Abortamos hermanades: información para tu decisión

Artículo colaboración escrito por Sofía Fuentes


La Ley 27.610, que garantiza el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, ha marcado un antes y un después en la historia de nuestro país y, sobre todo, de la lucha feminista. En conmemoración al Día de la Acción Global por el Aborto Legal y Seguro, repasamos los puntos claves de la ley para que tengas la información necesaria al alcance de tus manos.

Marea verde: una lucha histórica

Un 28 de septiembre pero de 1990, durante el V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, se declaraba el Día de la Acción Global por la Despenalización y Legalización del Aborto. El motivo de esta fecha fue visibilizar el aumento de la mortalidad de mujeres y personas gestantes por abortos clandestinos y exigirle a los gobiernos latinoamericanos la sanción de una ley que garantizase el acceso a este derecho indispensable para el resguardo de la salud sexual y reproductiva.

Quizás te interese leer: «Día de la Acción Global por el Aborto Legal y Seguro», por Juana Lo Duca

En Argentina, el primer hito de la lucha por la legalización del aborto tuvo lugar en la Movilización de la Plaza de los Dos Congresos en 1984: mujeres reclamaban por primera vez el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. La lucha logró consolidarse a través de la creación de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Bajo la consigna «Educación Sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir», la Campaña avanzó hacia el Congreso y presentó por primera vez en 2007 el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Desde entonces, ante la negativa constante de nuestros representantes, la Campaña no se ha rendido.

En 2015, durante la primera manifestación del #NiUnaMenos, la Campaña fue testigo del cambio de paradigma que se estaba viviendo dentro de los feminismos latinoamericanos: las juventudes comenzaron a tomar protagonismo dentro del movimiento de mujeres, incentivando aun más la lucha por la salud sexual y reproductiva. «Sin aborto legal no hay ni una menos», proclamaba la marea verde.

Con el crecimiento del movimiento feminista a largo y ancho de todo el país, el séptimo proyecto de IVE se presentó en 2018 con más fuerza que nunca. Pero, otra vez, le tocaba a la Campaña recibir la negativa del Senado de la Nación. No fue hasta la madrugada del 30 de diciembre de 2020, con las calles teñidas de verde y en plena pandemia mundial, que finalmente le dijimos adiós a la clandestinidad. Países de todo el mundo -sobre todo de America Latina- nos miraban con orgullo: la lucha feminista se había convertido en ley. Ahora sí podíamos gritar con alegría: «Aborto legal en el hospital».

A ocho meses de la sanción de la Ley 27.610, nos preguntamos: ¿cómo acceder a un aborto seguro? ¿Cuáles son los métodos de interrupción que existen? ¿Con quién se debe contactar para realizar el procedimiento? ¿Qué hacer si se niega mi derecho?

Ocho pasos a seguir si quiero interrumpir mi embarazo

Según «Tu Decisión: interrupción voluntaria del embarazo», iniciativa lanzada por Fundación Huésped, Amnistía Internacional Argentina, Católicas por el Derecho a Decidir y FUSA, la IVE está vigente en todo el país y de manera gratuita. Pero ¿cómo es el procedimiento si quiero interrumpir mi embarazo? ¿Cuáles son los pasos a seguir?

Hay distintas formas de realizar un aborto, ya sea con medicamentos o con un método quirúrgico: «Los dos son seguros, confiables y no requieren internación en el primer trimestre del embarazo», por lo que la elección depende de lo que la persona gestante prefiera, de las semanas de embarazo, de las condiciones de salud y de las posibilidades que pueda brindar el centro de salud.

Si decidís interrumpir tu embarazo, es necesario que te garanticen estos 8 pasos:

  1. Entrevista inicial: para brindarte información detallada, accesible y confidencial sobre tus opciones y así puedas tomar una decisión informada y autónoma.
  2. Historia clínica: para dejar por escrito los pasos de la atención y adjuntar la documentación necesaria.
  3. Evaluación médica: para realizarte un examen físico y ginecológico, en el que también pueden pedirte un análisis de sangre o una ecografía para confirmar desde cuándo estás embarazade. Recordá que podes acceder a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) hasta la semana 14 sin la necesidad de explicitar los motivos y  a la interrupción legal del embarazo (ILE) después de la semana 14 (en cualquier momento) en casos de violación o riesgo de vida de la persona gestante.
  4. Consentimiento informado: es un documento escrito que dice que le paciente toma la decisión de abortar sin presiones y habiendo recibido toda la información. En casos de violación en mayores de 13 años, es necesaria la firma de una declaración jurada, sin obligación de relatar los hechos ni de hacer la denuncia. El equipo de salud debe asistir, contener y apoyar.
  5. Realización de la IVE/ILE:
    * Con medicamentos: uso de misoprostol por vía sublingual, bucal o vaginal.
    * Con intervención quirúrgica: aspiración manual endouterina (AMEU). La duración es entre 3 y 10 minutos y, dependiendo del tiempo de gestación, puede ser ambulatorio, es decir, que podés volver a tu casa ese día si te sentís bien. Otro método puede ser la dilatación y evacuación, que consiste en el uso de pinzas especializadas y aspiración por vacío para interrumpir el embarazo. Si bien existen otros métodos como el raspado o legrado uterino, no son recomendados por el personal de salud.
  6. Alta, seguimiento y atención post-aborto: el equipo médico debe indicar los cuidados a tener en cuenta, tanto el tratamiento adecuado para el dolor como el seguimiento para los días posteriores al procedimiento.
  7. Cita de control: para determinar si el aborto se completó correctamente. Pueden pedir la realización de una ecografía de control.
  8. Consejería anticonceptiva: antes o después del procedimiento de interrupción de un embarazo, el personal de salud debe garantizar el acceso a la consejería sobre métodos anticonceptivos para que la persona pueda hacer una elección informada al retirarse del centro médico. Dicho paso consiste en la orientación sobre métodos anticonceptivos post-aborto, la entrega del método seleccionado antes del alta y la información sobre dónde y cómo obtener anticonceptivos disponibles.

