Encuentros mágicos en Tilcara

El pasado fin de semana (9, 10 y 11 de abril) en la ciudad de Tilcara en la provincia de Jujuy, se realizó el primer fin de semana LGBTIAQ+. Un evento impulsado desde la Cámara de Comercio LGBTIAQ+ de la Nación en el marco del Programa Federal del Turismo LGBTIAQ+.

Desde el mes de febrero, la Cámara comenzó a brindar talleres para la capacitación en turismo LGBTIAQ+ a prestadores de servicios turísticos de todas las provincias, entre ellas, Jujuy. Dichos talleres se dictarán durante todo el año y están abiertos a todo el público. ¿De qué se trata el turismo «gay-friendly»? ¿Cuáles son sus objetivos y para qué sirven?

Según múltiples fuentes de información sobre el turismo, «la filosofía de este tipo de oferta turística es fomentar la integración de todos los miembros de la sociedad dentro de un ambiente de tranquilidad, respeto y convivencia al mismo tiempo que se ofrece una amplia gama de servicios destinados a la diversión, la fiesta y sobre todo el disfrute de los usuarios».

El fin de semana en Tilcara

El evento en Jujuy fue titulado como «Encuentros Mágicos» y tuvo como objetivo ubicar a Tilcara dentro de los destinos turísticos gay friendly, como la ciudad de Buenos Aires o Córdoba. Con múltiples actividades educativas, de debate y artísticas, con la participación de artistas trans y drag de Jujuy, se vivió el primer fin de semana especial para la comunidad LGBTIAQ+. Jorge Eduardo Wierna, presidente de la fundación NOA Diversa, nos comentó un poco más sobre este evento.


ESCRITURA FEMINISTA: ¿Cómo se vivió el fin de semana en Tilcara? ¿Tuvo una buena participación o cómo la calificarías vos? ¿Cuáles son los objetivos de este evento?

Jorge Eduardo Wierna: Fue un fin de semana espectacular y si bien no hubo una participación amplia de miembros de la comunidad de Tilcara, tal vez por el mismo miedo a la miradas o a la violencia que pueda existir, tuvo una amplia participación para ser la primera vez que se realiza este evento en la ciudad. A su vez, también hubo muchos turistas de otras provincias que se acercaron a disfrutar del evento como de Córdoba, Santiago del Estero, Chubut, Salta. 

E.F.: ¿Te parece que desde la municipalidad de Tilcara hubo una buena predisposición para los eventos? 

J.E.W.: Sí, desde la municipalidad firmaron el convenio con la Cámara de Comercio LGBT y hubo una buena predisposición de los espacios. Sobre todo hubo una predisposición por parte de los prestadores del turismo, tuvieron una respuesta muy respetuosa y positiva para con la comunidad este fin de semana.

E.F.: ¿Te parece que este evento ayuda a la aceptación de la comunidad en la provincia? ¿Cómo es el trato hacia la comunidad en Tilcara?

J.E.W.: Mucho, sobre todo ayuda a la visibilización de la comunidad acá en Jujuy. Los casos de violencia siguen existiendo pero considero que un evento así colabora a que los miembros de la comunidad se sientan representados, ayuda a la creación de un orgullo LGBTIQ+ con más fuerza. Creo que fue un evento que intensificó a la hermandad entre la comunidad LGBTQI+. Por ejemplo, después de cada proyección de las películas en los cine-debate, hubo charlas muy fructíferas en las que pudimos hablar sobre la visibilización que necesita la comunidad, pudimos hablar sobre la importancia de la ESI en las escuelas y también pudimos hablar sobre el VIH y hacer conciencia con eso, repartimos preservativos después de cada evento. Poder hablar de estos temas acá es algo muy nuevo y es una gran felicidad poder hacerlo, porque es necesario.

E.F.: ¿Cuál es la participación de la comunidad en Tilcara?

J.E.W.: Tenemos una amplia acción en Tilcara. Desde 2018 se realizan marchas del orgullo LGBTQI+, en la que participan distintas organizaciones políticas y sociales en busca de nuevos derechos para la comunidad y de demostrar que la comunidad en Tilcara existe. 

Además se espera y nos estamos organizando para esto, si el contexto pandémico lo permite, realizar todos los meses un evento como este con más artistas y figuras públicas, orientado a la comunidad LGBT+ para ayudar a difundir que Tilcara es una ciudad LGBTQI+ friendly


¿Pinkwashing o lucha?

Los límites son muy finos a la hora de definir la concepción de un turismo gay-friendly como un aporte positivo para la comunidad LGBTIAQ+. ¿Qué aspectos nos brinda la seguridad de que el turismo gay-friendly aporta más a la causa por los derechos LGBTIAQ+ que al lucro? ¿Hasta qué punto la comunidad LGBTIAQ+ es más un público al que se le dirigen ofertas que un colectivo en lucha? 

El pinkwashing es «el uso político o publicitario de símbolos y movimientos de derechos humanos sin ofrecer apoyo real a los grupos oprimidos ni escuchar sus reclamos concretos». Es un resultante del capitalismo: vender a partir de causas de lucha y con grupos poblacionales vulnerables y vulnerados para convertir estas cuestiones en una «moda», lo que genera líneas muy delgadas para poner bajo una lupa.

