#AbortoLegal2020 Lo que el debate en Diputados nos dejó

Artículo escrito en colaboración por Julieta Iriarte y Tatiana Fernández Santos


A 15 años de la creación de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito y a dos años de que la marea verde se volviera irrefrenable, se logró media sanción en Diputados para que el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo sea ley. Encontrá en esta nota qué pasó en la sesión, cómo fueron los votos por partido, cuál es la normativa actual que garantiza las interrupciones legales del embarazo y cómo sigue el tratamiento del proyecto en la Cámara de Senadores.

El viernes 11 de diciembre de 2020 a las 7:25 de la mañana y después de más de 20 horas de debate, la Cámara de Diputados de la Nación le dio media sanción al proyecto de interrupción voluntaria del embarazo con 131 votos a favor, 117 en contra y 6 abstenciones. 

Afuera del Congreso, entre banderas y pañuelos verdes, militantes de agrupaciones feministas, grupos de amigues y personas autoconvocadas que pasaron la noche en la vigilia se abrazaban y festejaban entre lágrimas y cantos un paso más hacia la ampliación de derechos de todas las personas gestantes, sean mujeres, varones o nobinaries: «Aborto legal en el hospital».

Votos por partido 

De les 131 diputades del bloque del Frente de Todos, 81 votaron a favor, 30 en contra y 3 se abstuvieron. Daniel Ferreyra, de Santiago del Estero, fue uno de quienes decidieron abstenerse, luego de que su hija recibiera amenazas

En el bloque Pro-Cambiemos, 10 diputades votaron a favor, 40 en contra y uno se abstuvo. Sofía Brambilla (Pro-Corrientes) y Héctor Stefani (Pro-Tierra del Fuego) votaron a favor en 2018 y ayer cambiaron su voto hacia el no.

En el bloque de la Coalición Cívica cuatro diputades votaron a favor, nueve en contra y una se abstuvo.

Cambio en los votos

Alejandra Vigo, diputada por Córdoba Federal y esposa del gobernador de Córdoba Juan Schiaretti, pasó de abstenerse en la votación de 2018 a votar de forma negativa el proyecto actual: «No queremos que sigan muriendo más mujeres, pero hacerlo libre no es la respuesta», argumentó. 

Roxana Reyes (UCR-Santa Cruz) y Aída Ayala (UCR-Chaco) también habían dado su voto afirmativo en 2018 y decidieron votar en contra esta vez. Por su parte, Flavia Morales, del Frente de la Concordia de Misiones fue la única que, habiendo votado negativamente en 2018, cambió su voto al sí esta vez. 

El debate, que empezó a las 11 de la mañana del jueves y terminó el viernes a las 7 de la mañana, tuvo exposiciones de la más amplia variedad tanto a favor como en contra del proyecto y, también, muchos argumentos vacíos con datos incomprobables y fuentes no reveladas. 

Entre los argumentos de quienes votaron a favor de la IVE, se hizo hincapié en la defensa de los derechos de «las mujeres y cuerpos gestantes», el fin a la clandestinidad y la responsabilidad del Estado para con elles. Mientras tanto, los sectores de representación celeste desviaron el foco del debate a la «inconstitucionalidad» del proyecto, la defensa de la vida de «los niños por nacer» y lo inoportuno que resultaba el momento en el que se estaba debatiendo (respecto al contexto de la pandemia de COVID-19). 

Qué dijeron les diputades

Walter Correa, diputado del Frente de Todos por la provincia de Buenos Aires, expresó que: «Por mi condición de género, considero que no corresponde y por eso recurro a este texto escrito por la trabajadora del cuero, Laura Lázaro, integrante de mujeres sindicalistas de la corriente federal de los trabajadores CGT» antes de proceder a leer dicho texto.

Ayelén Spósito, diputada del Frente de Todos por la provincia de Río Negro, argumentó que: «Cuando hablamos de cuerpos gestantes no solo las mujeres que tenemos ovarios y útero tenemos la capacidad de gestar. Hay muchas identidades invisibilizadas como los hombres trans que también abortan y muchas veces son discriminados e invisibilizados cuando llegan al sistema de salud. Esta lucha también se la debemos a elles»

Mara Brawer, diputada del Frente de Todos por la Ciudad de Buenos Aires, cuestionó los mandatos impuestos a las mujeres respecto a la maternidad cuando preguntó: «¿Qué pasa con las sexualidades no reproductivas? ¿Con las mujeres que no quieren maternar? Cruje el sistema patriarcal». 

La diputada de la UCR por Córdoba, Brenda Austin, manifestó: «Venimos a saldar esta deuda de la democracia, las 3 mil mujeres muertas que pesan sobre las espaldas de este Congreso. Se nos ha dicho que no es el momento. Yo digo: ¿cuándo es el momento?»

Dentro de las voces que se pronunciaron en contra, Luis Contigiani, del Frente Progresista, Civico y Social – Santa Fe sostuvo que: «Tienen que visibilizar que hay vida en el feto. Puede ser una vida biológica pero después puede ser un conjunto de células, puede ser un tumor. Ese es el drama que nos separa, es el concepto de vida humana»

Por su parte, José Luis Patiño, del Bloque PRO por CABA, asentó su postura diciendo que: «No hablamos desde la moral ni la ciencia porque somos políticos y tratamos de dar soluciones políticas. Considero que esta ley es una mala ley y es inaplicable. […] Mi forma de resistir es abstenerme». 

Jorge Enriquez, del Bloque Pro por CABA, mandó a todes a que: «Vayan a las villas, no cacareen tanto, y vean cuál es la riqueza para esa mujer que tiene un hijo. ¡Esa es su verdadera riqueza! Porque no tiene la cloaca, no tiene agua, no tiene la posibilidad de acceder a una vida digna»

Quizás te interese leer: «Será ley», por Micaela Minelli

Normativa actual para la Interrupción Legal del Embarazo

En 1921, el Congreso de la Nación Argentina reguló la interrupción de embarazos en el Código Penal y determinó que los abortos no son punibles si corre riesgo la vida o salud de la mujer o «si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente».

Este último punto generó distintas interpretaciones hasta que, en 2012, el Fallo FAL de la Corte Suprema de Justicia determinó que serán abortos no punibles aquellos que sean producto de una violación y aquellos en los que esté en peligro la vida y la salud de la persona gestante.

En diciembre de 2019, el Ministerio de Salud de la Nación actualizó el protocolo de Interrupción Legal del Embarazo (ILE), donde se sostiene el concepto integral de salud como una de las causales para garantizar las ILEs. Según la OMS, la salud implica el «completo estado de bienestar físico, psíquico y social, y no solamente la ausencia de enfermedades o afecciones».

29 de diciembre: DE CARA AL SENADO

El proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) se giró a un plenario acotado de tres comisiones de la Cámara Alta: la iniciativa se comenzará a tratar el lunes por les senadores de la Banca de la Mujer; Justicia y Asuntos Penales; y Salud. 

La senadora Norma Durango, presidenta de la Banca de la Mujer, señaló en conversación con El Destape Radio que el objetivo es que la iniciativa oficial esté en condiciones de ser votada el martes 29 de diciembre y aseguró que: «Esta vez tenemos posibilidades de lograr la sanción en el Senado. Sino sería un retraso» y cerró: «Esto no es un problema de creencias, es un problema de salud pública».


Imagen de portada: Revista Colibrí (Alana Rodríguez)


¿Te gustó la nota?

Invitame un café en cafecito.app

Australia vota por el matrimonio igualitario

A partir del mes de septiembre, en Australia se llevará a cabo una votación postal mediante la cual los ciudadanos expresarán su voluntad en cuanto a la legalización el matrimonio igualitario en el país.

Según encuestas realizadas en agosto pasado, el 63% de la población australiana está a favor del matrimonio entre parejas del mismo sexo. Sin embargo, la política obstaculiza su legalización desde hace años.

En 2004, el entonces Primer Ministro John Howard modificó la ley de matrimonio, con el objetivo principal de definirlo como «la unión de un hombre y una mujer con la exclusión de todos los demás» y aclarar que las uniones entre parejas del mismo sexo no serían comparables ante la ley con el matrimonio.

Tras la asunción del Primer Ministro Malcolm Turnbull en 2016, quien se ha expresado a favor del matrimonio igualitario, varios proyectos han sido presentados en el parlamento, todos rechazados. Entonces, el gobierno anunció que se llevaría a cabo una votación por correo antes de volver a presentar un proyecto.

