Inguz: una segunda oportunidad

Entrevista a Candela Niesl, directora de la Editorial Inguz.

Una editorial independiente que tiene como pilares la sororidad y la honestidad. La runa vikinga que le da su nombre representa el inicio de una nueva etapa sin olvidar las raíces que la forman. Inguz toma las segundas oportunidades como materia prima y filosofía de vida.

Sigue leyendo Inguz: una segunda oportunidad

SlutWalk israelí

Miles de mujeres israelíes se movilizaron en contra de la violencia machista, el acoso, y la culpabilización a las víctimas.

El 4 de mayo se celebró en Tel Aviv la séptima “Marcha de las putas”, donde más de 5000 personas se concentraron en Rabin Square (con presencia de la policía), para marchar en contra de la violación, los acosos y la violencia sexual.

Este año, el encuentro estuvo marcado por grandes carteles que en diferentes idiomas manifestaban: “No es no”, “Vos no sos la culpable”“Vistas como vistas, sí es sí y no es no”, e incluso algunos que llevaban impresa la cara y el nombre de distintos hombres acusados de violación y acoso, con la leyenda “No perdonaremos, ni olvidaremos”.

La “Marcha de las putas” tiene su origen en Canadá, a partir de lo expresado por el policía Michel Sanguine durante una conferencia sobre seguridad ciudadana.

“Las mujeres deben evitar vestirse como putas para no ser violadas”, sostuvo Sanguine.

Desde entonces, y en repudio a sus palabras, se celebraron cientos de manifestaciones con la misma premisa, mientras algunos movimientos feministas paralelos, como MeToo en Estados Unidos, luchan por las mismas causas.

isreal
Foto de Times of Israel.

Vivir en Israel no es fácil. Según el portal Esglobal, se trata de una sociedad que a pesar de haber mejorado en algunos aspectos, está embebida tanto en lo político como en lo social de un extremismo religioso insoportable.

La diferencia salarial entre hombres y mujeres ronda el 35%; son pocas las que llegan a ocupar cargos políticos y muchas las que son presionadas para casarse y formar una familia a temprana edad. Los distintos ordenamientos religiosos las ponen en situaciones de desventaja gran parte del tiempo.

Por todas estas circunstancias, son cada vez más las que se unen para lograr igualdad, mucho más difícil de conseguir en países dominados por una religión ortodoxa y un pensamiento difícil de cambiar por el tipo de educación sexista que lo influye.

Los movimientos y pedidos en contra de la violencia física, y psicológica, entre otras cosas, se extienden a lo largo del globo. Las corrientes feministas europeas, y en este caso también las israelíes, hicieron escuchar su voz durante estos días a raíz del caso español que conmueve al mundo: “La Manada”, jóvenes acusados de violación en grupo durante la celebración de San Fermín que recibieron una condena de solo 9 años de prisión.

Las redes sociales y las calles se inundaron de personas pidiendo una sentencia justa, y mostrando apoyo a la víctima. También surgió en Twitter el hashtag #Cuéntalo, donde mujeres acosadas, abusadas, y maltratadas se animaron a contar sus historias, y en el cual también fueron recordadas víctimas asesinadas, para remarcar la crueldad y la violencia con la que nos fueron arrebatadas y no olvidar a las que ya no están entre nosotrxs.

 


Fuentes
La Vanguardia
Haaretz
Times of Israel
Es global
Foto de portada: Clarín.

Voto femenino; a 70 años de un momento histórico

El 9 de septiembre de 1947 se sancionó la Ley 13.030 de Enrolamiento Femenino. Militantes socialistas, anarquistas y peronistas (con Eva Perón a la cabeza) lucharon para conquistar su derecho al voto, y se disputan aún hoy su lugar en la historia. A 70 años de un día que cambió a la sociedad argentina, ofrecemos un breve repaso de los hechos principales.

El 9 de septiembre de 1947 se sancionó por unanimidad la Ley 13.030, conocida como «ley del voto femenino». La normativa era clara: “Las mujeres argentinas tendrán los mismos derechos políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o imponen las leyes a los varones argentinos” (Art. 1).

Asimismo, la normativa fue promulgada por Juan Domingo Perón el 23 de septiembre de 1947 durante un acto frente a la sede de la CGT. La medida se implementó por primera vez, cuatro años después: el 11 de noviembre de 1951, el 90% del padrón femenino (más de 3 500 000 mujeres) concurrió a sufragar. Perón resultó electo para una segunda presidencia.

Aunque el mérito se le adjudica de forma casi exclusiva a Eva Perón, no puede pensarse la conquista del voto femenino sin tener en cuenta las luchas previas, protagonizadas por las militantes sociales y anarquistas feministas de fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Tampoco puede negarse la capacidad que tuvo Eva Perón de interpelar a las mujeres de las clases populares. Ambas instancias fueron necesarias -y resultan complementarias- para la adquisición de un derecho que hoy todas ejercemos.

Buenos_Aires_-_Balvanera_-_Manifestación_por_el_voto_femenino_en_1948

Las pioneras

El voto femenino fue una de las principales luchas de las feministas de fines de siglo XIX y principios del siglo XX en todo el mundo. Argentina no fue la excepción. En 1900, Cecilia Grierson – la primera mujer en graduarse como médica en el país– fundó el Consejo de Mujeres. En 1907, Alicia Moreau de Justo creó el Comité Pro-Sufragio Femenino. Las féminas comenzaban a organizarse.

Otra de las pioneras fue Julieta Lanteri, quien se convirtió en la primera mujer de toda Sudamérica en ejercer el derecho al voto en la ciudad de Buenos Aires en 1911, tras ganar un juicio que le permitió empadronarse. Una ordenanza posterior prohibió de forma explícita el voto femenino, con el argumento de que para empadronarse era necesario el registro del servicio militar. Vuelta a foja cero.

Proyectos truncos

No fueron sólo las mujeres quienes pusieron el cuerpo y el intelecto al servicio de la lucha por sus derechos cívicos y políticos. Varios proyectos impulsados por sus compañeros hombres intentaron allanarles el camino, pero por cada paso adelante había que retroceder varios. Los intentos fallidos se sucedían unos a otros.

En 1928, el socialista Mario Bravo presentó un proyecto a la Cámara de Diputados para imponer el tratamiento legislativo del voto femenino. Su valiosa propuesta quedó frustrada por el golpe militar de 1930. Dos años después, Alfredo Palacios (otro socialista) logró media sanción de la cámara baja al voto femenino, pero el proyecto nunca fue tratado en el Senado. Desde 1911, se presentaron otras 22 iniciativas legislativas hasta la sanción de la ley 13.030.

Recordemos que, para entonces, las mujeres eran consideradas incapaces por el Código Civil de 1871. Recién en 1926, mediante la Ley 11.357 sobre “Derechos Civiles de la Mujer”, alcanzaron la igualdad legal con los varones. Sin embargo, esta “igualdad” era relativa: no incluía el derecho al voto ni la patria potestad compartida, además de ser escasamente cumplida en los hechos.

La revolución sanjuanina

Con Aldo Cantoni como gobernador, se modificó la Constitución provincial de San Juan y en 1927 se habilitó a las mujeres a ejercer su derecho al voto. Ellas no sólo sufragaron por primera vez en 1928 en elecciones municipales, sino que también eligieron a una mujer como delegada de un municipio.

Lamentablemente, la medida de avanzada se vio frustrada también por el golpe de 1930 y recién volvió a ser implementada en 1951, en las que fueron las primeras elecciones luego de la sanción de la Ley de Enrolamiento Femenino.

El día que cambió la historia

La conquista del voto femenino tardó en llegar a Argentina. En Nueva Zelanda las mujeres votaban desde 1893, en Australia desde 1902 y en Finlandia desde 1906. En nuestra región, Uruguay fue país pionero: sus mujeres pudieron votar en 1932 al igual que en Brasil.

Con motivo de la promulgación de la ley, la “abanderada de los humildes” brindó un discurso oficial en cadena nacional, que amerita ser recordado porque destaca “la victoria de la mujer” por sobre “las incomprensiones, las negaciones y los intereses creados”:

El 9 de septiembre de 1947, Argentina comenzó a ser un país más igualitario. Gracias a todas las que nos precedieron, el derecho al voto es hoy un hecho inobjetable. Socialistas, anarquistas y peronistas -con Eva Perón como símbolo de su época- nos legaron un claro mensaje: los derechos no se mendigan, se conquistan.

Otras fuentes consultadas:

¿Qué es el feminismo? Por Emma Watson

El término «feminista» aún hoy sigue causando controversia; algunos pueden pensar que tiene un grado de ambivalencia que lo hace justamente contradictorio. Otros, lo comparan con el término «machista» agregándole una connotación que no es la correcta. En esta nueva sección vamos a dedicarnos a romper los mitos que esconde esta palabra y explicar, a través de diversas voces, cuál es su verdadero significado.

Emma Watson es una de las influencias más grandes en la actualidad, en especial para nuestra generación. En 2014 dio un discurso muy puntual y emocionante frente a la ONU, donde explicó qué es el feminismo y por qué es importante.

«Para recordarlo, el concepto de feminismo es la creencia de que los hombres y las mujeres deben tener los mismos derechos y oportunidades. Es la teoría de la igualdad política, económica y social de los sexos.

La palabra “feminista” se ha vuelto poco popular, las mujeres no quieren ser identificadas como feministas».

La actriz que siempre va a ser nuestra adorada Hermione es embajadora de buena voluntad de la ONU Mujeres y colabora como defensora de la campaña #HeForShe.

Su visión sobre el rol de la mujer es muy importante tanto desde su experiencia propia, al ser la actriz que interpretó uno de los personajes femeninos más importantes en la tan aclamada saga, como desde la posición de modelo a seguir en el que se transformó para muchas personas.

Mientras estaba en el rodaje de Harry Potter, ella continuó con sus estudios y se graduó con la nota más alta de su secundaria. En 2014 se recibió en la Universidad de Brown (EE.UU.) de Licenciada en Literatura Inglesa.

Además, cada tanto esconde libros por algunas zonas urbanas para promover la lectura, una de las actividades que más la identifica.

 

«Creo que está bien, en mi opinión, que las mujeres se puedan involucrar en la política y en las decisiones que afectarán mi vida. Creo que está bien que socialmente, merezco el mismo respeto que los hombres. Pero puedo decir con tristeza

 que no hay ningún país en el mundo donde todas las mujeres puedan esperar recibir estos derechos. Ningún país en el mundo puede decir que ha alcanzado la igualdad de género.

Mi vida ha sido afortunada porque mis padres no me aman menos por haber nacido mujer. Mi escuela no me limitó por ser una chica. Mis maestros no asumieron que no llegaría tan lejos porque algún día tendría un bebé. Estas influencias fueron las embajadoras de igualdad de género que hicieron de mí lo que soy ahora, posiblemente no lo saben, pero son los feministas inadvertidos que están cambiando el mundo ahora. Necesitamos más gente así.
Y si siguen odiando la palabra, lo importante es la idea y la ambición que hay detrás de ella».

Pero el discurso de Emma Watson no se cierra solo en las mujeres. De hecho, resulta de suma importancia incluir a los hombres, porque es justo eso de lo que se trata el feminismo, de incluir a todos.

«¿Cómo podemos cambiar el mundo cuando solo la mitad de él se siente invitado o bienvenido a participar en la conversación?
Hombres, quisiera aprovechar esta oportunidad y hacerles una atenta invitación para que participen. La igualdad de género es un problema de ustedes también. Porque hasta la fecha he visto el rol de mi padre ser menos valorado por la sociedad a pesar de que necesite su presencia, siendo su hija, al igual que la de mi madre.
En Reino Unido, el suicidio es la mayor causa de muerte en hombres entre 20 y 40 años, lo que supera a los accidentes automovilísticos, el cáncer y las enfermedades cardíacas.

He visto como los hombres se fragilizan y se vuelven inseguros gracias a un sentido distorsionado de lo que es el éxito masculino. Los hombres tampoco gozan de los beneficios de la igualdad.
No se habla mucho de que el hombre esté aprisionado gracias a los estereotipos de género pero puedo ver que lo están. Y cuando se liberen, las cosas van a cambiar para las mujeres como consecuencia natural.
Si los hombres no tuvieran que ser agresivos para poder ser aceptados, las mujeres no sentirían la necesidad de ser sumisas.
Si los hombres no controlaran, las mujeres no sentirían que tienen que ser controladas.
Tanto los hombres como las mujeres deberían sentirse libres de ser sensibles.
Tanto los hombres como las mujeres deberían sentirse libres de ser fuertes.
Si dejásemos de definirnos por lo que no somos y empezáramos a definirnos por lo que en realidad somos, podríamos ser todos libres, y de eso se trata #HeForShe.

Para finalizar, en el contexto de la ONU, Emma invita a todos a que reflexionen y se comprometan a poder lograr la tan deseada igualdad de género.

«Los invito a que den un paso adelante, que se hagan ver, y que se pregunten ustedes mismos: Si no soy yo, ¿quién? Si no es ahora, ¿cuándo?«.

Ahora que leíste las palabras de Emma, ¿está más claro el concepto «feminismo»? ¿Descubriste que sos uno de esos feministas inadvertidos?

Discurso completo:


 

Prohibido prohibir: crónica de una lucha anunciada

El 3 de mayo de 1968, se desató en Francia el levantamiento popular más impresionante, en su despliegue, que el mundo haya visto. La juventud estudiantil, principal motor de la toma de París, parecía exigir utopías: un sistema nuevo, la abolición total de las injusticias. Tal fue el alcance de sus consignas que incluyeron la liberación sexual y desafiaron el conservadurismo de época; intentaron penetrar políticamente espacios siempre reservados a lo privado y al tabú. A 49 años del Mayo francés, la segregación y la desigualdad de género continúan en agenda y son problemáticas que cada vez cobran más fuerza y visibilidad en la Argentina.