Es importante tener en cuenta que desde el momento de la solicitud de la IVE o ILE, el equipo médico debe garantizar la práctica en un plazo máximo de diez días. Como bien indica la ley en el artículo 5, inciso d «Autonomía de la voluntad», el personal de salud no puede poner obstáculos ni cuestionar la decisión que la persona gestante tome con respecto al ejercicio de sus derechos reproductivos, las alternativas de tratamiento y su futura salud sexual y reproductiva. En caso de que une profesional de salud se declare «persona objetora de conciencia», tiene la obligación de derivar a le paciente a otre profesional, habiendo previamente brindado toda la información posible.

El acceso al aborto seguro y gratuito debe ser garantizado sin importar la edad, orientación sexual, identidad de género, nacionalidad o discapacidad. Si necesitas información y asesoramiento sobre cómo y dónde acceder a un aborto, comunicate al 0800-222-3444 del Ministerio de Salud de la Nación.

La maternidad será deseada o no será.


Fuentes:

  • interrupciondelembarazo.org (Tu decisión: Interrupción voluntaria del embarazo)
  • Ley Nacional 27.610 “Acceso a la interrupción voluntaria del embarazo”
  • Ministerio de Salud Sexual y Reproductiva

Niñas obligadas a maternar

Cada 3 horas, una niña de entre 10 y 14 años tiene un parto en Argentina.

UNICEF – informe maternidad y paternidad adolescente – 2017

La historia de María, según su legajo del sistema de protección de niñez, estuvo atravesada por los abusos sexuales. En los documentos figuran denuncias de cuando ella tenía 3 años de edad —en 2011— y luego dos episodios nuevos padecidos en 2013 y 2017. La niña vive junto a su madre, la pareja de ella y sus dos hermanos de 8 y 6 años de edad en una habitación muy humilde que la familia alquila en las afueras de La Banda, Santiago del Estero.

En este contexto, María, de 12 años de edad, fue victima de violación y como consecuencia quedó embarazada. Acompañada de su madre por un dolor abdominal, se presentó el 2 de abril a la Unidad Primaria de Atención Sanitaria (UPA) N° 3 del barrio Villa Griselda, La Banda, en Santiago del Estero, en donde la derivaron con un turno para el día 6 de abril a otro centro con la excusa que no había ecógrafo. Llegado ese día, confirmaron un embarazo de 20 semanas pero nunca les brindaron consejería en derechos sexuales y reproductivos garantizados por ley.

Imagen Archivo

De acuerdo con la actualización (2019), para acceder a la ILE (Interrupción Legal del Embarazo), las personas gestantes solo deberán pedirla y cumplir con dos requisitos: dar su consentimiento informado y firmar una declaración jurada que afirme que su situación está entre los casos comprendidos por la ley para la intervención. Entre el pedido y la realización de la práctica no pueden pasar más de 10 días corridosla decisión de quien pide el aborto «es incuestionable y no debe ser sometida por parte de las/os profesionales de salud a juicios de valor derivados de sus consideraciones personales o religiosas».

Lamentablemente, a María le negaron ese derecho ya que, según la médica que se ocupó del caso, María de los Ángeles Pereyra, se demoró casi tres semanas en comunicar a las autoridades sanitarias de Santiago del Estero sobre el embarazo de María.

El informe está fechado el 26 de abril pero llegó al Ministerio de Salud de la provincia dos días después. Lo negligente de la situación es que, en ese mismo documento, la médica informó que la niña entraba en la semana 30 de gestación, es decir, que le agregó un mes y medio al tiempo de gestación real. Por consecuencia se dificultaba la posibilidad de ILE, confiaron fuentes de la gobernación.

Con este contexto les representantes de Fortalecimiento Familiar de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia decidieron derivar a la pequeña al Centro Integral de La Banda, una de las grandes referencias de maternidad en la provincia.

En ese nuevo centro de salud se constató que María no cursaba la semana 30 de embarazo, sino que se encontraba alrededor de las 24 semanas. Pese a que con esa nueva información todavía se podría haber efectuado la práctica de la ILE, un alto funcionario de Maternidad e Infancia se echó atrás y alegó que en el Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva le habían dicho que no era apropiada la práctica.

Imagen Archivo

Santiago del Estero es una de las provincias (junto a Corrientes, Formosa, Catamarca y San Juan) que no tiene protocolo para acceder al aborto no punible. A la vez, es una de las provincias con más alto índice de niñas madres, según datos del Ministerio de Salud de Nación.

La ley 26.061 establece que todos los actores sociales son responsables de proteger el interés superior de los niños y niñas y de actuar en consonancia con su reconocimiento y ejercicio. Esto incluye a las familias, al Estado, a las organizaciones de la sociedad civil y a los medios de comunicación.

Las niñas que son obligadas a llevar a término un embarazo forzado no son madres: son víctimas de la violencia institucional de un Estado ausente o, aun peor, cómplice con la vulneración de sus derechos. Es necesario que se deje de pedirle a las niñas que sean supuestas heroínas para que puedan ser, precisamente, niñas.


Fuentes:

La militancia de las socorristas

Aún con el rechazo del Senado al proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo, el saldo del debate es positivo: permitió la circulación de información sobre formas seguras de abortar con medicamentos y visibilizó a las organizaciones que acompañan estas decisiones. ¿Quiénes son y cómo trabajan las Socorristas en Red?


«El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. Haga circular esta información».

Rodolfo Walsh.

Feministas que abortan

“Socorristas en Red” (SenR) es una articulación argentina que brinda información y acompaña a personas gestantes que deciden interrumpir sus embarazos. Surgió en el año 2012 como iniciativa de la Colectiva Feminista La Revuelta, de Neuquén. El objetivo inicial consistió en tejer una red con las experiencias de acompañamiento en el país. En la actualidad, difunden los trabajos de organizaciones de Chile, México y Uruguay.

Así como el aborto es una práctica milenaria que no nació con los pañuelos verdes, el acompañamiento de estas Socorristas del siglo XXI tiene su origen en sus predecesoras: las feministas italianas, francesas y estadounidenses de las décadas del 60 y 70 que mediante consejerías acompañaban a mujeres que necesitaban interrumpir sus embarazos. Las brujas no quemadas transmitieron sus saberes a sus hijas y nietas.

“Acompañamos abortos, creamos sensibilidades despenalizadoras y armamos feminismos arriesgados”, sostiene SenR. Además de los asesoramientos telefónicos, ofrecen encuentros cara a cara en espacios públicos, hacen seguimiento del uso de la medicación y el proceso del aborto y de los controles médicos post-aborto con profesionales amigables del sistema de salud.

Como parte activa de la Campaña Nacional por el Acceso al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, ante el rechazo del proyecto IVE en el Senado denunciaron:

“El 8A, el Senado de la nación con su votación alcanzada en la madrugada del 9A decidió más abandono, crueldad y desprecio para con quienes abortan en Argentina. Emitieron un voto que mantendrá intactos los femicidios de estado selectivos; un voto de muerte para las mujeres y otras personas con capacidad de gestar más empobrecidas, marginalizadas y vulnerabilizadas del país”. (Socorristas en Red)

35553337_797840553750322_7011133398861217792_n

Abortar en compañía

Como aporte al debate en el Congreso Nacional sobre legalización del aborto, SenR presentó en abril de este año el documento “Sistematización de acompañamientos a abortar. Año 2017”, que da cuenta del estado de la situación desde su experiencia:

  • Desde el año 2014, 14.752 mujeres fueron acompañadas en el proceso de aborto con pastillas y 405 fueron derivadas al sistema de salud para que se les garantizara el acceso a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), de acuerdo a las causales vigentes;
  • Un 72,9% de las personas entrevistadas tienen entre 20 y 34 años; un 15,4% tienen menos de 20 años y el 11,7% más de 35 años;
  • Un 57,2% de ellas ya tienen hijos;
  • Razones que las llevan a abortar: vinculadas a la maternidad (no quieren maternar en ese momento de sus vidas, ya son madres y no quieren volver a serlo; no quieren tener hijxs a futuro; tienen muchxs hijxs; no quieren tener hijxs con la persona de la que están embarazadas), el embarazo no es congruente con el proyecto de vida, razones económicas, se encuentran sin pareja, situaciones de violencia y/o salud;
  • En el año 2017, 4.783 mujeres fueron acompañadas en el proceso de aborto con pastillas y 161 fueron derivadas al sistema de salud para acceder a un aborto de acuerdo al sistema de ILE.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cómo hacerse un aborto seguro

En defensa del derecho a la información, a decidir, a controlar la propia salud y cuerpo, a la intimidad y la confidencialidad, y a la igualdad y la no discriminación, SenR tiene disponible en su sitio web información referente a la práctica del aborto mediante la combinación de Mifepristona y Misoprostol o sólo con Misoprostol (para aquellos países en los que la venta de Mifepristona está prohibida, como es el caso de Argentina). Ambos forman parte de la lista de medicamentos esenciales de la OMS.  

 

Información de interés: