#MostráTuPoder: prevención del embarazo adolescente

Durante la semana de la prevención del embarazo adolescente –del 21 al 28 de septiembre– un grupo de 10 ONG implementó una campaña nacional que brindó herramientas para que lxs jóvenes puedan disfrutar de su sexualidad sin riesgos. ¿Cómo frenar esta problemática?


La iniciativa nacional Mostrá tu poder propuso visibilizar la grave situación que se vive en el país: cada día, 272 adolescentes se convierten en madres y el 70% de esos embarazos no fueron planificados, según datos del ex Ministerio de Salud, hoy Secretaría. Entre los factores –sociales, económicos y culturales– que influyen en la maternidad y paternidad adolescente, pueden mencionarse:

  • Falta de información sobre el derecho a planificar embarazos y a la interrupción legal del embarazo;
  • Insuficiente educación sexual en las escuelas;
  • Representaciones sociales estereotipadas de los roles de mujeres y varones;
  • Abuso y violencia sexual.

Ante esta situación, la campaña coordinada por FEIM junto a UNICEF, RedNac, Amnistía Internacional Argentina, FUSA Asociación Civil, el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), Fundación Huésped, Fundación Kaleidos, Las Otras Voces y Doncel buscó informar sobre las formas de prevenir embarazos no deseados e hizo foco en el disfrute de la sexualidad. Para ello, recurrieron a famosos e influencers, como Lali Espósito, Ángela Torres y Jimena Barón, entre otrxs.

Números que preocupan

Según la información ofrecida por la campaña, Latinoamérica es la segunda región del mundo con la tasa más alta de embarazo no planificado en la adolescencia. En 2016, el 13,7% de todos los nacimientos del país fueron producto de embarazos en la adolescencia. La mayoría de las nuevas madres tienen entre 15 y 19 años.

Gráfico1
Elaboración propia en base a los datos de la campaña #MostráTuPoder

En 2015, UNICEF señaló que nacían 300 bebés por día de madres adolescentes:

Gráfico2
Elaboración propia en base a los datos de la campaña #MostráTuPoder

La campaña pone al descubierto que las experiencias que viven lxs adolescentes respecto de su sexualidad distan de ser las ideales y les impiden realizar proyecciones sobre sus vidas y su futuro. Las jóvenes madres quedan por fuera del sistema educativo y relegadas a su rol reproductivo.

INFOMTP

La información es poder

La campaña propuso tres ejes de acción:

  • Hablar de sexualidad: la importancia del autoconocimiento del cuerpo y del consentimiento en la relación sexual.
  • Derribar mitos: entre ellos, los conocidos «Si dice que sí al principio y después dice otra cosa no cuenta» y «Las relaciones sexuales consisten sólo de la penetración».  
  • Informarse y cuidarse: el uso del preservativo para prevenir embarazos no planificados y enfermedades de transmisión sexual; su combinación con anticonceptivos inyectables, implante subdérmico, pastillas, anillo vaginal, parche, entre otros.

Además, se destacó el derecho de lxs adolescentes a recibir información y acceder de forma gratuita a los métodos anticonceptivos en centros de salud públicos, sin la necesidad de ser acompañadxs por adultxs.

Bolsillo femenino: el impuesto que no deberías pagar

Que la brecha salarial entre hombres y mujeres existe no es novedad. Tampoco lo es el hecho de que, a lo largo de los años, ha habido una constante devaluación de la labor femenina. El sexismo institucionalizado, la discriminación por género y las distintas valoraciones del trabajo no solo generan que la mujer gane menos, sino que también deba pagar más.

¿Cuál es el tributo que no deberías pagar? La “Tasa rosa”, el “Impuesto rosa” o el “Pink Tax” aparece en la década de 1990 en California, Estados Unidos. Como sostiene Valeria Chávez (Infobae), esta recarga del 30% a determinados productos es la cara menos visible de la desigualdad de género, que afecta silenciosamente a la economía de todas las mujeres del mundo.

pictoline impuesto rosa
Imagen: Pictoline.

Este tipo de impuesto encubierto sí suele ser reconocido en productos de higiene íntima, en aquellos relacionados con la menstruación (como toallitas, tampones y copas menstruales), pero no solo afecta a estos sino que también se extiende a otros elementos, que tienen un valor más alto por el simple hecho de ser «femeninos».

Es decir que, aunque se trate del mismo producto que usan los hombres, solo por estar “orientado” a las mujeres recibirá el recargo. El descabellado “impuesto rosa” es aplicable a desodorantes, afeitadoras descartables, perfumes, cremas y chupetes, entre otros.

En base a todos estos datos, la Fundación FEIM (Fundación de Estudio e Investigación de la Mujer) lanzó una campaña de denuncia en las redes sociales, donde se encarga de visibilizar, mediante el hashtag #NOPINKTAX, la diferencia de valores.

La consigna es sacar una foto que muestre la desigualdad, o escribir la diferencia de aquellos productos (iguales) que detenten una variación en los precios, según estén dirigidos a hombres o a mujeres.

Algunas de las disparidades que FEIM destaca son:

  • Ibuprofeno: genérico $37 / mujeres $39.
  • Mochilas: niño $549 / niña $679.
  • Cepillo de dientes: niño $48,99 / niña $50,89.
  • Chupetes: niño $219 / niña $235.
  • Afeitadora descartable: masculina $68,49 /  femenina $72,45.
  • Desodorante (bodyspray): masculino $58,80 / femenino $65,45.

Según el portal Bigbangnews, basado en los dichos de Mabel Bianco (Fundación FEIM):

 “En Argentina, el ingreso salarial de las mujeres es 27% menor al de los varones y la tasa de actividad es 46,1%, inferior a la de los hombres (que alcanza el 69,6%). A esta desigualdad hay que sumarle el impuesto rosa. En promedio, los productos para mujeres cuestan un 7% más que los productos similares para hombres”.

Bianco también habló con Infobae, en donde sostuvo que:

“Esto tiene una estrecha relación con el hecho que las mujeres siguen siendo las que más tiempo dedican al cuidado no remunerado, lo que implica que son las encargadas de la mayoría de las decisiones de compras del hogar, muebles, insumos, ropa para todos los miembros del grupo familiar. Por esto, son el target principal del márketing y las estrategias de consumo».

Para más información: Infobae: Pink Tax. También se puede encontrar a Fundación FEIM en Twitter bajo el usuario @FundacionFEIM, para participar de la campaña y estar al tanto de las últimas novedades.


Fuentes
Página12
Bigbangnews: Pink Tax argentino
Ámbito
Infobae

Vivieron felices y dejaron de naturalizar la violencia

«No Comamos Perdices» es la campaña creada por la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer que busca crear consciencia sobre la violencia en los noviazgos.

Es probable que alguna vez, alguna pareja te haya pedido prestado el celular para «ver algo» solo para terminar revisando tus conversaciones con amigos. Quizás, alguna vez te convencieron de no juntarte más con alguien, alegando que esa persona probablemente tenía otras intenciones para con vos.

Capaz alguna vez perdonaste a tu novix después de una fuerte pelea solo porque se puso a llorar y te pidió perdón, recordándote lo mucho que te amaba, incluso después de haberte gritado cosas horribles y haberte hecho sentir muy mal.

Es probable que, antes de salir, te hayas cambiado de ropa luego de escuchar a tu pareja decirte que no te pusieras esa pollera tan corta o ese pantalón tan ajustado para que no te miren en la calle. Tal vez en medio de una pelea te haya apretado muy fuerte el brazo, o te haya empujado, y luego se haya disculpado por su reacción.

Muchas de estas cosas son moneda corriente en las relaciones entre jóvenes (y no tan jóvenes) y las tenemos naturalizadas. Sin embargo, son parte de una conducta violenta que no deberíamos pasar por alto.

FEIM_Postal_27-Mayo-web.png

«No comamos perdices» es una campaña que busca derribar los mitos del amor romántico y crear consciencia sobre la violencia en los noviazgos para alertar a lxs jóvenes.

Para aprender más sobre este proyecto, hablamos con Gisela Grunin, encargada de Comunicación y Prensa de FEIM.

Escritura Feminista: ¿Cómo y cuándo nació el proyecto «No comamos perdices»? 

Gisela Grunin: La campaña se lanzó en enero de 2014, con el desarrollo y la puesta en línea del sitio web No comamos perdices. Desde entonces se actualizan materiales digitales e impresos en forma periódica.

E.F.: ¿Cuál es el objetivo a largo plazo?

G.G.: El objetivo es reflexionar con adolescentes y jóvenes sobre los mitos del amor romántico que están sobre todo presentes en las primeras relaciones de noviazgos, y por las cuales se justifican, avalan y reproducen ciertas creencias y pautas de conducta que ubican a las mujeres en posición de sumisión ante los varones.

