede originarse en la mayoría de institutos privados y públicos que suelen dar contenidos con una visión eurocéntrica, que nos alejan de poner el foco en las prácticas actuales de nuestra sociedad latinoamericana, de nuestro cotidiano. 

Y así aprendimos, desde muy chiques, una educación tradicional de absorción de conocimientos, lo que el gran Freire llama «la educación bancaria». Que al final no beneficia ni a educadores ni a educandes, solo genera desigualdad y marginación. Revertir eso conlleva un doble trabajo y el contexto argentino nunca ayuda a la situación de les docentes, menos en esta pandemia.  

Prendo la computadora, me organizo la agenda y preparo el café mientras pienso. Tenemos que ser conscientes y repensar la historia: esa educación tiene ya 200 años. Debemos recuperar la práctica de eses docentes que le han puesto todo de sí a la educación pública y detenernos menos en los mandatos de Sarmiento.

Pero, también, seamos honestes. La educación utópica la veo de lejitos: que contenga diversidades, que enseñe a aprender, que nos haga pensar para crear, que nos tienda alas a todes. «Ay, que ilusa», susurro. ¿Qué pensarán les estudiantes? ¿Qué quieren aprender les pibes hoy? ¿Querrán realmente eso? ¿Cómo nos adaptaremos a esta virtualidad? La incertidumbre me inunda pero no me ciega.

Con los pies en la tierra reflexiono: son poquitos 200 años de esta historia escrita por unos pocos, tenemos tiempo de hacerla desde una alternativa inclusiva, diversa y respetuosa. Voy a ir un poco más atrás en la historia para reivindicar luchas de mujeres, de colectivos disidentes, de pueblos originarios. Acompañar los procesos de cada estudiante para generar conciencia, escucharles y transformar con paciencia. Inspiro hondo y, finalmente, doy inicio a la videollamada: «¡Buenos días, chiques!».


Imagen de portada: Adrián Pérez


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Policía y control de asistencia en escuelas de La Matanza

Docentes de La Matanza denunciaron visitas de la policía local y bonaerense, y de inspectores del Ministerio de Trabajo de Buenos Aires en las escuelas para controlar la asistencia del personal en la última semana, cuando los sindicatos de la educación sostuvieron un paro de lunes a jueves.

«Me visitó la policía para que yo les diga por qué motivo no estaba dando clases y les dé la lista de las personas que no estaban», relató la directora de la secundaria N° 55 de Virrey del Pino. Su par de la secundaria N° 123 de González Catán contó: «pasó dos veces la policía a pedirme datos de los directivos y los turnos. Me dijeron que era para ver qué escuela le tocaba recorrer a cada uno». 

Además, se registraron visitas del personal del Ministerio de Trabajo provincial, quienes exigían explicaciones por la ausencia de profesores. «El Ministerio de Trabajo sí tiene una función que cumplir en las escuelas: el control de las condiciones de trabajo. Corroborar cómo está la infraestructura, las aulas, si hay espacio suficiente para los estudiantes… Pero no vinieron para eso. Vinieron a preguntar por qué no se daban clases», explicó Fernanda Varrenti, a cargo de la escuela primaria N° 107 de Gregorio de Laferrere.

En el marco de la disputa gremial por la apertura de paritarias docentes, el Frente Gremial Bonaerense decidió cesar las actividades durante el lunes 13 y el martes 14. Asimismo, la CTERA y otros sindicatos nacionales llamaron a paro los días el miércoles 15 y el jueves 16.

La Red de Directores de La Matanza emitió un comunicado el pasado martes, donde denunciaron: «las fuerzas de seguridad están para prevenir delitos, (…) no para amedrentar con acciones fuera de su responsabilidad y de la ley». También, exigieron la intervención de la Intendencia, la Justicia y los organismos de Derechos Humanos, para lograr el «cese inmediato de prácticas propias de la dictadura». 

El 6 y 7 de marzo, la docencia paró y se movilizó para exigir la apertura de la discusión salarial con el Estado tal como indica la Ley, y logró una multitudinaria convocatoria a Plaza de Mayo. Sin embargo, el gobierno nacional aún se muestra esquivo a la demanda. «Este gobierno intenta amedrentarnos y disciplinarnos, (…) para que los docentes que están con alguna duda, vuelvan a trabajar ante el miedo de quedarse sin trabajo», se lamentó Varrenti.

170873-dia-de-protesta-habra-paro-y-marcha-de-docentes-en-el-centro-saltenio