La lucha de Black Lives Matter no termina

Luego de tres semanas, el 21 de abril el jurado de Minneapolis declaró como culpable de todos los cargos por el homicidio de George Floyd al policía Derek Chauvin. Sin embargo, el veredicto sigue sin traer justicia a la causa.

Ha pasado casi un año desde que George Floyd fuera arrestado en la ciudad de Minneapolis, Minnesota (Estados Unidos), por parte de cuatro policías locales al intentar hacer una compra con un billete falso de 20 dólares, para luego morir asfixiado por el agente Derek Chauvin quien, tras esposarlo y ponerlo boca abajo, colocó su rodilla en el cuello de Floyd por 8 minutos y 46 segundos.

«No puedo respirar».

Últimas palabras de George Floyd, las cuales se volverían importantes dentro de las protestas.

Pocos días después de ese 25 de mayo de 2020, el hecho generó múltiples protestas en varias ciudades de Estados Unidos en contra del racismo y el abuso policial que sufren ciudadanes afroamericanes en todo el país. La muerte de Floyd bajo custodia policial se convirtió en un símbolo gráfico de la brutalidad policial y generó manifestaciones globales exigiendo justicia racial. El movimiento Black Lives Matter, el cual comenzó en 2013 luego de la absolución de un policía que había matado a un adolescente afroamericano, se expandió internacionalmente por medio de las redes sociales.

El juicio

A lo largo del juicio, prestaron testimonio varies jóvenes que presenciaron la muerte de George Floyd, quienes afirmaron que él estaba «rogando por su vida» y que la policía no permitió que una socorrista le brindara asistencia médica, lo que hubiera podido salvarle la vida. Les jóvenes añadieron que se sienten con culpa de «no haber hecho más que filmar lo sucedido».

Por su parte, la defensa de Derek Chauvin tomó como principal argumento que la muerte de Floyd ocurrió por otras razones médicas e hizo hincapié en el consumo de drogas, su resistencia inicial a los agentes y sus problemas cardíacos preexistentes. A pesar de estas pruebas, el médico que realizó la autopsia declaró que la muerte fue un homicidio y que durante «el sometimiento, la sujeción y la compresión del cuello por parte de los agentes policiales», George Floyd sufrió un paro cardiopulmonar.

Tras conocerse el veredicto, muchas personas han festejado que se hiciera justicia pero, ¿hasta este punto tenemos que llegar para que se reconozca que hay un serio problema de racismo y xenofobia? No hablamos solo de Estados Unidos, es un problema que nos afecta globalmente a todes.

La familia de Floyd compartió una publicación diciendo que: «El veredicto de hoy tiene implicaciones significativas para el país y el mundo». Consideran que la sentencia es «un punto de inflexión para la rendición de cuentas y la aplicación de la ley en el país» y también han expresado que esto no acaba aquí y que «no han olvidado que hay otros tres policías que tuvieron un papel en la muerte de George Floyd y que deben responder por sus acciones».

Las opiniones de figuras importantes en la política

El presidente estadounidense, Joe Biden, expresó que este hecho «puede ser un enorme paso en la lucha hacia la justicia en Estados Unidos» y que «todavía queda mucho trabajo por hacer, ya que nadie debe estar por encima de la ley».

A su vez, la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, respaldó las palabras de Biden diciendo que el veredicto es un paso hacia adelante, pero todavía hay mucho trabajo por hacer en ese sentido. También, mencionó una ley que presentó para que la policía rinda cuentas, presentada en honor a George Floyd y que impulsará para que el Senado la apruebe.

El expresidente Barack Obama también expresó que se ha dado un paso en el camino del progreso, pero no es suficiente: «La verdadera justicia requiere que entendamos que a les estadounidenses negres se les trata diferente todos los días. Requiere que reconozcamos que millones de amigues, familiares y ciudadanes viven con miedo de que un encuentro con la policía pueda ser el último», añadió.

