Mi nombre es Arya Stark

¡Atención! Este artículo contiene spoilers de TODAS las temporadas de Game of Thrones.  Sigue leyendo Mi nombre es Arya Stark

Hablemos de derechos

«Para cambiar el mundo, debemos cambiar la forma de nacer», afirma Michel Odent, uno de los obstetras más innovadores del mundo. En su análisis sobre el contexto actual del parto promueve la idea deshacerse de todos los condicionantes culturales, las creencias, los ritos y las tradiciones.

Después de nacer, vivir se convierte en el resultado de la elección que implica tomar la decisión de traer un hijo al mundo. Aquella decisión se combina con otras que responden a una demanda mayor, que involucran un lugar, un momento, si será en una clínica u hospital y frente a qué profesionales.

El acompañamiento pasa a ser un vehículo fundamental al momento de ser atendida «no solo por profesionales que ejercen su labor, sino por profesionales que la ejercen con responsabilidad, velando por el bienestar físico y psicológico de sus pacientes», según la licenciada en Psicología e investigadora en Justicia, Salud y Bienestar Social, Cristina Roda Rivera.

¿Qué tan naturalizada está la violencia obstétrica que, cuando la mencionás, nadie sabe que existe ni que hay leyes que la reconocen como tal?

Hoy, la violencia obstétrica constituye una de las tantas formas de violencia y discriminación que sufren las mujeres y es producto de la intersección de otros tipos de violencias y vulneraciones: violencia de género, violencia institucional en el ámbito de la salud, vulneración de derechos sexuales y reproductivos, entre otros.

Según el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, la ley 25.929 de Parto Humanizado (2004), también llamado parto digno, te protege cuando vas a dar a luz. Tenés derecho a que respeten tus tiempos biológicos, a estar acompañada en el parto y junto a tu bebé desde el momento del nacimiento. La ley reconoce tu derecho a:

  • Ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pudieran tener lugar, para que puedas optar libremente cuando existieran diferentes alternativas.
  • Ser tratada con respeto, con tu intimidad garantizada y tus pautas culturales y necesidades consideradas.
  • Ser considerada como persona sana, de modo que se facilite tu participación como protagonista de tu propio parto.
  • Transitar un parto natural, donde se eviten las prácticas invasivas y el suministro de medicación que no estén justificados por tu estado de salud o el de tu bebé.
  • Ser informada sobre la evolución de tu parto y el estado de salud de tu bebé, y ser partícipe de las diferentes actuaciones de los profesionales.
  • Elegir una persona de tu confianza para que te acompañe durante el trabajo de parto, parto y posparto.
  • Tener a tu lado a tu hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales.

Según el Observatorio de Violencia Obstétrica, creado por la organización “Las Casildas”, entre 2 y 3 de cada 10 mujeres recibieron insultos o comentarios irónicos por demostrar emociones antes y durante el parto o la cesárea.

Si sufriste violencia obstétrica, podés denunciarla ante la Defensoría del Pueblo comunicándote al teléfono 0810-333-3762.


Fuentes:

  • Escritura Feminista
  • Infobae
  • Telefé Noticias
  • Argentina.gob.ar

Foto: Las Casildas.

Mujeres VS Bayer

Los reclamos contra la empresa químico-farmacéutica Bayer AG no son novedad. Desde 2012, las denuncias realizadas por mujeres se hacen cada vez más frecuentes, y durante esta semana una nueva acusación salió a la luz por los efectos adversos de los anticonceptivos producidos por el laboratorio.

Una de las primeras querellas remite a la píldora Meliane. La perjudicada fue una joven francesa de 25 años, Marion Larat, quien no duda en afirmar la peligrosidad de este anticonceptivo compuesto por progestágenos como desogestrel o gestodeno. Larat sufrió un ictus (principal causa del daño cerebral) que la dejó con una incapacidad del 65%.

La joven tomó la pastilla solo durante 4 meses antes de sufrir el accidente que afectaría su vida para siempre y, si bien padece una anomalía que aumenta su coagulación sanguínea, la Comisión de Accidentes Médicos de Aquitania confirmó la relación directa entre el ictus y la píldora. Este tipo de pastilla es de tercera generación, y por eso se considera más riesgosa que otras.

