Mendoza regala la Cordillera

A tres años de que la provincia de Mendoza saliera a las calles para proteger el agua, el gobernador Rodolfo Suárez vuelve a minimizar la importancia de los recursos naturales. Pocos días después de la última Navidad, le cedió las tierras del Campo Potreros de Cordillera a la empresa El Azufre S.A. Estas se encuentran cerca del límite con Chile, a 190 km de la ciudad de Malargüe. 

La entrega fue hecha por decreto, con la excusa de que la empresa ya había invertido mucho en esos terrenos, por lo que no era necesario llamar a una licitación pública. Es decir, que la empresa en cuestión avanzó sobre las tierras que pertenecen a la población mendocina con total impunidad. Según los registros, han ocupado el valle desde 2019, cuando instalaron una base con energía renovable y comunicación satelital allí. Aparentemente, El Azufre está construyendo un centro de esquí que promete ser 100% sustentable. Pero no realizó ninguna Audiencia Pública, ni hizo público ningún expediente del proyecto y mucho menos presentó un estudio de impacto ambiental. 

Este video de hace dos años muestra cómo la empresa avanzó sobre las tierras que eran patrimonio público.

Estos pasos resultan fundamentales, ya que se sabe que en esta zona se encuentran glaciares, nacientes de ríos y arroyos, humedales altoandinos y vertientes termales, además de que, por su proximidad con el Volcán Peteroa, es una zona volcánica riesgosa. Por no mencionar que esos documentos y estudios son instancias obligatorias según la Ley Nacional 25.675 y la Ley Provincial 5.961.

En la zona podemos encontrar glaciares, nacientes de ríos, humedales y el volcán Peteroa. Estos recursos naturales presentes en las tierras cedidas son vitales para les mendocines y deben ser protegidos. Fuente: IANIGLA-Inventario Nacional de Glaciares. 2018. Informe de la subcuenca del río Grande (Sectores norte y sur). Cuenca del río Colorado. IANIGLA-CONICET, Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, pp. 83.

Campo Potreros de Cordillera, un terreno en disputa

Las 12.351 hectáreas entregadas a la empresa El Azufre pertenecen a Nación pero en 1969 se cedió la posesión a Mendoza. Esto significa que la provincia no puede venderlas ni comercializarlas, pero sí puede asignarlas. Para ello, se ampara en la Ley 21.900 que establece que para la adjudicación de zonas de frontera, «se tendrán especialmente en cuenta las actividades agropecuarias, forestales, mineras, industriales, pesqueras, turísticas, energéticas, sociales, urbanísticas y de conexidad». El famoso centro de esquí entra en la denominación de turismo. 

Sin embargo, surgen voces que cuestionan la extensión del terreno que ahora es propiedad de El Azufre: son 120 km², más de 2 veces la superficie de la Capital de Mendoza, o la mitad de la superficie de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. «¿Por qué 12 mil hectáreas? El centro más grande de esquí de Latinoamérica, el cerro Catedral, tiene 2 mil hectáreas. ¿Por qué se lo entregó a una empresa que tiene solo cuatro años?», consultó al respecto el senador provincial mendocino Lucas Ilardo.

Por otra parte, resulta llamativo que no se le haya solicitado presentar estudios que certifiquen que la edificación que se pretende realizar no dañará el ambiente cordillerano ni sus glaciares. Desde la empresa reconocieron la presencia de glaciares pero aseguraron que en su actividad «no los tocan». También es importante saber que 4000 de esas hectáreas están cubiertas por el humedal altoandino más grande de la provincia: las vegas (terrenos fértiles que constituyen las llanuras aluviales de los ríos) del Valenzuela. Este comprende un humedal de varios kilómetros de extensión, conformado por miles de hectáreas de pastizales higrófilos y pantanos de altura, y cientos de lagunas y manantiales, una enorme fuente de agua dulce. Sabiendo que Mendoza es una provincia que lleva más de 10 años de sequía histórica, es fundamental para les ciudadanes proteger sus fuentes de agua potable.

Quizás te interese leer: «¿Qué son los humedales? Hacia una ley que los proteja», por Tatiana Fernández Santos

Otro punto de conflicto son los puesteros y las puesteras. En 1969 se les pidió que ocuparan la zona del valle, debido a su proximidad con Chile. Ahora, desde la empresa y el gobierno provincial aseguran que hubo solo dos propietaries con quienes pudieron llegar a un acuerdo. Mientras que el peronismo y diversos abogados afirman que se trata de más de 20 puesteros y puesteras que vieron vulnerados sus derechos de reclamar las tierras, ya se han llevado a cabo reclamos en la fiscalía para que se investigue sobre estos hechos.

Y aún hay más: el valle en cuestión está comprendido dentro del relevamiento de pueblos originarios, por ser reclamada por las lof Buta Mallín y Pincheira, como zona de veranada para la pastura de su ganado y desde ya como ocupantes ancestrales de esas tierras.

También hay denuncias que aseguran que a la empresa se le han otorgado los derechos de uso del agua del Río Valenzuela por parte del Departamento General de Irrigación, sin ser aún titulares de la tierra. De confirmarse, esto representaría un suceso sin precedentes en la provincia ya que, de acuerdo a la Ley de Aguas de Mendoza, este bien natural es inherente a la tierra. Por estas cuestiones es que surgieron voces del justicialismo que cuestionaron las alteraciones cometidas en este proceso e hicieron un pedido de informe por irregularidades.

Quizás te interese leer: «Humanizar la crisis climática en Argentina», por Tatiana Fernández Santos

El centro de esquí más importante de Latinoamérica

El megaproyecto fue anunciado en 2019 y promete ser 100% autosustentable: se mantendrá con energía solar, eólica y micro-hidroeléctrica. También afirman desde El Azufre que se trabaja en un plan de forestación que comprende la plantación de 1 millón de árboles y el tratamiento de los residuos y efluentes. Los inversores alaban la ubicación del centro de esquí, ya que les permitirá tener hasta 5 meses de nieve al año, una característica que no es común en los centros del país. Al respecto, Alejandro Spinello, uno de los socios del proyecto aseguró: «Estudiamos el promedio de nieve histórico, corroboramos datos de precipitaciones, vientos, laderas y hasta instalamos un campamento en la zona durante un invierno». 

Mapa del Complejo El Azufre. Fuente: Energía Online

Además, prevee la construcción de un centro de esquí con 6 medios de elevación, 7 hoteles, 10 restaurantes, lotes para casas y comercios. Para cerrar con broche de oro, contempla un nuevo aeropuerto en la ciudad de Malargüe y uno pequeño en el valle para aviones privados.

Si bien se presenta como una oportunidad turística y comercial, no hay que dejar de ver la imagen completa. El Azufre S.A. avanzó sobre unas tierras que no le pertenecían y comenzó a construir su centro de esquí, que promete mucho, pero que se establece en un zona que está llena de recursos naturales y ecosistemas que deben ser preservados, para lo que es fundamental realizar un estudio de impacto ambiental que brilla por su ausencia. ¿Es este el modelo de negocio que queremos para Mendoza y para Argentina? 

Quizás te interese leer: «Hay que actuar ya: ¿qué dice el nuevo informe del IPCC?», por Martina Storoni


Fuentes:

Sin voluntad política, peligra la ley de Humedales

Además de Ganadería y Pesca, aún resta que evalúen la iniciativa tanto la comisión de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios como la de Presupuesto y Hacienda. Es por esto que más de 380 organizaciones ambientalistas exigen que se cree un Plenario de Comisiones para el tratamiento urgente en el recinto de la ley de Humedales.

Todavía tenemos tiempo: #LeyDeHumedalesYa

Después de una serie de noticias que circularon por diversos portales respecto de que el proyecto de ley de Presupuestos Mínimos para la Protección Ambiental de los Humedales perdería estado parlamentario el 30 de noviembre, la organización EcoHouse aclaró algunas fechas importantes a tener en cuenta mediante sus redes sociales.

