Que viva el Orgullo: a 50 años de Stonewall

Cada año, la comunidad LGBTIA+ internacional celebra su historia durante todo el mes de junio para concluir en el Día Internacional del Orgullo. ¿De dónde nace la elección tan particular de estas fechas?

La pieza clave aparece en un bar situado en la ciudad de Nueva York. En los años sesenta, el Stonewall Inn era uno de los bares LGBTIA+ más populares de la zona (y el único en el cual se podía bailar), aunque esa popularidad no le ganaba la libertad del acoso policial. Allí se reunían las poblaciones más perseguidas por las autoridades: personas negras, latinas, homosexuales, transgénero y travestis, «desviados que celebraban su perversión». Las razzias eran moneda corriente y la violencia se ejecutaba sin piedad a pesar del pago de los sobornos exigidos por la policía cada semana.

Durante la madrugada del 28 de junio de 1969, hace exactamente 50 años, comenzó la etapa moderna de la revolución queer. Lo que parecía una redada habitual se transformó en una revuelta cuando voló la primera piedra contra la policía. Los oficiales estaban tratando de detener a les clientes abusando de su poder y aplicando violencia física. Stormé DeLarverie, una mujer lesbiana, recibió un golpe en la cabeza y desde el suelo pidió ayuda a gritos. Alguien dijo que la policía había ido a cobrar el soborno de la semana y comenzaron a llover monedas arrojadas con furia contra los uniformados. Fue una acción espontánea, nacida del hartazgo y el dolor, como recuerdan quienes allí estaban presentes:

«Stonewall no fue producto del orgullo. Fue la respuesta a toda la mierda acumulada por las razzias constantes de la policía en Greenwich Village. […] Los recuerdos de esa noche no me vuelven acompañados de alegría, porque muchos y muchas salieron muy heridxs».

Miss Major Griffin-Gracy para la revista Out.

Más tarde, testigos afirmaron que las personas en la primera línea del bando rebelde habían sido las más vulnerables, las más enfurecidas: las mujeres trans y travestis, los varones gay más afeminados, las lesbianas «marimachos» y les jóvenes LGBTIA+ sin hogar que solían pasar la noche en las inmediaciones del bar. Con ladrillos y botellas, la muchedumbre acorraló a la policía abusadora hasta obligarla a refugiarse dentro del establecimiento.

«Los gays nunca habían sido una amenaza para la policía. Se esperaba que fuéramos débiles, incapaces de defendernos. Pero ahí estábamos, peleando y atacándolos».

John O’Brien para la revista Vanity Fair.
IMG_5006
Monumento Nacional Stonewall, ubicado frente al sitio histórico de la revuelta.

Los enfrentamientos duraron varias noches y dejaron decenas de heridos, pero también fueron una demostración de que la violencia contra el colectivo LGBTIA+ ya no sería tolerada sin resistencia. Stonewall no fue la primera revuelta, pero sí marcó el inicio de la organización de la comunidad LGBTIA+ estadounidense para luchar por sus derechos. Martha Shelley, una de las mujeres presentes aquella noche, fue la mente detrás de la planificación de la primera Marcha del Orgullo de Nueva York realizada en el primer aniversario de los disturbios.

Es imposible hablar sobre Stonewall sin mencionar a Marsha P. Johnson y a Sylvia Rivera, dos mujeres trans racializadas, una afroamericana y otra latina, reconocidas como una parte indispensable de la revolución del 28 de junio de 1969. Juntas, lucharían el resto de sus vidas por la comunidad trans. Aunque permanecieron en el olvido durante muchos años, el transactivismo reciente rescató sus nombres y el documental sobre la vida de Johnson alcanzó el catálogo de Netflix.

WhatsApp Image 2019-06-28 at 04.11.53 (6)
Línea temporal sobre la historia LGBTIA+ en Argentina, expuesta en la Casa del Orgullo de la ciudad de Buenos Aires.

En nuestro país, la Marcha del Orgullo de Buenos Aires se realiza en el mes de noviembre, acorde a la historia nacional del movimiento LGBTIA+. Es importante destacar que la masividad de las celebraciones de origen estadounidense, que se han convertido en las fechas internacionales, no opacan nuestro propio orgullo, nuestra historia y nuestras figuras destacadas en la lucha por la igualdad y el fin de la discriminación por orientación sexual o identidad de género. Sin embargo, es innegable el impacto de los disturbios en Stonewall para la cultura LGBTIA+ global.

Alcemos nuestras banderas no solo uno ni dos meses al año. Vivamos el Orgullo cada día, con la convicción de que trabajamos por un mundo más justo para todes.


Libertad, igualdad y diversidad: 25 años de orgullo

En la primera marcha del orgullo, las máscaras cubrían los rostros de quienes se animaban a salir a las calles, porque en esos tiempos ser homosexual podía significar perder el trabajo. Hoy, 25 años después, la marcha es fiesta, legado y reclamo con nombre y apellido. Sin miedo, los colores y los testimonios le ganan a la ya pasada búsqueda de anonimato.

Si uno no tiene derecho a su propio cuerpo, ¿a qué tiene derecho?

Con la convocatoria de Carlos Jáuregui (primer presidente de la CHA) y César Cigliutti, el 2 de julio de 1992 se realizó por primera vez en Argentina la “Marcha del Orgullo Gay-Lesbiano”. Fueron 300 las personas que marcharon desde Plaza de Mayo hasta el Congreso de la Nación al grito de: “Respeto que caminan los gays y las lesbianas por las calles argentinas”.

La Comisión Organizadora estuvo conformada por las agrupaciones Gays por los Derechos Civiles (Gays DC), Convocatoria Lesbiana, Transexuales por el Derecho a la Vida y a la Identidad (Transdevi), Sociedad de Integración Gay Lésbica Argentina (SIGLA), Grupo de Investigación en Sexualidad e Investigación Social (ISIS), y Cuadernos de Existencia Lesbiana e Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM).

csd-2735009_1920.jpg

Esa primera vez, la consigna fue “Libertad, Igualdad, Diversidad”, propuesta por Jáuregui e inspirada en el lema de la Revolución Francesa. La declaración firmada por las organizaciones rezaba:

«Los derechos humanos y civiles de las personas gays y lesbianas y todas las otras minorías sexuales en la Argentina son violados. Así, un millón y medio de personas son discriminadas por la sociedad y el Estado. Aunque intentan educarnos para la vergüenza, los gays y las lesbianas de Argentina estamos orgullosos de nuestra forma de amar».

Asimismo, reivindicaba: «Seguiremos luchando por alcanzar una vida más digna, porque sin libertad sexual no existe libertad política». Era la época en que los edictos y las razzias policiales se llevaban por delante los Derechos Humanos de quienes optaban por una orientación sexual alternativa a la heterosexual.

CON ATRIBUCION 2
blmurch, LGBT Marcha del Orgullo 2010 (5165574274), CC BY 2.0

De Stonewall a la actualidad

El origen a nivel mundial de la marcha remite al allanamiento de Stonewall, un bar de Nueva York donde se produjeron manifestaciones espontáneas y violentas contra una redada policial que había ocurrido en la madrugada del 28 de junio de 1969. Un año después, unas diez mil personas se concentraron en la puerta del bar y marcharon desde la Quinta Avenida hasta el Central Park, en la que se conoce como la primera marcha del orgullo de la historia.

Actualmente en nuestro país, las marchas se realizan en noviembre en conmemoración de la creación del primer movimiento homosexual argentino, ‘Nuestro Mundo’, en 1967. Este año, el tema de la edición es: “Basta de femicidios a travestis, transexuales y transgéneros. Basta de violencia institucional. Orgullo para defender los derechos conquistados”.

Hoy, la marcha se ve resignificada en un contexto de incremento de la violencia policial hacia la comunidad LGBTIQ en nuestro país, a pesar de las leyes que la protegen. Una vez más, se actualiza la conocida consigna de Carlos Jáuregui: “En una sociedad que nos educa para la vergüenza, el orgullo es una respuesta política”.

gay-1453594_1920.jpg