 

¿Cuál es la diferencia entre una píldora de primera, segunda, tercera y cuarta generación?

La principal divergencia se encuentra en su composición y, en consecuencia, en los posibles efectos adversos que genera. El término “generación” hace referencia a la evolución en la composición de las píldoras y a su dosificación en estrógenos y progestinas.

Las pastillas de primera generación poseen altas concentraciones de estrógenos y las consecuencias de tomarlas abarcan desde dolores de cabeza hasta hinchazón de las mamas o trastornos vasculares. Las de segunda generación contienen progestinas, utilizadas con la intención de reducir los resultados adversos de las pastillas anteriores. Sin embargo, presentan un mayor riesgo de trombosis venosa.

Las pastillas de tercera generación, como la denunciada Meliane, contienen 3 nuevos derivados sintéticos de la progesterona, como lo son el desogestrel, el gestodeno y el norgestimato. Si bien también fueron creadas para contrarrestar los resultados producidos por pastillas de generaciones anteriores, son las que cuentan con mayor riesgo de accidentes tromboembólicos.

Las de comercialización más reciente son las píldoras de cuarta generación, que contienen un nuevo progestágeno llamado drospirenona, que conlleva riesgos similares a los de la pastilla anterior. Una de las marcas comercializadas en Argentina que lo utiliza es ISIS.

 

A lo ancho del globo, hay millones de mujeres afectadas tanto por píldoras como por otros tipos de métodos anticonceptivos, ya sean inyecciones, implantes u otros.

En Estados Unidos, más de 10 000 mujeres afectadas le costaron a Bayer alrededor de dos millones de dólares, pagados para evitar largos debates judiciales. Los problemas comenzaron por la pastilla basada en drospirenona, conocida como Yasminelle o Yaz. Rohrer, una denunciante alemana, reclama alrededor de 200 000 euros, aunque sostiene que el dinero no puede reparar todo el sufrimiento que pasó.

En el caso Rohrer, el consumo de la pastilla generó una embolia pulmonar. Sin embargo, ella no es la única afectada: alrededor de 2000 mujeres alemanas padecen otros tipos de afecciones secundarias. Se demostró que las pastillas de tercera y cuarta generación duplican el riesgo de tromboembolismo.

Con el paso de los años, desde 2012 hasta la fecha, la denuncia de Marion Larat se acompañó por querellas de otras mujeres que experimentaron efectos secundarios graves por culpa de otro anticonceptivo producido por Bayer, el pequeño muelle de titanio llamado Essure.

Desde principios de 2017, comenzó a circular nueva información sobre mujeres españolas que denunciaban a la empresa alemana por los efectos adversos producidos, entre los que se cuentan dolores en distintas partes del cuerpo, inflamación, problemas menstruales e infecciones múltiples.

¿De qué se trata Essure?

ESSURE HUFFPOST
Foto Huffpost

Es un dispositivo formado por dos muelles que se introduce en los conductos ováricos de la mujer que no desea quedar embarazada. Una vez colocado, su función es producir una inflamación (fibrosis) que impida el paso de los espermatozoides a la hora del acto sexual.

 

Su uso resultaba bastante conveniente porque era un método mucho mas cómodo y más barato que una ligadura de trompas, no requería anestesia ni cirugía. Según El Confidencial, alrededor de un millón de implantes fueron colocados alrededor del mundo, unos 80 000 solo en España.

En base a la cantidad de afectadas por el mismo mecanismo, decidieron reunirse y asociarse para presentar quejas en distintos organismos sanitarios. Consiguieron que la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) elaborara un protocolo para evaluar e informar debidamente antes de implantar el dispositivo, pero se registraron nuevas denuncias ya que el programa no se cumplió.

Los problemas no solo se generan en la colocación y la vida útil del implante, sino también en su extracción. Al retirarlo, pueden quedar restos en el útero que impiden que los síntomas que afectan a la mujer desaparezcan.

Algunas damnificadas cuentan que sus médicxs afirmaron que el dispositivo había sido retirado por completo cuando no había sido así. Luego pasan por un calvario, ya que el profesional sostiene que los síntomas no son provocados por el Essure y se niegan a realizar alguna otra intervención.

Las que logran retirar el dispositivo del útero por completo verifican que los síntomas sí desaparecen, pero algunas mujeres intervenidas han llegado a perder las trompas e incluso los ovarios, lo cual las empuja a una menopausia precoz.

El objetivo es retirar completamente del mercado este tipo de dispositivo, siguiendo los pasos de Brasil en donde fue prohibido. Las demandas de mujeres españolas lograron llegar a la justicia de forma favorable cuando la denuncia de la afectada, Carolina Díez, fue admitida a una Audiencia Nacional.

La demanda de Díez se expresa contra el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y sus órganos dependientes, el Sistema Nacional de Salud y la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps), por error, falta de vigilancia y control sanitario del producto, así como en la evaluación de las notificaciones de incidentes recibidas y la elaboración de alertas informativas y sanitarias.

La querella, presentada por 30 mujeres desde la Asociación de Afectadas de Essure, denuncia delitos contra la salud publica y sostiene:

«Las pacientes nunca fueron informadas adecuadamente sobre las posibles complicaciones relacionadas con el producto que podían afectar a su salud. Es una omisión intencionada».

En dicho documento, también se plasman las «sospechas» de que la Sociedad Española de Ginecología promocionaba el uso de este anticonceptivo por la relación de uno de sus directivos con Bayer.

Las damnificadas denuncian que la implantación del Essure, les provocó dolores continuos, hemorragias, vómitos, diarreas, pérdidas de pelo, pérdidas de dientes, perforaciones de útero y trompas de Falopio, y pérdida  de órganos reproductivos. Quienes perdieron el útero han quedado infértiles, mientras que aquellas a quienes debieron extraerles las trompas solo podrán intentar embarazos a través del sistema de reproducción in vitro.

«Me trataban como si estuviera loca», dice Cristina Sánchez, una de las españolas afectadas por este procedimiento. En su querella no solo sostiene que sus trompas fueron perforadas por el dispositivo, sino también acusa la falta de compresión por parte de lxs profesionales.

Las noticias recientes, llegadas de Australia, informan que durante esta semana un grupo de mujeres presentó una demanda contra Bayer por los graves efectos adversos de Essure. A algunas de las víctimas fue necesario extirparles el útero a raíz de la oxidación del dispositivo y el aumento de los niveles de níquel, causa de problemas en otros órganos.

Tanya Davidson, madre de 4 hijos, sostiene haber vivido un infierno durante los años que tuvo el implante. Padeció sangrado menstrual, perdida de cabello, fatiga crónica, problemas gástricos, dolores agudos de ovarios, perdida de la libido y funciones cognitivas, entre otras cosas.

«La pérdida de las funciones cognitivas fue lo más terrorífico y parece que esto empeora. (…) Cada día me despierto sintiendo una nube en el cerebro, tengo problemas para recordar cosas simples, como los nombres de los objetos cotidianos, y me pierdo en medio de una frase».

Tanya se implantó el dispositivo en 2010. En 2016, detectaron que era alérgica al níquel, por lo cual decidió extraerlo. En el medio de la intervención, el Essure se rompió y seis meses después fue obligada a someterse a una histerectomía por los daños que causaron los fragmentos restantes dentro de su cuerpo.

La sexualidad es una expresión de nuestro propio goce, que todxs experimentamos de formas diferentes pero, en la mayoría de los casos, decidimos utilizar métodos anticonceptivos para prevenir embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.

Sin embargo, los métodos más conocidos solo son para mujeres, y todos ellos generan efectos secundarios que muchas veces no son tolerables. Ninguno es 100% seguro, siempre hay una posibilidad de que fallen, y muchas mujeres no pueden optar por ninguno ya que su salud no lo permite.

Resulta indispensable contar con educación sexual, y así informarse acerca de qué método es conveniente utilizar en cada caso particular.

 

 


Fuentes

Mar Del Plata sin violencia de género

La comuna renueva su compromiso en contra de la violencia a partir de distintos métodos y dispositivos, que buscan divulgar los materiales de asistencia con los que cuenta el municipio. La nueva campaña lanzada por La Dirección de la Mujer, pretende funcionar como contención y ayuda, para todas aquellas mujeres vulnerables.

