#Reseña Películas dirigidas por mujeres (parte II)

Como comenté en la primera edición de estas reseñas, este año me planteé el interés por consumir cine hecho por mujeres y sinceramente pensé que encontrarlo iba a ser mucho más fácil de lo que resultó. Sin embargo, aquí les traigo otras cinco películas para que puedan consumir en lo que queda de confinamiento.


THE BEGUILED – EL SEDUCTOR (2017)

Esta oda a la sororidad y el compañerismo transcurre en un internado de mujeres durante el siglo XIX. Mientras aguardan con ansias el fin de la guerra civil estadounidense, seis jovencitas comparten el hastío por las eternas tardes de bordado y clases de francés que se ven interrumpidas por la llegada del soldado herido John McBurney (Colin Farrell). Su componente masculino es suficiente para encandilar tanto a las más pequeñas de la casa como a la señorita Martha Farnsworth (Nicole Kidman), quien extiende su rol maternal y tareas de cuidado para con el cabo. La neblina y la naturaleza de Virginia, EE. UU., amalgaman un enfrentamiento tácito entre Martha, Edwina (Kirsten Dunst) y Alicia (Elle Fanning) que tensiona la dinámica del hogar de estas mujeres.

La película genera un clima digno de thriller con toda la estética que conlleva el cine de Sofía Coppola. A partir de la novela «A painted devil» de Thomas P. Cullinan, ella logra nuevamente generar sensaciones capaces de atravesar la pantalla. El punto de vista siempre es el femenino y lo que más me gusta de este film es cómo, a pesar de sus diferencias, este grupo de mujeres de diversas edades logra unirse para inhabilitar una fuerza externa que las amenaza.


WAKOLDA (2013)

Bariloche en los años sesenta es probablemente uno de los contextos más estéticos para narrar una historia. Allí la pareja de Eva (Natalia Oreiro) y Enzo (Diego Peretti) reabren una hostería familiar, donde reciben a un solitario médico alemán. Su hospitalidad es contrarrestada por los macabros planes de Helmut (Àlex Brendemühl) para con la menor de la familia. La pequeña Lilith (Florencia Bado) tiene un cuerpo más pequeño de lo normal y por eso Helmut la elije para experimentar una alteración genética con hormonas de crecimiento. La metáfora con el trabajo de Enzo, fabricar muñecas, es bastante literal. La búsqueda de la perfección es perseguida tanto por Enzo para sus muñecas como por Helmut para sus pacientes.

Candidata a los premios Óscar y premiada en Cannes, la película está basada en la novela homónima de su directora, Lucía Puenzo. El filme vincula la historia del nazismo con la leyenda del supuesto escape de sus dirigentes al sur argentino, retratado en 35 mm y con planos que resaltan la belleza de la Patagonia y las construcciones típicas de la época.


Quizás te interese leer: «Películas dirigidas por mujeres (parte I)», por Carla Volpini

THE EDGE OF SEVENTEEN – MI VIDA A LOS DIECISIETE (2016)

Películas sobre el paso a la adultez hay miles, pero el mérito de esta es presentar de forma honesta y sensible a una adolescente que podría haber sido cualquiera de nosotres. Nadine (Hailee Steinfeld) tiene 17 años y ha sufrido la muerte de su padre, de la cual aún no se puede recuperar. La relación con su madre y hermano penden de un hilo y su único cable a tierra para no sentirse «tan rara» es su mejor amiga. Los problemas comienzan cuando esta relación también se quiebra.

FRASES DE PELÍCULAS Y SERIES - Mi vida a los 17 - Wattpad

El paso del amor al odio que genera el personaje de Nadine refleja la ambivalencia propia de crecer y reconocerse en ese personaje y su accidentado camino a la madurez. «The edge of seventeen» (2016) es la ópera prima de su directora Kelly Fremon, quien desde la comedia es capaz de abordar temas tan profundos como el duelo por la pérdida de un familiar o la definición de la personalidad sin caer en la mera descripción de los típicos estereotipos de secundaria yankee.


Quizás te interese leer: «#Reseña Anne with an E», por Candela Avgustín

3 GENERATIONS – CONOCIENDO A RAY (2015)

Ray (Elle Fanning) es un varón de 16 años en plena transición. Vive con su madre Maggie (Naomi Watts), su abuela Dodo (Susan Sarandon) y la novia de ella en una casa con varios pisos. Esta película de Gaby Dellal muestra cómo la relación entre las tres generaciones está tan superpuesta y conectada como sus departamentos. Mientras Maggie se debate si firmar o no la autorización para que su hijo comience a tomar testosterona, debe enfrentarse a la rudeza de la burocracia en estos casos, fielmente retratada. Esta autorización debe ser firmada por ambos progenitores, aunque el padre de Ray jamás participó de su crianza. Esto se complica con la visión sesgada de su abuela Dodo, a través de la cual se puede relacionar la perspectiva de las primeras feministas y cómo su militancia carece de interseccionalidad para tener en cuenta, por ejemplo, las identidades trans.

