No al cierre de Casa Joven en González Catán

De forma arbitraria, la Asociación Educacionista Argentina ha decido el cierre definitivo de Casa Joven, una organización social ubicada en González Catán que funcionaba como centro de día para jóvenes de entre 12 y 21 años. Este domingo, se convoca a un festival en la Plaza de los Ceibos (La Matanza) para exigir una respuesta inmediata ante el abandono a les jóvenes y sus familias.

¿Qué es Casa Joven?

Casa Joven es un centro de día para adolescentes ubicado en la localidad de González Catán, en el partido de La Matanza. Funciona como espacio educativo, de contención y acompañamiento integral. Existe hace 14 años y trabaja con jóvenes (de entre 12 y 21 años) y sus familias, que en su mayoría viven en el barrio Los Ceibos (km 34 de la Ruta 3) y alrededores.

En la institución participan alrededor de 60 jóvenes. Algunes de elles asisten a la Casa para realizar diferentes actividades culturales: talleres lúdico-expresivos, de oficios, espacios de estudio. A otres se les brinda acompañamiento en territorio, trabajando paralela e integralmente con sus familias o redes de contención.

Foto vía página de Facebook de Casa Joven

¿Por qué se quiere cerrar?

La decisión de cierre fue tomada unidireccionalmente por la Comisión Directiva de AEA (Asociación Educacionista Argentina), que forma parte de la Red La Salle. Durante los primeros días del mes de febrero, el representante legal y director general de la Fundación Armstrong fue convocando une por une a les educadores y coordinadoras de la casa para comunicarles la decisión de cierre y advertirles que serían «reubicades» en otras tareas dentro de la Fundación.

Los responsables alegan que es una decisión puramente económica, ya que en este contexto no pueden seguir «sosteniendo» la Casa y quieren «replegarse» hacia la escuela. Frente al pedido del equipo de educadores de posponer unos meses esta medida, para poder acompañar a les jóvenes en el proceso de transición hacia otras instituciones (sin el espacio físico de la casa, pero trabajando en el territorio), han respondido que no.

Casa Joven es parte de la Red La Salle (distrito Argentina-Paraguay). Desde ahí se cubren los sueldos de la mayoría de les educadores, se pagan servicios como agua, luz y teléfono, y se compran los materiales que se utilizan para las actividades y parte de los alimentos que se consumen. El edificio es propiedad de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y por eso no se paga un alquiler. También tienen un convenio con el programa Envión-Podés de la Provincia de Buenos Aires y con el organismo de Niñez y Adolescencia (por medio de la Subsecretaría de Responsabilidad Penal Juvenil), lo que les aporta otro sustento económico.

¿Qué pasará con les jóvenes y las familias?

Las autoridades de la AEA y el director general de la Fundación Armstrong han dicho que están en tratativas con el Obispado de San Justo para «reubicar» a les jóvenes. Quienes conocen el territorio plantean que esto es inviable, no sólo por la distancia entre González Catán y San Justo, o Villegas, sino porque les pibes no son objetos a depositar en ningún lado: son adolescentes con derechos y poder de decisión, que entienden perfectamente que la construcción se los vínculos se entrama de otra manera, con otros tiempos, con ternura y trabajo colectivo.

Mientras tanto, jóvenes, familias, educadores y compañeres de otras organizaciones se encuentran en asamblea permanente para seguir defendiendo Casa Joven. Este domingo, entre las 16 h y las 19 h, tendrá lugar un festival en la Plaza de los Ceibos (González Catán) para visibilizar la situación. Acompañará la asociación civil Agora Ludus (Haedo).


#Entrevista a Melisa Osuna: González Catán como un lugar feliz

Melisa Osuna es una escritora oriunda de González Catán, formada en Comunicación Social por la Universidad Nacional de La Matanza y docente en escuelas secundarias de la zona. «El lugar feliz» es su primer libro de cuentos y relatos que se despliega desde lugares y hechos históricos de esta ciudad del suroeste del Gran Buenos Aires para recordarnos que la felicidad puede estar en los momentos más simples. Una autora emergente con muchos proyectos en mente.

Sigue leyendo #Entrevista a Melisa Osuna: González Catán como un lugar feliz

Orgullo matancero

El sábado 9 de noviembre se realizó la 3° Marcha del Orgullo Matancera y Escritura Feminista habló con una de sus organizadoras, Florencia Guimaraes, la activista travesti del colectivo Furia Trava. Sigue leyendo Orgullo matancero

Pañuelazo en La Matanza

La ola verde llegó a La Matanza. La plaza de San Justo, centro administrativo y comercial del distrito, alzó el pañuelo verde el pasado martes 3 de abril, a poco más de un mes del primer pañuelazo en Plaza de Mayo y a días de que se trate el proyecto de ley presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto en Diputados.

Alrededor de 40 activistas y referentes de diferentes espacios políticos pasaron por el micrófono, montado en la esquina de Arieta e Yrigoyen, frente a más de 200 militantes, interesadxs y adolescentes que salían su jornada escolar con los uniformes, brillos en la cara y el emblemático pañuelo colgado de la mochila o como top. La jornada inició a las 5 y media y se extendió hasta casi las 8.

Desde los espacios políticos, se acercaron referentes del Partido Comunista, Plenario de Trabajadoras (Partido Obrero) y las agrupaciones Pan y Rosas, Mumalá, Mala Junta, Somos Patria, Juventud Peronista Descamisados. También se hicieron presentes mujeres despedidas del Hospital Posadas, la CTA Matanza, la Consejería Diversa “La Berkins” de Isidro Casanova y Furia Trava Noticias.

Angélica, trabajadora despedida del Hospital Posadas, opinó: “El aborto clandestino es un problema de salud pública, así como lo es el recorte estructural que se está haciendo en todo el sistema”, y agregó: “Siempre son los pobres los afectados”.

Representantes de la Consejería “La Berkins” recordaron que “no es solamente una problemática de mujeres, sino de todos los cuerpos gestantes” y denunciaron la anulación del Protocolo de Aborto No Punible en la provincia de Buenos Aires por parte de la gobernadora Vidal.

Un joven pidió el micrófono para hacer su descargo en contra del aborto, al que entendía como pecado, y acusar a las mujeres presentes de “endemoniadas”. A continuación, tomó la palabra Romina Pereyra, militante lesbiana y comunista, secretaria de Género de la CTA la Matanza, quien se preguntó: “¿Se violentarán tanto estos hombres cuando matan a las compañeras, cuando la cana persigue a las lesbianas, cuando una piba se muere por un aborto clandestino? Pero somos buenas y les damos lugar para opinar”.

La Campaña por el Derecho al Aborto, organizadora del evento, ofreció pañuelos hechos por la cooperativa feminista “Mestizas: mujeres de máquinas tomar” a contribución. La fiebre por los pañuelos llevó a que vendedores ambulantes y miembros de organizaciones políticas vendieran los propios a 50 pesos.

La Matanza es uno de los distritos de más peso político del conurbano y, por la población que concentra, se dice que es la quinta provincia. Las activistas del territorio le reclaman a la intendenta, Verónica Magario y al ex intendente, Fernando Espinoza, el haber adherido al Pacto de San Antonio de Padua en 2016, propuesto por el Papa Francisco e impulsado por Gustavo Menéndez, presidente del Partido Justicialista en la provincia.

El Pacto se trata de una serie de ejes hacia donde apuntar las políticas públicas, entre ellos, “proteger la vida humana desde la concepción”, lo cual se leyó como un claro posicionamiento en contra del aborto legal. Sin embargo, el pasado 8 de marzo, Magario se lució en la marcha por el Paro Internacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis y Trans con el pañuelo verde al cuello, lo cual podría significar un cambio de rumbo.


Foto de portada: Tamara González Maldonado

#OrgulloMatancero: la primera Marcha del Orgullo en La Matanza

 

 

El sábado, cientos de personas marcharon por las calles de San Justo, localidad central de La Matanza, con pancartas, colores y brillantina en la primera Marcha del Orgullo LGBTI del municipio, territorio de la referente trans Diana Sacayán, asesinada hace dos años.

1[1]
Fotografía: Ezequiel Salvador.

La Matanza es tan grande como rica en experiencias políticas. No sólo vio a Diana Sacayán crecer y organizarse desde la localidad de Gregorio de Laferrere, sino que fue sede de la prueba piloto del primer censo trans realizado por el INADI en el 2012. Si bien no están materializados en medidas municipales, los niveles de organización de los colectivos trans y LGBI son altos.

El sábado, pasadas las cuatro de la tarde, organizaciones políticas y sociales y personas autoconvocadas cortaban el paso de la Ruta 3 a la altura de la entrada al centro comercial de San Justo para dar comienzo a la marcha que se extendería hasta la plaza principal.

Una vez allí, se leyó el documento central de la jornada, con reclamos como la aplicación del cupo laboral trava-trans en el distrito, el grito de basta de travesticidios y justicia por Diana Sacayán, y el freno a la persecución de los colectivos LGBTI.

3[1]

«Esto es algo que soñábamos hace mucho tiempo, que nos debíamos», explicó Florencia Guimaraes, integrante de Furia Trava Noticias y la Corriente Nacional Lohana Berkins.

«Se ha convertido en la expresión de lxs que no nos sentimos representadxs con la Capital Federal ni con las organizaciones que han conciliado con el gobierno macrista; acá nos sentimos en nuestra casa», expresaba por su lado Romina Pereyra, activista lesbiana y militante comunista. Romina agregó: «Este es el modo que lxs LGBTI tenemos de hacer política: transformar el dolor en acción todo el tiempo».

Con respecto al protocolo de detención de personas LGBT presentado por el Ministerio de Seguridad de la Nación a principios de noviembre, Guimaraes opinó: «Es de gran preocupación que hayan lanzado un protocolo para detenernos y registrarnos a pocos días de tantas Marchas del Orgullo en todo el país. No es de extrañar en este contexto de neoliberalismo, donde se viene la represión a la protesta y a los colectivos que ellxs consideran minorías».

10[1]

«Hoy hay políticas fascistas que reversionan: mientras puede haber un ministro gay, se vacían todos los programas sobre HIV y se sacan medidas nuevas para perseguir a los colectivos LGBTI. Es un doble discurso», analizó Pereyra.

 

 

 

Justicia patriarcal en La Matanza: Separan a madre e hijo víctimas de violencia de género

El pasado miércoles, la jueza Petrona Martínez del Juzgado N°5 de La Matanza, provincia de Buenos Aires, ordenó retirar al hijo de Valeria Sainz Moreno del jardín de infantes con la fuerza pública para apartarlo de la tutela de su madre, quien ya realizó más de 30 denuncias contra su expareja, Horacio Javier Otranto, por violencia de género.

La Justicia vuelve a fallar de forma arbitraria y violenta contra una mujer. Luego de insistir en una revinculación forzada entre el niño y el agresor, y considerar que la madre es la culpable de impedir el desarrollo de la relación filial, la jueza decidió entregar al menor al cuidado de la abuela paterna, con la intermediación de la policía y sin notificar previamente a la madre.

Además, Sainz carga con una condena en suspenso por «impedimento de contacto», y ahora se le aplicó una perimetral que le prohíbe acercarse a su hijo, quien se encuentra internado en el Hospital Italiano de San Justo por una crisis nerviosa. El violento, mientras tanto, permanece libre y sin procesamientos.

Valeria denuncia a Otranto hace años porque suele emboscarla cuando camina con el niño por la calle o entrar en la casa para atormentarlos y golpearlos. Los informes psicológicos y del abogado del niño constataron que, por su personalidad violenta, no está en condiciones de ejercer paternidad. Sin embargo, la Justicia fomenta el acercamiento y la relación entre el menor y Otranto.

En la historia de Valeria, la violencia machista se confabula con la violencia ejercida por las instituciones. Cuando la causa era tratada ante el Juzgado de Familia N°4, su abogado defensor asentó varias denuncias ante la Suprema Corte de Justicia provincial por irregularidades en el accionar de Juan Manuel Delfino, titular de la dependencia judicial, y sufrió aprietes por ello.

A mediados del 2014, pasó a hacerse cargo la jueza Martínez y la situación empeoró para madre e hijo, ya que se encargó de promover la revinculación forzosa y los encuentros entre las partes, situaciones en las que el niño se quebraba en llanto en cuanto veía al progenitor.

Familiares y amigxs organizan diferentes actividades para visibilizar la causa y exigir justicia. Hoy participarán desde las 10:30 hs en Yrigoyen al 2569 (San Justo) en la realización de una radio abierta.

Imagen extraída de Página 12.