Abuso sexual contra las infancias

El 70% de los abusos a niñas, niños y adolescentes (NNyA) sucede en sus hogares. Hace unas semanas, Mariela Fernández, periodista de C5N, contó al aire que a sus 10 años fue abusada sexualmente pero que no tuvo la posibilidad de ponerlo en palabras. Hoy, la ley 26.150 de educación sexual integral (ESI) brinda las herramientas para poder identificar, expresar y denunciar este delito.

María Elena Naddeo, titular del programa de Niñez, Adolescencia y Género de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, expresó en una entrevista organizada por la Universidad Popular Barrios de Pie sobre Educación Sexual Integral (ESI) que «el abuso sexual infantil es una de las peores formas de maltrato»

Según Naddeo, este tipo de abuso sexual contra las infancias puede ocurrir a través de «exhibicionismo, tocamientos, manipulación y puede llegar hasta la penetración»; no es solo esta última característica la que determina la existencia del delito. La titular además explicó: «La definición clásica es la utilización de los cuerpos de NNyA para el placer sexual de las personas adultas que los manipulan, por lo general son varones y en un 70%, o más, provenientes del ámbito familiar o vecinal».

El Ministerio Público Tutelar (MPT), encargado de proteger los derechos y garantías de niñas, niños, adolescentes y personas usuarias de los servicios de salud mental, afirmó que el 99% de las entrevistas que realiza se relacionan con casos de abuso sexual y, según Yael Bendel, asesora General Tutelar del Ministerio: «La población que viene a declarar tiene entre 3 y 4 años y entre 12 y 14 años de edad. En la franja de 3 y 4 años no hay diferencia por género. En cambio, en la de 12 a 14, casi el 70% son niñas».

Quizás te interese leer: «Padrastro denunciado por abuso sexual contra una menor en Ezeiza», por Juana Lo Duca

Señales para detectar el abuso CONTRA LAS INFANCIAS

Todas las personas que tienen contacto con NNyA pueden detectar una situación de abuso sexual. Además, las funcionarias y los funcionarios públicos tienen la responsabilidad de actuar en consecuencia. 

Los indicadores pueden ser específicos o inespecíficos. Entre los primeros, aparecen: 

  • Lesiones o sangrados anales o vaginales, cicatrices, inflamaciones.
  • Embarazo.
  • Cultivos positivos para neisseria gonorrhoeae, serología positiva para sífilis o para VIH.
  • Otras infecciones de transmisión sexual.
  • Presencia de espermatozoides o líquido seminal.

Algunos de los inespecíficos son:

  • Trastornos psicosomáticos.
  • Dolores abdominales recurrentes o dolores de cabeza sin causa orgánica.
  • Enuresis secundaria o encopresis (falta de control sobre los esfínteres urinarios y anales).
  • Trastornos alimenticios.
  • Tendencia a permanecer en los espacios sociales y comunitarios una vez finalizadas las actividades.
  • Conflicto o desconfianza con las figuras de autoridad o adultes. 
  • Conductas sexuales infrecuentes o precoces.
  • Sobreadaptación, seudomadurez u hostilidad y agresividad.
  • Sentimientos de tristeza y desesperanza.

Según los lineamientos para el abordaje interinstitucional de los abusos sexuales y embarazo forzado en la niñez y adolescencia de Unicef, ante el relato espontáneo de este delito o la detección de comportamientos, reacciones emocionales, marcas físicas y otras expresiones inusuales o que llaman la atención, es imperativo intervenir.

¿Dónde denunciar?

Se puede llamar a la línea gratuita 137 o enviar un WhatsApp al 11 3133-1000 desde cualquier lugar del país. También, a través del Ministerio Público Tutelar llamando al 0800 12 27376 o por  WhatsApp al 11 7037-7037. 

Según el art. 2 de la ley N° 24.417 de protección contra la violencia familiar, los hechos deben ser denunciados por sus representantes legales o el ministerio público siempre que las personas damnificadas sean menores o incapaces, ancianos o discapacitados. También tienen la obligación de hacer la denuncia los servicios asistenciales sociales o educativos, públicos o privados, los profesionales de la salud y todo funcionario público en razón de su labor. Y el menor o incapaz también puede poner en conocimiento de los hechos al ministerio público. 

Quizás te interese leer: «Contra el falso SAP», por Camila Díaz

La importancia de la Educación Sexual Integral

Para que las personas en situación de violencia puedan expresarse, necesitan condiciones especiales que lo hagan posible, ya que el silencio es una expresión que muestra la vulnerabilidad estructural de la sociedad.

En la Convención por los Derechos del Niño Comentada (versión 2019), Norberto Garrote, médico neurólogo y psiquiatra infantojuvenil, exdirector y exjefe de la Unidad de Violencia Familiar del Hospital General de Niños Dr. Pedro de Elizalde, fue designado para comentar el art. 19 de la Convención, donde denunció: «La deuda pendiente con la infancia debe saldarse con educación y prevención por medio de políticas públicas destinadas a tal fin».

Tanto para crear un ambiente apropiado para hablar sobre este tema como para educar y prevenir situaciones de abuso se utiliza la educación sexual integral (ESI). Según un estudio del MPT porteño, entre el 70% y el 80% de los niños, niñas y adolescentes de entre 12 y 14 años que pasaron por la Sala de Entrevistas Especializada del organismo pudieron comprender que fueron víctimas o testigos de este tipo de delitos a partir de la resignificación de situaciones que habían vivido, con los conocimientos adquiridos en las clases de ESI.

«La mayoría logró contarlo en la escuela. Es decir, la ESI abrió un espacio de diálogo sobre estos delitos que les permitió, por un lado, entender qué les pasó, y, por otro, generar un espacio de confianza que les posibilitó contarlo».

Intervención familiar

Las respuestas de adultes no abusadores del entorno familiar y cercano son uno de los factores que determinan la gravedad, el daño y el impacto de los abusos. Teniendo en cuenta las herramientas disponibles en la actualidad, es de suma importancia la intervención ante los primeros signos que indiquen la existencia de este delito. 

En los últimos días, Mariela Fernández, conductora de C5N, en el marco de una nota sobre abuso sexual contra las infancias, contó que fue abusada cuando tenía 10 años y destacó la importancia de que las personas mayores estén atentas a los indicios que pueden manifestar las NNyA en estos casos. 

La periodista afirmó: «Yo no tuve la posibilidad de ponerlo en palabras porque me daba vergüenza y mi mamá no se dio cuenta», y agregó que «donde no hay voz y no hay manera de expresarlo, necesitamos de esos adultos para que estén atentos y para que visualicen eso que los chicos no pueden poner en palabras».

Normativas que velan por los derechos de las niñas, niños y adolescentes

Según el art. 19 de la Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada por nuestro país con la ley 23.849, el Estado es el responsable de proteger a las infancias en estas circunstancias:

«Los Estados Partes adoptarán todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual, mientras el niño se encuentre bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de cualquier otra persona que lo tenga a su cargo».

La ley 26.061 de protección integral de los derechos de niñas, niños y adolescentes, establece la aplicación obligatoria de la Convención sobre los Derechos del Niño, enfatiza el interés superior, entendido como «la máxima satisfacción, integral y simultánea de los derechos y garantías reconocidos» y resalta el derecho a «ser oídos y que su opinión sea tenida en cuenta».

Sobre la exposición de las infancias en estos procesos y en pos de su resguardo, la ley 25.852 modificó el Código Procesal Penal de la Nación y estableció que cuando se requiriera la comparecencia de NNyA, las entrevistas las realizará una persona especialista, en ningún caso podrán ser interrogades en forma directa por el tribunal o las partes y será en un gabinete acondicionado para las NNyA. 

Por último, la ley 27.455 del año 2018 modificó el Código Penal de la Nación y estableció el abuso sexual contra las infancias como un delito de instancia pública, lo cual implica que el Estado debe investigar de oficio cualquier caso de abuso sexual contra NNyA. La importancia de este cambio radica en que, antes, la necesidad de que el padre, madre o tutor realizara la denuncia se volvía un obstáculo cuando en la mayoría de los casos el abusador es un familiar varón. 


Fuentes:


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

La Secretaría de Salud de la Nación dio de baja material de ESI

Algo que empezó como un rumor de Whatsapp y redes sociales terminó convirtiéndose en realidad. La revista «Cambios que se ven y se sienten. Educación Sexual Integral. Para saber más sobre la pubertad», un proyecto  realizado en conjunto entre el Ministerio de Educación y la Secretaría de Salud del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación, dejó de verse publicada en el sitio web.  Sigue leyendo La Secretaría de Salud de la Nación dio de baja material de ESI

La juventud de ayer y de hoy

Artículo colaboración por Yasmin Abdeneve


Los jóvenes de todo el mundo y de todas las épocas, con mayor o menor movilización, fueron los impulsores de las grandes rebeliones como la Reforma Universitaria Argentina en el año 1918 y, luego, el Mayo Francés del 68, sin mencionar todas las influencias posteriores que estos episodios provocaron. Hoy en día se está consolidando un movimiento revolucionario feminista que, si bien no es nuevo, está cobrando más relevancia en Latinoamérica. 

Sigue leyendo La juventud de ayer y de hoy

Una serie inclusiva para niñxs

«TRANSitando» es una innovadora serie animada de tres capítulos que aborda contenidos de la ley de educación sexual integral, incorpora las infancias trans y el lenguaje inclusivo. Esta producción destinada a niñxs de entre 4 y 10 años de edad propone una alternativa audiovisual para aprender desde la diversidad.

Cada capítulo desarrolla una temática de género específica: «Las partes íntimas», «No binarismo» y «Lenguaje inclusivo». Los personajes son cinco chicxs que viajan en un colectivo y, mientras interactúan, surgen cuestionamientos o conflictos. Aquí es donde aparece el sexto personaje, «ESI», quién guía a lxs chicxs en la resolución del problema.

Al final de cada capítulo, los personajes adquieren un nuevo conocimiento y ganan una «insignia mágica». Los episodios, que duran entre 2 y 5 minutos, están compuestos por dos partes: una animada con dibujos y otra de interacción con el público, conducida por Sofi, una nena trans.

El proyecto fue pensado por dos estudiantas de la Licenciatura en Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata. Interpeladas por la perspectiva de género, proyectaron un material educativo que visibilizara al colectivo trans desde pequeñxs. Magdalena Ridiero Rossi, una de sus autoras, relató que «siempre intentamos ampliar los caminos de lxs niñxs más cercanxs, librarlxs de los estereotipos de género y fomentar las infancias libres» desde su militancia feminista.

En el proceso de investigación, las autoras evidenciaron la deficiencia de producciones inclusivas destinadas directamente a niñxs y ese fue el puntapié inicial para aceptar el desafío. A su vez, detectaron que infancias trans es un concepto nuevo en nuestro país, ya que la mayoría de las personas adultas no tuvieron una infancia libre, es decir, no pudieron ejercer su identidad de género autopercibida.

Aún hoy, con el avance en materia legislativa de las últimas décadas (podemos nombrar, además de la ESI, la ley de identidad de género), hace falta una profunda concientización dentro de la sociedad. «TRANSitando» se creó para facilitar el contenido de dichas leyes a educadorxs, xadres e hijxs en el ejercicio de derribar los prejuicios y la discriminación que sufre a diario el colectivo trans.

«Pensamos en la niñez como el momento en el que estxs sujetxs empiezan a aprender de todo lo que lxs rodea, son interpeladxs por los estereotipos de género, por desigualdades sociales y se forman para el futuro», justificó una de sus autoras en relación a la elección de lxs destinatarixs del material.

En todos capítulos se ve reflejada la necesidad de exponer otras formas posibles de vivir, ser y sentir. Lxs niñxs, como sujetxs de derechos, deben ser respetadxs en su diversidad. Es tarea nuestra como sociedad ampliarles el conocimiento sobre las identidades de géneros, las variedades de cuerpos y la deconstrucción del lenguaje como herramienta de transformación cultural.

La ley de educación sexual integral sancionada en 2006 en nuestro país es el material de lucha clave para educadorxs y niñxs. Su dimensión es integral, ya que abarca las sexualidades desde los aspectos biológicos pero, también, aporta al autoconocimiento. La ESI es «una nueva forma de vivir la sexualidad sin tabúes ni barreras; es motor político para romper con la familia tipo y las estructuras establecidas», expresó Magdalena.

Para alejarse de las animaciones tradicionales que, muchas veces, plantean historias vacías y se sostienen en estereotipos de género estigmatizantes, las estudiantas de Comunicación nos brindan un material audiovisual contrahegemónico. Así, todxs lxs niñxs serán interpeladxs por el enfoque de género y el respeto por la diversidad.

Capítulo por capítulo

«Las partes íntimas» aborda temas del cuerpo humano, la importancia del cuidado, el respeto por el propio cuerpo y por lxs demás. El personaje de Mimbi irrumpe en la aventura de lxs cinco chicxs dentro del colectivo, ya que sube con lastimaduras visibles en su cuerpo. Entonces, lxs niñxs plantean dudas sobre las diferentes partes que lo integran y ESI sube al micro para ayudarles a resolverlas y aprender sobre aquellas partes que sólo ellxs pueden ver o tocar.

En «No binarismo» se retoma el tema anterior y se muestran las diversidades corporales y a aquellas que no corresponden a una estructura binaria. Esta vez, Estéreo es quien plantea la incertidumbre y genera un debate con Sofi. Nuevamente, aparece ESI para ordenar la información y ayudar a lxs niñxs a conocer la relación y la distinción entre cuerpo y género.

Por último, se trata el «Lenguaje inclusivo», su utilización y la necesidad de su incorporación para que las personas trans tengan visibilidad y sean respetadas. Este capítulo comienza con un juego que se interrumpe por un problema de falta de comunicación entre lxs niñxs, ya que no logran entenderse bien. Esta vez, ESI es solo el nexo, ya que ellxs resuelven el problema. Al finalizar, todxs bailan, juegan y aprenden.

«TRANSitando» está disponible en YouTube para su plena difusión. Ambas autoras entienden que la circulación de este material tiene que ser ágil y práctica. Por ello, optaron por un formato claro y concreto para que intercambiar, transmitir y compartir estos conocimientos sea posible de manera rápida y extensiva a todas las personas.

 

Educación sexual para todes: @consultorioesi

Hace poco más de dos meses surgió Consultorio ESI, un proyecto creado por tres profesionales que, ante la demanda de información de la juventud, decidieron iniciar una cuenta de Instagram donde difundir contenidos de educación sexual. Con un crecimiento rápido, ya superaron los 8000 seguidores.


Escritura Feminista: ¿Cómo y cuándo surge el proyecto? ¿Quiénes lo integran? ¿A qué se dedican?

Consultorio ESI: El proyecto surge fundamentalmente a partir de una demanda por parte de nuestrxs alumnxs, exalumnxs y colegas. Nos pedían debatir, tener mayor información y profundizar sobre temas de actualidad relativos a la ESI. Entendemos que esta demanda cobra fuerza en el marco de la interpelación que supuso para el conjunto de la sociedad la masificación del movimiento feminista luego de la primera movilización Ni Una Menos, con el particular impacto que tuvo entre lxs jóvenes. Si bien como idea surge hace aproximadamente un año, el proyecto terminó concretándose hace unos dos meses.

Somos tres profesionales de la educación con distintos recorridos formativos y laborales, especializadas en ESI, Género y Movimientos feministas.


E. F.:
¿Cómo obtienen la información que difunden?

C. ESI: La información que difundimos la obtenemos principalmente de bibliografía especializada, como por ejemplo los textos de Graciela Morgade, Mónica Tarducci, Marcela Lagarde, entre otras. A esto se suma nuestra trayectoria académica y disciplinar, dado que en los últimos años hemos transitado distintas instancias formativas en relación a la ESI. Nos manejamos dentro de un marco teórico conformado por las principales autoras del feminismo como Simone de Beauvoir, Kate Millet, Judith Butler, Paul Preciado, Silvia de Federici y otros como Michel Foucault. No obstante, como el proyecto está destinado en buena medida a lxs adolescentes, realizamos un esfuerzo por lograr la mayor transposición didáctica posible para poder llegar a un público más amplio.

«Los principales obstáculos para la implementación de la ESI tienen que ver con el miedo y el desconocimiento, producto de los tabúes que circulan en torno a la sexualidad».

E. F.: ¿Podría la ESI ayudar a disminuir la discriminación vinculada a género o sexualidades disidentes? ¿Desde qué abordaje?

C. ESI: Creemos que la implementación de la ESI es fundamental para poder construir modelos mentales en clave de diversidad. La información es el mejor recurso para disminuir la discriminación y empezar a cuestionar las lógicas binarias y hetero(cis)nórmicas. En este sentido, los tópicos de la ESI se sostienen en una propuesta interpeladora que pone en jaque las naturalizaciones que largamente nos han encorsetado.

La ESI nos invita a deslegitimar patrones de interpretación de la realidad arraigados en discursos y prácticas tradicionales, sostenidos y perpetuados por diferentes actores sociales a lo largo de la historia. Resulta fundamental y fundante, en este punto, la posibilidad de que docentes y directivxs puedan sentirse interpeladxs por estos saberes, ya que es a partir de los procesos de aprendizaje desde donde empieza la deconstrucción de estos paradigmas atomizantes y, por tanto, la construcción colectiva de un modelo mental amplio, flexible e inclusivo.

Hablar de sexualidad en redes sociales

E. F.: ¿Qué objetivos tienen con el proyecto?

C. ESI: En principio, podemos plantear que aquello que nos interpela profundamente es la necesidad de generar las condiciones para el efectivo cumplimiento de derechos de niñxs y adolescentes. Ahora bien, sabemos que la implementación de la política nacional se ha visto, cuanto menos, cercenada por diversos motivos que, como decíamos antes, van desde el mero desconocimiento hasta la dimisión deliberada de su cumplimiento en virtud de la discrepancia con los intereses, valores y sistemas de creencias de lxs actores de las comunidades educativas.

De allí, decidimos construir este espacio para difundir saberes y prácticas en torno a la ESI porque entendemos que se trata de un medio masivo, con posibilidad de llegar a adolescentes, docentes y otras personas interesadxs en la temática. Además, posibilita el despliegue de intercambios, de hacer consultas, de compartir conocimientos y experiencias, de tejer redes para hilar colectivamente otros escenarios más libres e igualitarios.

A partir de las demandas que hemos recibido, estamos en proceso de construcción de recursos didácticos para llevar a las aulas y la preparación de encuentros, charlas y talleres para avanzar en la construcción de la ESI. De todos modos, entendemos que el proyecto que nos convoca es necesariamente colectivo y, como tal, se irá hilvanando en el encuentro con otrxs.

E. F.: ¿Qué tipo de respuesta reciben de la gente que sigue su cuenta? ¿Reciben consultas con frecuencia? ¿Cuáles son los temas que más le interesan a su comunidad?

C. ESI: Hasta el momento hemos recibido una respuesta muy positiva. Las personas agradecen la información y solicitan acompañamiento sobre cómo abordar e implementar los lineamientos de la ESI. Muchxs docentes reclaman material, estrategias y agradecen la visibilización de estos temas de manera concreta y sin tabúes. Al mismo tiempo, nos solicitan espacios formativos sobre estos temas. Lxs jóvenes también se muestran muy abiertxs, receptivxs e interesadxs; solemos recibir muchas consultas, focalizadas en lo referente a métodos anticonceptivos y salud sexual -no reproductiva- en general.

¿Se cumple la ley 26.150 en escuelas?

E. F.: ¿Por qué creen que la ESI no se implementa de forma adecuada en algunas escuelas?

C. ESI: Creemos que los principales obstáculos para la implementación de la ESI tienen que ver con el miedo y el desconocimiento (producto de los tabúes que circulan en torno a la sexualidad), tanto por parte de docentes y escuelas, como de las familias. Si bien es cierto que en los últimos años pudieron observarse avances en esta dirección, estos tuvieron más que ver con la lucha de lxs jóvenes -sobre todo las chicas- para que se incorpore la ESI en las escuelas. En este sentido, es importante señalar la falta de espacios sistemáticos y obligatorios de formación de lxs docentes, librado de este modo a la iniciativa personal y voluntaria de cada profesional.

Otro factor fundamental en este sentido es el crecimiento de algunos grupos reaccionarios surgidos en virtud del significativo crecimiento del movimiento feminista. Estos grupos vienen impulsando acciones de amedrentamiento radicalizadas hacia las escuelas y lxs docentes que intentan instalar en sus agendas pedagógicas la ESI, como denunciar o irrumpir en aulas, provocando cierta reticencia a abordar la temática.

Por último, también queremos mencionar la falta de una acción centralizada por parte del Estado Nacional que pueda ponerse por encima y superar estos obstáculos, sobre todo si tenemos en cuenta que muchas veces la implementación de la ESI queda sujeta al cariz ideológico de quienes gobiernan cada provincia o cada municipio.

 

61462145_474003226683640_6617515559036649472_n

E. F.: ¿Consideran que la Ley 26.150 (Educación Sexual Integral) requiere alguna modificación en la actualidad? ¿Cuál/es?

C. ESI: Creemos que la ley 26.150 constituye un primer paso en el camino en tanto establece la integralidad de la educación sexual como derecho de todxs lxs niñxs y adolescentes y, en este sentido, supone una ruptura respecto de discursos tradicionales con gran pregnancia en materia de educación sexual como el biomédico o el jurídico, entre otros. No obstante, existen ciertas cuestiones que se plantean en la ley que creemos necesario revisar, así como también, otras que se fueron delineando a posteriori de su sanción y que resulta menester incluir.

Por ejemplo, consideramos necesario eliminar el artículo 5 que, de alguna manera, admite la adaptación de la ESI en función del ideario institucional lo que, a las claras, redunda en un espacio de discrecionalidad que atenta contra la obligatoriedad y universalidad de la ley.

Por último, consideramos relevante la necesidad de ampliar y jerarquizar la dimensión del placer en el abordaje de la ESI pues, aunque históricamente relegado y silenciado -especialmente en las instituciones educativas- es inherente a la sexualidad.

¿Dónde está mi ESI? Por les pibes, para les pibes

Les alumnes de la escuela secundaria N° 14 Carlos Vergara, de la ciudad de La Plata, se encontraron con una necesidad latente y preocupante que veían en la mayoría de las escuelas del país: la falta de implementación de la ley de educación sexual integral, aprobada en 2006.

No existen números oficiales sobre la información que reciben les alumnes pero una encuesta publicada el año pasado por la Fundación Huésped indicó que apenas la mitad de les docentes entrevistades había recibido algún tipo de capacitación por parte del Estado, mientras que el 57% busca información por sus propios medios.  

En el marco del programa Jóvenes y Memoria de la Comisión Provincial por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires, les alumnes decidieron hacer lo que el Estado no, para visibilizar cómo se les vulnera su derecho y el de tantes estudiantes.

Con la coordinación de la profesora de Literatura Andrea Beratz pensaron, diseñaron y escribieron el libro «¿Dónde está mi ESI?», una suerte de manual educativo que trata temas como identidad de género, matrimonio igualitario, legalización del aborto, violencia de género, trata de personas y más, con herramientas tales como guías de preguntas o recomendaciones de libros y películas para abordarlos en clase.

manual-esi

Después de la presentación del proyecto en Chapadmalal, donde se realizó el encuentro de todas las escuelas participantes del programa, y gracias a la nota de Mariana Carbajal en Página 12 (quien, además, escribió el prólogo del libro), se produjo un difusión tan masiva a nivel nacional que ningune de elles esperaba.

«Lo que demostró la repercusión es que [el libro] no era necesario solamente para les adolescentes sino que era urgente para les docentes. Nuestra primera idea era que el libro le sirviera a les pibes; si le sirve a los docentes, bienvenido sea»,  cuenta Andrea.

El libro está en formato digital, porque no obtuvieron financiación para imprimir muchos ejemplares. De todas formas, llegó en cuestión de días a escuelas de toda la geografía argentina para cuestionar y romper el abordaje de la educación sexual integral.  

«Me escribió una profesora de Tilcara para decirme que ya estaban trabajando el libro. Eso era algo impensado para nosotros, sabiendo lo necesario que es en las provincias del norte», dice Andrea sin ocultar la sorpresa que le genera la anécdota.

«Vos tenés una ley de identidad de género pero nadie te explica cómo abordar los cambios de género en la escuela, donde se tiene que respetar el nombre que le pibe eligió sin necesidad de haberse cambiado el documento», explica Andrea. Ella se encontró, también, aprendiendo y deconstruyendo ideas, creencias y formas tanto de su vida privada como de su rol como docente.  

El libro demuestra por sí solo el compromiso de les estudiantes ante el dedo acusador del aparato social e institucional que constantemente se encarga de resaltar la «incapacidad» de lograr un producto intelectual por su condición de jóvenes (ligada a la vaguedad y a la falta de sabiduría).

A esto, Andrea responde: «El compromiso de les pibes fue gigante desde la elección del tema hasta el proceso de trabajo. La producción del libro implicó juntarnos más horas en la escuela, los fines de semana y los feriados, con todo lo que eso implica para une adolescente. ¿Qué adolescente se queda cinco horas más en la escuela?».

«La escuela transforma y se transforma, y la tenemos que transformar dándole lugar a les pibes en función de sus necesidades. Hay que escuchar sus intereses e involucrarse con ello».

Eso fue lo que les pibes hicieron: tomaron el toro por las astas para demostrar que el cambio de paradigma viene de la mano de elles, que escriben libros, marchan en las calles y revolucionan la escuela.

Pueden encontrar el libro aquí.

¿Existe la ideología de género? Aportes para debatir

Un movimiento que rechaza los avances en materia de derechos sexuales y reproductivos, educación sexual, matrimonio igualitario, adopción y reconocimiento de la identidad de género denuncia la expansión de lo que llaman «ideología de género». En este artículo proponemos analizar los alcances de este movimiento, sus orígenes y las posibles respuestas feministas.


La expansión del movimiento

En Perúlucharon para frenar la enseñanza de la educación sexual; en Chile y Méxicoun autobús naranja circuló por las calles con la consigna «Si eres mujer, seguirás siéndolo», que pretendía resignificar a Simone De Beauvoir. En Colombiacontribuyeron a impugnar el Acuerdo de Paz con las FARC porque «facilitaba el homosexualismo». En Brasilquemaron una efigie de Judith Butler y lograron el recorte de planes contra la homofobia en las escuelas.

La lista sigue: en Guatemala, promueven la iniciativa 52/57 que propone penalizar el aborto y establecer un régimen de conyugalidad heterosexual. En Españase movilizaron en 2005 contra el matrimonio igualitario. En Paraguaylograron que se revisara la perspectiva de género en las escuelas y en Bolivia, que la Corte Constitucional derogase la ley de identidad de género.

En Argentina, la cruzada fue primero contra la ley de matrimonio igualitario –cuya sanción significó una importante derrota– y hoy se movilizan contra la legalización del aborto y la implementación de la ley de ESI, aunque también piden la derogación de la ley de identidad de género.

Lejos de la improvisación o la mera denuncia virtual, estos grupos en permanente expansión en América Latina y Europa Occidental tienen influencia en las agendas políticas y han logrado muchos de sus objetivos, a la vez que obstaculizan el pleno ejercicio de los derechos humanos de las mujeres y disidencias sexuales, y se arrogan la potestad de educar a sus hijos según sus creencias, atropellando el rol del Estado.

¿Qué implica y cómo surge el término «ideología de género», acuñado en 1997 por la periodista católica conservadora Dale O’ Leary?

Dm5eaxeWwAAvksc
El planteo anti «ideología de género».

Los orígenes

Transcurría el año 1994 cuando en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (El Cairo, Egipto) se utilizó el término «género» por primera vez, alertando a quienes rechazan la dimensión cultural que complementa a la biológica y escinde sexo de género.

Sin embargo, serían dos hitos posteriores los que darían lugar al surgimiento organizado de estos grupos y a la articulación de sus denuncias y estrategias de acción. El primero de ellos fue la IV Conferencia de la Mujer en Beijing (1995) que introdujo un llamado al desarrollo de políticas públicas con enfoque de género. A partir de este encuentro, se estableció que los problemas que sufren las mujeres son estructurales, es decir, dependen de cómo están organizadas las sociedades.

Además, se institucionalizó el concepto de género como «la forma en que todas las sociedades del mundo determinan las funciones, las actitudes, los valores y las relaciones que conciernen al hombre y a la mujer. Mientras el sexo hace referencia a los aspectos biológicos que se derivan de las diferencias sexuales, el género es una definición de las mujeres y los hombres construido culturalmente y con claras repercusiones políticas».

El segundo hito relevante para la configuración transnacional de este movimiento fue la Declaración de los Principios de Yogyakarta (2007)que estableció estándares legales para el reconocimiento de la identidad de género autopercibida.

A partir de entonces, agrupaciones religiosas –principalmente católicas y evangélicas– y sectores conservadores seculares comenzaron su cruzada moral en defensa de lo que consideran un «orden natural» amenazado por «la ideología de género».  En su época como cardenal, el ex Papa Benedicto XVI sentenció: «La ideología de género es la última rebelión de la criatura contra su condición de criatura».

En Argentina, las caras más conocidas son las de Agustín Laje y Nicolás Márquezquienes en el año 2016 publicaron «El libro negro de la nueva izquierda: ideología de género o subversión cultural». En él, tergiversan las diversas líneas de pensamiento feminista, trans y queer. El primero sostiene que «la ideología de género es un conjunto de ideas anticientíficas que con propósitos políticos autoritarios desarraigan a la sexualidad humana de su naturaleza y la explican monopólicamente por la cultura».

De acuerdo a Cornejo-Valle y Pichardo (2017), los trabajos producidos sobre ideología de género en distintas latitudes dan cuenta de características compartidas:

  • La coordinación entre organizaciones locales y movimientos internacionales de carácter conservador (seculares o religiosos);
  • El uso de «lenguaje hiperbólico» común que presenta los avances en equidad de género y diversidad sexual como catástrofes para la humanidad;
  • Las manifestaciones urbanas en varios países del mundo;
  • El uso de símbolos comunes, relacionados con la familia, la niñez y lo natural;
  • El recurso al miedo vía pánico moral para frenar cambios jurídicos y sociales propiciados por las luchas feministas y LGBTI; y
  • El uso de una retórica polarizada que determina posiciones y relaciones entre agentes antagonistas.

Además, hacen referencia a un supuesto escenario de complot internacional para acabar con la familia y promover la homosexualidad, niegan la existencia de la violencia de género y equiparan al feminismo con el machismo.

peru-contra-ideologia-genero_1_640x384

¿Existe la ideología de género? Algunas respuestas feministas

La primera observación que surge de los argumentos de estos grupos conservadores es que pretenden imponer sus posiciones morales a toda la sociedad. El caso más claro es su postura ante el aborto: mientras ellos lo rechazan porque lo consideran un atentado a la vida, pretenden obligar a las personas gestantes a continuar con sus embarazos no deseados. Por el contrario, quienes promueven su legalización, no obligan a nadie a abortar.

Si continuamos el análisis, aparece el enfrentamiento entre lo «natural» y lo «cultural/social». En este caso, ambas posturas aparecen como irreconciliables. Desde la perspectiva de género hay lecturas que sostienen que no se discute la realidad de las diferencias sexuales, sino la legitimidad de los estereotipos construidos por la sociedad sobre esas diferencias (Maffía, 2003).

Lecturas como la propuesta por Diana Maffía argumentan que «el sexo anatómico mismo, y su presunta dicotomía, son producto de una lectura ideológica» (que disciplina a los cuerpos que no se adaptan a la lectura que se espera de ellos, como es el caso de las personas intersex). «La paradoja de la ambigüedad anatómica pone en cuestión que macho y hembra sean datos biológicos que fuerzan la cultura de dos géneros».

En un nivel de análisis aún más profundo, surge la necesidad de pensar en el concepto de «ideología». Desde los años setenta, las lecturas feministas de Louis Althusser sirvieron para comprender que el género, en tanto organización imaginaria de relaciones sociales entre los sexos, opera como una ideología. «El análisis del género como ideología otorgó rigor teórico a una comprensión de lo personal como efecto de una organización político-sexual» (LATFEM).

En este mismo sentido, el filósofo Darío Sztajnszrajber sostiene que no se puede no ser ideológico porque «uno siempre parte desde un lugar que supone una cuestión subjetiva y una intención de poder. Hay una decisión de ordenar de acuerdo a ese paradigma, consciente o inconscientemente».

Asimismo, la ecofemini(s)ta Danila Suárez Tomé afirma: «Lo que ellos no ven es que lo que llevan adelante, también es una ideología. O sea, un conjunto de representaciones del cual deriva un cierto programa social» (FILO). Vale decir que, si ambos posicionamientos son ideológicos, este argumento deja de ser válido para movilizarse en detrimento de la ampliación de derechos de las mujeres y disidencias sexuales.

¿Será ese «orden natural» a proteger tan frágil que requiere de una maquinaria falaz y violenta para sustentarlo?


Material consultado:

ESI sí

Nueve casos de abuso confirmados gracias a una clase de educación sexual integral.

Hace dos meses, y en contraposición a los grupos que se oponen a la ESI (ley 26.150), una maestra de sexto grado de la escuela Nº 38 de Stefenelli, Río Negro, decidió hablar con sus alumnxs sobre la importancia del cuidado del cuerpo y los límites que deben tener lxs demás en cuanto a las partes íntimas.

Como parte de la actividad, invitó a lxs chicxs a escribir de forma anónima dudas que tuvieran con respecto al tema, y entonces se desató el horror: una de las nenas escribió en su papel que el maestro de cuarto grado la «había tocado» en varias oportunidades. No solo fue ella. Ocho chicas más describieron lo mismo.

Según TN, gracias a que la maestra reconoció las letras, pudo hablar con las víctimas y confirmar los abusos. Todas relataron con detalle las situaciones, en las que se repetía el mismo patrón: el maestro las llamaba al frente para corregirles el cuaderno, las hacía sentarse sobre él y en ese momento las tocaba.

María Calarco, fiscal del caso, pudo constatar todas las declaraciones, por lo que el acusado fue suspendido y separado de su cargo. Cuando citaron a la madre de una de las nenas, afirmó que su hija le había contado de los abusos:

«Yo hablé con el profesor, pero me manipuló diciendo que el problema eran los alumnos, que no sabían respetar. Yo llegué a pensar que era así, que era culpa de mi hija. Este monstruo abusaba de ella, la manipulaba y la amenazaba frente a todos en el aula».

«Logramos juntarnos todos los padres y denunciarlo en Fiscalía, a la par del sumario de la escuela. Se hicieron las Cámaras Gesell y se comprobaron los nueve casos».

El Ministerio de Educación y la Secretaría de Derechos Humanos trabajaron junto a las menores para que, acompañadas por abogados, tuvieran contención física, emocional y psicológica. En diálogo con Clarín, la directora de Inclusión Educativa de Río Negro, Maricel Cevoli, declaró:

«Esto nos muestra la importancia de la Educación Sexual Integral y cómo cuando se habilita la palabra es que estas cosas pueden suceder. De eso se trata la ESI, de habilitar la escucha y la palabra. Además del buen trabajo de la docente, que les dio confianza a sus alumnas para que pudieran contar».

Remarcó que no es la primera vez que un caso así sucede en esta escuela y que, si bien los otros incidentes referían a abusos intrafamiliares, en cifras representan la mayoría de los casos.

La ley 26.150 fue aprobada en 2006 pero nunca se implementó correctamente, y hoy es motivo de brecha entre la población. #ConMisHijosNoTeMetas es la frase que acompaña a los grupos «provida» que se oponen a las clases sobre sexualidad, alegando que los contenidos están basados en perspectivas de género que no comparten y que quieren ser ellos quienes eduquen a sus hijxs.

 

 


Fuentes