La fecha en la que la ley de Humedales finalmente perdería estado parlamentario es el 28 de febrero de 2022, ya que podría tratarse antes del primero de marzo si el presidente de la Nación llamase a sesiones extraordinarias y las comisiones le dieran vía al tratamiento de la ley en el recinto. Sin embargo, cada día cuenta y es probable que esto dependa de las nuevas conformaciones de las comisiones a partir del 10 de diciembre. Es por esto que tanto las organizaciones como les activistas ambientalistas buscan mover todos los recursos disponibles para exigir que el proyecto de ley de Humedales sea tratado.

«No es la primera vez que se impulsa en el Congreso una ley que proteja los humedales y es que, donde se busca proteger recursos naturales que pueden explotar y enriquecer pocas manos, siempre nace un fuerte lobby empresario: en 2013 y en 2016, el proyecto se aprobó en el Senado y luego quedó trabado en comisiones de la Cámara de Diputados. En ambas ocasiones, la cámara baja no le dio tratamiento al proyecto hasta que perdió estado parlamentario».

Tatiana Fernández Santos para Escritura Feminista.

Si no se logra la media sanción antes del 31 de diciembre en la sesiones ordinarias o antes del 28 de febrero si hubiera sesiones extraordinarias, las iniciativas deberán presentarse nuevamente hasta obtener un dictamen favorable como sucedió en noviembre de 2020, cuando la iniciativa que incorpora 15 proyectos presentados por distintas organizaciones y diputades obtuvo dictamen en la Comisión de Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados.

Listado de miembros de la comisión de Agricultura y Ganadería de Diputados, presidida por el diputado nacional por Corrientes del Frente de Todos José Arnaldo Ruiz Aragón, que cajonea el proyecto de ley de Humedales desde noviembre de 2020.

Quizás te interese leer: «¿Qué son los humedales? Hacia una Ley que los proteja», por Tatiana Fernández Santos

¿Tanta saña con una ley que busca proteger al 21,5% del territorio nacional?

Existen distintos tipos de desarrollos que avanzan sobre estos espacios. Historia conocida, negocio de unos pocos en detrimento del ambiente. Lo particular de este ecosistema es que se ve amenazado por tres tipos de negocios.

Primero, los proyectos inmobiliarios —como countries o barrios cerrados—, que suelen construirse sobre humedales como es el caso de Nordelta. Por otro lado, se encuentra la expansión de la frontera agropecuaria o el agronegocio —responsables del origen de los incendios en las islas del Paraná—. Finalmente, otro sector empresario que se perjudicaría con la regulación de los humedales es el que se dedica a la explotación minera de litio.

Estas actividades son parte de un modelo productivo que impacta de manera irreversible sobre territorios de humedales y reservorios naturales de agua.

Humedales para regular el cambio climático

Se trata de ecosistemas naturales indispensables para la vida, que son fuente de agua dulce, de alimentos y de medicinas naturales, que albergan una biodiversidad única. Además, son fundamentales para la regulación de las crecidas de los ríos y para la reducción de emisiones de dióxido de carbono. Es decir, cumplen un rol primordial para prevenir y atenuar los efectos de la crisis climática. En Argentina, 600 000 kilómetros cuadrados de superficie están cubiertos por sistemas de humedales, un poco menos que dos veces la superficie de Italia.

Los humedales son fundamentales por la biodiversidad de flora y fauna que albergan: diversas especies de peces, aves, mamíferos, reptiles y vegetación. De acuerdo a «Ley de Humedales Ya», el 40% de la biodiversidad mundial vive o se reproduce en estos ecosistemas. Asimismo, estas áreas son fuente de agua dulce y funcionan como depuradores de las aguas.

A la vez, los humedales cumplen un rol fundamental para combatir el cambio climático ya que almacenan dióxido de carbono y por ende reducen la emisión de estos gases a la atmósfera. A la vez, mitigan el impacto de las inundaciones y las crecidas de los ríos ya que actúan como esponjas que retienen el agua para luego liberarla de a poco.

Quizás te interese leer: «Paren de incendiar las islas», por Martina Storoni


Imagen de portada

Silvio Moriconi

Fuentes: 


La lucha en las Reservas Naturales

Artículo escrito en colaboración por Estefanía Arena y Florencia Bareiro Gardenal


Estamos ante un colapso ambiental de tal magnitud que hablar de reservas naturales es casi una utopía pero, aunque en lo que va del año se arrasaron más de 300 mil hectáreas solamente en el Paraná, en Argentina hay un total de 600 mil km2 de este tipo de espacios verdes. Algunos de ellos, perdidos en ciudades de concreto, luchan por sobrevivir y seguir cumpliendo su función vital en nuestro mundo.

Grandes ciudades como la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y las que componen el área del Conurbano Bonaerense (juntas, el AMBA) están ubicadas en un territorio con un ecosistema particular que está siendo aplastado y ahogado con el cemento que construyen negocios inmobiliarios sin planificación urbana respetuosa con el medio ambiente. Hablamos de los humedales que, como consecuencia de esta situación, desaparecen cada vez más rápido dejando tratos sucios y rentables solo para algunos pocos. 

Según el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) de Buenos Aires, los humedales constituyen áreas de inundación temporal o permanente, tanto continentales como costeras, sujetas o no a la influencia de mareas, en las que se desarrollan ecosistemas diferentes a los acuáticos y terrestres.

«En la actualidad estos ecosistemas pasan desapercibidos o no son valorados en los procesos de gestión territorial, en la construcción de obras y la definición de usos del territorio».

OPDS (2019) Inventario de Humedales de la Provincia de Buenos Aires, Primer Informe: Aspectos metodológicos, identificación y delimitación.

Este informe considera que la importancia ambiental de los humedales radica en su elevada y variada provisión de bienes y servicios ecosistémicos. Estos bienes y servicios están directamente vinculados a las funciones ecológicas de los ecosistemas. Por eso, advierten que si se rellenan, se contribuye a su degradación porque se convierten en sistemas terrestres y, si se dragan, en sistemas acuáticos. Estas son situaciones que conducirían a la pérdida de los beneficios reguladores naturales irremplazables que proporcionan, con los riesgos y consecuencias que esto implica.

Quizás te interese leer: «¿Qué son los humedales? Hacia una ley que los proteja», por Tatiana Fernández Santos

En lo que va de 2020, ya hay alrededor de 200 mil hectáreas de humedales destruidas, sin mencionar los estragos en otros ecosistemas como bosques y selvas, entre otros. La importancia de los humedales radica en las diversas funciones que tienen en la regulación de los ciclos hidrológicos: prevención de inundaciones, retención de agua dulce, recarga de acuíferos y protección ante procesos de erosión costera y de suelos. También son los mayores contenedores de dióxido de carbono en la Tierra, ya que absorben mucho más que los bosques. El 40% de las especies viven y se reproducen en estos humedales. Asimismo, constituyen ambientes de alto valor paisajístico asociados al aprovechamiento turístico y recreativo.

Aspectos generales de las Regiones y Subregiones de Humedales (nivel I) de la Pcia. de Bs. As. Fuente: OPDS (2019) Inventario de Humedales de la Provincia de Buenos Aires, Primer Informe: Aspectos metodológicos, identificación y delimitación.

Los problemas que tienen estos lugares no son solamente las quemas ilegales para ganar terreno, si no que también son usados como basurales o para rellenar y llevar a cabo diversos negocios inmobiliarios en la zona. A simple vista, están completamente amenazados y no tienen ninguna protección legal a pesar de que reiteradas veces se la intentó concretar a través de proyectos legislativos.

En 2012, se empezó a impulsar un proyecto para lograr un presupuesto mínimo para la protección y uso racional y sostenible de los humedales. Aunque esto fue aprobado en el Senado de la Nación un año después, para 2015 no logró el suficiente apoyo en Cámara de Diputados. Por lo tanto, todavía no hay una ley que ampare estos ecosistemas. De igual forma, este proyecto (S-4279/15) no era una completa solución para las organizaciones, ya que tenía muchos vacíos legales. Uno de los puntos más importantes es que se buscaba garantizar medidas para que no se realice ningún tipo de actividades que alteren la conservación. En la actualidad, el presidente del bloque Frente de Todos, Máximo Kirchner, presentó un proyecto de ley para la protección de estas reservas, con intención de finalizar las quemas intencionales e ilegales.  

Los humedales ocupan casi un 21.5% del territorio de nuestro país y están en peligro. Por eso, les vecines autoconvocades de varios zonas del país, especialmente del área del Gran Buenos Aires, están buscando defender estos territorios, tratando de que los gobiernos municipales, provinciales y nacional implementen leyes que puedan proteger estos sectores.

La mayoría de las reservas en la ciudad no tienen protección específica. Pese a que el artículo 28 de la Ley 25.675 desampara a las personas que producen daños en el ecosistema, haciéndolos responsables de la reparación, todavía no hay personas jurídicas condenadas por los desmanes producidos este año. 

Desde Escritura Feminista sostenemos que esta situación es urgente. Ante un contexto general de colapso climático y también como habitantes de estos territorios, decidimos visibilizar la situación a través de un ciclo de entrevistas con les representantes de algunas de las reservas que existen en el país y específicamente en el conurbano bonaerense. Lo que tienen en común todos estos grupos es que fueron armados por les propies vecines de la zona.

Multisectorial Humedales – Delta del Paraná

Es un movimiento recientemente conformado que reclama la disminución inmediata del fuego y la identificación (y la penalización) de los responsables. También buscan promover la implementación del PIEZAS: «Plan Integral Estratégico para la Conservación y Aprovechamiento Sostenible en el Delta del Paraná».

Doble corte simultáneo en la autopista Santa Fe, que fue generado por un grupo de personas mientras otras sostenían el corte del Puente Rosario-Victoria. Fuente: Facebook oficial Multisectorial Humedales.

Isla Verde – Palomar

Es una asociación civil ambientalista del partido de Morón con el objetivo de poder formar una reserva natural dentro de los terrenos de la 1ra Brigada Aérea del Palomar. Estos espacios están amenazados tanto por el mal manejo con quemas de pastizales intencionadas como por la descarga ilegal de residuos. Además, lindero al predio funciona el aeropuerto comercial de El Palomar que tienen un impacto ambiental significativo en espacio protegido.

Detalle de la propuesta de Reserva Natural Urbana Isla Verde. Fuente: Documento Proyecto Isla Verde 2019.

RNU – Laferrere

Comenzó como una propuesta vecinal para el aprovechamiento comunitario y sustentable del territorio. Buscan que el ex Aeroclub sea considerado parte del predio. El espacio pertenece a la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) que no le informa ninguno de sus tratos o movimientos al grupo de vecines que cuidan la reserva. Además, en los últimos días, les vecines denunciaron incendios que fueron provocados en la zona de la reserva y elles mismes fueron quienes pusieron el cuerpo para tratar de apagarlos:

Reserva Natural de Ciudad Evita

Una parte de sus hectáreas fue declarada reserva natural municipal en 2015, pero la mayoría del territorio, donde se encuentran el bosque, el humedal y los pastizales, está desprotegido. En el predio se encontró un yacimiento arqueológico que nunca fue reconocido. Al igual que en Laferrere, también sufrió de incendios provocados en septiembre:

Santa Catalina – Lomas de Zamora

A nivel municipal fue declarada en el año 2011 como reserva natural. El último humedal en zona sur. Anteriormente, la Universidad de La Plata contaba con 700 hectáreas de este predio pero vendió 300 a la empresa recolectora de basura Covelia. La organización vecinal también lucha contra un relleno basural que se sigue intentando hacer en la zona de la reserva:

Publicación del 20 de septiembre de 2020 en el facebook Vecinos Autoconvocados en Defensa de Santa Catalina.