Esto es especialmente dañino porque ante la intensión o el deseo de salirse de esos roles estipulados, hay veces en que la pareja actúa con diferentes grados de violencia, como una forma de disciplinamiento social.

El objetivo de la campaña es la prevención de la violencia, en particular la detección de situaciones de violencia sutil que se naturalizan o pasar desapercibidas como si fueran normales y que son importantes de desarmar a tiempo.

EFEn la pagina web tienen tres ejemplos de mitos del amor romántico, ¿por qué eligieron esos tres? 

GG: La campaña aborda varios mitos del amor romántico; en el sitio se mencionan en particular: la idea del amor predestinado para toda la vida y pese a todo lo que viene a completar a las personas; la idea de que el amor todo lo puede y de los roles estereotipados para hombres y mujeres en las relaciones afectivas; y la idea de que los celos son una muestra de amor.

En los demás materiales y en los talleres presenciales se abordan otras creencias similares que completan la crítica a los mensajes que se reciben cotidianamente a través de relatos tradiciones, publicidades, canciones y otros productos culturales por los cuales se justifica y avala la violencia contra mujeres y las desigualdades de poder a favor de lo masculino hegemónico.

Se eligen estos mitos porque detectamos que aun son muy vigentes entre algunos grupos de adolescentes.

 

EF: En la actualidad, en nuestro país, el movimiento feminista viene sumando cada vez más fuerza y logrando visibilizar la violencia machista, ¿Creen que es posible educar a lxs más jóvenes para erradicar estas conductas?

GG: ¡Sí! El esfuerzo de esta campaña y de otras acciones de FEIM está en apoyar y favorecer los cambios de conductas y patrones culturales que protagonicen las generaciones más jóvenes. En los últimos años, se ve en la creación de comisiones de género en los centros de estudiantes y en la participación de chicas muy jóvenes y organizadas en las marchas y los encuentros nacionales de mujeres.

También actúan en la misma línea los grupos juveniles de diferentes ciudades del país que integran la RedNac (Red Nacional de Jóvenes y Adolescentes para la Salud Sexual y Reproductiva), con quienes elaboramos muchos de los mensajes clave de esta campaña: la última serie de vídeos con diez microrrelatos la crearon jóvenes de RedNac.

Sin embargo, así como hay jóvenes que están muy a la vanguardia liderando estos cambios, la juventud no es homogénea. Aún hay extensos grupos de jóvenes con ideas muy conservadoras que son las que la campaña quiere cuestionar juntos y promover el cambio.

E.F.Dado que hace no tanto se empezaron a dar este tipo de debates sobre violencia de manera más amplia y con más llegada a la gente, ¿creen que va a costar que lxs jóvenes se animen a cuestionar las conductas de sus parejas y dejar de naturalizar las prácticas violentas?

G.G.: Es un camino difícil y largo, los cambios no se ven inmediatamente. En los talleres muchas veces se reconocen y critican estas prácticas, aunque luego son más difíciles de desarmar que en lo discursivo. Pero por algo tenemos que empezar. Esta es una estrategia que se realiza en simultáneo con otras que hacemos desde FEIM y también desde otras organizaciones e instituciones. Entre todas vamos avanzando pero se necesitaría un alcance mucho mayor.

Es importante que se aplique la Educación Sexual Integral en todos los niveles educativos de todo el país, porque se incluyen estos contenidos para la igualdad de géneros en forma trasversal.

E.F.Más allá de la página web y las redes sociales, ¿tienen pensado algún otro tipo de propuesta para la campaña? ¿Talleres, charlas, intervenciones en las calles?

G.G.: Sí, se dan constantemente talleres con adolescentes donde se distribuye material. Intervenciones en las calles no hemos hecho con este proyecto, pero si con otros con los que abordamos la prevención de la violencia contra mujeres con jóvenes.

Por ejemplo, pintamos dos murales, realizamos stencileadas con consignas anti violencia contra mujeres y organizamos una muestra de afiches artísticos sobre las distintas modalidades de la violencia contra mujeres y niñas que se expone en forma itinerante desde 2012.

E.F.¿Qué le dirían a alguien que cree estar en una relación violenta y no sabe como salir de ella?

G.G.: Que es importante pedir ayuda, animarse a compartirlo con alguien de confianza con quien puedan transitar el proceso y en quien puedan apoyarse. Puede ser una amistad o un contacto a través de instituciones especializadas de la sociedad civil o del Estado.

banner.png



Imágenes:

No comamos perdices