¿Para cuándo la mejora en las licencias familiares?

Artículo escrito en colaboración por Lorena Fernández Bravo y Juana Lo Duca

Sigue leyendo ¿Para cuándo la mejora en las licencias familiares?

Macri en su laberinto: ¿achicar el Estado para agrandar la Nación?

El lunes por la mañana, Mauricio Macri anunció lo que ya se sabía desde el sábado a la noche: los Ministerios serán reducidos de 22 a 11 y la mayoría de ellos pasará a ser Secretarías de Estado. ¿Cuáles son las consecuencias de una medida que refuerza el ajuste y el achicamiento del Estado?


En un contexto de permanentes reducción presupuestaria, devaluación e inflación, Macri propone un nuevo modelo de gestión: los Ministros dejarán de rendir cuentas a los –ahora ex– vicejefes de Gabinete para reportarse directamente a Presidencia. Tendrán más poder, pero también se espera de ellos que sean voceros del gobierno. Dicen por lo bajo que en esta primera etapa no habrá despidos, y que la modificación responde a la necesidad de “compactar el equipo”.

De acuerdo con el comunicado de la Secretaría de Comunicación Pública, la estructura jerárquica quedará de la siguiente manera:

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

De las degradaciones ministeriales hay al menos tres que preocupan: Ciencia y Tecnología, Salud y Trabajo pasan a ser Secretarías. ¿Qué dice esto sobre la percepción que el gobierno nacional tiene sobre estas carteras? ¿Qué políticas públicas favorables a las grandes mayorías pueden provenir de quienes rebajan el valor que tienen estas tres áreas en el desarrollo inclusivo del país?

La salud no se negocia

Tras el anuncio presidencial, la incertidumbre se hizo sentir en el Ministerio de Salud, hoy devenido Secretaría. Mediante un comunicado, el Dr. Sergio Maulen, director del programa de Sida, ETS, Hepatitis, Tuberculosis y Leprahizo pública su renuncia al rechazar el recorte del 25% del presupuesto que le habían solicitado. Esta medida, de implementarse, pondrá en riesgo la adquisición de insumos para el diagnóstico, el seguimiento clínico y el tratamiento en el área.

Por su parte, la Sociedad Argentina de Pediatría repudió la medida:

La restructuración del recurso humano, el riesgo del recorte presupuestario y la transición que provoca este tipo de transformaciones suponen postergaciones y ponen en riesgo la continuidad de programas sanitarios, y por ende la salud de la población, sobre todo de los sectores más vulnerables”.

Asimismo, la Federación Argentina de Graduados en Nutrición (FAGRAN) recordó que, desde su creación en 1949, Salud siempre tuvo rango ministerial excepto en los períodos dictatoriales.

Trabajadores del ministerio convocan el miércoles a organizaciones sociales, sindicatos y a la sociedad en general a sumarse a un abrazo al edificio de avenida 9 de Julio al 1900 «en defensa de la salud pública y contra el cierre del ministerio como tal».

Foto de _MeRy_ (1)

Ciencia y Tecnología: ¿a lavar los platos otra vez?

Los científicos argentinos han soportado que los mandaran a lavar los platos y han tenido que migrar a países donde su capital intelectual fuera valorado, durante la llamada fuga de cerebros. Hoy, entre los recortes presupuestarios y el anuncio presidencial, su futuro se parece demasiado al pasado.

El Directorio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) emitió un comunicado en el que sostiene:

“La ciencia y la tecnología no deben entenderse como un gasto, sino como una inversión estratégica, transversal a todas las áreas de la gestión del Estado Nacional y como promotores del desarrollo socioeconómico y productivo de cada una de las regiones de nuestro país”.

La comunidad científica realizó ayer un abrazo simbólico al Polo Científico Tecnológico de Ciudad de Buenos Aires, y se movilizó luego hasta la intersección de las avenidas Santa Fe y Godoy Cruz cortando el cruce de avenidas durante casi una hora.

mincyt

 

Trabajadores en peligro, la historia sin fin

El Ministerio de Trabajo sí que sabe sobre degradaciones. Creado en 1949 como Ministerio de Trabajo y Previsión se convirtió en una Secretaría dentro del Ministerio de Economía y Trabajo durante la dictadura de Onganía (1966-1970). Bajo el control de Krieger Vasena, se suspendieron los convenios colectivos de trabajo y  los aumentos de salarios por dos años. Recién en 1971 recuperó su rango ministerial.

El flamante Ministerio de Producción y Trabajo estará encabezado por Dante Sica, conocido por sus vínculos con la industria automotriz (fue director de Citroen Argentina y asesor de varias empresas brasileñas). Férreo defensor de la devaluación, asumió con la idea de “bajar el costo salarial” y “reducir el costo de las indemnizaciones”.

Mediante un comunicado, la CGT aseguró que “cuando el gobierno menoscaba la función vital que desarrollan los Ministerios de Trabajo y Salud en la vida de los trabajadores avala el recorte de los derechos básicos y fundamentales de todos los trabajadores”. Aunque dicen que no tolerarán más despidos, la fecha de un paro se sigue haciendo esperar.

cgt2

Liderazgo masculino

La visión de líder o jefe construida socialmente a lo largo de los años suele ser la misma en el imaginativo de cada unx. Un hombre con experiencia, imponente, bien vestido, exitoso… Pero la característica más importante, que se repite en cada caso, es justamente la de un líder hombre.

Tina Kiefer, profesora en comportamiento organizacional de la Universidad de Warwick (Inglaterra), descubrió que, en general y sin importar nuestro género, las personas solo consideran líderes a los masculinos.

dibujos-de-lideres-1
Foto de Tina Kiefer

En una entrevista con The New York Times, Kiefer destacó que:

“Incluso cuando no se hace ninguna alusión en torno al género, la gran mayoría señala a un líder con términos masculinos, en vez de neutros  o femeninos. Hasta cuando los dibujos tienen un género neutro, lo cual es poco común, la mayoría de los grupos presenta las ilustraciones usando un lenguaje masculino (él)”.

Los estereotipos afectan las percepciones y, por ser constructos que se prolongan a lo largo del tiempo, están presentes en las mentes de todxs, lo cual genera que incluso las mujeres no se consideren líderes entre ellas. La profesora Elizabeth McClean, de la Universidad de Arizona, sostiene que:

“La gente tiene en su mente estos estereotipos respecto de cómo luce un líder. Así, cuando vemos a una persona nos preguntamos, ¿calza con mi idea de uno?”.

Basada en este aspecto, la revista especializada Academy of Management Journal publicó las conclusiones de análisis de un grupo de destacados investigadores: destacarse como líderes en el lugar de trabajo es más difícil para las mujeres que para los hombres. Aunque ambos realicen las mismas tareas, solo se suele reconocer el potencial masculino.

“No importa lo que diga una mujer. No aumenta su estatus por compartir su visión, y por ende tiene muchas menos posibilidades de ser considerada como líder”, asegura el profesor Alfred Lerner.

Alice Eagly, psicóloga de la Universidad de Northwestern (Estados Unidos), afirma que virtudes como la inteligencia, la organización o la sensatez suelen reconocerse más en mujeres que en hombres; pero cuando se habla de la capacidad de “hacerse cargo”, esta se convierte en una cualidad masculina.

Además, los patrones se ven reforzados constantemente porque son hombres los que siempre desempeñan cargos directivos; por lo tanto, las personas tienden a seguir pensando de la misma forma.

Una encuesta realizada por LivePerson reveló que solo un 4% de los encuestados fue capaz de nombrar a una líder de la industria tecnológica. Un 57% no tuvo problemas en nombrar a hombres como Bill Gates, Steve Jobs, o Mark Zuckerberg, mientras que una cuarta parte mencionó a “Siri” y “Alexa”, voces de servicios de Inteligencia Artificial, como líderes tecnológicas femeninas.

A pesar de lo anterior, los resultados también muestran que la mayoría de lxs encuestadxs confiaría más en una compañía tecnológica si estuviera dirigida por una mujer.


Fuentes
Biobiochile
NYTimes
Netmedia

La realidad detrás de la palabra

Días atrás, salió un nuevo informe del Banco Mundial que dio a saber que, en Latinoamérica, más de 20 millones de jóvenes no trabajan ni estudian. Los medios hace ya tiempo los calificaron como “jóvenes ni-ni”. Sin embargo, este concepto tiene mucho más por detrás de esta denigrante connotación.

La definición “ni-ni” fue mutando en el imaginario social hasta identificar, no solo a quienes «ni trabajan ni estudian», sino a la idea general del “jóven perdido”. Chicos y chicas que no hacen nada, que pasan sus días jugando videojuegos o con sus amigos, fumando marihuana, saliendo al boliche, etc. “Ni-ni” encierra las adicciones a las drogas y al alcohol, y la falta de un futuro prometedor. Más aún, deja a estos jóvenes por fuera del sistema, como si fueran los únicos culpables de su propia situación. Para el Banco Mundial, los “ni-ni” representan un grupo de riesgo para el crecimiento de los países latinoamericanos. Según el informe, estos jóvenes obstruyen “la movilidad social y la reducción de la pobreza en la región”, lo cual también contribuye a “la transmisión intergeneracional de la desigualdad”.

Es por esto que el Banco Mundial busca concientizar a los gobiernos para que cambien la situación. Cuando se mira más allá de la palabra “ni-ni”, se puede encontrar una realidad diferente. Un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) reconoce que el 67% de los jóvenes “ni-ni” son madres que se quedan en casa cuidando de sus hijos. No estudian ni trabajan porque tienen otra tarea igual de significativa en el hogar, ya sea por un embarazo temprano o por una calidad de vida que no les permitió acceder a otras opciones. Así, como hay jóvenes madres, también hay quienes dejaron los estudios para trabajar y mantener a su familia, o terminaron el secundario pero no trabajan porque tienen que cuidar de niños o ancianos en su hogar. Pero forma parte del imaginario social del “ni-ni” no ver tampoco la opción de vincularlos a trabajos de cuidado.

Otro factor clave que reconoció el Cippec es que hay muchos jóvenes que sí trabajan pero de forma ilegal, por lo que, al hacer los conteos, figuran como desempleados. En general, los datos que aportó este informe explican que el 70% de los jóvenes “ni-ni” está dedicado a tareas de cuidado y solo el 30% no estudia, no trabaja  y no cuida de ningún familiar. De estas estadísticas, 95% son mujeres y 5% varones. A su vez, el Banco Mundial informa que ante crisis económicas, el ajuste inicial en los empleos se da con los trabajadores más jóvenes o con las personas que tienen contratos temporales. Por ello, muchos “ni-ni” son jóvenes que se ven desempleados de un día para el otro, por la situación actual del mercado.

En conclusión, la solución se basa en dar oportunidades y despojarlos de los prejuicios que deben afrontar día a día. El Banco Mundial propone distintas políticas para mantener a los jóvenes en la escuela, lo cual implica también ampliar los servicios de cuidado de los que dependen las madres jóvenes, o quienes tienen que ocuparse de los niños y ancianos de su familia. Además, plantea políticas para la inserción de los “ni-ni” en el mundo laboral. Son entonces los gobiernos quienes deben encargarse de facilitar las condiciones para que esto suceda. El joven “ni-ni” no es más que el reflejo de la desigualdad social y los problemas económicos de cada país.

Fuentes:

https://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-232833-2013-11-04.html

http://www.lanacion.com.ar/1999418-ni-ni-en-duda-el-67-son-madres-jovenes-que-se-ocupan-de-cuidar-a-sus-hijos

http://www.estrategiaynegocios.net/lasclavesdeldia/1051278-330/m%C3%A1s-de-20-millones-de-ninis-viven-en-latinoam%C3%A9rica

https://openknowledge.worldbank.org/bitstream/handle/10986/22349/K8423.pdf?sequence=5