Comenzó como una rebelión estudiantil, a la cual pronto se sumaron jóvenes obreros, y terminó por convocar a más de 10 millones de personas en París durante 12 días. Repercutió a nivel mundial y Argentina vivió lo propio un año más tarde, en la gesta del Cordobazo. La falta de una conducción política, objetivos puntuales y una vocaciónhippies de poder clara podrían haber sido los motivos por los cuales el Mayo francés pudo reunir una amplia gama de consignas. Entre ellas, los movimientos estudiantiles lucharon por una revolución de la sexualidad y exigieron el reconocimiento de las minorías sexuales, mientras hacían su aparición en escena los anticonceptivos, y la ideología hippie se extendía por los Estados Unidos y Europa.

“Prohibido prohibir” fue la frase de cabecera para condensar las críticas a la cultura moderna, caracterizada como represiva y censuradora de los cuerpos. Si bien la lucha se edificó desde la primacía de la individualidad por sobre lo común y homogéneo –indicios del individualismo que establecería el liberalismo más duro, junto con la posmodernidad y la globalización en años posteriores–, puede reconocerse como un primer gran impulso al debate de las problemáticas de género a nivel mundial. Sin embargo, para poder palpar cambios efectivos en materia de políticas públicas y nuevos parámetros culturales, el mundo tuvo que esperar varios años más.

Los primeros intentos de recoger esta lucha en Argentina surgieron también a finales de los años ’60. El Grupo Nuestro Mundo fue el primero en reunir personas homosexuales en un conventillo porteño, en su mayoría militantes de gremios cansados de sufrir discriminación, que buscaban hacer valer sus derechos. Recién el 15 de julio de 2010 se logró la aprobación del Matrimonio Igualitario. La Asociación de Travestis Transexuales Argentinas se organiza desde 1989, y apenas en el año 2015, poco tiempo antes del femicidio de la referente trans Diana Sacayán, se consiguió la Ley del Cupo Laboral Trans (14.783), que tomó otro año más para comenzar a reglamentarla.

Los tiempos parecen dilatarse cuando se trata de problemáticas de género, y el cambio cultural, político y social aún se muestra lejos. Para febrero de este año, sin contar con estadísticas oficiales, el Instituto de Políticas de Género Wanda Taddei calculaba un total de 57 femicidios en apenas 43 días. Se basó en el cruce de datos de comisarías y fiscalías especializadas, y estimaron que entre el 60% y 70% de los casos provenían de mujeres que ya habían denunciado a su agresor previamente y que, en gran parte, los asesinos eran la pareja o expareja. En los primeros 27 días de abril se sucedieron 21 femicidios.

La juventud francesa soñó con la construcción de relaciones más igualitarias entre los géneros y, de esta forma, se adelantó a los debates que cobrarían fuerza recién en el siglo XXI. Hoy, Argentina sigue creando hombres violentos y mujeres sumisas, pero también se encuentra con movimientos feministas cada vez más nutridos y organizados. Es momento de accionar sobre la realidad, pero desde nuestras propias experiencias y acorde a nuestra realidad latinoamericana, diferente de la europea. Se trata, ni más ni menos, de ser realistas y hacer lo imposible.

 

Imágenes extraídas de: https://revistapolemica.wordpress.com/2013/08/24/la-rebelion-juvenil-de-los-anos-sesenta-i/

 

La pasionaria

Valiente, clamó  “No pasarán” durante el Asedio a Madrid.  Su implacable defensa por la igualdad de derechos la llevó a presidir el Partido Comunista español en 1960. ¿De quién hablamos hoy en nuestra sección de grandes mujeres? Nada más ni nada menos que Dolores Ibárruri.

En Madrid, trabajó para el periódico Mundo Obrero, a través del cual llevó su vocación política. Su apodo, “pasionaria”, fue escogido porque su primer artículo en el periódico se publicó durante Semana Santa.

Por sus discursos y su activa militancia, estuvo presa en reiteradas ocasiones. Luego de la Guerra Civil, se exilió en Rusia donde continuó alimentando el movimiento comunista internacional. Tanto ella como su padre tenían pasión por la lectura de la doctrina marxista.

407-2013-10-07-14-Dolores I. consolando a un miliciano_850x622b
Dolores Ibárruri consuela a un soldado tras la muerte de su hermano.
57ae6c4ac46188680a8b45a1
Ibárruri y Fidel Castro
Fuentes consultadas:
http://biblioteca.ucm.es/historica/pc-di-consolando-miliciano
Muy Historia