Ofelia Fernández: líderes de la nueva generación

La revista estadounidense Time contó que Ofelia, a sus 20 años de edad, es la legisladora más joven de América Latina. La definieron como un ícono de la nueva generación y narraron su trayectoria para llegar a donde está hoy en la política argentina.

En la colección Líderes de la Siguiente Generación, que comparte las historias de jóvenes pioneres que cruzan límites y crean cambios en distintos ámbitos, se cuenta la historia de Fernández. Muchos nombres han pasado por esta lista: Greta Thunberg, Rosalía, Munroe Bergdorf, BTS, Emma Camp y más.

Ofelia asumió como legisladora porteña el año pasado pero su carrera de activismo comenzó en el secundario, a sus 12 años. Tal como describe Time, Fernández también es un ícono de la ola verde que lucha por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

Ante la propuesta del Frente de Todos de incorporarse al partido, Ofelia afirmó que dudó de si era la mejor decisión pero expresó que no quería ser responsable por cambios que no sucedían y entendió que era una gran oportunidad para representar a les jóvenes en la toma de decisiones.

«Cada vez que viajo o que me encuentro incluso en la propia capital con pibas, con pibes, me transmiten (… ) que les hice una invitación implícita a participar, a ser parte activa y tener agencia de decisión sobre sus propias vidas».

Ofelia Fernández para Time.

el trabajo de ofelia en la legislatura

La Legislatura porteña esta compuesta por 60 legisladores y ejerce el poder legislativo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. De elles, 17 pertenecen (junto a Ofelia) al bloque de Frente de Todos. Fernández es la más joven y no solo del bloque: según Time, también es la legisladora más joven de Latinoamérica.

Desde que asumió en diciembre de 2019, Ofelia fue autora de 86 y coautora de 344 proyectos que se presentaron en la Legislación para debatir. Para poner en contexto, alrededor de esa misma cantidad de proyectos presentados tienen sus compañeres de bloque que asumieron el mismo año, mientras que les legisladores de otros bloques tienen, en su mayoría, números bastante más bajos.

Odio en las redes

Ofelia comentó a Time que recibe odio constantemente en las redes sociales pero que eso no la detiene de luchar por lo que ella cree correcto. Expresó que estos mensajes no la enojan porque se recuerda a sí misma que el objetivo de estos trolls es que ella renuncie, para desanimar a cualquier niña o joven que se inspire en ella y tenga ganas de involucrarse en activismo estudiantil o político.

Uno de los mensajes típicos que recibe a través de Twitter es que no debería estar en ese cargo porque no terminó el secundario. Hay dos problemas con este argumento: Ofelia Fernández sí terminó el secundario en la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini y, además, el secundario completo no es una obligación para ejercer su cargo. Este tipo de comentarios tienen como único objetivo enviar odio y desanimar a cualquier persona sin estudios completos que quiera involucrarse en política partidaria, porque no estarían lo suficientemente preparades.

La Legislación tiene que estar compuesta por ciudadanes que representen a la Ciudad y Ofelia, desde su lugar, representa a sus votantes más jóvenes: las pibas y los pibes. No sorprende que reciba odio porque encarna una generación a la que las decisiones políticas le afectan pero que no tiene poder de decisión.

En este contexto de un desprecio sectorizado hacia Ofelia, más de 4000 funcionaries y figuras reconocidas condenaron los abusos como violencia política el pasado junio, en un documento titulado ​«Repudio a la violencia política contra las mujeres»​. Entre les firmantes se encuentran el jefe de gabinete presidencial Santiago Cafiero, la actriz y cantante Rita Cortese, el actor Arturo Bonin, la intendenta de Quilmes Mayra Mendoza y la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad Elizabeth Gómez Alcorta.


Fuentes:


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

¿Qué tendrá la petisa?

La ola verde que arrasó en las calles con el debate por el aborto legal se volvió una esfera innegable en la escena política actual. Una de las referentas de ese «nuevo» actor político es la reciente legisladora electa Ofelia Fernández, quien hace unos días fue tendencia en Twitter debido a una información personal sobre su madre publicada por un medio de comunicación online. Sigue leyendo ¿Qué tendrá la petisa?