Quizás te interese leer: «Pinkwashing: de arcoiris y nubes negras», por Rocío Sileo

Sin embargo, considerando que en el mes de febrero, Sharon Mendoza, una referente trans de Jujuy, fue violentada junto con su acompañante en las calles de Tilcara, poder realizar este tipo de eventos, en el que se tuvo más en cuenta la participación en las actividades educativas, de debate y artísticas que las reservas en hoteles, da la seguridad de que se está logrando un gran avance social en la visibilización y aceptación de la comunidad en esta provincia del norte argentino.

Es importante tener en cuenta que la firma de convenios y políticas que convengan realmente a las comunidades vulneradas es una responsabilidad grandísima. El lucro no debería ser nunca una prioridad. 


Fuentes:


La otra pandemia: 4 femicidios en Jujuy

Cesai Reinaga, Iara Rueda, Rosana Mazala y Gabriela Cruz fueron asesinadas durante el mes de septiembre en la provincia de Jujuy. Durante la semana pasada hubo multitudinarias marchas en las que se reclamó el fin de los femicidios y se pidió, entre otras cosas, un mejor accionar policial y la renuncia del Ministro de Seguridad de la provincia, Ekel Meyer.

Cesia Nicole Reinaga tenía 20 años y estuvo diez días desaparecida hasta que su cuerpo fue encontrado en un estanque de agua de un ex matadero municipal en Abra Pampa. Por el femicidio acusan a un adolescente de 14 años y detuvieron a su padre y a su abuelo. También, el cuerpo de Iara Rueda, de 16 años, apareció el pasado lunes después de estar cinco días desaparecida. Estaba semienterrado en un descampado donde vecines ya habían rastrillado, a ocho cuadras de su domicilio.

Quizás te interese leer: «Femicidios: nos siguen matando», por Micaela Oliva

Roxana Mazala cumplió 32 años el lunes. Ese día fue a la manifestación que se organizó en Palpalá (y que se replicó en varias ciudades de Jujuy) para exigir justicia por los femicidios y las compañeras desaparecidas en la provincia. Después de la marcha, Mazala volvió a su casa en el barrio Éxodo Jujeño, de Perico, acompañada por cuatro compañeras.

Ellas pensaban quedarse un rato para festejar el cumpleaños pero cuando llegó el exmarido, Fabián Barraza, se fueron. A Roxana la encontraron muerta al otro día sus tres hijes de 13, 9 y 4 años de edad. Las primeras informaciones de los medios locales hablan de que Roxana fue envenenada por su ex y que luego él se suicidó.

Por su parte, Gabriela Cruz tenía 23 años y dos hijos de 7 y 4 años. Su pareja, quien había participado de los rastrillajes de su búsqueda, confesó que la había asesinado tras una discusión e indicó a las autoridades dónde estaba enterrado el cuerpo. Llevaba una semana desaparecida y fue encontrada en la zona de las Serranías de Zapla, en la localidad de Centro Forestal, del departamento Palpalá.

en la otra vereda, la policía represora

La abuela de Gabriela, Carmen Vega, dijo en una conferencia de prensa que «la policía tardó mucho en la investigación». Tanto los familiares de Gabriela como los de Iara denunciaron la inacción de la policía en la investigación de las jóvenes. Fueron les vecines, amigues y familiares quienes debieron encargarse de la búsqueda y los rastrillajes.

Las marchas masivas en diferentes puntos de la provincia buscan convertir la bronca y el dolor en organización. Al conocerse los primeros tres femicidios y cuando aún buscaban a Gabriela con vida, familiares y organizaciones sociales y feministas se situaron cerca de la ruta 66 y poco después de las 18 h se manifestaron por las calles de la ciudad en medio de un clima de tristeza e indignación.

Pasadas las 20 h, en inmediaciones de la Brigada de Investigaciones de la Ciudad de Palpalá y entre gritos y corridas, los efectivos de la policía jujeña iniciaron una violenta represión con balas de gomas y gases lacrimógenos contra les manifestantes. Organizaciones de mujeres compartieron en sus redes sociales imágenes de personas heridas y repudiaron la actuación de las fuerzas de seguridad.

Según el Observatorio Mumalá, Jujuy posee una tasa de 2 femicidios cada 100.000 mujeres, la cual es la más alta del país. Es urgente que el Estado, en lugar de usar sus fuerzas para reprimir y perseguir a quienes buscan una solución al problema de la violencia machista, realice acciones concretas para prevenir, erradicar y sancionar la violencia de género.

registro nacional de femicidios

En los últimos días el Observatorio Mumalá dio a conocer el Registro Nacional de Femicidios, el cual se basa en medios gráficos y digitales desde el 1 de enero hasta el 30 de septiembre de este año. Según sus datos, se cometieron 202 femicidios, 1 cada 32 horas, de los cuales 136 se produjeron durante el aislamiento social preventivo.

Fuente: Observatorio Mumalá

Además, hubo 183 intentos de femicidios y hay 33 muertes violentas de mujeres en proceso de investigación. Las mujeres no son las únicas víctimas: 231 niñes y adolescentes se quedaron sin madre y, en muchos de los casos, su padre es el femicida. El 20% de las victimas había realizado denuncias, el 15% de los agresores se suicidó y el 4% de los femicidas pertenecían a alguna fuerza de seguridad.

Quizás te interese leer: «Cifras de los femicidios en Argentina», por Paula Grossi

Si algo queda expuesto es que ni el hogar ni la calle son lugares seguros para las mujeres. Los políticos pasan, las cifras de femicidios aumentan y los reclamos continúan siendo los mismos: se necesita del compromiso de la sociedad y del Estado para poder frenar la violencia machista y los femicidios.


Fuentes:


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app