¿Qué y cómo se vota?

Esta votación es voluntaria y no vinculante. Consta de una planilla enviada a todos los ciudadanos australianos mayores de 18 años que estuvieran registrados para votar, en la cual se le pregunta a los ciudadanos: «¿Debería cambiar la ley para permitir el matrimonio igualitario?», y debajo se les da la opción de votar por sí o por no.

Al no ser obligatoria, esta votación tampoco garantiza que la voluntad de la mayoría sea escuchada por el gobierno, que legalmente no está obligado a hacer nada. Aun así, el Primer Ministro Turnbull expresó que, de ganar el voto positivo, enviará otro proyecto de ley al parlamento para legalizar el matrimonio igualitario.

Los resultados de esta votación se anunciarán el 15 de noviembre.

_97751265_gettyimages-845156140
«Orgullo, no prejuicio», «Matrimonio igualitario ¡YA!». //AFP

Dos posturas opuestas

«Coallition for Marriage« defiende el matrimonio entre el hombre y la mujer, y postula que, de aprobarse el matrimonio entre parejas del mismo sexo, la sociedad sufriría las consecuencias.

Desde su sitio web, se plantea que al redefinir el concepto de matrimonio, las escuelas se verán obligadas a cambiar sus planes de estudio y los padres tendrán menos voz a la hora de decidir los contenidos que incluye la educación sexual que se les dará a sus hijos.

Sostienen que un plan llamado «Safe School» está siendo llevado a cabo en muchas escuelas desde 2010, lo cual causa disforia de género en los niños ya que son «expuestos» a ideología de género y contenido sexual explicito. 

Además, ponen el foco en la libertad religiosa y de expresión que, según ellos, se vería afectada tras la aprobación del matrimonio igualitario.

Al finalizar su posición, dejan un mensaje a sus lectores: «Si no está seguro de cómo cambiar la definición del matrimonio puede afectar lo que sus hijos y nietos aprendan en la escuela, vote NO».

Desde «Australian Christian Lobby» se publicaron publicidades instando a los ciudadanos a votar en contra del matrimonio igualitario, con los mismos argumentos que sostiene Coallition for Marriage.

_97751622_gettyimages-845437244
«La biología no es intolerancia», «Apoyamos el matrimonio tradicional» y «NO hay una buena razón (para votar SI)» son algunos de los carteles de quienes están en contra de la aprobación del matrimonio igualitario. //GETTY IMAGES

En la vereda opuesta, se encuentra «Equality Campaign«, liderada por quienes llevan a cabo la campaña #VoteYes y apoyan a la comunidad LGBT.

En su sitio web, proponen una encuesta para medir los futuros resultados de la votación nacional y plantean que el debate debe estar basado en el respeto y no en las agresiones. Dan consejos para alentar las conversaciones de la vida diaria que pueden ser de gran ayuda para aclarar ideas a quienes no están seguros de cuál va a ser su decisión, y sostienen que no hay que agredir a quien no esté de acuerdo.

También cuentan con una plataforma donde los ciudadanos pueden subir sus historias personales y sus argumentos para votar a favor.

xxoz-highcourt-master768
«Sí, es hora», «¿Acaso yo vote por tu matrimonio?», «Voy a votar SÍ». //GETTY IMAGES

En agosto se realizó una movilización masiva en Sydney a favor del matrimonio igualitario, donde miles de personas levantaron sus carteles instando a votar por el SÍ.

4016
«Sí, el amor es una razón suficiente», «¿Una encuesta por mis derechos? Hoy no, Satanás». //THE GUARDIAN

Parte de la comunidad LGBT no estaba a favor de la votación debido a las agresiones que saben podrían sufrir en consecuencia, dado que aunque la mayoría se proclame a favor, esto no implica la aprobación de la ley.

En cuanto a las agresiones, el parlamento ya tomó cartas en el asunto: se aprobaron leyes en contra del discurso de odio durante lo que dure el debate.

Al día de la fecha, ya son 23 los países que legalizaron el matrimonio entre parejas del mismo sexo, y los ciudadanos australianos esperan poder integrar muy pronto la lista.

4134
«Dile SÍ a la igualdad», «Vote SÍ». //THE GUARDIAN

Fuentes consultadas:
CNN
Life Hacker
BBC