Alexandria Ocasio-Cortez, legisladora demócrata de los Estados Unidos, expresó lo que la mayoría de las personas sintieron con el veredicto: que, en realidad, justicia sería que George Floyd pudiera regresar a casa cada noche con su familia. Un veredicto no es justicia.

Reflexiones

Para que este caso tuviera el reconocimiento que merece, millones de personas en todo el país norteamericano tuvieron que organizarse y marchar pero ¿cuántos casos no han tenido esta importancia? A pesar de todo el esfuerzo que se hace para combatir la problemática del racismo, todos los meses se reporta un caso exactamente igual al de George Floyd.

Daunte Wright, de 20 años de edad, murió el 11 de abril de 2021 tras recibir un disparo de la policía durante una detención de tránsito en la calle. El oficial que le disparó dijo que confundió su arma y en realidad había querido sacar su picana eléctrica.

Breonna Taylor, de 26 años, murió el 13 de marzo de 2020 tras recibir disparos de tres agentes que llevaban a cabo una orden de registro sin aviso en su departamento.

El mismo día del veredicto contra Chauvin se dio a conocer la noticia de que una niña de 15 años llamada Makiyah Bryant había sido asesinada a tiros por la policía.

Cada día se sigue viviendo lo mismo. Por eso, el veredicto es un paso hacia adelante, pero no es el final del camino.


Fuentes:


Racismo y abuso policial, en EE. UU. y en Argentina

El asesinato del afroamericano George Floyd en manos del policía blanco Derek Chauvin en Mineápolis, Estados Unidos, provocó una serie de protestas y visibilizó una vez más el racismo estructural en el país del norte. Los medios argentinos comunicaron esa muerte como un crimen racista.

En Argentina también hay abusos por parte de las fuerzas de seguridad que terminan en homicidios, «suicidios» dudosos y desapariciones de personas, principalmente personas pobres y racializadas. Sin embargo, el tratamiento de estos casos en los medios nacionales no suele tener la magnitud ni el análisis que sí mereció el asesinato de Floyd.

Una joven afroamericana de 17 años fue quien filmó por 8 minutos cómo el policía Derek Chauvin presionaba con su rodilla el cuello de George Floyd hasta dejarlo inconsciente —murió más tarde en un centro de salud—. Floyd repetía que no podía respirar. Otros tres policías cómplices rodeaban a Chauvin mientras asfixiaba a Floyd. La mujer que filmaba no pudo intervenir, tenía miedo y ahora es acosada mediante redes sociales.

En la misma semana que la policía de Mineápolis asesinó a George Floyd, la policía de Tallahassee, Florida, le disparó y mató a Tonny Mcdale, un hombre trans afroamericano. Si bien no hay evidencias, los oficiales aseguran que Mcdale les apuntó con un arma. Los medios de Florida lo trataron como «mujer» hasta que un allegado de la víctima exigió que se respetase su identidad de género.

Si bien resulta inmediata la conexión de estos casos con el racismo, por la ascendencia afro de las víctimas, en Argentina parece más difícil identificar los abusos policiales con estructuras racistas de las fuerzas de seguridad y de la Nación.

Según Belvedere (2007) en Racismo y discurso: una semblanza de la situación argentina, desde el relato de la configuración del Estado-Nación, se planteó una homogeneización de la población argentina que invisibilizó y negó a los pueblos indígenas. Posteriormente, se discriminó a la migración interna —los «cabecitas negras»y a la externa, en particular a la proveniente de Bolivia, Paraguay y Perú. Además, Belvedere desarrolla que el imaginario social argentino presenta una fuerte negación de la presencia africana.

Blindaje al racismo estructural

Que los abusos policiales ocurren con frecuencia en Argentina no es novedad y que las principales víctimas son personas pobres y racializadas, tampoco. Entonces, ¿por qué son pocos los medios que comunican esta violencia policial como violencia racista y clasista? ¿Por qué existe un blindaje del racismo nacional?

Según Identidad Marrón, una organización de personas marrones que debate sobre el racismo estructural en Latinoamérica en busca de respuestas, «entender el racismo como una cuestión universal —lejana— es una de las premisas que más le conviene al progresismo, a la intelectualidad e inclusive a la política local».

Tan sólo durante el período de aislamiento social, preventivo y obligatorio, se dio una serie de abusos y homicidios que involucran a la policía. En La Matanza, efectivos policiales obligaron a bailar y a hacer saltos de rana a jóvenes de barrios populares «por incumplir la cuarentena». Con la misma excusa, la gendarmería hizo caminar a jóvenes de la villa 1-11-14 en cuclillas. Sin embargo, este modus operandi no fue el elegido por las fuerzas de seguridad cuando las personas que incumplieron el aislamiento eran de clase media-alta.

En San Luis, una mujer apareció ahorcada en su celda tras ser detenida por «incumplir el aislamiento». Florencia Magalí Morales había salido a comprar comida y en su casa la esperaban sus hijos y su nieta, pero nunca volvió. Testigos declararon que Morales gritaba auxilio desde su celda y el abogado de la familia no descarta la hipótesis de homicidio. La psicóloga de la mujer declaró que no estaba depresiva y que era una mujer fuerte y muy entusiasmada con poder cuidar a su nieta.

En Tucumán Luis Espinoza se encontraba con su hermano Juan cuando un grupo de policías los detuvo y golpeó. Juan quedó inconsciente y Luis estuvo desaparecido hasta que lo encontraron tirado debajo de un acantilado. La autopsia determinó que fue asesinado de un disparo en la espalda, por un arma reglamentaria de la policía.

Identidad Marrón realizó una publicación que denuncia y expone el racismo en estos casos: «Camila Arjona, Walter Bulacio, Rafael Nahuel, Cristian Toledo, Facundo Ferreira, Luis Espinoza, Carlos Abregu, Emanuel Ojeda. Estos son los nombres de algunas personas asesinadas en manos de la policía por su clase social y su color de piel».

Por su parte, @Djambari, quien retrata y cuenta historias de la comunidad senegalesa en Argentina, denuncia que el mito patrio de que todos los argentinos son descendientes de blancos rubios europeos sólo puede sostenerse mediante la invisibilización y criminalización de les migrantes. Djambari publicó además las declaraciones del senegalés Ibrahima, quien llegó hace 20 años a la Argentina, en relación al asesinato de George Floyd: «Lo que pasó con Floyd fue así siempre. Nosotros hemos sufrido muchos años. Eso sigue así hasta ahora».

¿A quién cuida la policía?

Dean Spade, abogado y activista trans estadounidense, denuncia en Una vida normal (2015) que «los comportamientos asociadas a la pobreza han sido cada vez más criminalizados, con el resultado de que muchas personas pobres y sin hogar son cautivas del sistema penal».

«Muchas ciudades han adoptado estrategias policiales de “calidad de vida” cuyo objetivo es detener a personas que trabajan en el mercado del sexo, sin hogar, jóvenes, con discapacidad y de color, como parte del afán de acomodar las ciudades a gusto de la burguesía blanca».

Dean Spade.

En esta línea, es posible extrapolar dichas estrategias policiales a nuestro país: Identidad Marrón denunció que «en Argentina las balas apuntan más a los cuerpos marrones, a los descendientes de indígenas y campesinos que habitan en la urbanidad, a los pobres, a las personas que viven en las villas».

Es necesaria una profundización del nivel de análisis para comprender la génesis del abuso de las fuerzas de seguridad y la función del sistema penal carcelario. Es momento de que la comunidad científica, los medios y quienes ocupan cargos políticos puedan plantear de forma seria y comprometida cuáles son los objetivos que se persiguen cuando se habla de la necesidad de la policía y de las cárceles. Y, si esos objetivos se cumplen, ¿para quiénes se cumplen? ¿A quiénes cuidan las fuerzas de seguridad? ¿Qué tipos de vidas son cuidadas y qué tipos de vidas son perseguidas y castigadas en nombre de la seguridad y el cuidado de las vidas que sí importan?