Lo que la elección nos dejó

Hace muchos años, las sufragistas peleaban para que los hombres les reconocieran el derecho a elegir y ser elegidas funcionarias públicas. El debate de entonces hoy resulta increíble y ridículo pero fue real. Las conquistas para las mujeres y las disidencias se lograron gracias a largos procesos de militancia incansable. Hoy la lucha continúa en las calles y en las urnas. Sigue leyendo Lo que la elección nos dejó

Ahora que sí nos ven, queremos una banca

Artículo colaboración por Micaela Minelli


Nadie puede negar el lugar que ocupan los movimientos de mujeres y disidencias en el panorama político actual: la revolución de las hijas y las pioneras de siempre que marcan el camino están en acción, movilizadas, organizadas. Pero ¿hubo un reflejo de este indudable actor político en el cierre de listas para las elecciones de este año?

El movimiento feminista ha ido conquistando diferentes espacios en los últimos años con las movilizaciones de #NiUnaMenos, los paros de mujeres, las plazas por Belén, la libertad de Higui, la sororidad al acompañar las denuncias, las vigilias por la legalización del aborto, seguro y gratuito, la media sanción, los pañuelos en las mochilas, los debates en las agrupaciones. Las feministas ya están en todas partes: los sindicatos, las escuelas y universidades, las redes, la música, las canchas, en tu familia y, ahora, como candidatas en las listas electorales

Ningún otro movimiento político tan diverso y plurinacional demostró esta gran capacidad de convocatoria y organización en los últimos años. ¿Cómo no va a estar representado en las candidaturas? «Llegamos para quedarnos», anuncia la campaña de la líder estudiantil Ofelia Fernández en sus redes sociales, quien ha tenido que soportar reproches de quienes se sienten ofendidos con su candidatura y cuestionan sus capacidades para involucrarse en la política partidaria, como si existieran requisitos estipulados para hacerlo. «Muy joven para ser legisladora pero no para ir a la guerra», tuiteó con indignación un veterano de Malvinas enviado a combate a los 18 años.

No es sencillo hacerse lugar en los espacios históricamente asociados a lo masculino, como lo es el ámbito público. La representación de los feminismos en la política partidaria genera adhesiones y alegrías para muches, pero también resistencias de los sectores conservadores y reticentes a las conquistas de derechos de las mujeres y las disidencias. 

Muchas veces, dentro de los mismos espacios políticos les cuesta a los varones «ceder» los lugares de representación, como si les pertenecieran por naturaleza. «Dentro del partido no había diferencia entre los viejos dirigentes y los recién llegados: no querían mujeres en las listas que pudieran quitarles “su” lugar», cuenta Norma Allegrone, una de las impulsoras de la ley de cupo, en una nota para LATFEM. 

A la hora de pensar en nombres propios para las bancas aparece la idea de que «no hay» tantas mujeres como hombres para ocupar esos espacios. «La perspectiva de género y la igualdad siguen costando porque quienes están a cargo del cierre de listas en casi todos los partidos políticos, los que tienen la lapicera, siguen siendo en mayor parte varones», sostiene Carolina Minelli, politóloga.

Correte que no entro

En 1983, sólo el 4,3% de les representantes en el Congreso de la Nación eran mujeres. Hoy tenemos una ley de cupo, sancionada en 1991, que no fue suficiente porque se utilizó como techo cuando pretendía ser un piso, por lo cual se tuvo que reforzar con la ley de paridad votada en el año 2017 en pos de garantizar un cincuenta-cincuenta en el reparto de bancas.

¿Por qué son necesarias leyes que garanticen mujeres en los ámbitos políticos cuando sobran referentas con trayectoria? «¿No se les ocurre pensar que hay compañeras que tienen que ocupar esos lugares, no por la ley de paridad sino porque representan a la mitad de la población?», se preguntó la periodista Florencia Alcaráz e inició un debate sobre la invisibilización del trabajo de muchas que hace años llevan adelante espacios de militancia en los barrios, las universidades y distintas agrupaciones en todo el país.

Abrir la jugada es incorporar voces que cuentan otras realidades, para las cuales es necesario el impulso de políticas públicas que reflejen las particularidades de cada sector.

Ivana Gutierrez forma parte del frente de travestis y trans de la organización Conurbanos por la Diversidad y es precandidata por el Frente TODXS – Morón. Para ella, «poder ocupar un espacio en la lista indica tener la responsabilidad de hablar por nosotras, cuál es nuestra realidad: hubo un retroceso en materia de derechos humanos para el colectivo travesti-trans que también recibe ajuste, represión y opresión de parte del gobierno neoliberal».

Previo al cierre de listas, el hashtag #FeministasEnLasListas se impuso como tendencia en las redes sociales. Son las primeras elecciones durante las cuales sucede un reclamo tan específico de un sector importante de la población, lo que marca un momento histórico donde la demanda social de voces diversas con esta perspectiva incorporada exige lugares en los espacios de representación institucional oficial.


Fuentes: