Aborto: desde dónde formar a futuros profesionales de la salud

“El Aborto como problema de salud” es el nombre de la cátedra libre que se incorporó a la Facultad de Ciencias Médicas de la UBA. Se trata de la primera respuesta académica sobre interrupción legal del embarazo en esta facultad. Presentamos el testimonio de algunxs protagonistas.

Estudiantes y profesionales de la salud, junto con integrantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, fueron lxs responsables de organizar esta propuesta, desarrollada en cuatro encuentros entre fines de octubre y principios de noviembre.

En ellos, distintxs profesionales hablaron sobre marco legal, contexto regional, tecnologías médicas, herramientas, accesibilidad y experiencias de los equipos de salud.

La cátedra, en palabras de sus protagonistas, surge como respuesta a una necesidad de lxs estudiantes de tratar la problemática en el proceso de aprendizaje, motivadxs también por experiencias cercanas: en 2015, se llevó a cabo la primera cátedra libre de la Campaña en la Facultad de Ciencias Sociales (UBA) y en 2016 en la de Psicología; además, este año se incorporó una materia sobre el aborto como problema de salud en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario.

Uno de los aspectos que destacaron de esta experiencia fue la visibilización de una problemática que desde el modelo de salud patriarcal no se trabaja en la facultad, a través de un paradigma de géneros y derechos, el respeto a la autonomía de las personas y la concepción de la sexualidad de forma integral, responsable y libre de violencias.

En este sentido, lxs futurxs profesionales adquieren herramientas para poder realizar un primer abordaje en un futuro.

Para saber más sobre la organización, las sorpresas que se llevaron, las dificultades con las que se encontraron y sus expectativas previas y posteriores a los encuentros, Escritura Feminista se contactó con las Redes de Estudiantes y de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir.

Escritura Feminista: ¿Cómo fue la organización de esta cátedra?

Red de Estudiantes: Fue más sencillo de lo que se piensa. La realidad es que nos encontramos día a día en la lucha, ya nos conocemos todxs las caras, y lo único que faltaba era poner día y hora para juntarnos y empezar a organizarnos.

A partir del primer encuentro nos dimos cuenta de que motivación no faltaba. Cada estudiante de la red es una pieza importante por sí solx, y juntxs somos el motor de esta lucha feminista.

E.F.: ¿Cuál fue el rol de los estudiantes en esta instancia?

R. E.: Lxs estudiantes somos lxs que estamos todas las semanas en la facultad: sabemos qué profesorxs son más receptivxs, quiénes no; sabemos cuáles son los conocimientos que nos brinda la facultad, los intereses del estudiantado, lo que lxs convoca; sabemos de qué manera intervenir, en qué espacios, y cómo lograr visibilidad.

Todas esas herramientas fueron más que necesarias para darle inicio a la cátedra. Nuestro rol es no sólo de espectadores pasivos, sino que también empezamos a llevar la discusión poco a poco a nuestrxs compañerxs a través de la Red, nos encargamos de la difusión y de aportar al enfoque estudiantil de la cátedra, a través de nuestras experiencias académicas sobre el aborto, desinformantes en su mayoría.

 

«A partir del primer encuentro nos dimos cuenta que motivación no faltaba. Cada estudiante de la red es una pieza importante por si solx, y juntxs somos el motor de esta lucha feminista», Red de Estudiantes de la Salud por el Derecho a Decidir.

 

E.F.: A lxs profesionales, ¿qué es lo que más les sorprendió en el primer acercamiento a estudiantes de esta facultad?

Red de Profesionales: Lo que más nos sorprendió fue la necesidad de hablar. Hubo muchísimas personas, más de 120 inscriptas, para ser la primera experiencia con tan poco tiempo de difusión.

La participación de muchas y muchos estudiantes de distintos años, quieres referían haber transitado distintas materias donde se trabaja el tema con información errónea, desactualizada y sin profundizar.

Hasta la constancia de la concurrencia, que se mantuvo numerosa los cuatro encuentros, demuestra el interés sobre la temática y el vacío académico en el plan de estudios que tiene la universidad.

E.F.: ¿A quiénes va destinada la cátedra?

R. E.: No es sólo para estudiantes de Medicina, y eso no es un dato menor. Vinieron estudiantes de Bioquímica, Enfermería, Obstetricia, Psicología, Trabajo Social y muchas personas más de ámbitos diversos.

Un dato que rompe con todos los esquemas es que no entramos en las aulas que nos asignan, lo que demuestra que ya no hay más tiempo que esperar, que es aquí y ahora. Somos muchxs más de lxs que creíamos, y estamos llenxs de ganas de dar debates serios y de adquirir esas herramientas que nos niegan desde lo académico para poder acompañar a las personas gestantes en el cuidado de su salud sexual.

23334191_956398417844371_7169092780713241749_o
Fuente: Red de Estudiantes de la Salud por el Derecho a Decidir CABA

E. F.: ¿Qué objetivos buscan cumplir?

R. E.: El público es amplio pero nos parece igual de importante trabajar la problemática desde cada aspecto. En las carreras de Ciencias Médicas apuntamos a formar nada más ni nada menos que futurxs profesionales con perspectiva de género, que van a saber cómo abordar situaciones de aborto el día de mañana.

Eso no significa que nuestra intención sea que un estudiante de segundo año salga de la cátedra y empiece a garantizar abortos. La diferencia es que en unos años, cuando tenga su título, no va a replicar la violencia contra esas personas que solicitan interrupciones legales de embarazos, no va a estigmatizarlas, no va a tener miedo de perder su matrícula, ni de ser judicializadxs.

Lxs profesionales que hayan transcurrido formaciones como la nuestra van a ser profesionales que garanticen derechos y cuiden la vida.

Por otro lado, también sabemos que estamos molestando, que estamos irrumpiendo con la cotidianeidad de la Facultad de Ciencias Médicas, criticando su postura y convirtiéndonos en protagonistas de nuestra propia formación. Estamos rompiendo el status quo, estamos deconstruyendo el modelo patriarcal y hegemónico de la universidad.

R. P.: Poder hablar de aborto en la facultad de Ciencias Médicas, desde una mirada integral. No morir ni sufrir consecuencias en la salud por un aborto inseguro es un derecho humano básico.

Otro de los objetivos es cuestionar la formación del pregrado del modelo médico hegemónico, biologicista y patriarcal. También, poder sentar precedente para impulsar un proyecto que logre la incorporación de la cátedra como una materia dentro de los programas de las distintas carreras.

EF: ¿Por qué se asigna como cátedra libre y no obligatoria?

R. P.: Sigue siendo, a pesar de los avances, un tema muy controversial en la sociedad, y la facultad no escapa a las contradicciones culturales. En las distintas carreras de la facultad de Ciencias Médicas no está incluida la salud desde una perspectiva de derechos ni géneros.

 

«Estamos rompiendo el status quo, estamos deconstruyendo el modelo patriarcal y hegemónico de la universidad», Red de Estudiantes de la Salud por el Derecho a Decidir.

 

E.F.: ¿Qué elementos operaron (y siguen operando) para que se pueda generar este cambio de paradigma en lo académico?

R. P.: Lo más importante es encontrarnos en el andar, desde los distintos espacios de intervención. Esta cátedra es consecuencia de pensar en conjunto, entre la Red de Estudiantes por el Derecho a Decidir, la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir.

Las redes nos ponen en el mapa a quienes somos o seremos efectores dentro del sistema de salud, de los derechos sexuales, reproductivos y no reproductivos de las personas desde la perspectiva de derechos y géneros; quienes ponemos el tema en la agenda social y cultural, para visibilizar la necesidad urgente de una ley que regule las interrupciones del embarazo como un derecho, dentro del sistema de salud, para ampliar y garantizar el acceso.

EF: ¿Tuvieron dificultades en el camino?

R. E.: Conseguir el aula fue bastante difícil. Presentamos cartas por todos lados y las respuestas nunca eran positivas. A partir de que nos dieron el sí, empezaron todas las buenas noticias. Ahora tuvimos que cambiar de espacio pero logramos llenarlo igual que la primera vez, es decir, ya las dificultades no nos hacen temblar, estamos más firmes que nunca.

R. P.: Dificultades en cuanto en el espacio físico, ya que la universidad no brinda muchos espacios para propuestas que desarrollen temáticas que no están incluidas en las currículas de las carreras, a pesar de ser contenidos y saberes que corresponden a dichas profesiones.

Dificultades político-académicas, ya que la necesidad de una cátedra libre demuestra la perspectiva restrictiva y conservadora que tiene la lógica de la facultad y del sistema de salud frente las muertes y las consecuencias que pueden generar los abortos inseguros en los cuerpos de las mujeres y personas con capacidad de gestar, y en la salud pública.

 

«Con una cátedra donde se trabaja la temática no alcanza, es un tema transversal en la salud. La universidad debería hacerse eco e incluirla dentro de los programas de estudios», Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir.

 

EF: ¿Qué creen que falta aún?

R. P.: Falta que cambien las currículas de materias como Medicina legal, Ginecología, Bioética, Obstetricia, Salud pública y más, las cuales brindan información intencionalmente errónea y desactualizada, que restringe los derechos de las mujeres y las personas con capacidad de gestar, fomentando la violencia institucional hacia quienes quieren decidir sobre sus propios cuerpos.

Con una cátedra donde se trabaja la temática no alcanza, es un tema transversal en la salud, y por lo tanto la universidad debería hacerse eco e incluirla dentro de los programas de estudios, ya que repercute en el desarrollo laboral y cotidiano de las y los profesionales de las ciencias de la salud en todas las disciplinas.

Además, falta que se sumen más estudiantes y docentes para darle fuerza a otras formas de pensar y hacer salud.

R. E.: Un tema fundamental que salió en el último encuentro fue la ley de Educación Sexual Integral, que entendemos que sin su implementación real, nada de lo que estamos haciendo tiene total sentido.

Nosotrxs llevamos el slogan de la Campaña como bandera, por eso estamos haciendo carne de ‘educación sexual para decidir’. Pero si empezamos recién en el nivel universitario y siendo sólo una Cátedra Libre, pocxs van a ser quienes realmente puedan decidir sobre sus propios cuerpos.

Necesitamos de la ESI y necesitamos que todos los planes de estudio de todas las carreras tengan perspectiva de género, y por supuesto, para todo ello necesitamos presupuesto educativo, porque si nos vacían la universidad, nada de esto se puede realizar.

 

Fuente imagen destacada

Red de Estudiantes de la Salud por el Derecho a Decidir CABA

Aborto: declaraciones de Vidal y cátedra de la UNR

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires volvió a ratificar su posición en contra del aborto y utilizó argumentos que fueron, uno por uno, desarticulados por la Fundación Huésped. Por otro lado, el conflicto en la Universidad Nacional de Rosario por la cátedra denominada «aborto como problema de salud».

En diálogo con Ernesto Tenembaum en «Radio con vos» el día de ayer, María Eugenia Vidal tocó varios temas, entre ellos el narcotráfico, el estado de la provincia, la policía bonaerense y el caso del comedor en Lanús, pero uno de los periodistas en el estudio intervino y le preguntó:

«María Eugenia, a fin de año pasado, usted anuló la adhesión que había hecho el ministerio de salud de la provincia a un protocolo Nacional para facilitar la realización de abortos en casos no punibles. Y la verdad es que le quería preguntar por qué, porque cada vez que llega una mujer a un cargo relevante, le pasó a usted, le pasó a Cristina, hay miles de mujeres que atraviesan abortos clandestinos que esperan alguna señal de alguien que empáticamente, como mujer, entienda el problema. ¿Puede ser que haya un punto en común de usted con Cristina ahí? Y ¿por qué anuló ese protocolo?»

“No creo que las mujeres, por ocupar cargos públicos, estemos obligadas a despenalizar el aborto”, contestó Vidal a una de esas preguntas, y luego aclaró sobre el protocolo, “No lo anulé, lo suspendí porque no se había consultado al gremio de médicos de la provincia de Buenos Aires, que son los que lo van a tener que aplicar, y porque no tenía en cuenta la objeción de conciencia que para mí, para un profesional, es importante”.

Por último, puntualizó que la provincia de Buenos Aires “tiene el mismo protocolo que tenía Scioli, exactamente el mismo, que transcribe casi con las mismas palabras lo que dijo el fallo de la Corte».

img_7321-1

Ante esto, la Fundación Huésped, que desde 1989 trabaja en áreas de salud pública desde una perspectiva de derechos humanos centrada en el VIH/sida, otras enfermedades transmisibles, y en salud sexual y reproductiva, objetó las declaraciones.

Primero, puso en contexto el hecho de que en nuestro país desde 1921 se contempla el derecho al aborto en determinadas situaciones establecidas por la ley. En 2012, la Corte Suprema de Justicia de la Nación sentó jurisprudencia con el fallo F.A.L., que facilita el cumplimiento de este derecho. A pesar de esto, en muchas provincias -entre ellas la provincia de Buenos Aires- rigen protocolos que obstaculizan el acceso al aborto y ponen en riesgo la salud de miles de mujeres. En 2016, la gobernadora, como ella misma declaró, suspendió la adhesión de la provincia al Protocolo.

Con respecto a la objeción de conciencia, la fundación explica que nunca se puede denegar el acceso a la salud de la población. Si un médico no creyera en la ventaja del acceso a los antivirales para VIH, no podría por ello negar el acceso a sus pacientes. De igual modo, si un médico no creyera en la efectividad de las vacunas tampoco podría impedir la práctica a sus pacientes que sí quisieran vacunarse.

Además, la Resolución Ministerial Nº 3146/12, desarrollada durante la gestión de Daniel Scioli, estableció -en relación a la objeción de conciencia- que cada institución sanitaria provincial debía contar con su propio registro de objeción, por lo que quienes quieran ejercer la objeción tienen, desde 2012, la posibilidad de expresarla.

La gobernadora también omitió mencionar que el protocolo provincial, que según ella es igual al de Scioli, contiene aspectos que pueden obstaculizar el acceso a la práctica y por ello es insuficiente frente a los estándares establecidos por la Corte Suprema de Justicia de la Nación:

  • No contempla un procedimiento en casos de desacuerdos entre el profesional y la mujer respecto de la procedencia del aborto.
  • No estipula sanciones en caso de incumplimiento de los deberes impuestos a los profesionales de la salud ni menciona la conservación de la evidencia forense.
  • Establece que, en los casos de niñas y adolescentes menores de 18 años, el consentimiento lo debe manifestar el representante legal, y ellas solo la confirmación. En caso de que la niña o adolescente concurra sin su representante legal o éste se oponga a la práctica, se deberá dar intervención a los Servicios Locales o Zonales de Promoción y Protección de Derechos, que deberán expedirse en un plazo de 48 hs.
  • No reconoce el consentimiento informado de las mujeres con discapacidad intelectual o psicosocial.

Por último, la Fundación Huésped remató pidiendo a la gobernadora que entienda que las creencias individuales solo representan un aspecto privado de cada persona, que de ningún modo puede afectar una política de salud pública.

«Aborto como problema de salud»

La semana pasada, el Consejo Directivo de la Facultad de Medicina de la UNR aprobó el dictado de una materia optativa denominada «El aborto como problema de salud»; un hecho sin precedentes en nuestro país que provocó la reacción de los sectores más conservadores.

El decano de la Facultad de Medicina recibió más de 10.500 correos que piden el cierre de la cátedra para no permitir que se dicte, en una campaña impulsada por el movimiento «Pro Vida» y apoyada por el diario «La Nación».

18557459_376024562798924_6480620695691161135_n
La editorial del diario

Según explicaron las organizadoras a los medios, la materia buscará:

  • Encarar el debate desde el punto de vista del derecho de las mujeres a la salud.
  • Ayudarlas a decidir sobre sus propios cuerpos.

Como problemática de salud pública, abordará:

  • El marco jurídico;
  • las herramientas legales;
  • la disponibilidad de la Interrupción Legal del Embarazo (ILE); y
  • los procedimientos y tecnologías médicas disponibles para la realización de ILE de forma segura.

Ante esta situación, las colegas de la cátedra solicitan a toda persona o entidad que desee manifestarse a favor de la cátedra que envíe su adhesión al correo electrónico:  decano-med@fmedic.unr.edu.ar


Fuentes:

Fundación Huesped

Radio Cut entrevista completa, a partir del minuto 24:25 comienza a hablar del aborto.

Izquierda Diario

Imagen destacada: Analu Lescano