Susana Mercado, coordinadora de La Dirección de la mujer, sostuvo:

«La propuesta comunicacional incluye spots audiovisuales y piezas gráficas que visibilizan el maltrato hacia las mujeres y buscan acercar el programa de asistencia municipal a quienes están atravesando una situación de esa característica”.

“Nuestro compromiso es trabajar por los derechos de todas las mujeres y las campañas comunicacionales nos permiten acercarnos a aquellas que aún no entraron en contacto con nosotras, para que sepan que podemos ayudarlas. Esta vez se intenta comprometer también a los familiares y amigos de las personas en situación de violencia. El desafío actual es dar un paso mas allá, para que no sólo nosotras trabajemos con perspectiva de género sino también todas las áreas municipales y organismos estatales”.

Desde hace aproximadamente 21 años, existe la línea telefónica gratuita de asesoramiento y contención conocida como Línea Malva 108, sctiva de lunes a viernes de 8 a 20hs. Puede ser utilizada para pedir ayuda o asesoramiento. Para denuncias, hay que comunicarse al 144, o concurrir a la Comisaria De La Mujer en Juan B. Justo, la única con atención las 24 horas.

Según Punto Noticias, una vez que la mujer se pone en contacto telefónicamente, logra acceder a asistencia psicológica, asesoramiento jurídico, y atención de servicio social. Luego de una denuncia en comisaría o fiscalía, también se le permite el ingreso al refugio transitorio para las víctimas de violencia y sus hijxs, Hogar de Tránsito Gloria Galé.

Desde el 2014 está en funcionamiento, el Grupo de Reflexión para Varones que ejercen violencia hacia sus parejas o hijxs. En la Dirección de la Mujer (Alberti 1518) funciona una sede descentralizada de la Comisaría de la Mujer y la Familia, donde se pueden radicar denuncias de lunes a viernes de 10 a 16hs.

Entrevistada por Aldo Del Cul, de Radio Brisas Segunda Edición, Mercado afirmó:

“Las situaciones de violencia están atravesadas por otras situaciones, como lo son las adicciones o el abuso, tanto el abuso hacia la mujer con el abuso infantil. Esto ha complejizado mucho los casos de violencia”.
“Hay reincidencia, el número es preocupante, las mujeres con las que trabajamos son mujeres que no tienen terminalidad educativa, no tienen trabajo, no han accedido a la vivienda, no hay lugares con mirada integral para el cuidado de sus hijos, esto se está complejizando y a veces la reincidencia ocurre por estos factores nombrados”.

Para prevenir hay talleres, charlas, y se recorren las escuelas con el programa Noviazgos sin Violencia. Aquellas instituciones que deseen contar con el material deberán solicitarlo al 451-1184 o por correo electrónico a mujer@mardelplata.gob.ar


Fuentes

 

Caminos de inclusión, removiendo barreras

La primera guía para que mujeres sordas víctimas de violencia de género accedan a la Justicia será presentada mañana, de manos del programa Sordas sin Violencia y con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Junto con la presentación, será llevada a cabo la primera experiencia piloto para facilitar el acceso a la salud de las mujeres sordas víctimas de violencia, en el Hospital público Dr. Teodoro Álvarez (CABA).

La actividad se realizará durante el día de mañana (30 de mayo), a las 18 hs en el Auditorio de la Universidad CAECE (Avenida de Mayo 866). La entrada es libre y gratuita, aunque se debe confirmar asistencia a sordassinviolencia@gmail.com.

La Asociación Civil Enlaces Territoriales para la Equidad de Género y FUNDASOR son las dos impulsoras de este primer dispositivo creado en Argentina para difundir y promover información y servicios accesibles para las mujeres. Trabajan en pos de generar integración e inclusión, uniéndose, entendiéndose y, por sobre todas las cosas, evitando que cualquier mujer sorda del mundo quede afuera.

Sordas Sin Violencia (SsV) es una ONG que acompaña a mujeres sordas e hipoacúsicas víctimas de violencia. Cuenta con un programa de acompañamiento en el que, mediante la lengua de señas, entrevistan a las mujeres que se presentan y las ayudan a empoderarse frente a las distintas situaciones que sufren. El equipo está compuesto por personas tanto sordas como oyentes.

Dentro de la web, existen videos en lengua de señas (también subtitulados) que explican tópicos importantes como «¿Qué es la violencia de género?», «¿Qué es el movimiento Ni Una Menos?» y brindan información sobre la ley N° 26.485 de protección integral a las mujeres.

Además, se suma una serie de filmaciones que recomiendan pautas de comunicación accesible y explican distinciones que muchas veces no se tienen en cuenta, como la diferencia entre personas sordas y personas sordomudas.

Mariana Reuter, coordinadora de la intervención y la asistencia a la comunidad sorda y responsable del área de formación de operadorxs sociales sordxs, cumple la función de mediadora sorda dentro de SsV. Su tarea consiste en comunicarse con otras mujeres no oyentes que consultan. Junto con unx intérprete visita abogados, jueces, policías o cualquier otra institución que sea necesaria.

Lo principal es comunicar de forma clara y exacta, y tener paciencia. El hecho de que tanto Mariana como las personas que consultan sean sordas genera un ámbito de igualdad inmediato. Lo importante es saber que no estás sola.

Para más información sobre la hipoacusia (disminución de la sensibilidad auditiva) dirigirse a Mutualidad Argentina de Hipoacúsicos.

Las formas de contactar a Sordas sin Violencia son mediante:

 


Fuentes

Mujeres No-No

Mujeres no-no, las más afectadas por la desocupación y la desigualdad social.
¿Quiénes son?
Jóvenes que no pueden estudiar, no pueden trabajar, y no pueden insertarse en el mercado laboral.

Según el portal Los Andes, este tipo de problemática social está íntimamente relacionada con la perspectiva de género: las tareas domésticas, y en particular el cuidado de hijos, resultan un impedimento para el acceso al trabajo y a la formación para muchas mujeres: 2 de cada 10 no estudia, no trabaja ni busca trabajo, pero casi todas ellas cuidan.

Los estudios realizados por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) lo demuestran. Gimena de León, Magister en Política Social y Planificación e investigadora asociada del programa de Protección Social de Cippec, es autora del documento de trabajo “Jóvenes que cuidan: impactos en su inclusión social”, en el que sostiene que:

«Las responsabilidades de cuidado afectan no solo a las madres, sino a un conjunto importante de jóvenes. Casi 4 de cada 10 jóvenes en el país tiene responsabilidades de cuidado, sobre todo de niñxs.

Las mayores dificultades que enfrentan las jóvenes para continuar sus estudios o trabajar tienen consecuencias críticas para su autonomía, su empoderamiento y la construcción de su ciudadanía. Los lazos que genera la inclusión en las dos instituciones sociales clave, escuela y trabajo, son fundamentales para el desarrollo de las personas.

Las trayectorias escolares interrumpidas confinan a las jóvenes al ámbito doméstico, afectando la posibilidad de desarrollar un capital social y cultural necesario para su desarrollo personal».

Como se afirma en el estudio de De León, aquellxs jóvenes (de estratos socioeconómicos más altos) que cuentan con la posibilidad de tercerizar el cuidado de sus hijxs, contratan niñeras, ayuda doméstica o distintos sistemas de cuidado privados. Así, pueden seguir realizando sus actividades sin necesidad de salirse del mercado laboral o de abandonar sus estudios.

Este tipo de situaciones afecta a las personas de menores ingresos, que se ven obligadas a recurrir a “mecanismos adaptativos” (compartir tareas de cuidado o retirar la participación de las mujeres en el mercado de trabajo), lo cual incrementa su vulnerabilidad.

El estudio también evidencia que fue la economía feminista la que señaló la relevancia del valor económico del trabajo no remunerado que realizan las mujeres, en la medida en que sostiene la organización productiva y la reproducción de la fuerza de trabajo de los países.

«Del universo de jóvenes que no estudian ni trabajan pero cuidan, el 95% está representado por mujeres. Lejos de tratarse de una población que “no hace nada” y que es conceptualizada a través de la visión peyorativa y estereotipada del término “Ni-Ni”, una parte importante de estas jóvenes realiza, de forma no remunerada, tareas de cuidado esenciales para el sostenimiento y la reproducción de la sociedad».

La mayoría de quienes no han iniciado aún su vida reproductiva estudian, no buscan trabajo de forma desesperada, y no cuidan a otras personas. Quienes son padres y madres, en cambio, participan más en la fuerza de trabajo y en la provisión de cuidado.

Tener hijxs se relaciona de manera proporcional con una reducción del ingreso de las familias, ya que con lxs niñxs aparece un nuevo tipo de necesidades. La reducción del ingreso siempre impacta de forma negativa, en especial dentro del grupo de jóvenes que aún se encuentran en un período de transición y para nada establecidos; sin hogar propio, sin un trabajo formal y con su educación sin terminar.

El estudio afirma que (en términos de políticas que pueden prevenir la maternidad temprana, y en particular la no intencional), se debe señalar la importancia de abordar el acceso a medidas que permitan evitar el embarazo no planificado. Dada la alta incidencia de embarazo adolescente no intencional, es necesario tomar medidas respecto de la salud pública.

Por el rol que, en general, se le adjudica en la sociedad a las mujeres, no solo se pretende que sean madres, sino que también sean las únicas encargadas de cuidar a sus hijxs, a costa de abandonar su formación profesional. Esto no solo ocasiona una pérdida socioeconómica sino que también impacta en términos psicológicos, debido a que dejan de sentirse útiles, dejan de pensar en un futuro mejor, y dejan de lado sus derechos.

Según Sunkel y Pautassi, investigadorxs citadxs en el documento:

“La manera en que Argentina ha organizado la protección social ha sido un elemento fundamental que ha incidido –también– en reforzar el rol de las familias en el cuidado de las personas.

Siguiendo la trayectoria de la región, en el país ha predominado el patrón contributivo con el establecimiento de “seguros sociales”, que afianza un modelo “familiarista” en el sentido de que, asegurado el ingreso del “proveedor”, se supone que la familia puede hacerse cargo de la mayoría de las funciones relacionadas con el bienestar.

El “familiarismo” en América Latina combinó así el sesgo de la protección social hacia el hombre proveedor con la centralidad de la familia como responsable del bienestar de sus miembros.

Gran parte de la protección social en estos países ha descansado en los beneficios de la conformación de la familia nuclear tradicional para la provisión de bienes y servicios vinculados con el bienestar de sus miembros, reforzando los estereotipos de género. Esta modalidad cristalizó un modelo familiar con un varón proveedor y una ama de casa que recibiría la protección estipulada por el Estado en carácter de consorte.

Así, es en virtud del vínculo legal con el trabajador asalariado que las mujeres se constituyeron en beneficiarias pasivas e indirectas de la seguridad social«.

Todo lo predicho se encuentra vinculado con las políticas de salud sexual y reproductivas, y cómo se las implementa en el país.

En Argentina, el número de embarazos no deseados es alto; además de los debates y la lucha por la legalización del aborto, se busca que la Ley de educación sexual integral (ESI), en vigencia desde 2006, sea aplicada correctamente en todas las escuelas y establecimientos educativos del país, de manera obligatoria.

Acabar con este tipo de problemáticas sería estar un paso más cerca de acabar con la alta vulnerabilidad social y la desigualdad. Si las mujeres no tienen la posibilidad de terminar el colegio, no podrán tener estudios suficientes como para conseguir experiencia y por lo tanto solo realizarán trabajos precarios, que muchas veces no satisfarán la demanda de dinero que genera sostener un hogar y proyectos propios.


Fuentes

Los Andes
Cippec

#LAMúsica

Porque, además del vino más rico y sus maravillosas montañas, Mendoza nos está acercando increíbles músicxs, hoy traemos dos bandas de chicas mendocinas con mucho power.


Las ex

«No tengo faso ni un amigo no tengo tucas ni un conocido», lamenta Laura Velázquez (voz y guitarra) en el tema «No tengo fa». Este cuarteto de punk con influencia surf se formó en 2016 y ese mismo año publicaron su primer y único disco hasta el momento, «Primera temporada».

La banda que completan Camila Guevara (guitarra y coros), Lina Elias (bajo) y Silvina Fresina (batería y coros), también sumó a su disco una adaptación libre del tema de Andy Chango «A mi madre», que habla de tener una mamá lesbiana.

Sigan las redes de estas pibas que, con su sonido súper potente, ya llegaron a tocar en México y a sonar en radios de Seattle y Londres, mientras participan de fechas en capital y varias ciudades del país.


Mariana Paraway

Mariana es cantautora y guitarrista; ya lleva una década dedicándose a la música. El año pasado sacó «La flecha», su tercer disco, en el que invitó a participar también a otras mujeres como Andrea Echeverri, Violeta Castillo y Loli Molina.

Su sonido es principalmente folk, pero también tiene algo de pop y sonidos electrónicos en su último disco. Otra diferencia con sus discos anteriores [«Los peces» (2012) e «Hilario» (2014)] es que «La flecha» es el primero que está cantado todo en español.

 


Seguí escuchando y disfrutando de estas y otras músicas en la playlist que actualizamos todos los viernes.

Controvertidas sentencias en El Salvador

Las estrictas leyes en contra del aborto que azotan a El Salvador no difieren mucho de las que rigen en algunos países latinoamericanos. El caso de Evelyn Hernández conmueve, así como los tantos similares al suyo que viven día a día las salvadoreñas.

Evelyn no sabía que estaba embarazada. Estudiante de una zona rural, con solo 18 años era constantemente abusada por un pandillero. Parió un 6 de abril en su casa, sin saber que los grandes dolores que sentía eran producto de un embarazo. Su bebé nació muerto y, a partir de ese momento, su vida cambió para siempre.

Producto de las hemorragias perdió el conocimiento, y fue su madre quien la llevó al hospital en busca de ayuda. Pero fue ahí donde llegó la primera acusación. La culparon de haber abortado, y fue condenada a 30 años de prisión por “homicidio agravado en perjuicio de su hijo recién nacido”. La jueza justifica su decisión porque Evelyn “no buscó atención prenatal”.

Según la BBC, distintas ONG cuestionaron el fallo. La sentencia, opinó Alberto Romero (Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto), muestra la fragilidad del sistema judicial, y cómo se juzga en base a prejuicios y a la aplicación de estereotipos de género.

El caso de Evelyn no es el único: se estima que al menos una veintena de mujeres han sido encarceladas por los mismos motivos. Carmen Guadalupe Vásquez Aldana es una de ellas.

A los 17 años, fue violada por un vecino para el que trabajaba como empleada doméstica. Bajo amenaza, no denunció el crimen. En la casa donde trabajaba no le dieron permiso para ir al hospital a parir, y sufriendo entre ruegos por ayuda, tuvo al bebé en su lugar de trabajo.

El bebé murió y recién entonces sus empleadores se dignaron a llevarla al hospital.

BBC sostiene que Vásquez despertó al día siguiente esposada a su cama de hospital, acusada de asesinato. En las semanas posteriores no se le dio la oportunidad de explicar lo ocurrido.

«Los policías me decían, ‘Si esta fuera mi mujer, yo ya le hubiera volado la cabeza’. Criticándome sin saber cómo fue porque no estuvieron conmigo ellos cuando me sucedió lo que me sucedió. Me estaban criticando sin saber».

Vásquez también fue condenada a 30 años de cárcel por homicidio agravado.

Las leyes que gobiernan son tan estrictas que incluso los médicos deben informar a las autoridades si creen que una mujer ha intentado abortar. Si no denuncian estos casos, ellos también podrían enfrentar largas condenas de cárcel.

De acuerdo con la Agrupación Ciudadana para la Despenalización del Aborto, 129 mujeres fueron condenadas por delitos relacionados con el aborto entre 2000 y 2011.

Erika Guevara-Rosas de Amnistía Internacional (AI) sostiene que:

«Una mujer que tiene acceso a los recursos financieros para pagar un médico privado no va a ser denunciada por él. Esto es realmente penalizar a las mujeres que son de las comunidades marginadas».

AI y otras organizaciones sociales presentaron 300 000 firmas el 22 de abril para pedir la despenalización del aborto.

 


Fuentes
BBC Mundo
BBC Mundo