¿Qué censuran cuando nos censuran?

Los senos siempre han despertado críticas e incomodado a la moral patriarcal, llegando a ser su exposición en determinados contextos objeto de repudio. Desde la ya cotidiana costumbre de las redes sociales de prohibir fotos con el torso desnudo de mujeres, travestis, trans y no binaries, hasta las innumerables descalificaciones que recibió hace apenas un mes la primera ministra de Finlandia por utilizar un traje escotado en una entrevista, el odio hacia las tetas da cuenta una vez más de lo mucho que nos falta para lograr una verdadera autonomía sobre nuestros cuerpos.

La doble vara

Si existe un largo y continuo debate que ha puesto sobre la mesa el movimiento feminista en los últimos años es el uso «obligatorio» del corpiño. Y es que la desigualdad que impera sobre los pechos según nuestro género es muy evidente. En la playa, en Instagram, en la televisión, haciendo deporte en la plaza o incluso caminando por la vía pública, no existe ningún impedimento jurídico ni moral para que un hombre cisgénero pueda quitarse su remera haciendo gala de su desnudez.

Como debe suceder, nadie dudará por un solo momento de su hombría ni de sus intenciones. Tampoco se le adjudicará un carácter sexual a dicho acto ni le harán llegar un aluvión de obscenidades aquellos transeúntes que pasen cerca suyo, algo que no podemos afirmar de las mujeres, travestis, trans y no binaries que tengan el coraje de apelar a su comodidad y poder de decisión sobre su cuerpo para dejar al descubierto el busto, sea en Internet o en la calle.

Fuente: Infobae

Pero esta doble vara para sentenciar los cuerpos no solo es opresiva, sino que bordea la irracionalidad. Parecieran ser los pezones el eje central de la «aberración mamaria». Si el pezón no se muestra, la foto de Instagram sale. Si el botón mamario se cubre, no hay problema de salir ridiculizada y en ropa interior en el Bailando. ¿Quién decide realmente cuándo se pueden mostrar y cuándo no?

En otros contextos, como en las clases de educación sexual, queda terminantemente prohibido mostrar imágenes reales sobre nuestro cuerpo. Exceptuando algunas ocasiones, que bien podríamos llamar «revolucionarias», casi siempre se «educa» mediante esquemas lo suficientemente abstractos como para no «perturbar la moral». ¿Censurar nuestras tetas es algo natural o un mero capricho moral? ¿Por qué solo molesta la exhibición de los pechos feminizados y se permiten con total naturalidad los pechos masculinizados? ¿Se las prohíbe en todo momento o solo cuando tenemos la voluntad de decidir?

Quizás te interese leer: «Todes podemos contraer cáncer de mama: que no senos olvide», por Yamila Figueroa, Yanina Bellizzi y Ariadna Birocco

Misoginia y feminización de los cuerpos

Tanto en las redes sociales como en la vida cotidiana, la prohibición y la censura son factores recurrentes que afectan no solo a las mujeres cisgénero sino también a travestis, mujeres trans y no binaries. Incluso podría añadir a esta lista a varones trans que no se hayan realizado una mastectomía.

Esto no es un detalle menor dado que, incluso sin haber nacido con vulva o con una identidad de género diferente, ante los ojos del patriarcado el desarrollo mamario implica una lectura de feminización del cuerpo en cuestión y, como tal, digno de ser repudiado. El binarismo dominante y el odio a lo femenino (o lo asociado culturalmente a la feminidad), bases sobre las que se asienta el machismo, son el principio que rige la negación del cuerpo feminizado. No hay lugar para lo femenino, mucho menos para todo aquello que huye de la dicotomía hombre-mujer.

Pero el hecho de que el malestar y la censura perjudiquen por igual a mujeres cis, trans, travestis y no binaries no hace más que derrumbar el mito del carácter naturalmente sexuado y, por lo tanto, cercenado de la vida pública, de los senos femeninos (entendiendo, en términos biologicistas, como femenino a quienes nacen con vulva). De hecho, en otras culturas es (o fue) normal que una mujer deje al descubierto sus pechos sin por esto serle asignado un carácter lascivo. Una vez más, predominan la irracionalidad  y la misoginia.

¿Y qué es lo que molesta?

Si la «obscenidad de los pechos» fuese el problema, la indignación también se haría presente cuando se hipersexualiza el cuerpo de las mujeres en las publicidades y en los programas de televisión. O el nefasto rol que ocupan las mujeres cis y trans en la pornografía, destinada claramente al deseo y el consumo del hombre cisgénero heterosexual. Pero esa no es la cuestión.

Quizás te interese leer: «Historia de la depilación», por Juana Lo Duca

Si escarbamos un poco, lo que incomoda en realidad es la acción, necesariamente opuesta a la sumisión característica del rol femenino. El poder decidir qué hacer, cómo, cuándo y dónde con nuestro cuerpo. Por ello su postura reaccionaria frente al matrimonio igualitario, frente a la identidad de género y hoy, más que nunca, frente a la legalización del aborto. Arrebatarles la decisión y el permiso, tan arraigados al deseo masculino, insignia del poder que otorga portar y seguir el mandato fálico establecido para ejercer soberanía sobre nosotras, nosotres, es lo que hierve la sangre de muchos. Y, curiosamente, también de muchas.  

