El proyecto de ley de Protección de Características Sexuales llegó al Congreso

Con el apoyo de la diputada Gabriela Estévez, del Frente de Todes, y quince firmantes más*, llegó a la Cámara de Diputades el proyecto de ley de Protección de Características Sexuales. La normativa busca garantizar que ninguna persona en todo el territorio argentino sea sometida a violaciones de derechos humanos sobre la base de sus características sexuales. Además, se propone exigir que la Educación Sexual Integral (ESI) incluya contenidos sobre intersexualidad.

El escrito, compuesto por 27 artículos, no solo plantea evitar las intervenciones quirúrgicas invasivas e innecesarias en menores de edad y garantizar el derecho a la diversidad corporal, sino que también hace mención al derecho a la información para que quienes hayan sido sometides a cirugías en su infancia puedan conocer qué intervención se les realizó y recibir una reparación por ello.

«En la articulación del proyecto hay una propuesta para crear con una Comisión de la Verdad para que quienes ya hemos atravesado estas cirugías podamos recuperar nuestras historias. Nuestras historias clínicas desaparecen, no tenemos acceso a saber a ciencia cierta qué intervenciones nos hicieron, quiénes autorizaron, quiénes participaron».  

Paula Sosa, activista de Potencia Intersex.

Asimismo, la presentación ocurre luego de que, el pasado 1 de octubre en Ginebra (Suiza), treinta y seis Estados de diversas regiones del mundo pidieran al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que proteja de forma urgente a las personas intersex en su autonomía corporal y su derecho a la salud. Argentina, entre ellos.

Quizás te interese leer: «Día de la visibilidad intersex», por Ale Funes

«Los derechos humanos del colectivo intersex han sido histórica y sistemáticamente vulnerados. Esta vulneración comienza en la primera infancia a través de intervenciones médicas normalizantes, innecesarias y no consentidas, las cuales acarrean toda una serie de consecuencias para su salud y bienestar a lo largo de sus vidas. Argentina se ha caracterizado por liderar en el mundo el reconocimiento y la protección de los derechos humanos de las personas LGBTI.

Así lo hicimos con el matrimonio igualitario, siendo el primer país de la región; con la ley de identidad de género, la primera del mundo en despatologizar a las personas trans; y actualmente con el proyecto de inclusión laboral trans que avanza en el Congreso. Este proyecto, elaborado por las propias organizaciones intersex, se inscribe en esa historia de lucha con el objetivo de reconocer y proteger los derechos humanos de un colectivo históricamente invisibilizado y violentado: el colectivo intersex».

Gabriela Estévez, diputada nacional por el Frente de Todes.

Según Justicia Intersex, el proyecto se creó de forma colectiva: «Fue trabajado con la Red Plurinacional Intersex, incluyendo a Orquídea Intersexual, NOA Intersexual, Potencia Intersex y activistas independientes; con Abosex, con la Liga LGTBIQ+ de las Provincias y con aliades de todas partes».

Paula Sosa, integrante de Potencia Intersex, nos explicó que el activismo intersex es relativamente nuevo en el país. Justicia intersex se organizó en 2013 y desde entonces está trabajando en la ley para frenar las mutilaciones genitales en la infancia. Hacia 2015, se sumaron nuevas voces: «Hemos tenido varias reuniones virtuales, en el marco de la pandemia y antes también. Inauguramos un poco las reuniones virtuales porque somos pocas personas y nos encontramos bastante distantes en el territorio».

La legislación se discutiría el año próximo en el Congreso. Queda esperar y seguir dándole apoyo público a la causa para que se garanticen derechos humanos fundamentales.

Quizás te interese leer: «Cuerpos perfectos: introducción a la intersexualidad», por Marisol Andrés


* Mónica Macha, Carolina Gaillard, María Rosa Martínez, Carla Carrizo, Paola Vesvessian, Jimena López, Maximiliano Ferraro, Brenda Austin, Mara Brawer, Leonardo Grosso, Florencia Lampreabe, Lucila Masin, Josefina González, Santiago Igon y Gabriela Cerruti.


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Día de la visibilidad intersex

A través de diversas actividades, organizaciones civiles a nivel internacional visibilizan hoy, 26 de octubre, las demandas del colectivo intersex. El objetivo de esta manifestación es terminar con la discriminación contra las personas intersex y garantizar su derecho a la integridad corporal, la autonomía física y la autodeterminación.

En febrero de este año, en Buenos Aires, se realizó la II Conferencia Interamericana y del Caribe de Personas Intersex. A casi nueve meses del encuentro, Pauli, integrante de Potencia Intersex, reflexiona sobre cómo se fortaleció el movimiento en Argentina.

«En estos meses se dio un crecimiento interno del activismo en el país, junto a las coyunturas que se dieron con otras organizaciones de Latinoamérica».

Pauli, Potencia Intersex.

Quizás te interese leer: «Cuerpos perfectos: introducción a la intersexualidad», por Marisol Andrés

El 1 de octubre, en Ginebra (Suiza), treinta y seis Estados de diversas regiones del mundo pidieron al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que proteja de forma urgente a las personas intersex en su autonomía corporal y su derecho a la salud. Esta declaración no tiene precedentes, ya que logró sumar la adhesión de Albania, Alemania, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, Chipre, Costa Rica, Dinamarca, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Grecia, India, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, México, Nueva Zelandia, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Portugal, Reino Unido, Sudáfrica, Suecia y Uruguay.

«La principal demanda que existe, como siempre, es detener las mutilaciones genitales y el principal avance es que nos hemos unido bajo un proyecto de ley que elaboró Justicia Intersex, para proteger las características sexuales de las niñeces. Además, seguimos trabajando para saber qué pasa con las personas que ya hemos sido mutiladas, que fuimos expuestas y sometidas a diferentes formas de tratamientos de adoctrinamiento del sistema médico y político».

Pauli, Potencia Intersex.
Potencia Intersex (Instagram)

Como menciona ILGA Word (Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex) las personas del colectivo intersex nacen con características sexuales diversas —incluidos los genitales, las gónadas y los patrones cromosómicos— que no se corresponden con las nociones binarias sobre los cuerpos masculinos o femeninos. Hasta el 1,7% de la población mundial nace con tales características. Sin embargo, debido a que sus cuerpos son vistos como diferentes, les niñes y las personas adultas intersex son estigmatizades.

Quizás te interese leer: «5 series con personajes no binarios», por Juana Lo Duca

La intersexualidad no es una identidad de género, ni una orientación sexual o un tercer sexo. La intersexualidad refiere a una variación biológica y congénita con respecto a las características sexuales.

«La noción de variación es central para abordar la intersexualidad, puesto que refiere a aquellos cuerpos que varían respecto de los parámetros culturales de corporalidad “femenina” o “masculina”. Estas variaciones pueden manifestarse a nivel de los cromosomas, las gónadas, los genitales y/u otras características corporales».

INADI.

Las variaciones intersex a veces son mencionadas como «síndromes», «trastornos» o «aberraciones genéticas». El uso de estos conceptos deja ver que aún en la actualidad se continúa patologizando las corporalidades de este colectivo.

Sobre el acceso a derechos por parte del colectivo, Pauli destaca que la organización participa de los foros federales realizados en el marco de la elaboración del Plan Nacional de Igualdad en la Diversidad 2021-2023 que organiza el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad

«Esperamos ver cómo el Estado empieza a amparar y a acompañar en los distintos procesos de las personas intersex. Por un lado están estas firmas, por otro está el INADI y por otro los hospitales que continúan realizando prácticas quirúrgicas como las que nos sometieron a nosotres».

Pauli, Potencia Intersex.

Otro eje en el que el colectivo trabaja es un análisis territorial de las personas que son parte del activismo intersex. Desde allí se pretende evaluar cuáles son las necesidades urgentes.

Quizás te interese leer: «Glosario sobre género y sexualidad», por Martina Tortonesi y Rocio Sileo

En Potencia Intersex también se está trabajando en estrategias para desbinarizar la ESI:

«Pensamos distintas instancias para trabajar en la escuela media, porque la mayoría somos profes. Entonces buscamos herramientas para poder llegar hasta cuadernillos, actividades por materias. Nos preguntamos cómo entrar de la mano de la ESI para que la intersexualidad se vea en los colegios».

Pauli, Potencia Intersex.

Las organizaciones civiles del colectivo que hacen activismo en Argentina son NOA Intersex, Union Trans Intersex, Orquídea Intersex, Justicia intersex y Potencia Intersex. Pauli las nombra y destaca que se encuentran trabajando juntes, a través de asambleas, encuentros, cada vez más de forma continua y sólida.

«Para el Día de la visibilidad organizamos actividades de forma colaborativa, en el marco de la pandemia. Aunque no podemos poner le cuerpe en la calle, aprovechamos los recursos virtuales disponibles para producir información y sobre todo para ser visibles ese día».

Pauli, Potencia Intersex.

PROTESTA

El 26 de octubre de 1996, en Boston (Estados Unidos), integrantes de Intersex Society of North America (ISNA), Transexual Menace y otras organizaciones se unieron para protestar en la Convención Anual de la Academia Americana de Pediatría (AAP). En la orden del día de la jornada se excluyeron la exposición de Morgan Holmes sobre las injusticias éticas y legales de las intervenciones quirúrgicas a personas intersex y la presentación de Max Beck sobre el desarrollo y autonomía de les niñes y su supervivencia al trauma.

Holmes y Beck decidieron instalarse en la calle de ingreso a la convención, acompañades por otres activistas. Allí dialogaron con médiques y asistentes al evento sobre los padecimientos de las personas intersex a causa de las prácticas médicas nocivas, incluyendo cirugías y tratamientos innecesarios, realizados además sin consentimiento informado.



Fuentes:

Imagen destacada: Página 12


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Cuerpos perfectos: introducción a la intersexualidad

Ni trastorno ni enfermedad. Hablar de intersexualidad es hablar de diversidad corporal y de las normas sociales que establecen cuáles son los cuerpos normativos, deseables, válidos y legítimos. Es poner el mundo del revés, para enderezarlo y que tengan lugar en él otros mundos posibles.

Ser o no ser lo que la sociedad quiere

Intersexualidad no es lo mismo que hermafroditismo. Mientras que este último concepto refiere a un individuo cuya corporalidad se compone de ambos sexos (es decir, que cuenta con pene y vagina), la intersexualidad abarca un conjunto muy amplio de corporalidades posibles y no un cuerpo en particular.

“El término intersexualidad engloba un amplio espectro de situaciones en las que el cuerpo sexuado de una persona varía de manera congénita respecto del modelo corporal ‘masculino/femenino’ hegemónico” (INADI, Intersexualidad, 2016). Se estima que cada año un 1,7% de niños y niñas en todo el mundo nacen con variaciones en sus características sexuales (Amnistía Internacional).

El concepto de “variación” resulta fundamental para entender de qué hablamos cuando hablamos de personas intersex. Existen diferentes tipos de variaciones de los modelos estándar de corporalidad masculina y femenina:

  • Aquellas que involucran a los cromosomas (XXY);
  • Configuraciones y localizaciones particulares de las gónadas (coexistencia de tejido testicular y ovárico, testículos no descendidos, etc);
  • Configuraciones de los genitales (pene “demasiado” pequeño, clítoris “demasiado” grande; vagina ausente; final de la uretra desplazado de la punta del pene a uno de sus costados).

Estas variaciones, en algunos casos, pueden comprometer la asignación del sexo al nacer. Es entonces que ingresan la cultura y la necesidad humana de clasificar, para intentar “poner orden” al supuesto desorden biológico.

“La intersexualidad no es una ‘urgencia’ médica en sí misma; en todo caso, es el modo en que la sociedad aborda y trata la intersexualidad lo que se constituye como problemático”, (INADI).

naked-1114266_1920

Medicalización y activismo

“Del proceso de generización se derivaron los protocolos atencionales aún vigentes en nuestras sociedades: a la asignación temprana al género femenino o masculino debe seguir, de modo imprescindible, la intervención “normalizadora” sobre el cuerpo” para ubicarlo dentro del binarismo masculino/femenino, sostiene Mauro Cabral (activista trans e intersex) en “Cuando digo intersex: un diálogo introductorio a la intersexualidad” (entrevista realizada por Gabriel Benzur).

Entre las justificaciones de las intervenciones médicas sobre los cuerpos que no pueden ser pensados en términos genérico-sexuales se encuentran la búsqueda de “normalizar” la apariencia de los genitales para que el individuo no se quede “sin género” y el temor a la discriminación (la asignación genérica aseguraría el ingreso de ese individuo en la subjetividad sexuada, en la ley y en el lenguaje).

Ante las respuestas medicalizadas y patologizantes, fue necesario el surgimiento de un activismo que cuestionara las concepciones hegemónicas en torno del cuerpo, la identidad y la sexualidad. Surge así en 1993 la Sociedad Intersex de Norte América, cuya demanda principal consistió en exigir el cese inmediato de todo tratamiento médicamente innecesario y no consentido destinado a la “normalización” de los cuerpos.

Como resultado de las cirugías y otras intervenciones médicas, a las personas intersex se les vulnera su derecho a la integridad física y al libre desarrollo y expresión de su identidad de género autopercibida.

“El parámetro de adecuación es impuesto en función del coito heterosexual y penetrativo, a la vez que las expectativas sociales estandarizadas se colocan por encima de la sensibilidad, el desarrollo y el consentimiento de la propia persona intersex”, (INADI).

BANDERA-INTERSEXUALIDAD-FLAG-INTERSEXUALITY-INTERSEXUAL

Alianzas con el feminismo

Ante una posible alianza con el movimiento feminista, Mauro Cabral sostuvo: “Si asumimos que el sujeto del feminismo son las mujeres, y la definición de mujer (y de hombre) no es puesta siquiera en duda, difícilmente la introducción de cuestiones intersex llegue a buen puerto, porque el activismo intersex viene a cuestionar, justamente el funcionamiento del género, el carácter prescriptivo de la diferencia sexual que en muchos casos el feminismo acepta acríticamente”.

Ante este posicionamiento, es bueno destacar que el movimiento feminista no sólo es heterogéneo, sino que hay muchos debates aún no saldados en su interior.  Entre ellos, se cuestiona la definición del género, y los modos de ser mujer y hombre en nuestras sociedades. En este sentido, una alianza no sólo resultaría posible sino también necesaria.

Actualidad

Recientemente se han producido algunos avances orientados a la despatologización de las personas intersex y al respeto por su autodeterminación. El “Acta de Identidad de Género, Expresión de Género y Características Sexuales” (Malta, 2015) prohíbe las intervenciones sobre los cuerpos de los/as niños/as intersex y reconoce el derecho de sus madres y padres a demorar la inscripción de su sexo en la partida de nacimiento.

Sin embargo, este tipo de medidas también ha recibido críticas, porque muchas personas intersex no se sienten neutras o indefinidas, sino que adscriben al género femenino o masculino, de acuerdo a sus propias trayectorias personales.

Será cuestión de escuchar a todas las voces y poner el mundo del revés, para enderezarlo y que, en él, tengan lugar otros mundos posibles.