Libertad, igualdad y diversidad: 25 años de orgullo

En la primera marcha del orgullo, las máscaras cubrían los rostros de quienes se animaban a salir a las calles, porque en esos tiempos ser homosexual podía significar perder el trabajo. Hoy, 25 años después, la marcha es fiesta, legado y reclamo con nombre y apellido. Sin miedo, los colores y los testimonios le ganan a la ya pasada búsqueda de anonimato.

Si uno no tiene derecho a su propio cuerpo, ¿a qué tiene derecho?

Con la convocatoria de Carlos Jáuregui (primer presidente de la CHA) y César Cigliutti, el 2 de julio de 1992 se realizó por primera vez en Argentina la “Marcha del Orgullo Gay-Lesbiano”. Fueron 300 las personas que marcharon desde Plaza de Mayo hasta el Congreso de la Nación al grito de: “Respeto que caminan los gays y las lesbianas por las calles argentinas”.

La Comisión Organizadora estuvo conformada por las agrupaciones Gays por los Derechos Civiles (Gays DC), Convocatoria Lesbiana, Transexuales por el Derecho a la Vida y a la Identidad (Transdevi), Sociedad de Integración Gay Lésbica Argentina (SIGLA), Grupo de Investigación en Sexualidad e Investigación Social (ISIS), y Cuadernos de Existencia Lesbiana e Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM).

csd-2735009_1920.jpg

Esa primera vez, la consigna fue “Libertad, Igualdad, Diversidad”, propuesta por Jáuregui e inspirada en el lema de la Revolución Francesa. La declaración firmada por las organizaciones rezaba:

«Los derechos humanos y civiles de las personas gays y lesbianas y todas las otras minorías sexuales en la Argentina son violados. Así, un millón y medio de personas son discriminadas por la sociedad y el Estado. Aunque intentan educarnos para la vergüenza, los gays y las lesbianas de Argentina estamos orgullosos de nuestra forma de amar».

Asimismo, reivindicaba: «Seguiremos luchando por alcanzar una vida más digna, porque sin libertad sexual no existe libertad política». Era la época en que los edictos y las razzias policiales se llevaban por delante los Derechos Humanos de quienes optaban por una orientación sexual alternativa a la heterosexual.

CON ATRIBUCION 2
blmurch, LGBT Marcha del Orgullo 2010 (5165574274), CC BY 2.0

De Stonewall a la actualidad

El origen a nivel mundial de la marcha remite al allanamiento de Stonewall, un bar de Nueva York donde se produjeron manifestaciones espontáneas y violentas contra una redada policial que había ocurrido en la madrugada del 28 de junio de 1969. Un año después, unas diez mil personas se concentraron en la puerta del bar y marcharon desde la Quinta Avenida hasta el Central Park, en la que se conoce como la primera marcha del orgullo de la historia.

Actualmente en nuestro país, las marchas se realizan en noviembre en conmemoración de la creación del primer movimiento homosexual argentino, ‘Nuestro Mundo’, en 1967. Este año, el tema de la edición es: “Basta de femicidios a travestis, transexuales y transgéneros. Basta de violencia institucional. Orgullo para defender los derechos conquistados”.

Hoy, la marcha se ve resignificada en un contexto de incremento de la violencia policial hacia la comunidad LGBTIQ en nuestro país, a pesar de las leyes que la protegen. Una vez más, se actualiza la conocida consigna de Carlos Jáuregui: “En una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política”.

gay-1453594_1920.jpg

#OrgulloMatancero: la primera Marcha del Orgullo en La Matanza

 

 

El sábado, cientos de personas marcharon por las calles de San Justo, localidad central de La Matanza, con pancartas, colores y brillantina en la primera Marcha del Orgullo LGBTI del municipio, territorio de la referente trans Diana Sacayán, asesinada hace dos años.

1[1]
Fotografía: Ezequiel Salvador.

La Matanza es tan grande como rica en experiencias políticas. No sólo vio a Diana Sacayán crecer y organizarse desde la localidad de Gregorio de Laferrere, sino que fue sede de la prueba piloto del primer censo trans realizado por el INADI en el 2012. Si bien no están materializados en medidas municipales, los niveles de organización de los colectivos trans y LGBI son altos.

El sábado, pasadas las cuatro de la tarde, organizaciones políticas y sociales y personas autoconvocadas cortaban el paso de la Ruta 3 a la altura de la entrada al centro comercial de San Justo para dar comienzo a la marcha que se extendería hasta la plaza principal.

Una vez allí, se leyó el documento central de la jornada, con reclamos como la aplicación del cupo laboral trava-trans en el distrito, el grito de basta de travesticidios y justicia por Diana Sacayán, y el freno a la persecución de los colectivos LGBTI.

3[1]

«Esto es algo que soñábamos hace mucho tiempo, que nos debíamos», explicó Florencia Guimaraes, integrante de Furia Trava Noticias y la Corriente Nacional Lohana Berkins.

«Se ha convertido en la expresión de lxs que no nos sentimos representadxs con la Capital Federal ni con las organizaciones que han conciliado con el gobierno macrista; acá nos sentimos en nuestra casa», expresaba por su lado Romina Pereyra, activista lesbiana y militante comunista. Romina agregó: «Este es el modo que lxs LGBTI tenemos de hacer política: transformar el dolor en acción todo el tiempo».

Con respecto al protocolo de detención de personas LGBT presentado por el Ministerio de Seguridad de la Nación a principios de noviembre, Guimaraes opinó: «Es de gran preocupación que hayan lanzado un protocolo para detenernos y registrarnos a pocos días de tantas Marchas del Orgullo en todo el país. No es de extrañar en este contexto de neoliberalismo, donde se viene la represión a la protesta y a los colectivos que ellxs consideran minorías».

10[1]

«Hoy hay políticas fascistas que reversionan: mientras puede haber un ministro gay, se vacían todos los programas sobre HIV y se sacan medidas nuevas para perseguir a los colectivos LGBTI. Es un doble discurso», analizó Pereyra.