Ray lleva un registro audiovisual casero de sus vivencias. A través de esos videos podemos conocer sus expectativas de mudarse, cambiar de colegio, hacer nuevos amigos y ser reconocido como varón sin sufrir acosos ni maltratos. Transitando la ciudad en skate, deberá sobrellevar los altibajos de enfrentarse a su padre y a la chica que le gusta. Si bien es una actriz la que interpreta a Ray y no un actor trans como debería ser, se logra conformar una idea verosímil de familia no convencional que se esfuerza por comprender los avatares de no nacer bajo el género asignado.


GRAVE – RAW (2016)

Esta película puede enmarcarse en un subtipo de terror moderno en el cual el argumento principal es el antiespecismo. Justine (Garance Marillier) es una adolescente ingresante a la carrera de veterinaria en Francia. Allí no solo asistieron sus xadres sino también asiste su hermana. En un despiadado rito de bienvenida a la universidad, Justine come carne por primera vez en su vida. Los sucesos que continúan serán una seguidilla de irrupciones de su vegetarianismo, fiestas electrónicas y discusiones con su hermana. Lo que las unirá a pesar de las diferencias que las enfrentan será una particular adicción.

La directora de este film es Julia Ducornau y con sus cortos 36 años ya realizó 5 películas. El primer corto que realizó también fue protagonizado por Garance Marillier. «Junior» (2011) fue premiado en Cannes, donde años después se estrenó «Grave» (2016). En su avant premiere, muches espectadores impresionables se retiraron de la sala debido a los logrados efectos especiales que la componen


#Reseña Películas dirigidas por mujeres (parte I)

¿Creés que ya revisaste todo el catálogo de Netflix sin encontrar nada nuevo? ¿Ya maratoneaste todas las series que te gustaban? En esta reseña, te presento cinco películas dirigidas por mujeres a solo un clic de distancia.

Replantearse los consumos se vuelve necesario en un mundo como el audiovisual, que contrata a solo un 10% de mujeres y feminidades. En 2019, Netflix presentó en su cartelera un 20% de producciones dirigidas por mujeres. Aunque parezca muy poco, es el doble de la participación que se estima tienen en Hollywood. Aquí les presento cinco posibilidades dentro de ese espectro.


MARY SHELLEY (2017)

Esta película retrata la vida de la escritora de «Frankenstein». Mary Shelley (Elle Fanning) se muestra desde el comienzo como una joven con convicciones muy distintas a las de su época. Esto probablemente se debe a que su madre, Mary Wollstonecraft, fue una de las pioneras del feminismo y escribió la «Vindicación de los derechos de la mujer» en 1792. Tanto ella como su pareja, el filósofo William Goldwin, profesaron una vida poliamorosa y anárquica. Bajo la influencia de esa ideología creció Mary, quien se inició desde adolescente en la escritura cuestionando los preceptos considerados normales en su tiempo.

En esta historia se plantean debates de género que aún hoy nos atraviesan, aunque la mayoría de las veces terminan siendo solapados o edulcorados por una historia de amor tan intensa como política. Esta relación y sus esporádicas crisis fueron uno de los ingredientes que ayudaron a Mary a componer su novela «Frankenstein o el moderno Prometeo».

A la hora de querer publicar la novela, Mary sufrió diferentes limitaciones por ser mujer. Casi 200 años más tarde, Haifaa al-Mansour, directora de la película, se enfrentó a los mismos obstáculos. Tuvo que dirigir su primer documental desde una caravana con un monitor y un walkie-talkie, ya que no se podía mostrar en compañía de hombres. A pesar de eso, logró convertirse en la primera directora de cine de Arabia Saudita y «Mary Shelley» (2017) es su tercer largometraje.


LOST IN TRANSLATION – PERDIDOS EN TOKIO (2003)

Bob (Bill Murray) y Charlotte (Scarlett Johanson) son dos estadounidenses alojados en un hotel de la gris, moderna y cosmopolita Tokio de inicios de milenio. Con matrimonios desgastados y desconocimientos de sus parejas ambos se encuentran en un hiato de sus vidas. El aburrimiento y el insomnio los unen en el bar del Hyatt Park. Los encuentros de madrugada se volverán una constante para el maduro actor en decadencia y la joven que sigue buscando su profesión mientras acompaña los viajes de trabajo de su marido. Intentando mezclarse entre la multitud recorrerán la ciudad nocturna en una relación que refugia a los foráneos de su ajenidad.

La segunda película de Sofía Coppola que resultó un éxito en taquillas y nominaciones fue subida a Netflix hace pocos días. «Perdidos en la traducción» significa el título original en español que, absurdamente, desaprovecha su literalidad en la versión que llegó a nuestro país. Acompañan con calidez a esta historia música indie rock, carteles de neón y arreglos florales orientales retratados en fílmico en una oda a la soledad.


LOVING VINCENT – CARTAS DE VAN GOGH (2017)

La biopic experimental de Vincent Van Gogh tiene el mérito de ser la primera película animada completamente usando pinturas. Está compuesta por 65 mil pinturas al oleo de más de 100 artistas convertidas en fotogramas, que comparten el estilo típico del pintor con una constante animación del fondo que puede marear al espectador y obnubilar a los apasionados del arte.

La excusa para un viaje lisérgico al mundo de Vincent es una historia de tipo policial detectivesca. El protagonista del filme, dirigido por Dorota Kobiela y Hugh Welchman, es el hijo del cartero que debía enviar la última carta de Vincent a su hermano Theo. Sus sospechas y las de su padre reabren el caso de la muerte del artista, descreyendo que se trate de un suicidio. Armand termina involucrándose, buscando testigos y pistas que lo ayuden a esclarecer cómo una bala llegó a herir de muerte al pintor. Mediante diferentes relatos, con la depresión, el nihilismo y la quiebra como sus únicos compañeros, se reconstruyen los últimos meses de vida de Van Gogh.


XXY (2007)

En un contexto de costa uruguaya, frío, pesca y arena se desarrolla el despertar sexual de Alex (Inés Efron). Elle nació con el síndrome de Klinefelter, que caracteriza a les que lo padecen por tener un cromosoma sexual «de más». Alex fue socializade como mujer. Desde pequeñe tomó pastillas para evitar el desarrollo de su virilidad y creció en una ciudad lejana a la que le vio nacer.

Escondiéndole, intentaron evitarle un enfrentamiento con la sociedad que podría herirle y, en plena adolescencia, su madre Suli (Valeria Bertucelli) decide contactar a un amigo cirujano para evaluar la intervención de su genitalidad. En discusiones con su pareja Kraken (Ricardo Darín) se enfrentan sus deseos con la voz de su hije. La visita del cirujano (Germán Palacios) y su hijo (Martín Piroyanski) tensiona la dinámica familiar y presiona a Alex a la definición de un binarismo impuesto socialmente que se niega a asumir.

«Soy las dos cosas. (…) ¿Vos me vas a decir a mí qué puedo o no ser?».

En XXY (2007), una película basada en el cuento «Cinismo» de Sergio Bizzio, Lucía Puenzo es capaz de tratar un tema tan delicado como la identificación con un género no binario de una forma tan sensible como consciente. A lo largo del filme, Alex debe enfrentarse a cuestionamientos, acoso y presiones externas e internas por encajar en una supuesta normalidad que le es ajena. Su aparente rudeza se vuelve ternura en una búsqueda constante de comprensión.


LAZZARO FELICE – LAZZARO FELIZ (2018)

En esta película, la inocencia del protagonista (Adriano Tardiolo) y su pueblo es interrumpida por un plot twist difícil de describir sin spoilers. Basada en una historia real que a su escritora y directora Alice Rohrwacher le valió el premio del mejor guión en Cannes, el filme rodado en super 16mm se encuentra a la altura del neorrealismo italiano de Rosellini.

Lazzaro vive en una estancia italiana donde se recolecta tabaco para una Marquesa que los recompensa económicamente. Los paisajes agrestes se intercalan con actos surrealistas que envuelven a Lazzaro en un velo de santidad mientras cumple un rol de «Jesus moderno» al hacer mandados para todes sus vecines sin pedir nada a cambio. En una mirada que carece de federalismo, donde la vida en el campo aparece como una romantización del trabajo feudal, la rudeza de la ciudad y el capitalismo irrumpen bruscamente en ese mundo. Lazzaro podría ser cualquiera de nosotres, con la ilusión adolescente propia del desconocimiento del sistema económico y sus avatares y por eso es tan fácil empatizar con él.


Fuentes:


Y los nominados (hombres) son…

Dicen las malas lenguas que ganar un Óscar ya no significa nada y algo de verdad hay en esa afirmación. ¿Acaso no son dudosos los criterios de premiación? ¿No existe una extensa lista de cintas ignoradas por la Academia que hoy son consideradas películas de culto? ¿No se la acusa una y otra vez de ser políticamente correcta sin tener en cuenta que regalar una nominación a modo de compensación no sirve para acallar los reclamos por la falta de representación?

Sigue leyendo Y los nominados (hombres) son…