En el lado soleado del jazz

Mas allá del estilo al que se pueda hacer referencia, desde Buddy Bolden, reconocido como el primer jazzista, hasta Mario Bauzá, quien introdujo la fusión con ritmos latinos, en este género musical es interesante preguntarnos por la composición de los grupos a lo largo de los años. Particularmente, cuál era el lugar que podían alcanzar las mujeres al inicio de esta escena musical y cuánto reconocimiento lograban.

Hay un gran archivo en la web —escrito, sonoro y audiovisual— al que se puede acceder con una simple búsqueda en Google o YouTube: allí se encuentran todes sus referentes. Entre elles, las mujeres que lograron un reconocimiento internacional como instrumentistas corresponden a décadas mucho más recientes. Quizá esto responda a una tendencia por asignarles el rol de vocalista. Por ello, no sería casual que la primera en introducir este rol a un grupo sea Ma Rainey.

¿Cuál es la presencia de mujeres en la escena de jazz argentina? Es una pregunta que no abarcará en su totalidad este artículo. Sí es posible conocer una parte de la actualidad a través de la mirada y experiencia artística de las dos entrevistadas.

Yamile Burich and Jazz Ladies es un quinteto que tiene al frente a Yamile Burich en el saxo; la acompañan Patricia Grinfeld en guitarra, Diana Arias en contrabajo, Analía Ferronato en batería y Carolina Cohen en congas.

«En el año 2014 las convoqué. Veníamos tocando en otros grupos, ya nos conocíamos y había muy buena onda».

Yamile Burich. 

Yamile nació en Rosario y unos pocos años después su familia se mudó a Tartagal, Salta. Ahí empezó a estudiar e ingresó la música a su vida:

«Arranqué a tocar piano cuando tenía alrededor de cinco años, tocando música clásica. A los 12, arranqué a tocar saxo y a través de ese instrumento conocí el jazz. Me pasaron un casete de Charlie Parker tocando música de Cole Porter y ahí empece a escucharlo. Es también por Paquito D’Rivera que desde muy chica me gusta el latin jazz. Incluso estudié en La Habana, Cuba, un par de años».

Con el saxo empezó a tocar en bandas de rock y en gira con la Cerveza Salta tuvo la oportunidad de recorrer toda la provincia. Al terminar el secundario se mudó a Buenos Aires para seguir formándose en música. Más adelante, con grupos de jazz que integraba, recorrió varias provincias argentinas para asistir a festivales.

«En las provincias hay gran interés por parte del público por conocer e interés de los músicos por producir, no está todo tan centrado en Buenos Aires. Eso ocurre en todos los géneros», cuenta Yamile. «Hay mucha movida, una riqueza musical importante».

«Siempre hubo mujeres instrumentistas en el jazz, el tema es la (no) visibilización que tuvieron a lo largo de la historia. Creo que las redes sociales actualmente ayudan a que cada una pueda darse a conocer y eso mismo ayuda a que más mujeres se animen a tocar, subirse a un escenario, dirigir su grupo, componer sus temas. Y de esa forma ampliar el rol de la mujer en el jazz y que no solo se pueda destacar como cantante, que ocupe otros lugares en la escena.

La ley de cupo y los movimientos feministas son el resultado de que en los últimos años se haya producido un cambio en cuanto a las posibilidades de las mujeres que se dedican a la música en todos los géneros. Creo también que es fundamental que sigamos trabajando entre mujeres, que nos demos confianza. Ahora, ¿sigue siendo difícil? Sí, obviamente. Yo vengo tocando hace muchos años y la verdad que la tengo que pelear todo el tiempo. Para crecer musicalmente, para desarrollarnos necesitamos ese apoyo. Además de oportunidades, necesitamos el apoyo de nuestros pares. Quizá por ese motivo es que armé el quinteto de chicas, porque sentí esa igualdad entre nosotras».

Paralelamente, Yamile integra un cuarteto que hace standard, con el que tenía planeado grabar en marzo, pero la pandemia puso la agenda en suspenso. Con Jazz Ladies, el plan poscuarentena incluye seguir presentando el álbum que lanzaron en 2019, Alegría, nominado como Mejor Álbum de Jazz en los Premios Gardel 2020.

Foto: Emiliano Rojas Salinas.

Otra movida que encuentra la presencia del jazz a nivel federal es la de OUIA! Este grupo fue creado por María Emilia Sapegno, cantante a la que acompañan Johnny B. Good en guitarra, Caro Crawley en bajo y Jorge Rodriguez en batería.

«Decimos que OUIA! es la onomatopeya pampeana de «Oh, yeah!»», advierte Emilia y no deja dudas de que fue una gran decisión haber iniciado una banda. «Dentro de mi timidez, una de las cosas que logré vencer, pude hacer mi propio grupo. Siempre había estado en formaciones a las que me habían convocado por cantar. De esa forma viví un montón de experiencias maravillosas, visité lugares bárbaros, aprendí muchísimo, pero por esta cuestión de costumbres, paradigmas y aceptación de lugares me sentía incapacitada para formar una banda».

En 2003, mientras Emilia volvía a vivir a Santa Rosa, se formó el Club de Jazz, en el que había una sola mujer. Por una serie de circunstancias, fue la primera cantante del Grupo Santa Rosa Jazz, que además no tenía ningune integrante en el rol vocal, siempre había sido un grupo instrumental.

«Insertarme ahí no fue fácil. Ahora a la distancia lo veo así, estábamos todos temerosos de si iba a funcionar. Con el tiempo comenzamos a ir a festivales de jazz y en todos lados lo que menos había eran mujeres, que siempre eran como la nota de color. Hoy hay un montón».

La ultima edición del Festival Nacional de Jazz de La Pampa se hizo después de más de 20 años. Emilia recuerda que el grupo no contaba con el dinero necesario para financiar el evento.

«El encuentro era todo un rito, venían de todos los palos del jazz y se venía a escuchar a los músicos que no se conocen masivamente. Después se hacían unas cenas geniales, durante tres, cuatro días y todos quedaban «muertos» pero felices».

De los ensayos de OUIA! destaca el conocimiento técnico de Johnny y Caro, dos freakies de la teoría musical que se esmeran en cada nota. Emilia es traductora de inglés y trabaja como secretaria, aunque en su formación artística dedicó horas de estudio al teatro, expresión corporal y danza.

«Otra cosa esencial para mi formación y disfrute es haberme juntado a hacer música con distintas personas. Y el ida y vuelta que se produce en la comunicación con otra mujer al compartir experiencias musicales es un aprendizaje muy enriquecedor.

Como artista siempre pienso y digo que estoy en el camino. Mi aspiración no es llegar a ningún lado, sino hacer lo que hago lo mejor posible. Y disfrutarlo, en paralelo».

Foto: Telon Pampeano.

«Creo que el público, además de algún entendido, va porque lo siente. El jazz como género es resistencia porque pueden variar las formaciones, los músicos podrán dejar de tocar durante algún tiempo, pero el fanatismo con el que hablan quienes hacen jazz es puro amor.

En algún momento tuve una disyuntiva bastante importante acerca de si, por ahí, podría ser un poco elitista pero es lo que me gusta, sinceramente. El público no va a ir en hordas a vernos, pero me encanta».


Ahora Marilina está preparada: con el Gardel de Oro

Lo quería avisar, lo avisó y la que avisa no traiciona: Marilina Bertoldi se llevó el Gardel de Oro con su más reciente álbum «Prender un fuego». Es la primera vez en 19 años que una mujer obtiene el reconocimiento al Mejor Álbum y la segunda mujer en la historia del premio. En su momento, el premio fue para Mercedes Sosa.

Sigue leyendo Ahora Marilina está preparada: con el Gardel de Oro

Buena Mirtha: deconstrucción musical para el cambio social

«Apostasía general

y que el aborto sea legal,

seguro y en el hospital,

todos los días yo solo pido…»

Al ritmo de «A Dios le pido» de Juanes, esta es la primera canción que aparece cuando se les busca en Youtube, junto a una breve descripción en sus redes que muestra el marcado perfil sociopolítico de la banda: «Deconstrucción musical para el cambio social».

Buena Mirtha nació por el interés que sus integrantes tenían por los boleros, pero sin buscarlo (o tal vez sí, pero no adrede) viró a otros ritmos, como la cumbia y el pop reversionado en acústico.

«Al empezar a tocar nos dimos cuenta de que algunas canciones eran hipermachistas y violentas, e intentamos darle una vuelta de tuerca desde el humor y la ironía cambiando las letras. A medida que pasó el tiempo, vimos que no queríamos encasillarnos en un solo género sino que queríamos abrirnos a cualquier tipo de música que nos generase un interés».

La banda se compone por Amparo Andreoli en bajo y accesorios, Nayla Zabala en percusión, Milena Plácido en guitarra y coros, Agostina Luparella como voz principal, Delfina Plácido en clarinete y rap, y Verónica Arze en trompeta y coros.

Para ellas, componer canciones en el contexto que la sociedad está viviendo y tener un micrófono es una responsabilidad que se encargan de asumir, y la utilizan a modo de manifiesto social. Reafirman que «para todas nosotras es importante no ser tibias en este contexto capitalista y patriarcal, y por eso expresamos nuestras ideas a través de la música».

Buena Mirtha se va a presentar el 4 de Marzo en la cervecería Preta de La Plata, calle 59 e/ 8 y 9.  ¡Seguilas en su Instagram!

#LAMúsica

Hoy compartimos dos de los muchos -y hermosos- proyectos de Paula Maffía.


Paula Maffía Orgía

La Orgía nació en 2014, cuando Paula decidió incorporar a su proyecto solista a Carla Nicastro en batería y percusión, a Clara Testado en bajo, a Natalia Sabater en acordeón y a Lux Pérez con su trompeta.

En este proyecto, se destacan no solo la fuerza y el poder de su voz para la interpretación, sino además la poesía de sus composiciones. Su disco «Ojos que ladran» (2015) inicia con «Palo de amansar«, donde Maffia declara «Puedo asumir mi forma de pensar, conozco mis fallas y mi férrea voluntad. Sé que soy la bestia de la honestidad pero no contengo necedad».

En “Córcega”, una balada con tintes de rock, nos dice que “No hay otra guía que esta sensación de inmensa libertad”, y en “Nenita” advierte: “Capricho, soy la que se muere por estar con vos”.

Las taradas

Junto a Paula, integran esta orquesta Lucy Patané, Nati Gavazzo, Lu Martinez, Rosario Baeza, Marcela «Petit» Galván, Ana Sol Torroixa y Jeanette Nenezian. Además, están las «taradas acompañantes»: Negramarta Rodriguez, Cecilia Checha Rodriguez y Ana Patané.

La banda surgió en 2010 con la propuesta de rememorar canciones de los años 40 y 50, tan olvidadas o poco conocidas como fuera posible, de géneros variados como boleros, swing, ranchera mexicana y canción napolitana, respetando su sonoridad original e incorporándoles toques propios y modernos.

Las presentaciones en vivo de esta súper banda con una variedad gigante de instrumentos son una invitación constante a bailar y sumergirse en sonidos con los que quizás no estamos muy familiarizadxs.

El 13 de junio van a estar tocando junto a otras músicas en el Congreso, a espera de la votación por el #AbortoLegalYa. El día 22 presentarán «Le tarade de mi vida» en el Xirgú.


Seguí escuchando nuestra playlist.

La imagen de portada pertenece al Facebook de la banda.

#LAMúsica

Hay algo mejor que los viernes: los viernes feriados. Para este fin de semana XL, sumamos a nuestra playlist a Amor en la isla y Srta. Trueno negro.


Amor en la isla

La banda surgió en 2015, liderada por Sol Marianela en voz y guitarra, con formato trío pero con otros dos integrantes que ya no son parte de la banda. Desde comienzos de este año, el proyecto se completa con los hermanos Eva (bajo) y Gregorio «Goyo» Martinez (batería). Gregorio ya había producido el primer EP («Un lugar para vivir») y el disco («Playa Crocante»).

El trío de Castelar presentó en abril de este año el simple «¿Qué Pasa?», de nuevo a través de Chancho Discos, pero esta vez  presentados por el sello madrileño Subterfuge Records.

El 20 de julio se presentarán en La Confitería (Capital Federal) junto a Los culos y Las piñas.

 

 

Srta. Trueno Negro

Nació en 2007 en la ciudad de La Plata como un proyecto solista de Natalia Drago. En 2008, editó su primer EP «Cositas». Bajo el sello Laptra, hasta el momento tiene editados dos discos, un simple y dos EP (el último, «¿Qué quieres que te diga?«, es de covers de bandas españolas).

Su sonido pasa por la costa californiana, con disonancias del estilo de Pavement y guitarras a lo Best Coast, como también por el indie español de Los Planetas o La Casa Azul. Hoy, la banda se compone con la Flaquita en teclados, Tío Peta en guitarra de 12 cuerdas, Milhoja en bajo e Iván en batería y octapad.

Mañana sábado 26 de mayo tocarán en el Centro Cultural Morán de Parque Chas junto a El Club Audiovisual.

 


Seguí nuestra playlist actualizada.

 

La imagen de portada es del facebook de la banda.

#LAMúsica

Llegó el ansiado viernes, salió el sol y seguimos sumando canciones a nuestra playlist. Hoy presentamos a Bestia Música y Candelaria Zamar.


Bestia Música

Este proyecto nació en 2015 como dúo, entre Paloma Iturri en voz y teclados y Verónica Gerez en voz y ukelele. Enseguida ganaron gran participación en la escena indie porteña.

