Aniversario de la sanción del voto femenino

El 21 de agosto de 1946 se sancionó por primera vez el voto femenino en Argentina y se aplicó en las elecciones de 1951. El proyecto de ley fue promovido por Eva Perón y fue el resultado de las múltiples luchas colectivas que se fueron dando durante años por el movimiento feminista.  

Aquel debate que se inició a finales del siglo XIX fue impulsado en sus orígenes por un grupo de mujeres como Julieta Lanteri, Carolina Muzzilli, Alfonsina Storni y Salvadora Medina Onrubia. La mayoría de estas luchadoras por la igualdad de los derechos civiles y políticos no fue nombrada en la historia, como tantas otras mujeres, razón por la cual todavía hoy se desconoce este camino hacia la lucha por los derechos de las mujeres. 

Ese recorrido contaba con algunos antecedentes, como la creación del Comité Pro-Sufragio Femenino en 1907 por parte de Alicia Moreau, integrante del partido socialista. La primera mujer que votó en el país y en América latina fue la primera médica argentina, Julieta Lanteri, después de lograr, a través de un amparo judicial, que se la incorporara al padrón electoral en 1911.

Quizás te interese leer: «Dama de honor, Julieta Lanteri», por Lara Grosso

Se convirtió en la primera mujer de toda Sudamérica en ejercer el derecho al voto en las elecciones de 1951, pero previamente había lanzado su candidatura a diputada por la Unión Feminista Nacional. Pudo hacerlo porque, antes de que se sancionara la ley, las mujeres estaban inhabilitadas para votar pero no para postularse a las elecciones. Es decir, las mujeres podían ser elegidas pero no elegir. 

En 1911, el diputado socialista Alfredo Palacios había presentado el primer proyecto de ley de voto femenino en el Parlamento, un año antes que se sancionara la ley electoral Sáenz Peña de voto secreto, universal y obligatorio. «Universal» significaba, claro está, hombres mayores de 18 años: una vez más se excluía a las mujeres. 

En 1926, el nuevo Código Civil establecía que las mujeres no tenían prácticamente ningún derecho, ni político, ni económico; para trabajar necesitaban el permiso de su marido y era él quien administraba el dinero ganado. Ni siquiera existía la patria potestad. 

Algunos de los argumentos que se esbozaban en contra del voto femenino apuntaban a que las mujeres no eran capaces de tomar decisiones. También se creía que la mujer no tenía una preparación para elegir un representante y que el hombre era el sostén de la sociedad y por eso debía tener el derecho de votar. En la misma línea, algunos legisladores (como Uriburu) consideraban que una mujer parada sobre una mesa en manifestaciones perdía todo su encanto porque su lugar era la cocina, la familia y las tareas del hogar.

El razonamiento era que si las mujeres votaban, iban a ir en contra de lo que históricamente se esperaba de ellas. De ahí surgen también las representaciones estigmatizantes que se hacían en esa época, muchas de las cuales todavía hoy se repiten, de las mujeres militantes. La mujer estaba reservada al espacio privado y una mujer pública tenía significados únicamente negativos. 

Una mujer que salía del espacio doméstico hacia el espacio público ya era mal vista pero si encima reclamaba derechos y gozaba, era peor vista. Ahí aparece la figura de «la loca» y «la mujer fea», que no servía para el único papel destinado a las mujeres: complacer a los hombres y servir a la familia. Se la consideraba descentrada y se la trataba de «masculina, desalineada, desaforada, mal vestida». Abundaba un descrédito moral y estético.

Las mujeres del voto

Julieta Lanteri

Julieta Lanteri representa un ejemplo de estigmatización hacia las mujeres que, como ella —que había dedicado su vida a la medicina y no a la familia—, eran independientes, contaban con una carrera universitaria, eran feministas y además militantes. La posición que asumieron muchos políticos al encontrarse con ella fue la burla y la concibieron como aquella mujer que no tiene marido y sale a reclamar cosas que no le corresponden. 

Carolina Muzzilli

A pesar de esas trabas que le impusieron, Julieta, como tantas otras, encaró la difícil tarea de convencer a otras mujeres y de demandar a los hombres que estaban en posiciones políticas claves, es decir, a los hombres del Estado.

Salvadora Medina Onrubia

Carolina Muzzilli fue otra de las mujeres que presionó por el derecho al voto femenino. Ella denunciaba las malas condiciones de trabajo, buscaba que la mujer no fuera sometida por sus patrones y tuviera derechos para así poder tener también libertades. Recorrió miles de fábricas y talleres con el objetivo de registrar las condiciones de esos trabajos, para lo cual incluso llegó a emplearse ella misma para vivirlo en carne propia. 

Alfonsina Storni

Salvadora Medina Onrubia fue también muy importante en la lucha: era maestra y escribió la primera obra de teatro escrita por una mujer de temática anarquista.

Alfonsina Storni escribió poesía y críticas feministas, fundamentalmente contra el modelo de mujer de clase media, es decir, el estereotipo de la niña protegida en un hogar y educada solo para llegar al matrimonio. Mientras escribió en la Revista «La nota», dedicó varias crónica a cuestiones que tenían que ver con el feminismo y en especial el sufragio femenino. 

En apoyo a la ley, muchas mujeres de todo el país enviaron al parlamento boletas firmadas con la siguiente consigna: «Creo en la conveniencia del voto consciente de la mujer, mayor de edad y argentina. Me comprometo a propender a su mayor cultura»

El 23 de septiembre, Evita emitió un discurso en la Casa Rosada celebrando la obtención del voto femenino. La ley 13.010, conocida como ley Evita, establecía este último día como «Día Nacional de los Derechos Políticos de la Mujer». Fecha en la que se reconoció la igualdad de derechos políticos entre mujeres y hombres, entre ellos, el derecho de las mujeres a elegir y ser elegidas para todos los cargos políticos nacionales, estableciéndose así en nuestro país el sufragio universal

Si bien fue Evita quien impulsó la sanción de ley, esta es el resultado de una enorme lucha colectiva de la que muchas mujeres formaron parte, algunas de ellas incluso dejando la vida. 


Fuentes:

Imagen destacada: Ushuia Noticias

Imágenes: Ministerio de Cultura, La Tinta


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

La revolución viene oliendo a jazmín

María Victoria Walsh era Hilda para los enemigos y La Cabezona para los compañeros. Norma Arrostito se hacía llamar Irma o La Gaby, pero a veces le decían Gaviota. Ambas, guerrilleras de altos cargos en Montoneros. Ambas murieron en la lucha por la justicia social. A 41 años de la última dictadura cívico-eclesiástica-militar, sus historias son testimonio de la irrupción de la mujer en la política y la lucha armada.

En la mañana del 29 de septiembre de 1976, María Victoria Walsh, responsable de Prensa Sindical de Montoneros, y Alberto Molina Benuzzi, Secretario Político de la misma organización, subían a la terraza de la casa ubicada en la calle Corro al 105, en el límite entre los barrios porteños de Villa Luro y Floresta. En la planta baja, Guillermo Amarilla, Ismael Salame y José Carlos Coronel, responsables de diferentes frentes, contenían el fuego de los 150 militares que rodeaban la manzana.

“Un hombre y una muchacha tiraban desde arriba. Nos llamó la atención la muchacha porque cada vez que tiraba una ráfaga y nosotros nos zambullíamos, ella se reía», contó después uno de los soldados a Rodolfo Walsh, padre de Victoria y miembro de  la agrupación Montoneros.

Después de una hora y media de enfrentamiento, una frase dicha con voz de mujer, que pesaría por siempre en la memoria de los testigos, acabó con la lluvia de balas: “Ustedes no nos matan, nosotros elegimos morir”. Acto seguido, Victoria y Molina se apoyaron sus fusiles en la sien y gatillaron.

Norma Arrostito, en cambio, murió dos veces. La Gaby fue la única mujer parte de la línea fundadora de Montoneros. El 2 de diciembre de 1976, el gobierno de facto decidió fingir su asesinato para desmoralizar a sus compañeros. Los medios la contaron entre los muertos de una emboscada en Lomas de Zamora, pero las fuerzas del Estado habían fusilado a otra mujer para montar la escena frente a los vecinos.

El 15 de enero de 1978, murió en la que solía ser la Escuela de Suboficiales de Mecánica de la Armada (ESMA). Los sobrevivientes del centro clandestino de detención aseguran que murió por envenenamiento, pero los militares siempre sostuvieron que falleció por causas naturales. Tras un año de encierro, de torturas y de utilizarla como trofeo de guerra, no pudieron sacarle información útil.

Los años 60 y 70 sorprendieron al mundo con la irrupción de la mujer en el mercado laboral, en los ámbitos estudiantiles, en los movimientos políticos y sociales. La sociedad moderna delimitaba claramente el rol femenino: ocuparse de la casa y de la crianza de los hijos, acudir donde hubiera una “falta”. Lo doméstico, el silencio, la sumisión y la fragilidad eran sus signos. Sin embargo, las imágenes de las guerrilleras con un fusil al hombro distan mucho del ideal de mujer delicada y obediente. Fue una época bisagra, marcada por el genocidio y la represión, que empujó a las mujeres a ocupar nuevos espacios y a redefinirse.

 

Mujeres en armas: las nuevas soldadas

“Cuando me están torturando, el milico me dice que tenían a Norma Arrostito, que en la ESMA estaban todos. Yo le dije que no, que a Norma la habían matado”, relató Graciela Daleo, una de las testigos en los Juicios a la Junta Militar de 1985.

“¿A quién querés ver?”, le preguntó el militar a Daleo, para demostrarle que «los tenían a todos».

“A la Gaby”.

“No, no, no. Ahora no puede bajar porque está con ruleros”.

“No está Gaby porque no usaría ruleros”.

Los dos primeros gobiernos peronistas implementaron políticas que reconocían el rol social de las mujeres más allá del hogar. La Ley de Sufragio Femenino, aprobada de forma unánime en 1952, la participación de Evita en las cuestiones de Estado y como conductora espiritual, la creación de espacios sociales y políticos para mujeres. Fueron medidas de peso, pero el cambio era muy gradual. El sujeto político femenino recién comenzaba a gestarse.

Para 1970, la revista cubana Cristianismo y Revolución publicó una entrevista a las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) en la que preguntaba por la participación femenina en sus filas. La organización contestó: “La mujer tiene que tener el mismo grado de participación que el hombre en todos los procesos de la sociedad y, sobre todo, en el proceso de cambiar una sociedad que la ha sumergido en una situación de marginación y dependencia”.

La igualdad entre hombres y mujeres se fue incorporando al discurso de las organizaciones armadas, a medida que las guerrilleras eran más y tomaban más responsabilidades. Según el estudio La participación femenina en la guerrilla argentina, de Xavier Vilar, Montoneros contaba con tres mil mujeres. Es decir, representaban el 30% de sus militantes. En el Partido Revolucionario de los Trabajadores y el Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP), el porcentaje se elevaba al 40%, con un total numérico de 2 mil militantes.

Sin embargo, el camino se mostró dificultoso para las mujeres. Lejos de intercambiar roles, se sumaron nuevos. La maternidad y la casa seguían siendo sus obligaciones, al mismo tiempo que se cargaban a la espalda la responsabilidad de parir una patria nueva.

 

Ser mujer, madre y militante

A Victoria le decían Vicky los más cercanos, con ternura. Pero Vicky tenía un temperamento particular, bien diferente de lo tierno. Un día abrió de una patada la puerta de Jacobo Timerman, director del diario La Opinión, su patrón. No quería recibirla y decidió entrar por la fuerza en su oficina. Era delegada sindical, trabajo que le interesaba más que el periodismo, hasta que tuvo que dejar el medio porque el director denunciaba a sus trabajadores ante el Ejército.

En la carta que le dedicó luego de su muerte, Rodolfo Walsh la describió como una mujer de “decisiones firmes y claras”. Con ese ímpetu que la caracterizaba, entró en las filas montoneras a los 22 años.

El día de su muerte, acababa de cumplir 26. Una militante había sido detenida un mes atrás y el Batallón de Inteligencia 601 le había arrancado información crucial: en la casa de la calle Corro se reunirían miembros de la Secretaría Política de Montoneros, el 28 de septiembre por la noche.

Victoria era la única mujer presente en esa reunión, acompañada por su hija de un año y dos meses. Las mujeres guerrilleras no tenían muchas más opciones que no fueran incluir a sus hijos en la vida clandestina, llevarlos a sus encuentros, enseñarles a memorizar identidades e historias falsas. Otra opción era dejarlos a cargo de los abuelos o de amigos, lo que significaría compartir poco tiempo con ellos. El esposo de Victoria, Emiliano Costa, había caído preso a principios de 1975 y no habían vuelto a saber de él desde entonces.

Durante la balacera, Victoria dejó a su hija debajo de un colchón en el baño, a sabiendas de que no iba a volver a buscarla. El Ejército la encontró luego y la entregó al padre de Costa.

La maternidad en la guerrilla significaba riesgos y responsabilidades siempre mayores para las mujeres que para los hombres. Se calcula que el 30% de los desaparecidos fueron mujeres, un tercio de las cuales estaban embarazadas. Abuelas de Plaza de Mayo estima que alrededor de 500 niños y niñas fueron apropiados durante la última dictadura. Quitárselos a sus madres en los centros de detención clandestina al nacer era una práctica común.

“Montoneros hace una resignificación de la figura materna de la militancia y del planteo de que lo que hay que sostener es una familia, porque los hijos son el futuro y lo que se quiere es una revolución que transforme la sociedad para que las nuevas generaciones vivan mejor”, analizó la socióloga Alejandra Oberti en una entrevista a Página 12. El mandato social que obligaba a las mujeres a ser madres se reprodujo dentro de la organización armada y la tarea de la crianza permaneció dentro de las obligaciones exclusivamente femeninas.

En su investigación, Xavier Vilar recogió varios testimonios de militantes montoneras respecto de su relación con los compañeros. Una de ellas decía que “(la maternidad) implicaba para todas las mujeres una desventaja para nuestros ascensos dentro de la organización, porque muchas veces no podíamos ir a reuniones, o no podíamos disponer para nuestra formación el mismo tiempo que tenían los varones (…) O perdíamos como militantes, o perdíamos como madres”.

Otra exmontonera explicaba: «Las organizaciones no estaban en otro planeta, y pasaba lo mismo que en cualquier otro ámbito. Entonces, la mujer, además de militar igual que un hombre, tenía que ocuparse sola de lo considerado «femenino» (…) A la hora de promoción de los cuadros, se traducía en una discriminación impresionante (…) A pesar de que fue muy difícil ese doble rol femenino y militante, no veo que haya habido otro momento en la historia de cada una en que podamos habernos sentido tan vivas como entonces».

 

Con el fusil en la mano y Evita en el corazón

Norma Arrostito estaba casada con Fernando Abal Medina. Lo conoció en 1966 en la cárcel, luego de haber sido detenida por apoyar a obreros portuarios en huelga. Fue una de las pocas mujeres en llegar a las cúpulas de Montoneros y, por ello, estaba más expuesta. Era más fácil camuflar a un hombre entre varios hombres que a una mujer entre varios hombres.

Fue la única mujer involucrada en el secuestro y asesinato de Juan José Aramburu, la acción que dio surgimiento a Montoneros. Para ese entonces, ya había viajado a Cuba para recibir adiestramiento militar y ya había participado en asaltos de coches y armamento para el ejército revolucionario. Tenía una fuerte formación marxista y se acercó al catolicismo de la mano de Abal Medina.

Para los medios, era una delincuente famosa y peligrosa. En portadas de diarios solía verse su foto al lado de la palabra “DENÚNCIELOS”.

“ESTHER NORMA ARROSTITO. Alias “Irma”, argentina, 30 años de edad, casada. Cutis blanco, 1.62 mts. de estatura”, rezaban los afiches. Esa era Arrostito para los medios de comunicación controlados por el Estado. Cuando murió falsamente en Lomas de Zamora, en las primeras planas se celebraba un nuevo “golpe a la subversión”.

Pero, para sus compañeros, esa mujer era otra cosa.

“Hay una foto de Norma Arrostito (…) tomada durante un acto en el Club Atlanta, en la que ella aparece sonriente y con el pelo suelto, la imagen más acabada de las hijas de Evita. La compañera que se coloca al lado del hombre y comparte con él todos los aspectos de la militancia”, describía Oberti.

En su ensayo, Las revolucionarias. Vida cotidiana y afectividad en los ’70, la socióloga desmenuzó el ideal de mujer que encarnaba la Evita Montonera, “de aspecto frágil pero de voz resuelta, de cabellos rubios que caen sobre su espalda y de ojos afiebrados y gesto sonriente”. La Evita de rodete no podía expresar a la mujer nueva del peronismo. Era necesaria la otra, la que sonreía al viento con el pelo suelto, la militante pasional y entregada a la causa hasta las últimas instancias.

“La organización armada elimina de los discursos los tramos en los que Eva arremete contra las feministas, reenvía a las mujeres a sus casas (…) Así es como son madres-esposas-trabajadoras y herederas de una Evita que encarna plenamente la lucha revolucionaria”, explicó Oberti.

Esa imagen asumió Arrostito frente a los revolucionarios. Por esta razón, cuando fue chupada por el Ejército y llevada a la ex ESMA, se la usó de varias maneras. Era el trofeo de guerra de la Marina frente al resto de las fuerzas. Se la mostraban a los militantes que captaban para quebrarlos. El mensaje era: si la tenemos a Arrostito, están perdidos.

Elisa Tokar, sobreviviente de la ex ESMA, relató sus encuentros con Gaby. Un día, los militares le asignaron a Tokar tareas de trabajo esclavo, que eran a menudo una forma de supervivencia en el cautiverio. Arrostito, al enterarse, le dijo: “Vos sos una perejila, decí que escribís a máquina”. Aún en la tortura, Norma seguía significando apoyo y contención para sus compañeros. Desde el encierro, inspiraba fuerzas para resistir, para no colaborar ni rendirse.

“Para mí, Gaby era todo un símbolo. No era una compañera de militancia, era un símbolo de mi militancia”, afirmó Tokar.