Colectivo Ecológico «Unidos por Laguna de Rocha», Reserva Histórica (1996) y Reserva Natural, Integral y Mixta desde diciembre de 2012

El Colectivo Ecológico «Unidos por Laguna de Rocha» se formó en agosto de 2008 con el fin de unificar los trabajos que diferentes vecinos de Esteban Echeverría venían realizando en pos de lograr declarar la Laguna de Rocha como Reserva Natural.

La Laguna de Rocha es un humedal ubicado en Monte Grande, con una extensión aproximada de 1400 hectáreas de las cuales 300 corresponden a espejos de agua y sólo 630 se encuentran protegidas por ley. Abarca una diversidad de ecosistemas que alojan alrededor de 173 especies de aves, otros tantos de anfibios, reptiles y mamíferos. Es el último pulmón verde y el único espacio de saneamiento poco afectado de la cuenca media del Riachuelo-Matanza. Es aquí donde se filtran las aguas contaminadas y las lluvias que recargan el Acuífero Puelche. También es la desembocadura natural de los arroyos Ortega, Guillermina y el Triangulo, que purifican sus aguas en este humedal. Cuenta con una rica historia y es de un elevado interés arqueológico 

Entrevistas: días y horarios

  • Multisectorial Humedales: a definir.
  • Isla Verde: jueves 22 de octubre a las 19 h.
  • Reserva Natural Laferrere: jueves 29 de octubre a las 19 h.
  • Reserva Natural de Ciudad Evita: jueves 5 de noviembre a las 19 h.
  • Organización de vecinxs autoconvocadxs en defensa de la Reserva Natural Santa Catalina: jueves 12 de noviembre a las 19 h.
  • Colectivo Ecológico «Unidos por Laguna de Rocha»: jueves 19 de noviembre a las 19 h.

Todas las entrevistas se realizarán a través de nuestra cuenta de Instagram y las novedades serán publicadas en nuestras redes sociales (las fechas y horarios pueden variar). ¿Conoces alguna reserva natural próxima a tu barrio? ¡Te leemos!


Fuentes:


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Por la recuperación de los bañados del Atuel

Un nuevo proyecto de ley de humedales fue presentado por el diputado nacional del Frente de Todos por La Pampa, Hernán Pérez Araujo. Con el objetivo de establecer los presupuestos mínimos para su protección, recuperación, uso racional y sostenible en todo el territorio argentino, la propuesta comprende la creación de un Inventario Nacional de Humedales.

La iniciativa destaca tres ejes distintivos respecto de otros proyectos antes presentados: 

  • El primero se refiere a recuperar los humedales dañados por factores antrópicos o naturales.
  • El segundo se interesa por el carácter federal de la propuesta, correspondiendo a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio (artículo 124 de la Constitución Nacional), por lo que serían las diferentes jurisdicciones quienes deberán realizar el ordenamiento territorial que conformará el Inventario Nacional de Humedales
  • En tercer lugar contempla aquellos humedales que por su localización sean interjurisdiccionales, para que sean categorizados por la Autoridad de la Cuenca Hídrica o, en su defecto, de forma consensuada por las diferentes jurisdicciones a las que pertenezca.

Quizás te interese leer: «¿Qué son los humedales? Hacia una ley que los proteja», por Tatiana Fernández Santos

Acorde a los puntos mencionados, el proyecto expone la situación que experimenta La Pampa como consecuencia del proceso de degradación de los humedales que constituyen los bañados del Río Atuel, a su vez enmarcados en la cuenca del río Desaguadero, la más extensa de las que se desarrollan íntegramente dentro de Argentina.

El río Atuel constituye uno de sus afluentes, precisamente el más meridional de la cuenca. El deterioro padecido por los bañados y las lagunas en el noroeste de la provincia de La Pampa fue originado por el cese de escurrimientos que causaron las acciones antrópicas llevadas a cabo en la provincia de Mendoza.

El resultado de la interrupción del caudal regular en el cauce del río Atuel durante más de siete décadas es el progresivo deterioro de la flora y fauna, con emigración y extinción de especies. Por otro lado, se originó la desertificación, además de acentuarse la dificultad de recuperación, siquiera parcial, de la antigua área de bañados.

«El río Atuel forma uno de los humedales más extensos de Argentina, en los cuales la baja pendiente favorece la acumulación de agua en espejos de relativa escasa profundidad y de elevada superficie, denominados genéricamente “bañados”. Numerosas lagunas también integran este gran humedal, por lo que se trata de un ecosistema significativo y, en los términos del inc. C del artículo 10 de la ley N° 25.675, su protección debe resultar prioritaria».

Fragmento del proyecto ley de humedales.
«Atuel, la memoria del agua». Documental realizado por Valeria Tochi y Fernando Carrillo.

Hasta 1917, el Atuel atravesaba el oeste pampeano. Actualmente, pese a tener el río cortado, todos los años ingresan aguas de reuso desde mayo a noviembre, aunque este año se vio acotado solo a los meses de julio y agosto y en una fracción limitada del área, informó APN La Pampa.

El daño ambiental y cultural que afecta al noroeste de la provincia obtuvo un fallo favorable el 16 de julio, cuando la CSJN fijó un caudal mínimo permanente de 3,2 metros cúbicos por segundo en el límite interprovincial, recomendado por el Instituto Nacional del Agua.

Quizás te interese leer: «El agua vale más que el oro», por Tatiana Fernández Santos

Ante esa resolución, el 22 de julio el gobierno de Mendoza presentó un recurso de aclaratoria que no tuvo efecto, pues la decisión de la Corte fue ratificada. Además, el fallo estableció que las provincias involucradas junto con el Estado Nacional:

  • determinen, en la órbita de la Comisión Interprovincial del Atuel Inferior (CIAI) las acciones u obras de infraestructura necesarias para alcanzar el caudal mínimo permanente fijado, debiendo indicar el tiempo que demandarán y el porcentaje de los costos que cada una de las jurisdicciones afrontará.
  • diagramen un programa de monitoreo permanente que permita el control en el tiempo de la provisión del caudal mínimo fijado y de la evolución de la biota, la salinidad y los niveles freáticos.
  • presenten a la aprobación del Tribunal en un plazo de 90 días los programas de acciones u obras y de monitoreo ordenados.

Quizás te interese leer: «Paren de incendiar las islas», por Martina Storoni

Investigadoras del Instituto de Geografía de la Universidad Nacional de La Pampa realizaron un estudio sobre el impacto sociocultural del corte del Atuel en el oeste pampeano, que permitió entender el comportamiento demográfico de la zona, cómo se alteraron algunos elementos del imaginario colectivo de les pobladores, cómo se modificaron los modos de vida y se redefinieron las estrategias productivas y cómo se generó una pérdida de la memoria hídrica colectiva y de la «cultura del río», especialmente en las nuevas generaciones.

La investigación fue presentada en la Audiencia Pública de Conciliación realizada el 14 de julio de 2017 en el marco de la causa «La Pampa, Provincia de c/ Mendoza, Provincia de s/ uso de aguas», en la que la Corte habilitó la participación de «Amigos del Tribunal». En diciembre de ese año, la Corte ordenó a las provincias de La Pampa y Mendoza la presentación de un programa de obras con la participación del Estado Nacional, con el fin de recomponer el ecosistema afectado. Sin embargo, el conflicto entre las provincias continua sin ser resuelto.


Fuentes:

Imagen destacada: Wetlands International LAC


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app