Entonces… ¿el corpiño no va más?

El uso del corpiño es un tema muy similar a la depilación, también fundada en la obligatoriedad que nos exige el patriarcado de mostrarnos conforme el deseo masculino. No se trata tampoco de dar vuelta la tortilla y censurar a quienes deseen depilarse o, en este caso, utilizar un corpiño. Lo que debe primar en nuestro sano juicio, lejos de la imposición e indistintamente de nuestro género, es nuestro poder de decisión.

Quizás te interese leer: «El corpiño, ¿un mal necesario?», por Florencia Gamón

No vamos a tolerar más la injerencia sobre nuestro cuerpo, sobre nuestras decisiones, sobre nuestros deseos. Que exista la posibilidad de ser diferentes, de hacer las cosas de otra manera y que ello no represente un peligro o un factor de hostigamiento para nadie debería ser el objetivo de todas, todes y todos. Eso sí: algunas personas van a tener que aprender a ceder sus privilegios.



¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

La manipulación de las tetas

Si están al descubierto, provocan dos cosas: excitación o rechazo. Son objeto de susurros al oído, miradas sesgadas y también insultos lascivos. Las tetas de las mujeres son revolucionarias y, tanto lo serán, que todavía siguen tapadas… En ciertas situaciones.

Sigue leyendo La manipulación de las tetas

Carta de una teta a otra

Queridísima:

Es mi deber de hermana mayor ponerte al día sobre algunos imponderables de esta sociedad. Te querrán tapada, atrapada, contenida, sujetada por alambres que ocasionalmente se escapan de la tela y te aseguro que pinchan fuerte. Serás criticada si creces poco, y si creces mucho, también.

Caídas nunca: el horror.

Siempre habrá sugerencias para perfeccionarte, aunque nunca sabremos a qué se refieren con eso de la perfección. ¿Una nueva de Almodóvar? No lo sé. La piel que habito es esa coraza que recubre a mi persona y mi percepción de los fenómenos mundanos. Te hablarán de siliconas, operaciones, formas y cánones de belleza.

La epidermis me separa de las cosas aunque también me une a ellas. No soy moral o inmoral. Soy piel, órgano glandular, y existo por muchas razones, por las que quiero y por las que no me atraen. Puedo elegir. Soy teta y no hay en ello motivos para la vergüenza.

Quizás, experimentes cambios y sensaciones, placeres y dolores.

Durante el embarazo, los niveles de estrógeno y progesterona aumentarán y estimularán el desarrollo glandular. Te tornarás esférica porque el tejido adiposo crecerá: los famosos “pechos turgentes”. Llegado ese momento, debés saber que el revuelo hormonal podrá sensibilizarte y sospecharás que a tu alrededor no puede comprenderte nadie, que tu experiencia es parecida a muchas otras pero a la vez es intransferible.

Mamas, aréola y pezón: son divisiones de la medicina para su estudio, aunque también son divisiones socioculturales.

En la actualidad se celebra la semidesnudez en un marco festivo, artístico o televisivo. Ya sé, debo estar mareándote, y no es mi intención. Lo pondré en ejemplos: si decidís hacer teatro de revista, lo que se espera es que además de tu tamaño voluptuoso, aparezcas con una estrella que tape sólo tu pezón mientras deja al descubierto toda la mama circundante.

Ahora bien, si decidís hacer topless sin ser modelo famosa, serás condenada socialmente.
Si amamantás en la vía pública, se horrorizarán.
Si no deseas ser madre, creerán algunxs que tenés algún tipo de desorden…
Si estás adolorida, ¿por qué duele?
Si llevás sostén deportivo y no hacés ejercicio físico, te dirán que es ridículo.
Si no usas corpiño debajo de las prendas de vestir, serás ajusticiada.

Un detalle que olvidaba contarte es que todo esto no aplica para las mamas de hombres y futuros hombres, quienes pueden andar a torso descubierto en varios contextos sin ser reprimidos o censurados.

(¿Hasta qué punto, querés saber? En 2016, una organización argentina que ayuda en la detección del cáncer de mama tuvo que realizar una campaña informativa protagonizada por pechos de hombre para que las redes sociales no lo censurasen).

Seguro te preguntarás: ¿tendremos algo de malo? NO. ¿Te imaginás a las tres Gracias de Rubens con sujetadores pintados al óleo? ¿Y qué tal la Venus de Milo con un corsé tallado?

En fin, espero no haberte desconcertado. Las decisiones siempre son tuyas.

Cuidate mucho y no olvides los chequeos anuales 🙂

Venus de Milo
Venus de Milo en el Museo del Louvre, París.