Easy on, easy off

La marca deportiva estadounidense combina diseño e ingeniería para ingresar al mercado un nuevo producto: su diseño «easy on, easy off». Sin cordones y con un perfil simple que destaca la facilidad de uso, las Nike Go Flyease esconden una historia de inclusión.

Todo comienza con Matthew Walzer, un joven norteamericano con parálisis cerebral, que en 2012 escribió una carta dirigida a Nike pidiéndole que cree un tipo de calzado deportivo para personas con discapacidad. ¿Qué era lo importante? Que les brindaran independencia, que pudieran ser utilizadas por todes, pero que tuvieran específicamente en cuenta a aquelles que por distintos tipos de enfermedades, discapacidades, problemas físicos, motrices u otros, no pudieran colocarse las zapatillas de la manera convencional.

Walzer necesitaba un tipo de calzado que le diera soporte a sus tobillos, que le permitiese tener estabilidad y equilibrio, que fuese cómodo y que, además de ser accesible, fuese moderno y tuviese estilo. No solo pasaba horas buscando un par adecuado, sino que además encontraba que todos requerían el uso de sus manos para poder colocarlos. Los cordones representaban el problema principal para él (que, en ese entonces, con 16 años de edad, encontraba frustrante no poder vestirse solo o tener que depender de que alguien se encargase de acomodar sus zapatos para que pudiese comenzar su día) y muchas veces el uso de los miembros superiores para ayudarse, también.  

Nike escuchó los pedidos y el joven estadounidense fue invitado a colaborar en el proyecto que dio origen a las primeras zapatillas goease, proyecto que duro aproximadamente 3 años y cuyos resultados entraron en circulación en 2015. Sin embargo, las mejoras no cesaron y junto a nuevas herramientas e innovaciones tecnológicas, los nuevos modelos de esta categoría salieron a la luz durante la semana pasada, llamando la atención de les internautas.

La particularidad de este formato, que se presenta como «fácil y sofisticado», es la inexistencia de cordones, abrojos, e incluso de la necesidad de utilizar las manos para ayudarse con el proceso de sacarse o ponerse las zapatillas. Con la presencia de un ángulo de 30 grados, finamente calculado, lo único que se debe hacer es insertar el pie y el resto se ajustara una vez que se pise. Para descalzarse solo hay que pisar los talones y los «tenis futuristas», como los calificaron algunes, se abrirán. Esto es posible y seguro, gracias a una bisagra con doble estabilidad que recorre la totalidad del zapato.

Otra de las caras visibles que participó durante el diseño y posterior publicidad de los nuevos modelos es Sarah Reinertsen, tres veces campeona del mundo de triatlón para discapacitades, directiva de Nike y directora de Nike Easy.

En dialogo con La Vanguardia, sostuvo:

«Durante cinco años hemos ido evolucionando, al principio usando velcros y cremalleras que se podían manejar con una sola mano y era muy útil para personas con limitaciones y estaba muy bien, pero pensamos que se podía ir un poco más allá.

Queríamos abanderar el espíritu del soñador loco, del que quiere explorar todo el tiempo».

En Twitter, como suele suceder, todes brindaron sus opiniones. Hay personas que se quejan por el diseño, que lo caracterizan como «una movida de marketing» de la empresa para obtener ganancias; pero también hay otras que celebran este nuevo paso, simbólico y literal, que da Nike hacia un vestuario más inclusivo, facilitador y para el que encuentran usos alternativos que muchas veces no se tienen en cuenta: para personas gestantes con movilidad reducida, personas que padecen Parkinson, adultos mayores o, como propuso una usuaria, «estas también serian buenas para pacientes en instituciones de salud mental. Necesitan usar zapatos pero no están autorizados a tener cordones y algunos caminan con medias sucias»… ¡Aunque también son una buena elección para todxs!»

«No importa cuan grande o chica sea la plataforma que tengas. Cualquier individuo puede hacer un cambio y modificar el mundo para mejor.

No importa quién seas o cuáles sean las adversidades que debas enfrentar en la vida. No hay una barrera que pueda detenerte de cambiar al mundo y de hacer una diferencia en la vida de otras personas».

– Walzer para 7News Boston.

Por el momento, el precio de estas famosas zapatillas ronda los 120 dólares (unos 11.000 pesos argentinos) y se espera que estén disponibles para ser adquiridas en los próximos meses. ¿Cuál es el mayor deseo de todes? Que la empresa permita que cada persona que lo requiera pueda acceder a este producto, que lo económico no sea un impedimento para poder sentirse cómodes y que esta medida de inclusión sea replicada por otro tipo de marcas.



Fuentes:

Imagen de portada: Revista GQ



Banco Central: cupo trans e inclusión

Las medidas para impedir la propagación de la COVID-19 han dejado expuestas las enormes desigualdades en nuestro país. Dentro de las dificultades del colectivo travesti/trans para subsistir se encuentran las necesidades alimentarias, la falta de acceso a la salud y una problemática que persiste desde hace años pero aumentó en estos meses: su imposibilidad de conseguir empleo.

En relación con lo anterior, Santiago Cafiero (jefe de Gabinete de la Nación), Eduardo Hecker (presidente del Banco de la Nación Argentina) y Sergio Palazzo (titular de la Asociación Bancaria) firmaron un acuerdo que establece el cupo laboral para personas travestis, transexuales y transgénero: estas incorporaciones no serán inferiores al uno por ciento de la totalidad del personal del Banco de la Nación Argentina.

Según explican en la página oficial del INADI, el acuerdo apunta a reconocer y reparar la histórica deuda social con el colectivo LGTTBIQA+. Surgió como una iniciativa conjunta, cuando la directora de políticas contra la discriminación relató a las autoridades del banco una serie de situaciones discriminatorias que ocurrieron contra personas del colectivo que habían podido acceder al programa «Potenciar Trabajo».

Quizás te interese leer: «El trabajo no es para todes», por Paulina Ríos Valdivieso.

Además del cupo laboral, el convenio establece la creación de un comité que deberá capacitar tanto al personal bancario como a clientes en el respeto de la diversidad sexual y de las identidades de género dentro del mundo laboral. Thomas Casavieja será le primere trabajadore en ingresar al Banco Nación desde la creación del cupo; su puesto será de auxiliar en el sector de prensa.

Este acuerdo tiene como antecedente la ley 14.783, promulgada en el año 2015 y reglamentada recién cuatro años después por María Eugenia Vidal, poco antes de abandonar su cargo como gobernadora. La ordenanza obliga, dentro de la provincia de Buenos Aires, a que un porcentaje no menor al 1% del personal de la administración pública sea ocupado por personas travestis, transexuales y transgénero.

La ley fue impulsada por la activista travesti Diana Sacayán, quien un mes después fue brutalmente asesinada en su departamento. Según un informe de ATTTA y Fundación Huésped de 2014 (el último disponible), solo el 18% de las personas travestis y trans han tenido acceso a trabajos formales.

todes merecemos ser nombrades

El Banco Central de la República Argentina decidió, a través de una resolución del Directorio, aprobar la Guía del Banco Central de la República Argentina para una comunicación inclusiva y reconocer el lenguaje inclusivo en cualquiera de sus modalidades como recurso válido en comunicaciones, formularios, documentación y producciones de la institución.

Quizás te interese leer: «5 cosas que no sabías sobre #LenguajeInclusivo», por Juana Lo Duca.

«La gestión del BCRA, en consonancia con el gobierno nacional, ha asignado relevancia a la política de género y respeto hacia la diversidad. El primer paso fue la creación de una gerencia específica en la materia. Con ese mismo objetivo, el Directorio ha aprobado la «Guía para una comunicación inclusiva», incorporando una herramienta eficaz, que nos permite adoptar en los textos un lenguaje inclusivo, acorde con el plexo normativo nacional e internacional vigente».

Betina Stein, directora del Banco Central de la República Argentina.

La guía fue desarrollada por la Gerencia de Comunicación Estratégica e impulsada por la Gerencia de Promoción de Políticas de Género, Resguardo del Respeto y Convivencia Laboral. El material está compuesto por ejemplos concretos, sugerencias y recomendaciones; además, ofrece opciones para nombrar diferentes grupos, para expresar cargos y posiciones, ejemplos sobre el uso de artículos y pronombres, formas impersonales y recomendaciones sobre el uso de imágenes.

«La incorporación del lenguaje inclusivo es una pedagogía feminista de reconocimiento que impacta en la hegemonía del lenguaje sexista constructor de segregaciones, jerarquías y violencias. Con esta política estamos generando ámbitos de trabajo más igualitarios y previniendo violencias, especialmente, la vulneración del derecho a la identidad de género».

María Celeste Perosino, gerenta de Promoción de Políticas de Género, Resguardo del Respeto y Convivencia Laboral.

Quizás te interese leer: «Glosario sobre género y sexualidad».

Repensar Los discursos

Jorge Lanata, en su programa Periodismo Para Todos, realizó un informe contra el titular del Banco Central de la República Argentina, Miguel Pesce, a quien tildó de «boludo» dentro su segmento «El boludo de la semana». Allí cuestionó que hay problemas más urgentes para resolver y se burló del lenguaje inclusivo al pronunciar frases como «reserve del banque centrale» y «ovario de Leliq».

Pese a una realidad diversa, los sectores más patriarcales y de derecha continúan tomando estos temas como poco importantes o defendiendo lo que se debe decir o no según la Real Academia Española, institución a la cual solo acuden cuando se trata de incluir o respetar a las minorías.

Fuente: Revista Sudestada

Con la nueva resolución, el Directorio pretende promover una comunicación que evite sesgos de género y expresiones sexistas, que no reproduzca estereotipos o situaciones de discriminación y que visibilice todas las identidades de género. Según relatan en su página oficial, el objetivo es «paulatinamente migrar de la masculinización del lenguaje a la interpelación de todos los géneros».

Medidas como estas son esenciales en la construcción de una sociedad más justa e igualitaria. Como afirman Casamiglia y Tusón, se debe entender al discurso como una práctica social constitutiva, dado que el discurso es parte de la vida social y a la vez un instrumento que crea la vida social, es decir maneras de nombrar y de identificarse. Todavía falta mucho, como capacitar al personal con la ley Micaela, paridad dentro de los cargos de poder y licencias por paternidad para que las tareas de cuidados puedan ser realmente compartidas. El camino es largo pero ya comenzamos a avanzar.


Fuentes: