Activistas y víctimas de violencia de género toman la CNDH de México

Activistas mexicanas tomaron las oficinas oficiales de la Comisión Nacional de Derechos Humanos como método de reclamo a la falta de acción política y defensa de la gobernación de México. Piden la renuncia de Grisel Barrientos, directora del Instituto Municipal de la Mujer, y de Sandra Pacheco, del Centro de Justicia para las Mujeres. Afirman que no abandonarán las sedes tomadas hasta que cambie la situación.

Más de 10 días de toma y cada vez más compañeras se suman y transmiten su apoyo a la causa que comenzó en Ciudad de México. Se transformó en un movimiento nacional: activistas de Michocán, Veracruz, Puebla y Aguascalientes se sumaron a los reclamos las sedes del CNDH correspondientes a sus ciudades.

¿Qué llevó al reclamo?

México es un epicentro de violencia de género. En los últimos cinco años, los casos de femicidios aumentaron un 137% y, según la ONG México Evalúa, durante el segundo semestre del año pasado 6 millones de mujeres fueron victimas de acoso o violencia sexual. Las participantes de los reclamos aseguran que las instituciones del Estado no las respaldan ni escuchan.

El mismo presidente, López Obrador, tuvo dichos polémicos que desestimaron la problemática a principio de año. En marzo, cuando los centros de llamados de emergencia se desbordaron con más de 26.000 llamados denunciando situaciones de violencia, la respuesta del presidente fue que «seguramente la mayoría eran falsas», comparándolas con bromas telefónicas y restándole la importancia a la situación.

En este contexto, el pasado miércoles 2 de septiembre hubo una reunión entre Rosario Piedra Ibarra, titular de la CNDH, y víctimas que forman parte del Colectivo 10 de Marzo. En esta conversación se desató un conflicto donde la titular del CNDH les dijo que las carpetas de los casos por los que iban a pedir justicia estaban mal integradas y que no iban a poder hacer nada por el momento. La respuesta de una de las madres que fue a reclamar justicia por el caso de su hija de 4 años fue amarrarse a una de las sillas.

De esta manera, pasaron la noche en el interior de las oficinas y afuera de estas empezaron a reunirse feministas para apoyar la causa y transmitirles apoyo a las víctimas. El día viernes fue cuando donde las colectivas entraron y desalojaron a los trabajadores. Así fue que se tomó la decisión de transformar las oficinas en un refugio para victimas de violencia de género y consolidar la toma.

Violencia policial para disipar el reclamo

La respuesta policial no tardó en llegar: intentaron desalojar a las manifestantes por la fuerza. Tal como muestran en los videos compartidos por periodistas que estaban en el lugar para cubrir los hechos, se puede ver cómo los policías, que llegaron en móviles no oficiales, agredieron y detuvieron a 13 mujeres.

Además de las detenciones, rompieron los vidrios del auto de una reportera y se manejaron con violencia, golpeando y arrastrando a algunas de las activistas. La fiscalía rechazó que se haya hecho uso de fuerza excesiva pese a que las imágenes muestran exactamente lo contrario.

LA «ANTIGRITA»

El 15 de septiembre en México se festeja el primer paso hacía la independencia de España. Se celebra en todo el país el Grito de Dolores y se planificaron numerosos eventos y actos oficiales. Las manifestantes desde su lugar también quisieron «festejar» aunque aseguran que no hay nada con motivo de festejo.

Se reunieron en las puertas del CNDH los distintos colectivos, madres de víctimas de feminicidios y familiares de los desaparecidos de Guerrero para dar testimonio de sus casos y la nula respuesta que han recibido del gobierno.

«La patria no nos representa. Queremos una matria que nos acompañe y nos abrace, una matria feminista que forme parte de cada una de las expresiones que tenemos de ser feministas, porque no hay un feminismo hegemónico».

Una de las manifestantes desde el balcón del CNDH.

Entre carteles, cantos y hasta una piñata con la cara del presidente, el mensaje a transmitir se escuchó fuerte y claro: las mujeres mexicanas están cansadas de la violencia, la injusticia y la impunidad. El Ni Una Menos se vive a flor de piel y las manifestantes aseguran que no desalojarán el edificio hasta que no se las escuche de verdad y no se planteen políticas certeras para proteger a las víctimas de violencia.

Fuente: Leslie Pérez

El edificio que solía ser una oficina más, hoy está transformado. Las paredes pintadas con mensajes y los pañuelos violetas son parte de la ambientación; los cuadros colgados en las paredes ahora se encuentran intervenidos por las manifestantes. Los que formaban parte de la decoración de la sala de juntas ahora están siendo subastados, pese a las críticas que recibieron por parte de artistas e importantes figuras del gobierno. Lo recaudado será dirigido a madres de víctimas que no recibieron respuestas.


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Feminicidios en México

Artículo colaboración por Paula A. Grossi


El feminicidio opera como una práctica que sirve, en general, para controlar a las mujeres: se les da una constante advertencia para que no estén en determinadas zonas, no vivan solas y no se encuentren de noche sin compañía (en especial, masculina). De esta manera, funciona como un aviso y un recordatorio de que el espacio público es masculino y que la presencia de mujeres está supeditada a la aprobación de los varones. En relación con este tema, ¿qué está ocurriendo en México, más precisamente, en Ecatepec y Ciudad Juárez?

¿Feminicidio o femicidio?

Para hablar sobre feminicidios es relevante aclarar que en la traducción del término femicide al castellano se elaboró no solo el término de feminicidio sino también el de femicidio. La diferencia entre estas dos expresiones ha sido motivo de discusión a nivel latinoamericano y todavía en la actualidad se considera que no hay consenso a nivel teórico respecto del contenido de cada uno de estos conceptos (Toledo Vásquez, 2009).

En 1997, Marcela Lagarde incorporó a la definición de feminicidio los factores de impunidad para la persecución y la clarificación de los hechos y complicidad de organismos del Estado. Es decir, un Estado patriarcal que legitima la violencia de género por inacción u omisión, tal como pasa en México (Rico y Túñez, 2013).

Feminismo para no morir - Imagen

Si bien no todos los crímenes son realizados por asesinos seriales, todos tienen como denominador común que las mujeres son utilizables y que pueden desecharse. En el momento en que una mujer se sale de la norma o deja de reproducir lo que se piensa según el estereotipo de lo «femenino», puede ser juzgada (no por la justicia formal, pero si por un hombre o grupo de hombres) y castigada (Berlanga Gayón, 2016).

Por otra parte, el femicidio es el asesinato llevado a cabo por un hombre contra una mujer a quien considera de su propiedad. También puede ser definido como «la muerte violenta de mujeres, por el hecho de ser tales» (Toledo Vásquez, 2009: 26).

Los casos de Ecatepec y Ciudad Juárez, México

La situación en México es preocupante. De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de las Mujeres, mueren siete mexicanas por día a causa de la extrema violencia. Chiapas, Chihuahua, Distrito Federal, Guerrero, Jalisco, Estado de México, Nuevo León, Oaxaca, Puebla y Sinaloa encabezan el número de delitos contra las mujeres. Sin embargo, el tema del feminicidio se caracteriza también por una «guerra de cifras», porque cada dependencia maneja un número distinto de casos (Berlanga Gayón, 2016).

A pesar de que no hay datos oficiales sobre los feminicidios producidos en México, resulta importante destacar el trabajo del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (una entidad no gubernamental que agrupa a 49 organizaciones de mujeres y de derechos humanos). Según datos aportados por esta entidad, «se han cometido 1003 feminicidios en todo el Estado [de México], que comprende 125 municipios, entre 2012 y 2015, y 183 de ellos ocurrieron en Ecatepec» (Juárez Rodríguez, 2016:768).

Ecatepec se ha constituido respecto de los casos de violencia feminicida y secuestros de niñas y mujeres como un espejo de Ciudad Juárez, donde se reproducen formas y estrategias empleadas por las estructuras feminicidas identificadas en la ciudad fronteriza.

Tanto Ecatepec como Ciudad Juárez constituyen sitios en donde el cuerpo de las mujeres forma parte del dominio territorial y donde su muerte expresa la existencia de este dominio. Estos territorios tienen dueños y esos dueños matan mujeres para demostrar que lo son. Esta nueva territorialidad es el guión oculto y la precondición de las guerras que no son convencionales, las nuevas formas de guerra: el poder actúa en este estadio directamente sobre el cuerpo y es por eso que, desde esta perspectiva, es posible decir que los cuerpos y su entorno espacial inmediato «constituyen tanto el campo de batalla de los poderes en conflicto como el bastidor donde se cuelgan y exhiben las riñas de su anexión» (Segato, 2016:70).

Respecto de los crímenes en Juárez y Ecatepec, las mujeres y las niñas fueron secuestradas y asesinadas por una doble condición de género/clase, es decir, por ser mujeres y ser pobres. Esta doble condición con componente género/clase es la garante de la impunidad y de la inacción gubernamental, algo ignorado en diversas oportunidades por las autoridades estatales que, a lo largo de los últimos años, han incluido los feminicidios como una consecuencia más de la «guerra del narco» o los han considerado como un «daño colateral» del contexto de violencia.


Bibliografía:

  • Berlanga Gayón, Mariana (2016) “Feminicidio”, en Conceptos clave en los estudios de género. Vol. 1, Hortensia Moreno y Eva Alcántara (comps.), Ciudad de México, UNAM/PUEG, pp. 105-119.
  • Juárez Rodríguez, Javier (2016): Paralelismos en los capítulos de feminicidios y desapariciones forzosas de mujeres y niñas en Ciudad Juárez y Ecatepec entre 2008 y 2014: el patriarcado como sistema de poder garante de la impunidad y la desinformación, Estudios sobre el Mensaje Periodístico, Ediciones complutense, Universidad de Medellín, Colombia.
  • Segato, Rita Laura (2016). La guerra contra las mujeres. Traficantes de sueños. Madrid.
  • Toledo Vásquez, Patsilí (2009). Feminicidio. Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, oacnudh, México.
  • Rico, Ada Beatriz y Túñez, Fabiana (2013). Por Ellas… 5 años de Informes de Femicidios Observatorio de Femicidios en Argentina “Adriana Marisel Zambrano” de La Asociación Civil La Casa del Encuentro, Buenos Aires, La Casa del Encuentro.

Fuente imagen:

Televisa News

El sueño americano: con raíces indígenas

Yalitza Aparicio Martínez: muy mexicana, oaxaqueñan y muy humana, así se define ella. Es la actriz que interpreta a Cleo en la película Roma, la nueva obra maestra de Alfonso Cuarón, ganadora del premio Oscar a mejor película extranjera del año 2018.

Roma no es única solo por ser el primer filme de lengua española en ser nominado a llevarse el mayor galardón de la Academia, sino que también por ser nuestra representante del cine latinoamericano que apostó a la interpretación de una mujer de 25 años con raíces indígenas, que se llevó la nominación a mejor actriz protagónica.

Yalitza nació en Tlaxiaco, una comunidad humilde de Oaxaca. Cuando era pequeña soñaba con ser muchas cosas, pero ser una «estrella de cine» no formaba parte de esos ideales. Sin embargo, siempre estuvo en ella la necesidad de dejar su huella en las personas.

La docencia fue el camino que eligió y esa era la vida que estaba viviendo cuando Cuarón la descubrió. Consiguió recorrer las principales alfombras rojas del mundo de la mano del director más famoso de México, pero aún así afirma:

«El hecho de olvidar mis orígenes seria olvidar quién soy».

Sobre cómo consiguió el papel, sostiene que en un principio solo lo hizo por contarle a su hermana en qué consistía un casting, porque jamás creyó que quedaría seleccionada: «Cuando me preguntaban, respondía: “Pues no sé si quedé o no pero yo estoy feliz porque fui a conocer a algún lugar o llevé a mi mamá a pasear”».

A su vez, recuerda que una vez comenzada la filmación de la película todo el equipo presente se sentía como su familia, todos la ayudaron. Estar en aquellos sets fue «un sueño que nunca soñé».

Cleo

cleo

«Una mujer normal, fuerte, como todas las demás, y que está logrando ser inspiración para otras personas».

El papel que interpreta en la película refleja la realidad de todas las empleadas domésticas. Con un guiño inconmensurable al neorealismo italiano, conserva el respeto y una mirada de solidaridad para con la lucha y la fuerza de las mujeres que crían solas a sus hijos.

En palabras de Yalitza: «Hablemos de mujeres reales con nostalgia, recuerdos, pasiones y una identidad que se ve y se siente a flor de piel, de mi piel, muy mexicana».

En la película Roma, Cuarón no solo buscó dentro de sus memorias cómo vivían las mujeres de su vida sino que creo una relación de desigualdad para demostrar en la cotidianeidad cómo viven las familias con las que trabajan las empleadas y que, muchas veces, se naturalizan las «diferencias» por ser ese el trato diario.

El filme se basa en la infancia del director de cine y está centrado en Libo, su empleada doméstica y niñera de la ciudad de México en sus primeros años de vida. Roma es un homenaje a la mujer de su niñez que inspiró al personaje de Cleo.

Alfonso Cuarón, al realizar la película, confesó: «Lo que empezó a ser más revelador para mí era esa parte que yo no conocía. Su vida social fuera de la casa. Incluso momentos de intimidad dentro de su cuarto. Por ejemplo, yo no sabía que mi abuela las regañaba… Era totalmente cruel».

«Estoy muy agradecida por todas estas oportunidades que he tenido de conocer a muchas personas y sobre todo estar recorriendo todas estas partes del mundo con una historia tan bella como es la película Roma», declaró Yalitza para VOGUE.

La iniciativa de Cuarón de incluir en el elenco a una mujer de origen indígena rompió con un canon y un estereotipo de Hollywood. La inclusión de caras y espacios nuevos logró quebrar con modelos que fueron construidos por la industria del cine, en donde «solamente personas con un perfil pueden aspirar a estar en una película o estar en una portada de revista», condice Yalitza.

Para una joven de una ciudad pequeña, mirar la televisión o una película significa encontrar un mundo de mujeres diferentes a ella, un canon inalcanzable.

Para Yalitza, llegar a estar en una película multipremiada era casi imposible y era un proyecto de vida que nunca había considerado. Interpretar a Cleo fue para ella un aprendizaje: entregarle el corazón a las cosas y, gracias a eso, obtener buenos resultados.

Hay dos protagonistas en esta historia y un momento de reflexión clave en la película en la cual Sofía, su empleadora, se le acerca y le murmura: «Estamos solas, no importa lo que te digan, siempre estamos solas». ¿Podría ser un guiño al feminismo y a la independencia de la mujer? ¿Podría responder a una especie de despertar de la protagonista donde reafirma que la vida sigue su curso y deben estar dispuestas a enfrentarlo solas?

Target de una mujer real

hola

La actriz no solo fue una revelación en las alfombras rojas del mundo sino también en las redes sociales y las portadas de las principales revistas. La revista ¡Hola!, el segundo magazine más vendido de España, fue polémica por alterar los rasgos de Yalitza con programas de edición de imágenes.

Se puede apreciar que no solo le aclararon la piel sino que modificaron su figura y vestuario. El acto racista y discriminatorio de la revista generó comentarios adversos de su público, de los medios y de actores que desviaron su atención hacia su desempeño en la película.

hola

«Roma ha abierto conversación sobre el racismo negado en México», declaró Cuarón y defendió a la actriz: «Yalitza es de los mejores actores con los que yo he trabajado».

«La revista Hola, esa que siempre muestra a personas blancas, ricas, jóvenes, reyes, reinas, príncipes y princesas, que disfrutan de sus privilegios de clase, hizo una tapa con Yalitza Aparicio pero como no encajaba en el target, la hicieron encajar a fuerza de Photoshop». (Mujeres que no fueron tapa)

Roma nos une

Existe una especie de esperanza que prevalece en la película como símbolo de lucha de las mujeres y que destruye los límites de las desigualdades sociales, que al principio no permiten a una protagonista de clase social baja como Cleo acercarse sentimentalmente a su patrona.

Sin embargo, las experiencias de vida que llevan Cleo y Sofía van forjando el lazo que finalmente las unirá para ser el sostén de cada una, el hilo protector que permitirá que ambas puedan seguir adelante, solas pero acompañadas, porque se tienen una a la otra.

Hay mensajes que se entremezclan en el filme, que nos permiten sentirnos parte e identificarnos porque encajamos. Somos más quienes nos sentimos representadxs con Yalitza que con el límite de la imagen idealista que Hollywood siempre nos vendió como la llave del éxito en el universo norteamericano.

Como afirma Yatitza Aparicio:

«Roma nos une. Ha servido de motivación para quienes creían que era imposible».


Fuentes:

Crímenes de odio

A casi dos meses de su inicio, alrededor de 280 mujeres fueron asesinadas en lo que va del año 2019. Una problemática que se extiende desde México hasta Argentina y se lleva la vida de personas inocentes que se convierten en víctimas del desprecio.

Vivir en América Latina es tener miedo a robos, secuestros, acosos y abusos. Vivir en América Latina es saber que, siendo mujer, quizá una noche no regreses a casa. Es saber que el noticiero de la mañana probablemente anuncie una nueva violación o el asesinato de una compañera. Vivir en América Latina es vivir con miedo, y es iniciar 2019 con altas tasas de femicidios.

Femicidio o feminicidio se entiende como «la muerte violenta de mujeres por razones de género, ya sea que tenga lugar dentro de la familia, la unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal, en la comunidad, por parte de cualquier persona, o que sea perpetrada o tolerada por el Estado y sus agentes, por acción u omisión». Extractos del Modelo de protocolo latinoamericano de investigación de las muertes violentas de mujeres por razones de género.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), solamente en

cc news
Imagen extraída de CC News.

2017 fueron contabilizados más de 2700 crímenes contra la mujer. En este 2019, México, Argentina, Brasil, Bolivia, y Chile, entre otros, fueron los primeros en registrar este tipo de casos.

Una escalada de crímenes de odio que, pese a leyes, denuncias y movimientos en pos de su eliminación y prevención, se siguen generando de forma cada vez más violenta y repetida.

No es casualidad que, según la ONU, América Latina sea considerada la zona más violenta del mundo para las mujeres fuera de contextos de guerra. Ya en 2018, El País le adjudicaba a estas tierras el concepto de «región letal» y El Imparcial se refería a ellas como «zona roja», advirtiendo que el machismo era el principal verdugo.

La misoginia tiene raíces en comportamientos estructurales, normalizados y perpetuados dentro de la sociedad patriarcal, y son los responsables de esta epidemia que acecha. No son problemas aislados: se trata de patrones violentos basados en el machismo, completamente enraizados en las sociedades.

En un recorrido geográfico, México con 104 y Brasil con 69 encabezan la lista de números más altos de femicidios de este año. Según la especialista Esther Pineda, de CC News, este tipo de crímenes sexistas se caracterizan por la crueldad y sexualización. Quienes cometen estos delitos pueden ser simples desconocidos, pero en general se trata de personas con las que se ha mantenido o se mantiene relaciones sexoafectivas y, muchas veces, a pesar de las denuncias hay un Estado ausente.

Alerta-de-Violencia-de-Género-Mexico-Estados-2 (1)

Observatorio feminicidio México.

Pineda destaca que los números son cada vez más altos y que, a pesar de que las luchas por visibilizar la problemática y encontrar soluciones tanto por parte de lxs familiares de las víctimas como de grupos feministas son activas, todavía se trata de una realidad desatendida.

El caso más reciente en México tuvo como víctima a Giselle, una menor de 11 años.

Según HuffingtonPost, en dicho país, para que un homicidio doloso (acto que busca quitarle la vida a una persona intencionalmente) sea considerado femicidio, debe cumplir con el artículo 325 del Código Penal Federal, establecido como «privar de la vida a una mujer por razones de género».

El problema es que esas razones quedan a criterio de ministerios públicos o de jueces que muchas veces por ignorancia y desconocimiento caratulan la causa de forma equivocada. Conforme un conteo realizado por el portal, basado en datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, se registran 2,2 femicidios al día, uno cada 11 horas.

En Brasil la situación no es muy diferente. En lo que va del año fueron registrados más de 130 femicidios, lo cual concentra el 40% de asesinatos por motivos de género en América Latina. Son cifras alarmantes que remarcan la violencia y hacen crecer la necesidad estatal de implementar políticas y estrategias integrales para prevenir más víctimas.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) manifestó su preocupación respecto de los asesinatos y tentativas de homicidio con motivo de género que tuvieron lugar en ese país. Según El Ciudadano, solo en Río de Janeiro alrededor de 300 mujeres son asesinadas cada año.

«Los asesinatos de mujeres son la forma más extrema de violencia y discriminación contra ellas y representan una violación flagrante a sus derechos de humanos. Vemos con preocupación la prevalencia de asesinatos de mujeres, así como las trágicas consecuencias que las tentativas de asesinato tienen para las víctimas y sus familias, como las profundas afectaciones psicológicas, emocionales y físicas que estas agresiones conllevan». Antonia Urrejola, comisionada, Relatora para Brasil CIDH

La comisión advierte sobre determinados riesgos que enfrentan las mujeres, ya sea por vulnerabilidad, por origen étnico o racial, por su orientación sexual o su identidad de género, por su situación de movilidad, por condiciones de pobreza, por su trabajo o activismo, etcétera.

En este sentido, Brasil enfrenta otra problemática más: la discriminación étnica/racial. Son muchos más los casos de asesinatos y victimización de mujeres de color. De 2003 a 2013, según estudios publicados por FLACSO, el porcentaje de asesinatos de mujeres negras creció un 54% mientras que el de mujeres blancas cayó un 9,8%, marcando una innegable conexión entre el racismo y el machismo.

Por la impunidad que prevalece frente a estos crímenes y la desprotección estatal, la violencia machista es tolerada. Pese a que la ley que tipifica el femicidio en Brasil encarna un paso primordial, la comisión pide que se refuercen los mecanismos de protección con medidas estratégicas que brinden asistencia y atención.

Un poco más al norte, en Perú, se registraron 11 femicidios a lo largo del mes de enero. En diálogo con el portal IPS, Gladys Acosta, abogada y una de las 23 integrantes del Comité de Expertas que supervisa el  cumplimiento de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, expuso:

«Se difunden las noticias como si fueran un espectáculo, sin explicarlas. Se muestran las imágenes violentas y uno pensaría que eso puede detener el fenómeno al exponer una actitud tan destructiva, pero no es así. Eso me hace pensar que mucha gente mira al agresor como un héroe patriarcal. […] En ciertas mentalidades eso se traduce como: “Qué valiente, yo quisiera hacerlo pero no puedo”».

Argentina también es testigo de uno de los picos más altos de violencia machista, que arremete contra las mujeres y contra personas trans y travestis. Según el portal Tucumán a las 7, además del alto número de femicidios ocurridos a lo largo de enero fueron registrados 15 casos de travesticidio en menos de dos meses.

Detrás de esos números, hay mujeres, y detrás de esas mujeres hay niñxs. En base a la recopilación de datos que El País realizó sobre la ONG La Casa del Encuentro, en la última década, estos crímenes dejaron a 3378 menores de edad huérfanos de madre.

Ada Rico, titular de La Casa del Encuentro, declaró para Perfil:

«Se ha avanzado mucho en materia legislativa. Tenemos la ley 26.485 (de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, sancionada en 2009), tenemos el agravante por violencia de género, la reparación económica para hijas e hijos, la pérdida de la responsabilidad parental del femicida. Pero indudablemente aún es insuficiente porque nos está dando un promedio de una mujer asesinada cada 32 horas en nuestro país».

Los recortes presupuestarios en sectores especializados en género, como el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), alcanzan este año reducciones nominales del 39%. Sobre esto se manifestó Raquel Vivanco, coordinadora del observatorio «Ahora Que Sí Nos Ven», para La Nota Tucumán:

«Tan solo $11 por mujer para el 2019 representa en ínfimo presupuesto otorgado a este organismo para dar batalla a este flagelo que se cobró 895 vidas en lo que va de la gestión del gobierno de Cambiemos. […] Un femicidio cada 34 horas durante el primer mes del 2019 es la muestra contundente de que el Estado está en deuda con las mujeres. Estamos lejos de poder vivir una vida libre de todo tipo de violencia como prevé la ley 26.485 y los tratados internacionales de derechos humanos de las mujeres».

Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLá) encabezó una junta de firmas para exigir al estado que declare la emergencia nacional por violencia de género, buscando una respuesta frente al silencio de los funcionarios de un Estado que falla en la toma de medidas políticas activas y eficientes.

Para erradicar la agresión y el machismo, también hay que eliminar los mandatos y los comportamientos pilares de esas normas dañinas. No es No, la violencia no es amor y hay que romper con estas creencias para salir del círculo abusivo, pero no es fácil y aún con denuncias y órdenes perimetrales, los femicidas atacan y el Estado no aparece.

Vivas nos queremos.

 


Fuentes

#Oscars2019 y #TestDeBechdel: ROMA

Se acerca la entrega de los Premios #Oscars2019 y desde Escritura Feminista nos propusimos analizar a las candidatas a mejor película de acuerdo al test de Bechdel. ROMA se erige como una de las favoritas. Íntima y personal, es una joyita que no puede dejar de verse.   


ROMA

Dirección: Alfonso Cuarón.
Guion: Alfonso Cuarón.
Fotografía: Alfonso Cuarón.
Reparto: Yalitza Aparicio, Marina de Tavira, Marco Graf, Diego Cortina Autrey.
Duración: 135 min.
País: México.
Distribuida por Netflix


Sinopsis

La aclamada cinta del director mexicano Alfonso Cuarón llega a la entrega de los Premios Óscar con 10 nominaciones, incluidas las de mejor película extranjera, mejor película –hazaña que pocos filmes de habla no inglesa han conseguido–, mejor actriz y mejor director. Distribuida por Netflix, fue estrenada en algunas salas de cine y luego subida a la plataforma de streaming.

ROMA es un retrato de época, una reconstrucción minuciosa de los recuerdos del director en su México natal de la década del 70. Un homenaje a su tierra y a dos mujeres fuertes que lo acompañaron en su crecimiento: su madre y Libo, la trabajadora doméstica de su infancia. Cuarón pone al servicio de su historia texturas, movimientos y personajes que no vemos pero escuchamos, porque el sonido es clave en su propuesta fílmica.

Cleo (interpretada magistralmente por Yalitza Aparicio en su primera experiencia como actriz) es la empleada doméstica de Sofía (Marina de Tavira), ama de casa de una familia de la colonia Roma en la Ciudad de México. La asimetría de oportunidades entre estos dos personajes choca una y otra vez con las similitudes que vivencian en el abandono y en la sensación de prisión, de ancla en la tierra y en una vida de la que no pueden escapar.  

El racismo y el clasismo, el acceso a la salud, la maternidad, la misoginia y un largo etcétera componen los ejes centrales de una narrativa en la que el agua aparece como un elemento simbólico central, encargado de reflejar las diferencias, las semejanzas, las posibilidades y las limitaciones. En ROMA, espejo de la palabra amor, Cuarón comparte su vida y en cada trozo de ella, podemos reconocer retazos de la nuestra.

5beb580a1a97f_1004x565

¿Qué es el test de Bechdel?

Es un método para evaluar si un guión de película, serie, cómic u otra representación artística cumple con los estándares mínimos para evitar la brecha de género. Su aplicación se ha generalizado como una forma sencilla de destacar la poca presencia femenina en la industria del cine.

tabla

ROMA no sólo cuenta cómo las vidas de dos mujeres de mundos disímiles convergen en la tragedia sino que además lo hace lejos de estereotipos o panfletos de denuncia; es íntima, cercana y personal. Sus personajes son tan complejos como la historia que narra, una en la que confluyen múltiples historias del México del pasado y del presente.

Además de como mejor película, está nominada a 10 premios en total, al igual que The Favourite:

  • Mejor película
  • Mejor película de habla no inglesa
  • Mejor director: Alfonso Cuarón
  • Mejor actriz: Yalitza Aparicio
  • Mejor actriz de reparto: Marina de Tavira
  • Mejor fotografía: Alfonso Cuarón
  • Mejor diseño de producción: Eugenio Caballero y Barbara Enríquez
  • Mejor guion original: Alfonso Cuarón
  • Mejor edición de sonido: Sergio Diaz y Skep Lievsay
  • Mejor sonido: Skip Lievsay, Craig Henighan, José Antonio García y Sergio Díaz

 


¿Querés saber cómo les fue en el test de Bechdel a las demás películas nominadas? ¡Leé nuestras reseñas!

El muro contra Trump

Miles de personas se reunieron en Ciudad Juárez, México, y formaron un “muro humano” en contra del proyecto del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump que planea dividir ambos países con una muralla.

Con vestimentas de muchos colores, los manifestantes saludaron a sus vecinos de la ciudad de El Paso, que se encuentra en el Estado de Texas. Los organizadores de la marcha explicaron que un “muro humano es mejor que uno de ladrillo o comento para dividir” y sostuvieron que tanto Ciudad Juárez como El Paso no serán divididas.

muro-humano

«Como estamos demostrando, tenemos muchos amigos del otro lado de la costa del río, del otro lado donde muchos quieren construir un muro. Nadie jamás separará a dos pueblos amigos«, expresó el ex candidato a la presidencia mexicana Cuauhtemoc Cardenas quien también participó de la movilización.

Por otro lado, el primer ciudadano de Ciudad Juarez, Armando Cabada, agregó: «Trump causó temor entre nuestros conciudadanos americanos. Debemos mostrar y decirles que tienen nuestro apoyo».

Sin embargo, el mandatario de la Casa Blanca encabezó ayer un acto político en Florida donde repitió sus promesas de construir un muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y Mexico, reducir las regulaciones y crear empleos. Asimismo, prometió “hacer algo en los próximos días” para enfrentar la suspensión a sus restricciones migratorias dispuesta en Tribunales.

Fuente: Agencia de Noticias TELAM