A fines de 2016 editaron su primer EP grabado en vivo, «Cuerpo Espacial», el cual las llevó a una gira por España. En septiembre de 2017, sumaron a la formación a Sofía Roma, quien, a cargo del beatbox, la trompeta y los sintetizadores, aportó un giro absoluto al sonido de la banda. Ya con este formato de trío, en enero presentaron el corte «La primavera».

El próximo 9 de junio presentarán algunos temas nuevos y reversiones de aquellos más viejos en Café Vinilo. Después, partirán a una gira por Europa.

Candelaria Zamar

Candelaria es una compositora, cantante y pianista nacida en Córdoba. Desde 2012 desarrolla su proyecto solista y en 2014 publicó su disco «Un vaso de agua».

Además de participar en discos de bandas como Amor Elefante y Francisca y los exploradores, fue convocada por Lucas Martí para participar del último disco de Varias Artistas.

En 2016, publicó el sencillo «Enciende». En octubre del año pasado abrió los dos shows de Jorge Drexler en el Gran Rex y se presentó en la cúpula del Centro Cultura Kirchner.

Mientras prepara su nuevo disco, mañana se presentará en vivo en el Xirgu para abrir el show de Rosal.


¡Seguí escuchando esta playlist en Spotify!

La foto de portada pertenece al Facebook de la banda.

#LAMúsica

Con las canciones de las dos bandas que presentamos hoy, nuestra playlist ya suma más de una hora de música. ¡Festejemos escuchándola!


Boedo

«Cansado de pensar, los chicos, las chicas en la esquina me esperan, me quieren animar». Así se inaugura el primer EP Todo el día en casa») que publicó en febrero de este año esta banda, oriunda de Capital Federal, a la que hay que seguir en sus próximos pasos.

Julieta Heredia (guitarra), Julieta Limia (batería), Juana Muschietti (bajo y voz) y el tecladista de Pyramides, Hernán Molinari (guitarra, teclado y voz) componen esta banda de indie rock de letras breves, sin estribillos y que eligió cerrar su EP con «Río de enero», pieza plenamente instrumental.

Este fin de semana, se estará presentando en Villa Adelina (Club GBA) y el próximo 25 de mayo abrirá el show de Las Ligas Menores en Niceto.

Fémina

Desde el sur del país, más precisamente desde San Martín de los Andes, este poderoso trío nos acerca a una multiplicidad de estilos musicales con una fuerte impronta de rap y folk.

Lo mejor de estas mujeres patagónicas quizás sean sus letras, sus métricas, su poesía. Sus presentaciones en vivo además son muy performáticas; incluyen danza y tintes teatrales.

Clara Miglioli (voz y guitarra), Sofia Trucco (voz, guitarra y ronroco) y Clara Trucco (voz, percusión y flauta traversa) ya editaron dos discos, Deshice de mí (2011) y Traspasa (2014). En los próximos meses, llegará el tercero.


Conocé más de estas bandas en nuestra playlist.

La fotografía de portada pertenece al Facebook de la banda.

#LAMúsica

Esta semana, después de dos nuevas denuncias por abuso contra músicos (Franco Salvador, baterista de Pez y Jean Deon, músico y productor de Diosque, Michael Mike, entre otrxs) fuimos varixs lxs que volvimos a preguntarnos: ¿podré seguir escuchando alguna banda de hombres?

Como alternativa, seguimos actualizando nuestra playlist de música hecha por mujeres.


Ibiza Pareo

Imposible no bailar con este dúo electrónico pop que se formó en 2014 y que el próximo 11 de mayo publicará su segundo disco titulado «Bailemos juntas«.

Ani Castoldi y Marina La Grasta ya habían tocado juntas pero en formato trío (bajo, teclados, batería) en yiLet, y un tiempo después de la disolución se reencontraron musicalmente para dar orígen a Ibiza Pareo.

Desde el lanzamiento de su disco homónimo debut en 2015, ya coparon las pistas porteñas y participaron de varios festivales nacionales e internacionales.

 

Miau Trío

La propuesta musical de Rocío Katz, Mariana Michi y Rocío Iturralde es jazz de los años 20 y 30. En 2016, lograron publicar su disco debut financiado a través de la plataforma Ideame.

En marzo, despidieron un ciclo de verano en el que tocaron todos los sábados en Congo Bar. Las presentaciones de las Miau Trío no solo son musicales sino también performáticas y bastante humorísticas.

Además, participaron en la realización de la música original de Tarde Baby, la serie dirigida por Malena Pichot.


 

¡No olvidés seguir la playlist siempre actualizada en Spotify!