Sin datos estamos ciegues

El medio «Lavaca» presentó un registro autogestivo y público sobre la violencia patriarcal que fue bautizado como «Observatorio Lucía Pérez». La idea es registrar femicidios, travesticidios, muertes por abortos clandestinos y desaparecidas durante 2020. Además elaborará un padrón con datos de los últimos 10 años.

«Lavaca», además de ser un medio de comunicación, es una cooperativa de trabajo. El padrón registra el nombre de la víctima, la edad, los detalles de la violencia que sufrió, el nombre del imputado/sospechoso, la fiscalía que interviene, la carátula de la causa y una de las fuentes de la información. El registro está disponible en Observatorio Lucía Pérez y es actualizado en forma diaria. Desde la página aseguran que:

«Toda esta información que sistematizamos y sostenemos con mucho esfuerzo tiene como objetivo un fin concreto: Ni Una Menos. Esto significa exigir las políticas de Estado necesarias y con los recursos suficientes para erradicar y prevenir la violencia patriarcal pero, muy especialmente, señalar la responsabilidad del Poder Judicial que sostiene un sistema que consagra impunidad y, así, lo propaga».

El trabajo lleva el nombre de Lucía Pérez en conmemoración de todas las jóvenes víctimas del sistema patriarcal. La adolescente de 16 años fue cruelmente violada y asesinada en Mar del Plata en 2016. También fue víctima de la justicia machista que juzgó su vida en lugar de la de los agresores. La indignación frente al caso provocó el primer paro autoconvocado de mujeres en Argentina en octubre de 2016.

Mapa de una sociedad patriarcal

Dentro del trabajo del Observatorio, se desarrolló un informe sobre cuarentena y violencia. Según sus datos, desde que se decretó el aislamiento social, las denuncias por violencia de género aumentaron un 750% en Tucumán; en Córdoba se hicieron 300 llamadas por día; en Entre Ríos se recibieron 900 denuncias; y en Santa Fe hubo 3.649 reportes de violencia, todo esto en los primeros 24 días de cuarentena.

Un segundo informe, que incluye 15 provincias, asegura que durante este año se registraron 134 femicidios y 6 crímenes continúan en investigación. Las mujeres desaparecidas son 19 y los travesticidios y transfemicidios ya suman 29. Es importante remarcar que la violencia contra la comunidad LGTTBIQA+ no aparece en los medios ni llega a la justicia, por lo que las cifras que se visibilizan siempre son menores a las reales.

Los datos de las víctimas de femicidios de los últimos diez años también están organizados de la siguiente manera:

Esta iniciativa colaborativa tiene como objetivo aportar datos para, con esa información, empezar a crear soluciones. No son números, es el mapa de una sociedad patriarcal y el registro social que el Estado no realiza, a pesar de estar obligado por ley. Desde Lavaca invitan a colaborar para actualizar y corregir datos enviando la información a observatorioluciaperez@gmail.com.


Fuentes:

Parirás con amor

Del 14 al 20 de mayo se celebra la Semana Mundial del Parto Respetado. En Argentina, desde el año 2004 existe una ley que promueve los derechos de la madre y el niño por nacer. Sin embargo, muchos de ellos no se respetan. Escritura Feminista dialogó con Julieta Saulo, fundadora de Las Casildas, agrupación que creó el primer Observatorio de Violencia Obstétrica (OVO) del país.

La práctica del Parto Respetado en Argentina se rige por la ley 25.929 de “Derechos de Padres e Hijos durante el proceso de Nacimiento”. La norma establece que la violencia obstétrica se manifiesta mediante el trato humillante, el abuso de medicalización y la patologización innecesaria que sufren las mujeres en proceso de parto en instituciones de salud públicas y privadas.

pregnant-2057370_1920Según la legislación, las madres tienen derecho a ser informadas sobre las distintas intervenciones médicas que puedan tener lugar durante el parto y el postparto, y participar activamente en la toma de decisiones; así como también a un parto respetuoso de los tiempos biológicos y psicológicos, evitando prácticas invasivas y suministro injustificado de medicación.

Además, la normativa garantiza que la mujer pueda elegir una persona de confianza que la acompañe durante todo el proceso y tener a su bebé a su lado durante su permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no necesite cuidados especiales. Sin embargo, entre la letra de la ley y la práctica existe una distancia más que importante.

Resultados del primer OVO del país

Julieta Saulo, fundadora de Las Casildas, asegura que a pesar de la existencia de la ley, no existe un cambio de comportamiento en los profesionales de la salud ante las mujeres en situación de parto. A falta de cifras oficiales, se dispuso a crear en el año 2015 un Observatorio que permitiera dar cuenta del panorama de la atención perinatal en el país.

Desde septiembre de 2015 hasta agosto de 2016 se realizó una encuesta de atención parto/cesárea. De los 4939 nacimientos reportados, el 50.4% sucedieron en una institución privada, el 27.9% en una institución pública, 17% en institución de obra social y 3% en el domicilio de la persona gestante.

Print

Los resultados revelan un alto índice de maltrato verbal, con frases como “le estás haciendo mal a tu bebé” y “bien que te gustó”, y cuentan que a 3 de cada 10 mujeres no se les garantizó su derecho a estar acompañadas durante el parto. El informe muestra también cifras alarmantes de intervenciones innecesarias sobre la persona gestante que, en la mayoría de los casos, no contaron con autorización previa:

  • A 7 de cada 10 mujeres les rompieron artificialmente la bolsa;
  • A 6.4 de cada 10 mujeres les suministraron oxitocina para conducir y/o acelerar el trabajo de parto;
  • A 6 de cada 10 mujeres se les practicó una episiotomía (incisión en el periné para partir la comisura posterior de la vulva hacia el ano, con el fin de «evitar» un desgarro de los tejidos durante el parto). Esta práctica es considerada mutilación genital por la OMS.
  • 7 de cada 10 nacimientos fueron por cesáreas y, entre ellas, 4 de cada 10 fueron programadas.

Las prácticas deshumanizadas continúan durante el postparto: 7 de cada 10 mujeres no saben qué prácticas realizaron sobre sus hijos o hijas, y 4 de cada 10 recién nacidos debieron ser ingresados en salas de neonatología. Asimismo, 4 de cada 10 mujeres no recibieron información para amamantar.

La ley 26.485 de Protección Integral de las Mujeres tipifica distintos tipos de violencia: física, psicológica, sexual, económica y patrimonial, y simbólica. A partir de la información obtenida por el OVO, se puede afirmar que la violencia obstétrica abarca, por lo menos, violencia física, psicológica y simbólica.

Mientras los profesionales de la salud y las instituciones que los emplean violan dos leyes nacionales, vulnerando los derechos de las mujeres, el Estado calla y mira para otro lado.

Denuncias

Se puede realizar un reclamo administrativo gratuito en la Comisión Nacional Coordinadora de Acciones para la Elaboración de Sanciones de la Violencia de Género (CONSAVIG). El correo electrónico es consavig@jus.gov.ar. También se puede contactar al INADI o la Defensoría del Pueblo.

Para asesoramiento, está disponible el siguiente número: 0800-122-5878.

 

 


Fuentes consultadas